miércoles, 31 de diciembre de 2014

Armas de infantería de la Guerra

ARMAS DE LA GUERRA MALVINAS
A pesar de la modernidad de los dos países, el conflicto de las Malvinas contenía una gran cantidad de combates convencional.
Por Martin Morgan - American Rifle

Fotos cortesía de Después de la batalla

En 1982, las tropas argentinas ocuparon un grupo de islas conocidas como las Islas Malvinas, pero para los británicos las islas eran las Falklands. El resultado fue una guerra terrestre que enfrentó a tropas equipadas con armas pequeñas notablemente similares unas contra otros.


La mayoría de personas con vida en 1982 lo recuerdan muy bien. Fue el caso de que nos envió a todos a los atlas de mirar arriba la ubicación de las Islas Malvinas. Fue el caso que enfrentó a primera ministra británica Margaret Thatcher contra el dictador argentino Leopoldo Galtieri. Se activó al competir reclamaciones territoriales a las islas remotas en el Atlántico Sur, el breve pero intenso conflicto sigue siendo un ejemplo impresionante de guerra aérea y naval moderna. Pero a pesar de toda su modernidad, el conflicto de las Malvinas / Falklands giró en torno a un montón de la guerra terrestre convencional. Mientras jets Mirage y Harrier cruzaban el cielo arriba, las tropas británicas y argentinas lucharon unos contra otros con fusiles y ametralladoras en el terreno.

Durante las horas previas al amanecer del 2 de abril de 1982, Argentina puso en marcha la Operación ROSARIO-la invasión de las Islas Malvinas. En Arroyo Mullet al sur de Port Stanley, 94 hombres fuertemente armados de la Agrupación de Comando Anfibio desembarcados por balsas de goma en 0430 y se trasladaron hacia Stanley, una la población de 1800 almas. Luego, a las 0540, el segundo Batallón de Marina comenzó a desembarcar en la Bahía Yorke al norte del aeropuerto en 20 LVTP-7 Amtracs de fabricación estadounidense. A medida que casi 1.000 argentinos entre comandos, infantes de marina y soldados desembarcaron en Stanley, se pusieron en contacto con los defensores de la ciudad: 68 Royal Marines de la Partida Naval 8901. Con una fuerza enemiga numéricamente superior acercándose, los defensores se retiraron a las posiciones alrededor de la Casa de Gobierno en 0715 y se dispuso a hacer una última batalla.

El Cpl. George Gill de los Royal Marines estaba mirando a través de la mira de su rifle de francotirador, cuando las tropas argentinas salieron de detrás de la cubierta cerca de su posición. Apretó el gatillo de su L42A1 Enfield y se sacudió a medida que una bala de 7,62 mm salía despedida. Uno de los mejores rifles de francotirador jamás hechos, con una precisión mortal de las 10 libras del L42A1 sirvieron la tarea con eficacia. "Tuve un par de ellos en la mira y me aseguré de que fueron dejados fuera de juego", Gill recordó. Durante las siguientes dos horas, la británica mantuvieron su terreno, pero entonces los argentinos acudieron a los Amtracs en busca de apoyo. En ese momento, los comandos argentinos entraron rápidamente en el complejo de edificios de varias direcciones en un asalto final que colmó de la Partida Naval 8901 de los Royal Marines .

El Sargento Manuel Batista estaba particularmente bien armado para este tipo de combate de aproximación cercana: Llevaba cuatro granadas de fragmentación de mano, un hechas en Argentina, una pistola Browning Hi-Power de 9 mm y una ametralladora L34A1 Sterling con supresor. Le dio una patada en la puerta de la primera dependencia volvió en sí, rápidamente tomó a varios prisioneros y luego los trasladó para capturar a un grupo de infantes de marina reales alrededor del exterior de la Casa de Gobierno. Batista luego trasladaría a sus prisioneros a la zona de aparcamiento en frente de cuartos de servicio, donde fueron desarmados y palpados. Otro grupo de Royal Marines fueron manejados de manera similar frente a la Oficina de Cable y Telecomunicaciones de la isla después de rendirse.

Con la caída de Stanley el 2 de abril y la isla de Georgia del Sur al día siguiente, parecía que Argentina finalmente había cimentado su tan disputada reivindicaciones territoriales de las islas del Atlántico Sur. Mientras el mundo se preguntaba cómo reaccionaría Inglaterra, las imágenes de de Royal Marines desarmados boca abajo en la calle llenó a Margaret Thatcher de resolución. Ese mismo día, se dirigió al Parlamento sobre la "agresión no provocada" de Argentina contra el territorio de soberanía británica. El presidente del Gobierno concluyó su discurso con estas palabras: "Es el objetivo del gobierno para ver que las islas están libres de la ocupación y se devuelven a la administración británica a la mayor brevedad posible". Casi inmediatamente, Inglaterra comenzó a ensamblar una fuerza naval para conducir Operación CORPORATE: la contra-invasión de las Islas Malvinas.



En previsión de sólo una respuesta tal, los argentinos comenzaron a inundar Islas Malvinas con miles de refuerzos. De día y de noche, C-130 voló en el aeropuerto de Stanley entrega de aviones cargados de tropas frescas-tropas que llevaron a una interesante variedad de armas pequeñas. La principal de ellas era venerable Fusil Automatique Léger de Fabrique Nationale (Light Automatic Rifle). Argentina adoptó el FAL a finales de 1950 con la compra directa de fusiles producidos en FN en Herstal, Bélgica. Luego, en 1960, la Dirección General de Fabricaciones Militares (la Dirección General de Fabricaciones Militares, o "DGFM") comenzaron la producción nacional del FAL en la Fábrica Militar de Armas Portátiles de propiedad estatal (Militar Small Arms Factory, o "FMAP") fábrica Domingo Matheu en Rosario. La DGFM produjo el FAL en cuatro modelos: el FAL FM estándar (Fusil Automatico Liviano o Luz fusil automático) Modelo 50-00; la culata plegable FM FAL Modelo 50-61; el modelo Paracaidista Modelo 50-63 de cañón corto; y el Modelo 50-41, conocido como el FAP (Fusil Automatico Pesado). Además de su DGFM FAL, batallones argentinos también estaban armados con la legendaria ametralladora de propósito general Mitrailleuse d'Appui Generale de FN (MAG) de 7,62 mm.

Aunque estas armas estaban presentes por las miles de personas en las calles de Stanley durante abril de 1982, tropas argentinas también realizan otras armas de fuego militares fabricados en el país. Junto con sus ametralladoras MAG, algunas unidades argentinas se siguen utilizando la pistola ALAM-1 máquina en las Malvinas / Falklands. Camarizadas en el cartucho 7.65x51 mm, la ALAM-1 era copia de la DGFM de la ametralladora refrigerada por aire de EE.UU. M1919A4. También había dos diferentes metralletas operadas por retroceso de la DGFM en el calibre 9 mm: la más moderna FMK-3 y el PAM-II (Pistola Ametralladora) -una copia de la M3A1 "Grease Gun." de los EE.UU.

La mayoría de los oficiales argentinos llevaron el arma estándar en cuestión general en 1982 la versión de la DGFM de la pistola High-Power, pero algunos todavía llevaban más viejas y más poderosas. Entre 1927 y 1966, la fábrica de Domingo Matheu de la DGFM produjo el Sistema Colt Cal. 11.25 mm Modelo 1927-una copia con licencia de la pistola M1911A1. Muchos oficiales argentinos prefieren la potencia extra del .45 ACP Sistema 1927 sobre la 9 mm Luger. También había unas armas de fabricación extranjera entre las diversas unidades argentinas en las Malvinas. Pistolas ametralladoras de fabricación británica Sterling L2A3, subametralladoras UZI FN de fabricación belga e incluso fusiles Beretta BM-59E de fabricación italiana estaban en manos de las fuerzas de recuperación muy bien armadas.

A través de las restantes semanas de abril, unidades argentinas se trasladaron a las colinas escarpadas que rodean Puerto Argentino y empezaron a prepararse para una campaña defensiva en el suelo. Ellos plantaron minas terrestres antipersonal por los miles y se las enterró, la creación de posiciones de combate en medio de las rocas azotadas por el viento. Pero las fuerzas terrestres convencionales tendrían que esperar fuera un siete semanas a cuenta de la escalada de la guerra aérea y naval. El 1 de mayo, las operaciones de combate británicas en las Malvinas comenzaron cuando aviones de la Real Fuerza Aérea y la Marina Real  llevaron a cabo los primeros ataques aéreos contra posiciones argentinas en todo el aeropuerto de Stanley. Como las guerras navales y aéreas desplegadas con cada día que pasa, los británicos realizó una audaz incursión en el campo de aviación en Pebble Island en la noche del 14 a 15 mayo. En la redada, los 45 hombres del Escuadrón D, Servicio Aéreo Especial se infiltraron usando dos helicópteros Sea King y procedieron a destruir 11 aviones argentinos en el suelo. Además de morteros y cohetes, el SAS libraron la batalla usando rifles de fabricación estadounidense M16 equipados con lanzagranadas de 40 mm M203.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario