La defensa de Puerto Argentino

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

2 de Abril

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Infantería de Marina ARA

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Ejército Argentino

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Royal Navy

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

sábado, 1 de octubre de 2016

Derechos argentinos reclamados en Ginebra

Argentina ante la ONU: "Las Islas Malvinas se encuentran ilegítimamente ocupadas por el Reino Unido"
La delegación nacional pidió por la reanudación de las negociaciones bilaterales, en línea con lo dispuesto por la Asamblea General. Fue en el cierre de la 33ª Sesión del Consejo de Derechos Humanos, en Ginebra
Por Darío Mizrahi - Infobae



Recinto del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra (AFP)


Tras varias semanas de cuestionamientos por la política de acercamiento a Reino Unido ensayada por el gobierno de Mauricio Macri, que incluyó una declaración conjunta sobre la explotación petrolera en Malvinas, Argentina ratificó ante la ONU que el reclamo histórico por la soberanía de las islas sigue vigente. Fue durante el cierre de la 33ª Sesión del Consejo de Derechos Humanos (CDH), en Ginebra.

Ya habían concluido las votaciones y la sesión entraba en el último tramo, las conclusiones y comentarios finales de las delegaciones. Entonces pidió la palabra la representante argentina, Victoria Gobbi. Su declaración se enmarcó en un proyecto que se había presentado sobre la autodeterminación de los pueblos, un argumento habitualmente utilizado por Reino Unido para defender su ocupación: son los isleños los que deben decidir si quieren ser independientes, ser parte de Argentina o del Reino Unido.

"La resolución 2.065 y subsiguientes de la Asamblea General sobre las Islas Malvinas —dijo—, así como también las resoluciones adoptadas sobre el mismo tema por el Comité Especial de Descolonización a la fecha, reconocen de modo expreso la existencia de una disputa de soberanía entre la República Argentina y el Reino Unido, reconociéndolos como la únicas partes en la disputa, y estableciendo que la única forma de resolverla es a través de la reanudación de negociaciones bilaterales, a fin de encontrar a la mayor brevedad posible, una solución justa, pacífica, y definitiva a la controversia".

"La libre determinación requiere para su ejercicio un sujeto activo. Eso es un pueblo sujeto a subyugación y explotación extranjera. De no existir dicho sujeto no hay derecho a la libre determinación. Las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, y los espacios marítimos circundantes, se encuentran ilegítimamente ocupados por el Reino Unido, que expulsó a la población local y la reemplazó por población propia. Este hecho otorga el derecho a la libre determinación inaplicable a la cuestión de las Islas Malvinas", concluyó Gobbi.

De esta manera, Argentina empieza a clarificar su estrategia respecto de un tema tan sensible para el país. Por un lado, buscar un acercamiento en materia de intercambio comercial y de cooperación económica y cultural. Pero por otro, seguir planteando la soberanía argentina sobre las Malvinas y la necesidad de avanzar en una negociación bilateral como la única alternativa viable para la resolución del conflicto.

viernes, 30 de septiembre de 2016

FAA: Los veteranos de la FAS

VETERANOS Y EXCOMBATIENTES DE LA GUERRA DE MALVINAS Y LA FUERZA AÉREA SUR

Hace algunos años, el Estado Mayor Conjunto (EMC) de las Fuerzas Armadas (FFAA) propuso las condiciones para que un hombre, que participó de alguna forma en la guerra del Atlántico Sur, sea considerado ex combatiente o veterano de guerra en el conflicto de Malvinas. Lamentablemente la propuesta fue aceptada por los Estados Mayores Generales (EEMMGG) de las Instituciones Armadas, sin tener en cuenta ciertos aspectos que hacen a las exclusivas y excluyentes particularidades operativas de las Fuerzas involucradas, generándose situaciones que considero injustas, parciales y arbitrarias.

Al hacer esta consideración, no es mi intención cuestionar las atribuciones legales de los Señores Jefes del EMC y de la Fuerzas Armadas; antes bien, deseo contribuir a que se plantee la necesidad de rever ciertos conceptos esgrimidos para las definiciones y jurisdicciones utilizadas para determinar quiénes son acreedores a ser considerados veteranos o ex combatientes de Malvinas, por entender que los mismos lesionan y discriminan sin razón los legítimos derechos del personal de la Fuerza Aérea que tuve el alto honor de conducir durante el conflicto.

Uno a esta responsabilidad de comando para con mis subordinados, la especial circunstancia de haber ejercido la más alta jerarquía de la Institución, teniendo por seguro que todo es perfectible, en la medida en que seamos capaces de reconocer nuevas situaciones ó errores involuntarios del pasado.
Sobre el tema que nos ocupa es conveniente señalar que para definir la condición de veteranos y/o ex combatientes se utilizaron las jurisdicciones establecidas para el Teatro de Operaciones Malvinas (TOM) y Teatro de Operaciones del Atlántico Sur (TOAS).

Las jurisdicciones o áreas geográficas asignadas para cada uno de los distintos Comandos Operativos creados, ante el riesgo de un potencial conflicto, fueron ordenadas y establecidas únicamente a los efectos de determinar clara y sencillamente las zonas en que cada uno de los Comandantes designados debía cumplimentar sus responsabilidades, ejercer su autoridad y llevar a cabo las tareas asignadas con los medios puestos bajo su mando, no asignándoseles prioridad o precedencia alguna. Se posibilitaba además, la coordinación indispensable entre los Comandos intervinientes, de la misma o distinta Fuerza Armada, para un posible conflicto y no señalaba ninguna forma de exclusividad o necesidad de requerir autorización para operar en ellas.

La planificación inicial preveía que las unidades aéreas y medios asignados a la futura Fuerza Aérea Sur (FAS) estaban destinados a tareas totalmente ajenas a su posible utilización en operaciones sobre el mar, reservándose las mismas para otra institución armada, por ser de su competencia jurisdiccional. Al respecto es necesario resaltar que las operaciones aeronavales estaban vedadas para la Fuerza Aérea, ya que las jurisdicciones operacionales establecidas en la Resolución 1/69 del Poder Ejecutivo Nacional, preveía y le impedía equiparse, adiestrarse y operar sobre el mar, con salvedad de las operaciones de Exploración y Reconocimiento Lejano.

Sin embargo, la FAS desarrolló un conjunto de tareas no especificas, ajenas a las que le correspondía por doctrina, y desde su comando se planificaron, controlaron y supervisaron operaciones aéreas que ejecutaron durante cuarenta y cuatro días sus unidades dependientes, desplegadas a lo largo de la Patagonia.

Si la FAS no hubiese estado allí, en la Patagonia, con sus medios desplegados en el continente, pero con una inquebrantable voluntad de lucha y dispuestos a golpear donde al enemigo le doliese, probablemente no hubiera existido el Bautismo de Fuego de la Fuerza Aérea Argentina (FAA) y el conflicto hubiera finalizado posiblemente el primer día de combate, es decir el 1º de mayo, por no tener los medios desplegados en las islas quién los preservara de los ataques aéreos y navales ingleses, los apoyara moral y logísticamente, detuviera y rechazara el desembarco enemigo durante su primer intento.

No obstante, a pesar de las reiteradas solicitudes presentadas en los últimos años, la condición de veteranos se les niega constantemente a quienes condujeron, posibilitaron y apoyaron estas acciones, sin los cuales la participación de la FAS hubiera sido altamente quimérica e imposible.
¿Es posible suponer que un criterio de espacio territorial que no limita las operaciones, condicione el reconocimiento de una acción bélica? Los ingleses, nuestros oponentes, consideraron a la Fuerza Aérea Sur su único enemigo real en el conflicto y lo manifiestan taxativamente en sus declaraciones, libros y diversos escritos. Incluso previeron, de acuerdo con la evolución del conflicto, el ataque a sus unidades del continente y llegado el momento de dar por finalizadas las acciones bélicas, recabaron de su titular su palabra de honor de no seguir atacando a las tropas inglesas, por no aceptar éste que se incluyera a la FAS en el acta de capitulación.

Este compromiso fue solicitado a través del Comandante del Componente Aéreo de las islas, como condición y exigencia fundamental de la Fuerza de Tareas del Reino Unido para firmar la capitulación incondicional de nuestras fuerzas en las islas y por ende el reconocimiento nacional e internacional de nuestro Gobierno que había finalizado el conflicto.

Esta obligación exigió al Comandante de la FAS (CFAS), que no capituló ni se rindió, como puede verificarse en el Acta de Rendición, suscripta el día 14 de junio de 1982, a cesar las operaciones ofensivas contra los medios navales y terrestres de la flota inglesa, a requerimiento de los mandos de las islas y por imposición sobre éstos de las autoridades de la Fuerza de Tareas.

Preocupación de por si relevante, que demuestra que la FAS fue considerada en su totalidad, durante todo el conflicto, como un combatiente de real importancia a ser tenido en cuenta, inquietud que llevó al Almirante Woodward a expresar “este es un mano a mano entre la Royal Navy y la FAA”.
De este acontecimiento histórico, sin ningún tipo de concesiones hacia nuestro país, tomaron conocimiento todos los oficiales del componente aéreo de nuestra institución en las Islas, el Estado Mayor (EM) y unidades dependientes del CFAS y las autoridades superiores de la Fuerza Aérea, incluido el gobernador militar de la isla, general Menéndez y su EM, así como el gabinete militar argentino.

Creo, como una alternativa más para solucionar el desacuerdo con la definición emitida, que en lugar de considerar la delimitación geográfica de los comandos en el Atlántico Sur, hubiera resultado correcto limitar el ser considerado ex combatiente o ex veterano solamente a los que tuvieron “injerencia directa o cumplieron funciones esenciales” para el desarrollo de las operaciones del enemigo, ya fuera en las islas o desde el continente. Este concepto dejaría de lado el criterio de la distribución geográfica, que nunca existió para las operaciones ordenadas por la FAS.

Este fundamental concepto es reconocido, aceptado y aplicado por los gobiernos y fuerzas armadas de cualquier país del mundo, debido a la particular forma de operación de las fuerzas aéreas, siendo legítima esta consideración también para los comandantes, sus estados mayores y para los medios de apoyo técnico y logístico asignados para hacer posible el empleo de las unidades aéreas.
Excluirlos significaría ignorar o desconocer la doctrina, la forma de empleo de los medios aéreos en la realización de los distintos tipos de operaciones ofensivas, de apoyo y de transporte que se llevan a cabo durante un conflicto, que son planificadas, ordenadas, controladas, evaluadas e incluso soportadas logísticamente por la organización de un comando aéreo. Esta es en definitiva, el producto y esencia de una acción de comando, sin la cuál no podrían existir. De haberse observado esta sencilla disquisición la polémica y estos párrafos no existirían por haberse obrado sobre la base de estricta justicia.

Por cierto, existen mayores elementos de juicio, citas e incluso publicaciones donde se documenta sobradamente la justa inclusión de todo el personal de la Fuerza Aérea Sur como Veterano o ex Combatiente en las normas legales en vigencia, ya que en las experiencias de guerra, sean de carácter mundial o no, ha quedado demostrado que son los países en su totalidad los que van a un conflicto y que para el enemigo las bases de operaciones, su personal y su comando son objetivos naturales de fundamental importancia.

¿Puede negarse al personal, las unidades y al comando de la FAS su condición de veteranos de guerra? Enfatizo y destaco que fue la Fuerza de Tareas Inglesa, nuestro adversario de aquel entonces, la que le dio a la Fuerza Aérea Sur y a sus medios el rango de beligerantes, de combatientes y que fuimos debidamente tenidos en cuenta en forma exclusiva a la hora de las decisiones fundamentales, como las que determinaron el cese de hostilidades por medios violentos.

¿Puede un criterio geográfico primar sobre el concepto operacional? A partir del desembarco en la Bahía de San Carlos, el 21 de mayo de 1982, la Fuerza de Tareas inglesa tenía previsto, dentro de los objetivos ordenados por el Gabinete de Guerra del Reino Unido, como primera prioridad la neutralización de la Fuerza Aérea Sur, hecho que sin lugar a dudas demuestra la preocupación de nuestro antagonista para que la misma no siguiera atacando; reflexión reiterada repetidas veces por el almirante Sandy Woodward a través de toda la campaña. Situación que se exige como condición fundamental previo a la capitulación de nuestras fuerzas en las islas.

Ratifica lo expresado, las disposiciones adoptadas por el Reino Unido, durante el conflicto, tendientes a debilitar al CFAS y a sus unidades dependientes, quitándole capacidad operativa y de reacción, afirmación que puede ser verificada mediante el análisis de las siguientes previsiones conocidas, puestas en vigencia:

Acercamiento nocturno al continente de una formación naval, que permitió y facilitó el traslado de un contingente integrado por voluntarios del Special Air Service (SAS), a bordo de un helicóptero Sea King, matrícula ZA-290, a cargo del Lt. Hutching, responsable de la operación planeada, que despegaron de un portaaviones en proximidades de la Isla Grande de Tierra del Fuego en cumplimiento de la tarea ordenada, de cuyo desarrollo de haber logrado éxito, podría haber estado prevista la participación de otros medios de transporte de la Royal Air Force (RAF) y un equipo más numeroso de hombres del SAS.

Su tarea, realizar observación e inteligencia de las instalaciones de las BAM Río Grande y Río Gallegos y estudiar la posibilidad de efectuar acciones tipo comando de mayor envergadura, con la participación de otros medios que afectaran la capacidad operativa de la FAS y de la Armada Nacional.

Fracasada la misión, por causas fortuitas, el helicóptero trasladó al personal comando hacia el oeste de la Tierra del Fuego, dejándolo en territorio chileno y continuó su vuelo hasta las proximidades de Punta Arenas, donde fue destruido. El personal comando fue internado en Chile hasta el final del conflicto y a la tripulación del móvil aéreo, luego de ser asistida por la Fuerza Aérea de Chile (FACH), se le posibilitó su regreso a Inglaterra, violando las normas de la Convención de Ginebra.
Extensión de la Zona de Exclusión Total (ZET) original de 200 MN, a partir de las islas, a todo el Atlántico Sur hasta el límite del mar territorial argentino, 12 MN desde el continente, medida que habilitaba a la Fuerza de Tareas Inglesa a realizar el control de una inmensa área y acciones ofensivas directas sobre cualquier tipo de medio de nuestro país que operara en la misma y que colocaba, además, a todas las bases de despliegue de la FAS y de la Armada Nacional como blancos potenciales accesibles y muy rentables.

Aproximación al anochecer del día 16 de mayo, protegido por una densa niebla, del submarino convencional inglés HMS (Her Majestic Ship) Onix, asignado a la Fuerza de Tareas, que habría dejado tres botes neumáticos con efectivos comandos en las proximidades de la Base Aeronaval Río Grande, con la intención de sabotear las instalaciones y aviones desplegados en la misma. Esta operación habría sido abortada por el destructor ARA Bouchard, que se encontraba protegiendo el Área Naval Austral, sometiendo a un intenso fuego naval a los medios en aproximación, hasta que los ecos desaparecieron de las pantallas de su radar. Información proporcionada por la Armada Nacional.
Sucesivas interferencias electrónicas sobre los radares o censores desplegados en las bases de la FAS, en la Patagonia y el relevamiento e inteligencia electrónica sobre sus instalaciones y medios, realizadas desde aeronaves que operaban en el Atlántico Sur a lo largo de la costa y desde Chile, que ratifican intenciones de anular o atenuar las posibilidades de la defensa y de una rápida respuesta.
Por otra parte, la definición aceptada estableció el 2 de abril de 1982 como marco de referencia, fecha sobre la cuál correspondería formular algunos comentarios.

No es mi intención polemizar o poner en situación comprometida o desmerecida a ningún mando o autoridad de aquella época, ni posteriores, pero si aportar sobre los alcances de lo que se debe entender como el verdadero conflicto o guerra de Malvinas, que en el ámbito político diplomático de las relaciones internacionales entre las naciones no empezó el 2 de abril de 1982.

La operación militar de esa fecha dio lugar a la intervención del Secretario General de la ONU y a diferentes países para evitar la guerra, ante una decisión unilateral de nuestro país de ocupar el archipiélago, luego de un discutible análisis en cuanto a la real actitud y aptitud de las fuerzas armadas argentinas para una potencial confrontación bélica con el país de mayor historial y tradición guerrera del mundo, el Reino Unido.

El inicio de una guerra, declarada o no, jurídicamente definida, es el cese definitivo o el fracaso de las gestiones políticas y esfuerzos diplomáticos de distintos niveles, de organismos nacionales e internacionales para evitarla entre dos o más naciones y el principio de acciones de fuerza, de carácter violento, mediante el uso del poderío de sus respectivas instituciones armadas, con el indispensable y necesario apoyo de toda la estructura nacional de cada una de ellas y el posible de otras.
La guerra desnuda, verdadera, según algunos autores, es la del miedo, de la soledad, la mutilación y la del maltrato cruel del llamado enemigo, la desconfianza y la resignación en los combates, mediante los cuales se trata de imponer nuestra voluntad al oponente y de hacerle deponer la suya.
La guerra es tragedia y un alud de emociones que el ser humano debe superar. Injusto o torpe sería no reconocer que el heroísmo puede a veces fulgurar entre los enfrentamientos bélicos, pero los relámpagos heroicos o gloriosos en la contienda no justifican el odio y destrucción que se genera.
Esta circunstancia así descripta, en nuestro país, se inició en forma incuestionable e innegable el 1 de mayo de 1982 y no en la fecha considerada.

El 2 de abril es, no obstante, un día muy particular, que señala por una parte la heroica y legítima recuperación de las islas, parte incuestionable de nuestro territorio y por la otra la iniciación de una etapa preparatoria previa de casi un mes, para que ambos bandos, que respondían a intereses diametralmente opuestos, iniciaran acciones de fuerza y violencia en aumento, en la escalada de sucesos que serían conocidos como Guerra de Malvinas.

La determinación del 2 de abril como fecha de iniciación de la guerra, facilitó la inclusión como veteranos, de personal y medios que de ninguna manera participaron activamente en ningún combate o acción que los hiciera posible durante el conflicto bélico.

Facilitó, por otra parte, la inserción de personal que solo visitó las islas, con periodistas e invitados especiales, durante el mes de abril, obteniendo por su fugaz visita y estadía, además de una fotografía de recuerdo acreditante, la incorporación como veterano o ex combatiente que esta lejos de corresponder. Pueden haber colaborado en la fase previa e inclusive de alguna forma, posiblemente anímica, como emocionalmente lo hizo la mayoría de la población de nuestro país, pero eso no basta para ser para ser considerado con justicia ex combatiente o veterano.

Lo afirmado, de ninguna manera trata de desmerecer la sobresaliente acción llevada a cabo por los hombres y comandos que materializaron la recuperación de nuestras Islas, que marcaron un hito histórico para nuestra patria y que no obstante los desafíos terrestres que debieron enfrentar, cumplimentaron el logro de su objetivo sin derramamiento de sangre británica, tal como les había sido impuesto. Todos ellos deben ser, con justicia, considerados veteranos de guerra, independientemente de la fecha en cuestión, por cuanto su tarea se cumplió con efectiva presencia enemiga.

Lo expuesto tan someramente, alcanza para comprender que los criterios que oportunamente se creyeron adecuados para determinar a quienes debía conferirse el honor de ser considerados veteranos de guerra o ex combatientes, tienen falencias que es menester solucionar.

Mientras por un lado se hace caso omiso al criterio operacional, subordinándolo al restringido concepto territorial, por otra parte se acepta una fecha como línea de partida del conflicto sin observar que entre las reales e incuestionables acciones bélicas de ese día, 2-Abr-82 y el 1° de mayo, fecha de iniciación real de la guerra, transcurrió un tiempo suficientemente prolongado como para que elementos que nada tuvieron que ver con las operaciones, hoy sean considerados veteranos de guerra, por el solo hecho de haber ingresado a un espacio geográfico.

¿Cómo es posible entonces, que por una definición tal vez no debidamente analizada, a “ese conjunto”, conformado por mandos, unidades y medios, que hicieron posible las operaciones aéreas ofensivas, de apoyo y de transporte durante el conflicto de Malvinas y sin los cuales hubieran sido insostenibles, se les niegue la condición de ex combatientes y veteranos de Guerra?

Brigadier General Ernesto Horacio Crespo
Ex Comandante de la Fuerza Aérea Sur

martes, 27 de septiembre de 2016

España apura a UK para la cosoberanía de Gibraltar

España ofrecerá a Londres compartir la soberanía sobre Gibraltar
En el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación reina el convencimiento de que el Brexit, con todos sus inconvenientes, ofrece la oportunidad de resolver un contencioso que viene envenenando las relaciones hispano-británicas desde hace siglos.

La oportunidad la brinda un hecho incuestionable: los lazos que unen a Gibraltar con la Unión Europea son a través del Reino Unido. Si este sale de la UE, Gibraltar sale también. Es lo que ha causado alarma en el Peñón, donde buscan desesperadamente fórmulas para evitar esa salida, sin encontrarla, pues la realidad es tan dura como la misma Roca: la salida del Reino Unido de la UE deja a Gibraltar «colgado de la brocha».



Este argumento ha hecho pensar a nuestra diplomacia que llega la hora de resolver un conflicto centenario entre dos de las más viejas naciones europeas. Hubo oportunidades anteriores. La más importante, la apertura de la Verja; luego, las declaraciones de Lisboa (1980) y de Bruselas (1984), en las que el Gobierno británico se comprometía a iniciar negociaciones sobre el Peñón «dentro de un espíritu de amistad y de acuerdo con las resoluciones pertinentes de Naciones Unidas». Pero todas se evaporaron ante la negativa inglesa de dar ese paso sin el visto bueno de los gibraltareños, que nunca renunciarán al privilegio de vivir en el mejor de dos mundos: al amparo del Reino Unido y a costa de España.

Cuando más cerca estuvo el acuerdo fue en la negociaciones de los ministros Piqué-Straw en los años 2000-2001, bajo el paraguas de las buenas relaciones personales Aznar-Blair. Fue cuando la cosoberanía del Peñón surgió como una salida consensuada. Pero tampoco hubo acuerdo, al retirarse los ingleses a sus trincheras, alegando su obligación con los gibraltareños. De todas formas, la cosoberanía sigue siendo la opción más viable, de ahí que se insista en ella y la oferta que España piensa hacer a estos copia y amplía las anteriores: una doble nacionalidad española y británica y un estatuto de autonomía que les permita mantener prácticamente su régimen de autogobierno actual, garantizado por una declaración conjunta de los gobiernos británico y español en Bruselas y Naciones Unidas.

Cosoberanía temporal

Los obstáculos a salvar son la duración de la cosoberanía, que Madrid quiere limitada mientra Londres insiste en que sea indefinida, y la insistencia inglesa en que los gibraltareños aprueben el acuerdo. Algo que muy probablemente rechazarán.

¿Por qué insiste la diplomacia española en la fórmula? Porque el Brexit cambia por completo las relaciones Reino Unido-Unión Europea, incluido el contencioso de Gibraltar. Los británicos consideraron en su momento un triunfo que, al negociar su entrada es la UE, consiguieran que esta reconociese al Peñón como «un territorio europeo cuyas relaciones exteriores asume un Estado miembro». Un estatuto distinto al de «colonia» que le da la ONU. No contentos con ello, lograron que Gibraltar conservara su privilegiado estatuto, no estando sometido a la «política aduanera, comercial, presupuestaria, e incluso agrícola (¡como si tuviera agricultura!) comunitaria», ni los que vinieran como el Acuerdo de Schengen.

Cuando España ingresó en la UE se la obligó a aceptar las condiciones especiales para Gibraltar, lo que le ha permitido seguir disfrutando de su estatus a costa de España y de Europa. Pero la avaricia rompe el saco, y gibraltareños e ingleses han caído en su propia trampa: como queda dicho, si el Reino Unido se va de la Unión Europea, Gibraltar se va también, a menos que otro «país miembro» de la Comunidad asuma sus relaciones exteriores. Supongo que España estaría dispuesto a ello de alcanzarse el acuerdo sobre la co-soberanía, pero no creo que los gibraltareños, al menos en la situación actual, lo acepten, así que deben de atenerse a las consecuencias: Brexit is Gibraexit. Y España queda automáticamente liberada de sus compromisos respecto a Gibraltar, volviéndose a lo que había: el Tratado de Utrecht y las resoluciones de la ONU, olvidándonos de Lisboa, Bruselas, Córdoba y demás trampas en que caímos.

El Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación no se equivoca al decir que es una ocasión única, y puede última, de solucionar el contencioso de manera justa y razonable. Con casi medio siglo de seguirlo a cuestas, mi temor es que ocurra lo que tantas veces anteriores: que los ingleses, a los que en dureza negociadora pocos ganan, consigan de la UE una salida favorable no solo para ellos -quedarse con lo que les interesa de la Comunidad y deshacerse de lo que les molesta-, sino también para Gibraltar, logrando que mantenga su estatuto especial en vez de salir con ellos. Exteriores lo sabe y se dispone a actuar con igual dureza, llegando, si es preciso, a bloquear el acuerdo de Brexit del Reino Unido si no se respetan los derechos de España, como ha hecho en las negociaciones sobre el «cielo único europeo». Vamos a ver si es así y resistimos las presiones que van a llegarnos por todas partes.

Los gibraltareños son conscientes de ello y han movilizado todos sus recursos, que son muchos, desde Washington a Bruselas, para mantener sus privilegios, incluyendo lo que llaman «la importancia estratégica de la base de Gibraltar», que ni de lejos puede competir con las de Rota y Morón. Al mismo tiempo, barajan todo tipo de soluciones diplomáticas, desde la posibilidad de incorporarse totalmente al Reino Unido, lo que no sabemos si este aceptaría, a firmar el Tratado de Schengen, lo que les privaría de sus ventajas financieras. Aunque su arma secreta, en la que más confían, es otra. Picardo se ha gastado un dineral en su entorno, que llega nada menos que a Sevilla. El PSOE, y no digamos Podemos, apoyan la «política de buena voluntad y vecindad» con la colonia británica, escudándose en los trabajadores españoles en ella, cuando se trata de hacerles colonos de una colonia. Movilizan también al Grupo Transfronterizo, cuyo objetivo es permitir al Peñón mantener su estatuto dentro de la UE al tiempo que sus lazos con el Reino Unido. No me atrevo a hacer una predicción. Sólo desearía que el actual ministro de Exteriores español no se añadiera a la lista de los que han sido engañados, consciente o inconscientemente, por sus colegas británicos.

Las condiciones de España


  • Cosoberanía temporal. La cosoberanía sería limitada. En unos años España la ejercería de forma plena.
  • Doble nacionalidad. Los ciudadanos de Gibraltar obtendrían la nacionalidad española y conservarían la británica.
  • Estatuto de autonomía. Un estatuto de autonomía les permitiría mantener prácticamente su régimen de autogobierno actual, garantizado por una declaración conjunta.


Las condiciones de Reino Unido


  • Cosoberanía ilimitada. Londres no está dispuesto a aceptar que un día tengan que perder la soberanía sobre el Peñón. Por eso insisten en que solo puede haber cosoberanía si es ilimitada en el tiempo.
  • Gibraltar votaría. El Reino Unido exigirá que todo acuerdo pase por los gibraltereños, quienes tendrían que aprobar el nuevo estatus. Mientras que España quiere una negociación bilateral, entre estados, Londres obliga a que haya tres sillas en la mesa. (Por José M. Carrascal; ABC – España)

lunes, 26 de septiembre de 2016

Isleños no quieren que les recuerden que son implantados

Malvinas: los isleños aseguran que Londres no debatirá sobre la soberanía con la Argentina
El gobierno de las islas descartó que en el reciente acuerdo entre el Gobierno y Gran Bretaña se vaya a discutir la soberanía del archipiélago.



Las autoridades de las Malvinas descartaron de plano la posibilidad de que el nuevo acercamiento de la Argentina con el Reino Unido contemple la posibilidad de discutir en el futuro la soberanía del archipiélago.

Los isleños abonaron el rechazo de Gran Bretaña de hablar del tema soberanía más allá del comunicado conjunto que sellaron Londres y Buenos Aires para restablecer las relaciones bilaterales.

"El gobierno del Reino Unido ha dejado perfectamente claro que no habrá ningún debate sobre la soberanía en las islas Falklands [Malvinas]. Esta es una posición fuerte y constante que está de acuerdo con la carta de la ONU sobre la autodeterminación", expresó hoy a LA NACION el máximo referente de la legislatura de las Malvinas Mike Summers.

A la vez, el legislador isleño destacó que "la gente de las Falklands [Malvinas] está contenta con el arreglo y la posición que tomó el Reino Unido con la Argentina, pero no desea cambiar el actual status". Es decir, que Summers desterró de plano la posibilidad de que en el futuro inmediato el comunicado conjunto y los acuerdos por la pesca y la explotación de hidrocarburos conjunto con la Argentina den lugar a un debate sobre la soberanía argentina de las islas.

Summers instó también por la necesidad de que un acuerdo con la Argentina por el restablecimiento de los vuelos al continente y las operaciones conjuntas de pesca e hidrocarburos estará "claramente sujeta al levantamiento de las sanciones económicas que pesan sobre empresas multinacionales" que operan en el Atlántico Sur.

Las expresiones de las autoridades isleñas de desterrar de plano el debate por la soberanía se dan apenas un día después de que el vicecanciller británico de Asuntos Exteriores, Alan Duncan, se reunió con un grupo de políticos de Malvinas.

En ese encuentro estaban Jan Cheek, miembro de la Asamblea Legislativa de las islas y Sukey Cameron, representante de las Islas Malvinas ante Gran Bretaña.

La reunión fue en Londres y, según pudo saber LA NACION, Duncan ratificó a los kelpers de que Mauricio Macri y la primera ministra Theresa May nunca hablaron de la posibilidad de negociar la soberanía de las Malvinas, tal como dijeron fuentes del Foreign Office.

Duncan emitió un tuit luego de ese encuentro en el que destacó: "Encantado de recibir a la miembro de la Asamblea Legislativa Jan Cheek y a la representante del gobierno de Falklands [Malvinas], Sukey Cameron, en el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Commonwealth para discutir de todo". (Por Martín Dinatale; la nacion)

Nuestro Mar

domingo, 25 de septiembre de 2016

¿Por qué las Malvinas son argentinas?

viernes, 23 de septiembre de 2016

Putos kerlpers excluyen a argentinos de planes de visitas universitarias

Excluyen a la Argentina de un concurso para viajar a las islas
El Reino Unido convocó a estudiantes de Chile, Uruguay y Brasil para que conozcan el lugar
La Nación



Estudiantes universitarios de Chile, Uruguay y Brasil podrán viajar a las islas Malvinas como parte de un programa de intercambio cultural. Los alumnos argentinos, no.

El gobierno del archipiélago, con la participación de las embajadas del Reino Unido en esos países, lanzó una convocatoria titulada "Why would I like to meet my neighbours from the Falkland Islands? (¿Por qué me gustaría conocer a mis vecinos en las islas Falkland [Malvinas]?" Consiste en el envío de un video de un minuto, en el que los aspirantes deben responder a esa pregunta en inglés.


Un jurado compuesto por miembros de esas embajadas elegirán los tres mejores videos (uno por país). ¿El premio? Un viaje a las Malvinas, en algún momento de enero de 2017. ¿El objetivo?: que los viajeros conozcan "de primera mano" cómo es la vida en las islas y cómo es "su pueblo".

Los que ganen tendrán absolutamente todos los gastos cubiertos y vivirán durante los días que pasen allí en la casa de una familia local, donde podrán aprender "sobre la historia, cultura y sociedad de las islas Falkland (Malvinas)".

Sin embargo, a pesar de que en los últimos meses los gobiernos de la Argentina y del Reino Unido afirmaron que se había abierto un nuevo capítulo en las relaciones bilaterales, marcadas por la tensión durante los años de kirchnerismo, la convocatoria optó por excluir a los universitarios argentinos.

Según el sitio del gobierno británico, donde se explican las bases y condiciones del concurso, los aspirantes deberán ser usuarios activos de las redes sociales, porque se les pedirá que compartan su experiencia durante su estada en el archipiélago.

Click Aqui
"El concurso tiene como objetivo promover el intercambio cultural entre las islas Falkland (Malvinas) y los países participantes, y aumentar el conocimiento de los estudiantes sobre las islas y su pueblo", reza la convocatoria. Y agrega: "La competencia apunta a un ganador activo en redes sociales, que esté dispuesto a compartir su experiencia a través de estos canales y de esta forma aumentar la difusión y el conocimiento sobre las Falkland (Malvinas)", dice la convocatoria, que comenzó el 5 de este mes y cuyo plazo de inscripción vence el 2 de octubre.

Además se establece como requisito para la selección que los interesados envíen, además de sus datos personales, las direcciones de sus cuentas de Facebook, Twitter, Instagram, blogs y de otras páginas donde suelan demostrar actividad.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Fucking kelpers se quejan de la palabra S

"Ay, Macri, venías tan bien y la arruinaste", escribieron los kelpers en Twitter
Con ironía, los isleños se hicieron eco de los dichos de ayer del Presidente tras su conversación informal con Theresa May
La Nación


No se hicieron esperar, pero ellos también hablaron. El malentendido que generaron los dichos de ayer del presidente Mauricio Macri sobre un eventual diálogo con el Reino Unido para tratar el tema de la soberanía de la Argentina sobre las islas no cayó del todo bien entre los isleños. Y así lo hicieron notar en Twitter: "Ay, Macri, ¡venías tan bien! Ahora que la arruinaste, ¿cómo podemos confiar en vos?".




Y no sólo eso. También calificaron al discurso del Presidente ante la Asamblea General de las Naciones Unidas de "tonto" y afirmaron que ese tipo de "tácticas" eran cosa de los Kirchner. "Pensábamos que eras mejor que eso", escribieron.




Minutos después, remataron su reflexión con un tuit acompañado de una foto de las islas y el hashtag #Falklands, acompañado por la bandera que hoy flamea en las Malvinas y la del Reino Unido.

No es la primera vez que los kelpers bromean sobre su relación con la Argentina, que se mantuvo tirante durante los años de kirchnerismo. En junio pasado, poco después de que el Reino Unido le diera el visto bueno sorpresivamente al "Brexit" -la salida de la Unión Europea- a través de un referéndum, en Twitter escribieron un mensaje sobre la eventual "conquista" de las Malvinas sobre la Argentina.

UK: "Deberíamos empezar a conversar"

Theresa May sobre Malvinas: "Deberíamos empezar a conversar"
Los medios británicos alertaron y resaltaron por esta presunta respuesta de la primera ministra británica a Macri, respecto del inicio del diálogo.
Perfil


Theresa May, primera ministra británica.

"Yes, we should start to talk", consignan los medios británicos con sorpresa en referencia a la presunta respuesta que brindó la primera ministra Theresa May a Mauricio Macri respecto a iniciar un diálogo por las islas Malvinas. La frase, cuya traducción literal es 'sí, deberíamos empezar a conversar", fue motivo de polémica en las últimas horas debido a las varias interpretaciones y múltiples impactos que podría desencadenar.

A raíz de esto, medios ingleses como el Telegraph o Daily Mail buscaron algún tipo de aclaración por parte del Gobierno británico pero no obtuvieron respuesta alguna por el momento, según dejaron aclarado en sus respectivos portales.

Macri aseguró a la prensa que ayer le dijo a May que está "listo" para "comenzar un diálogo abierto que incluya el tema soberanía sobre las Islas Malvinas" porque, agregó, "es el tema número uno, es parte nuestra".

"En el almuerzo sí saludé a Theresa May, nos cruzamos con la primer ministro británica, y le dije que estoy listo para comenzar un diálogo abierto que incluya por supuesto el tema soberanía sobre las Islas Malvinas", reveló el Presidente al concluir su segunda jornada en las Naciones Unidas.

Respecto de la respuesta afirmativa por parte de la premier, Macri advirtió que "es un proceso que llevará años, lo bueno es que comience".

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Según Macri, UK discutiría la soberanía

Macri señaló que Gran Bretaña "conversaría" por la soberanía de las Islas Malvinas
El mandatario reveló que mantuvo un encuentro informal con Theresa May. "Habría que empezar a conversar", dijo la mandataria británica.
Perfil


El presidente Mauricio Macri ante la ONU. El presidente Mauricio Macri ante la ONU. 
Foto:Telam

Acercamientos, acuerdos y polémica. Esa fue la trayectoria de los últimos encuentros bilaterales que mantuvieron la Argentina y Gran Bretaña con la soberanía de las Islas Malvinas como invisible telón de fondo. Sin embargo, el avance habría llegado a un punto inédito ya que el presidente Mauricio Macri reveló que su par británica le dijo que "habría que empezar a conversar" por las Islas.

"En el almuerzo sí saludé a Theresa May, nos cruzamos con la primer ministro británica, y le dije que estoy listo para comenzar un diálogo abierto que incluya por supuesto el tema soberanía sobre las Islas Malvinas", reveló Télam que le dijo el Presidente esta tarde al concluir su segunda jornada en las Naciones Unidas.

Macri no estaba sentado en la misma mesa que May sino que la primer ministro británica estaba en la mesa de al lado, y, según su relato, "se cruzaron al borde de las mesas". El mandatario relató que May le dijo "que sí, que habría que comenzar a conversar", y que coincidió en que, aunque sea un proceso que llevará años, lo bueno es que comience.

El mandatario indicó que "no hubo ninguna referencia a la declaración conjunta" que firmaron ambos cancilleres recientemente en Buenos Aires, que abre la puerta a que las dos naciones empiecen a trabajar en diversos temas. "Es una declaración, donde cada uno plantea lo que quiere discutir. Nosotros planteamos el tema de soberanía y de pesca, y ellos la exploración de petróleo y la conexión aérea con la isla", explicó.

"Ellos aceptan dialogar sobre todo", aseguró, y agregó que "hay que tener cuidado, hay que manejar la ansiedad" porque esto va a llevar muchos años.

El encuentro entre Macri y May tuvo lugar en el marco del almuerzo que el secretario general de Naciones Unidas, Ban KI Moon, ofreció a todos los jefes de Estado y Gobierno que participaron de la apertura del 71° período de sesiones ordinarias de la Asamblea General de Naciones Unidas.

"En algún momento, lo que es obvio, que es que las Malvinas son argentinas se va a dar, pero si no comenzamos el diálogo es tiempo perdido, que es lo que pasó en los últimos doce años".

martes, 20 de septiembre de 2016

Piden explicaciones a Macri por la diplomacia argentina

Malvinas: los aliados en Cambiemos le piden explicaciones a Malcorra
El radical Mario Negri y el partido de Elisa Carrió manifestaron sus críticas a la declaración conjunta que suscribieron Argentina y Gran Bretaña en torno a las Islas Malvinas
Infobae




El presidente Mauricio Macri se refirió al reclamo de soberanía que Argentina mantiene sobre el territorio de las Islas Malvinas. "Es permanente y no negociable", argumentó el mandatario desde Estados Unidos, en donde participará de una nueva reunión de la Asamblea General de la ONU. También defendió el acuerdo conjunto que el país firmó con Gran Bretaña la semana pasada.

Sin embargo, los socios del Gobierno dentro del frente Cambiemos manifestaron sus críticas al advertir que el convenio aborda cuestiones comerciales y no lo referido a la soberanía.

En este sentido, el presidente del bloque de diputados de la UCR, Mario Negri, pedirá una reunión con la canciller para que "explique cómo impactan" los puntos que se mencionan en el comunicado conjunto que firmó con el vicecanciller británico "sobre el reclamo por la soberanía argentina de las Islas Malvinas".

En su cuenta de la red social Twitter, el legislador nacional advirtió que "todo paso vinculado a Malvinas debe ser bajo dos premisas: el tema de la soberanía no se resigna y cuidar, no alterar una política de Estado".

Malcorra y Duncan acordaron una serie de medidas para avanzar en el trabajo conjunto de ambos países en las Islas Malvinas, entre las que se destaca el establecimiento de un nuevo vuelo mensual, con escalas en territorio continental argentino, y lo vinculado a la exploración de hidrocarburos, al tema de pesca y comercio en general en el archipiélago.

Por otra parte, la Mesa Nacional de la Coalición Cívica ARI manifestó su "preocupación" ante el acuerdo firmado días atrás por el Gobierno porque este país "entiende la negociación como una imposición de sus condiciones", dijo, y exigió que el convenio sea tratado en el Congreso.

"El objetivo de la política de Estado de nuestro país no se alcanzará por medio de un esquema de cooperación en el que el gobierno británico solo entiende la negociación como una imposición de sus condiciones", expresaron las autoridades del partido, que forma parte de la alianza oficialista Cambiemos.

"El anuncio realizado constituye un acuerdo cuya eventual aprobación requiere ineludiblemente la debida intervención del Congreso Nacional", advirtió. En el acuerdo, destacó la CC-ARI, "se soslaya la cuestión de la soberanía" por lo que existe "incompatibilidad" con "la disposición transitoria primera de la Constitución Nacional".