La defensa de Puerto Argentino

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

2 de Abril

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Infantería de Marina ARA

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Ejército Argentino

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Royal Navy

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

martes, 26 de febrero de 2019

ONU condena colonialismo británico en Chagos y favorece postura argentina

La Haya falló contra el Reino Unido en un caso que favorece el reclamo por Malvinas

La Corte Internacional de Justicia ordenó que los británicos devuelvan un archipiélago que fue retenido a la isla de Mauricio y que funciona como base militar de los Estados Unidos. El Gobierno celebró el fallo tras haber hecho gestiones contra la posición de Londres.

Por E.M. Chabay



 La base militar en Diego García, la única isla habitada del archipiélago de Chagos.

El Gobierno argentino celebró el fallo por el que la Corte Internacional de Justicia determinó que el Reino Unido debe devolver a la República de Mauricio, un país insular ubicado en suroeste del océano Índico, un archipiélago que le fue retenido años antes de su independencia y que hoy funciona como base militar de los Estados Unidos.
Por 13 votos contra uno, el máximo tribunal judicial de las Naciones Unidas emitió su Opinión Consultiva sobre la separación del archipiélago de Chagos de las islas Mauricio, ocurrido en 1965, y consideró que la ocupación británica es "ilegal" y que, por tanto, debe ponerse fin a la actual administración para completar la descolonización de esta región del mundo.
La opinión consultiva de Chagos tiene relevancia en el reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas por tratarse de una situación de desmembramiento territorial e involucrar también un caso de desplazamiento de la población autóctona, que fue obligada a dejar su lugar de origen.
Asimismo, el tribunal no reconoció que la actual población pueda considerarse un "pueblo" con el derecho a la autodeterminación, todo lo cual apoya los argumentos argentinos por Malvinas.



Este martes, en Casa Rosada, el canciller Jorge Faurie puso al Gobierno al corriente del fallo favorable para el reclamo argentino sobre las islas del Atlántico sur, y más tarde dijo que el fallo "tiene enorme validez para la reclamación argentina por Malvinas".
"En Chagos hubo una situación de desmembramiento territorial; la población que habitaba las islas fue trasladada contra su voluntad, como sucedió en 1833 [en Malvinas], y la posición argentina ante las Naciones Unidas siempre ha hecho hincapié en la necesidad de recuperar la integridad territorial argentina, no siendo aplicable en este caso el principio de autodeterminación", explicó Faurie.
"La Argentina ha presentado un reclamo similar ante el Comité de Descolonización y la Asamblea General de las Naciones Unidas", recordó el jefe de la diplomacia argentina.
Además del apoyo dado a Islas Mauricio, la Argentina patrocinó en 2017 la Resolución de la Asamblea General que solicitó la intervención de la Corte de La Haya, e intervino con el equipo legal de la Cancillería durante todo el procedimiento.



Un enclave colonial en África

El Reino Unido retuvo el archipiélago de Chagos luego de que Mauricio obtuviera su independencia en 1968. Cerca de 1500 isleños nativos fueron deportados y la isla más grande fue arrendada a los Estados Unidos para instalar la base aérea militar Diego García, en 1971. Los deportados nunca pudieron regresar a sus hogares.
Conocida la noticia, la prensa británica calificó el fallo como "un humillante golpe al prestigio de Gran Bretaña en el escenario mundial". Al respecto, el diario The Guardian lo calificó como "una derrota significativa" y una pérdida de respaldo de aliados tradicionales, en medio del proceso de salida de la Unión Europea (Brexit).
El gobierno de Mauricio y la Unión Africana de Naciones celebraron el fallo que, se calcula, será el puntapié para iniciar el proceso de descolonización. Al respecto, la mancomunidad de naciones del continente negro expresó que "es impensable que hoy, en el siglo XXI, haya una parte de África que aún esté sujeta al gobierno colonial europeo".

El especialista en derecho internacional Marcelo Kohen opinó que la opinión consultiva de la Corte sobre Chagos "es la victoria del imperio del derecho y de la justicia", porque "muestra que un pequeño Estado haciendo frente a la máxima potencia colonial" y al tribunal "cumpliendo su rol de 'decir el derecho', sin importar las presiones políticas de los poderosos".



lunes, 25 de febrero de 2019

Fuerzas de ocupación de Malvinas libran 105 nuevas licencias de pesca

Malvinas ofreció 105 nuevas licencias para pesca de calamar

Fundación Nuestro Mar




El Director de Recursos Naturales, John Barton, dijo que “la cantidad de licencias ofrecidas es la misma que en los últimos años”.

La temporada de pesca de calamar Illex comenzó el 14 de febrero y se han ofrecido 105 licencias, según confirmó el Director de Recursos Naturales, John Barton. Y añadió: “El número de licencias ofrecidas es el mismo que en los últimos años “.

Al ser consultado por el diario kelper “Penguin News” sobre el crucero de investigación del Illex que realiza el Inidep a bordo del buque científico Victor Angelescu, el funcionario dijo que estaba: “en marcha y debería dar una indicación del estado de la población de Illex en 2019. Eso concluye a principios de marzo”.

Cabe recordar que a bordo del Angelescu se encuentran dos científicos británicos quienes fueron invitados por el Gobierno argentino a participar del relevamiento, una decisión que fue cuestionada por un sector de la comunidad por considerar que se trata “una verdadera entrega científica, tecnológica y biológica en favor de quienes ocupan en forma prepotente Malvinas”. (MAR Y PESCA)

sábado, 23 de febrero de 2019

Gibraltar: Incidente entre buques español y británicos

Gibraltar: incidentes entre un buque de guerra español y flotilla desplegada por el Reino Unido

Fundación Nuestro Mar




Según medios españoles, el buque de acción marítima Tornado fue el protagonista del hecho, que provocó la respuesta de la Royal Navy y del vocero del gobierno que ocupa el peñón.


Un buque de guerra español intentó ordenar a barcos comerciales que levaran anclas de las aguas disputadas cercanas a Gibraltar, pero fue desafiado por la Armada británica y se alejó mostrando las armas, informaron las autoridades locales.

El buque español intentó exhortar a los barcos que se marcharan de la parte oriental del Peñón, pero estos permanecieron en posición, aseguró la parte británica. Por su parte, fuentes militares españolas contactadas por el portal El Español aseguraron que se trataba aguas "nacionales", por lo que la nave actuó según la ley.

Gibraltar, donde viven 33.000 personas, fue cedido al Reino Unido por España en 1713 tras la Guerra de sucesión española y es un territorio autónomo británico de ultramar. Comparte una frontera de 1,2 kilómetros con España, por lo que las implicaciones del Brexit fueron parte de las negociaciones con Bruselas.

Según un audio difundido por medios británicos, el buque Tornado (P-44), de 94 metros de eslora, instó por radio a los barcos: "Les sugiero aumentar la velocidad y dejar las aguas territoriales españolas".

En respuesta, la armada británica desplegó sus barcos ante el buque español. Las autoridades locales sostienen que, entonces, el Tornado navegó lentamente a lo largo de la costa con armas al descubierto.

"(Se trata de) juegos tontos que juegan los que no aceptan la indiscutible soberanía británica sobre las aguas que rodean el peñón", dijo un portavoz de Gibraltar. Además, el funcionario sostuvo que las aguas son de "implacable soberanía británica" e instó a la parte española a respetar el derecho internacional, con una ironía sobre la crisis política de Cataluña: "Esto probablemente explica el estado de extremismo de algunas partes del espectro político español en estos días".
(REUTERS/INFOBAE)

miércoles, 20 de febrero de 2019

Gobierno hijo de puta: Echan al héroe de Malvinas coronel Martiniano Duarte


Por criticar al ministro de Defensa, echaron a un héroe de Malvinas del Colegio Militar 

Infobae publicó el lunes la carta que le envió a Oscar Aguad. Hoy le comunicaron que había sido excluido del cuerpo de profesores

Infobae

El coronel (R) José Martiniano Duarte, un héroe de Malvinas que el lunes le envió una dura carta al ministro de Defensa Oscar Aguad, se enteró hoy de que lo excluyeron del cuerpo de profesores del Colegio Militar.

"Es cierta la versión que se está difundiendo, sobre que he sido excluido del cuerpo de profesores del Colegio Militar. Como siempre, me hago responsable de mis actos y acepto sus consecuencias. Gracias a todos por los mensajes", tuiteó en la noche del miércoles Duarte.

El lunes, había llevado personalmente la carta hasta la mesa de entradas del ministerio de Defensa. Allí se refería a la posibilidad de que los militares sean apartados de la conducción del IOSFA, la obra social del personal en actividad y retirado de las Fuerzas Armadas, que generó un gran malestar dentro de la estructura castrense.

"Me pregunto por qué la conducción del Ministerio de Defensa provoca esto en este momento. Las causas podrían ser de distinto tenor: ¿incompetencia, ignorancia, política? No encuentro una respuesta", escribió el veterano de guerra, quien combatió en puerto Howard.




En diálogo con Infobae, Duarte contó cómo le comunicaron que había sido excluido. "Hoy di dos horas de clases y, antes de irme, pasé por la sala de profesores a tomar un café. Allí el jefe de estudios me dijo que no había entrado mi contrato, que yo firmé en diciembre. Le pregunté qué hacía mañana, que tenía que dar otras tres horas de clase y me respondió: 'Y… no podemos porque no está el contrato'. Le di una palmada en el hombro y me fui", contó el coronel (R).

Y agregó: "A raíz de la carta que yo mandé ocurre estoy ahora. Son las cosas que pasan por hacer lo que uno cree correcto".

En la carta, Duarte había señalado que "hace décadas que el Ministerio de Defensa ha dejado de ser un área trascendente de las políticas públicas para los diferentes gobiernos. Y pareciera ser todo válido a la hora de humillar a las Fuerzas Armadas".

La tensión fue creciendo cuando la semana pasada el interventor del IOSFA, Pedro Barrios -nombrado por Aguad- elevó una nota al ministro en la que sostuvo que la gestión de la obra social "requiere de competencias específicas que en general no tienen relación con la actividad militar o de seguridad". Para finalizar, solicitó a su superior "que adopte las medidas necesarias para dejar de considerar al IOSFA como destino militar".

El IOSFA tiene más de 640 mil afiliados, nació en 2013 con la unificación del IOSE (Ejército), la DIBA (Armada) y la DIOSFA (Fuerza Aérea) y es la tercera en el ranking de las obras sociales del país. El malestar en las Fuerzas se instaló entre los militares, quienes manifestaron su preocupación por el ingreso de cuadros políticos a los estratos de conducción de la obra social y consideraron la solicitud de Barrios como "una discriminación".

El general retirado José Figueroa, director vocal del IOSFA, ya había rechazado la decisión de Barrios, y en un escrito había manifestado su enojo por haberse tratado de una resolución "personal e inconsulta" en un tema de la envergadura.

Duarte, que ahora se sumó a la polémica generada en el ministerio, es héroe de Malvinas, licenciado en Estrategia y Organización, comando, paracaidista e instructor de andinismo, paracaidisimo y comandos, y tiene un gran prestigio dentro del Ejército y de las Fuerzas Armadas: "Reúne las condiciones de soldado combatiente de sobresalientes destrezas y valor", definieron sus camaradas frente a Infobae.

En las últimas horas, el veterano de Malvinas sumó el apoyo de otro ex combatiente, que además es funcionario del Gobierno. Se trata de Juan José Gómez Centurión, ex director de la Aduana y actual vicepresidente del Banco Nación.

"Al coronel Duarte le cortaron el contrato como profesor en el Colegio Militar de la Nación en represalia por la carta sobre el IOSFA. Oscar Aguad, eso no se le hace a un veterano de guerra", escribió Gómez Centurión en su cuenta de la red social Twitter.



 



La historia de Duarte en Malvinas

Durante el conflicto armado de 1982 fue jefe de la 1ra sección de la Compañía de Comandos 601 y, durante la misma, comandó exitosas operaciones detrás de las líneas enemigas y se enfrentó a las S.A.S. -las fuerzas especiales de más fama en el Ejército Británico y una de las más prestigiosas del mundo-, resultando victorioso.

En su misiva al ministro Aguad, el militar condecorado por su actuación en la guerra, aseguró que ahora que las Fuerzas Armadas "prácticamente han sido borradas de toda consideración y, aparentemente, ya no tienen ningún otro tema para el escarnio, se la toman con nuestra Obra Social, que es lo mismo decir con nuestras familias".

"Es fácil, lo reconozco; los militares no tenemos sindicato, no hacemos paros ni movilizaciones y los políticos que deberían defendernos el salario y la salud, son simples aficionados que desconocen la particular problemática de la cuestión militar", agregó sin ocultar su malestar.

La carta generó una fuerte reacción dentro de la Fuerza por la gran prédica que tiene Duarte entre los militares. Todos remarcaron su historia dentro del Ejército y durante la guerra y rememoraron con orgullo aquel combate en Howard donde murió el jefe de Escuadrón 19 SAS, capitán Gavin John Hamilton y fue capturado el cabo primero Roy Fonseca, el único prisionero inglés capturado en combate terrestre después del 2 de abril.

Sus compañeros recordaron que el entonces teniente primero Duarte le dio sepultura con honores militares al capitán inglés en Puerto Howard. "Hamilton fue velado y enterrado con la bandera británica sobre su cuerpo y con un cordón de honor. Esto le valió que los soldados británicos le rindieran honores a Duarte y a su sección una vez terminadas las hostilidades", afirmaron a Infobae.

En el 2002, a los 20 años de la guerra, el coronel Duarte se reunió en Londres con la viuda de Hamilton, Victoria Carter. Ella quería agradecerle su humanidad y hombría de bien por haber informado que su esposo había caído en combate como un valiente. "Él no es un asesino -dijo la esposa del oficial inglés en presencia de la prensa británica-, él es un soldado que peleaba por su Patria".

La enérgica carta al ministro conlleva todo el peso de esta historia dentro de las Fuerzas Armadas. En uno de sus párrafos, el militar le escribió a Aguad que "los ministros de Defensa de las últimas décadas y sus asesores, que provienen en el mejor de los casos de la función pública y nada saben de Defensa y, menos aún, de fuerzas armadas" fueron los que hicieron que la obra social "se haya transformado en un instituto muy particular".

"Tal vez Usted no lo sepa, pero la obra social de las fuerzas armadas posee particularidades que la hacen muy diferente a otras. Las enormes distancias y la dispersión territorial hacen que los costos de la atención sanitaria a sus afiliados sean altísimos ya que nuestro país posee unidades y destacamentos -que incluyen a Gendarmería Nacional- desde Tartagal, hasta Ushuaia, desde Puente del Inca, hasta Buenos Aires, incluso en lugares muy poco accesibles", subrayó.

Señaló, además, que Barrios -"del que desconozco su idoneidad en la materia"- pretendió comparar al IOSFA y su funcionamiento con otras obras sociales, "lo que da cuenta del desconocimiento que se tiene sobre lo que son y necesitan las Fuerzas Armadas".

 



Quien fuera Subdirector de Investigación y Desarrollo del Ejército, jefe de regimiento, instructor de comandos y escritor de varios libros, aseguró que la decisión de apartar a las militares de la gestión del IOSFA "manifiesta una profunda ignorancia sobre la misión, la organización, el despliegue y las actividades de su conjunto, y de los elementos que la componen, así como las dificultades que permanentemente atraviesan".

Corrupción en el MinDef: Aguad reculea en chancletas

Tras la dura carta del héroe de Malvinas, Oscar Aguad confirmó que los militares seguirán en la conducción de la obra social de las FFAA


Por Fernando Morales |  Infobae


 
El imbécil ministro de Defensa Oscar Aguad (AP Photo/Pablo Stefanec)


La posibilidad de un apartamiento de los militares que integran la gestión del IOSFA, la obra social del personal en actividad y retirado de las Fuerzas Armadas, generó un gran malestar dentro de la estructura castrense. Suscitó, por ejemplo, la dura carta que el coronel José Martiniano Duarte, héroe de Malvinas, envió al ministro de Defensa Oscar Aguad y que Infobae difundió ayer.

Tras la repercusión que tuvo la misiva, el propio Aguad ordenó al Jefe del Estado Mayor Conjunto y a los Jefes de Estado Mayor de cada una de las FFAA que emitan a todas las unidades un radiograma para confirmar que el IOSFA seguirá siendo conformado por personal militar en actividad en diferentes estamentos de su administración.

"El ministro de Defensa ha ratificado que personal militar continuará prestando servicios en el IOSFA, como históricamente lo ha hecho, y su designación será realizada a propuesta de cada fuerza, en coordinación con las autoridades de dicho instituto, de acuerdo a los perfiles establecidos y a la normativa vigente", reza el telegrama al que accedió este medio.

Un allegado de máxima confianza del ministro señaló a Infobae que si bien "la obra social militar marcha bien es necesario optimizarla". "700 militares alejados de su tarea específica es algo que no se puede sostener, habrá que hacer los ajustes necesarios para que la plantilla de personal militar se ajuste a las reales necesidades del Instituto", indicó la fuente.

 
José Martiniano Duarte (el cuarto de izquierda a derecha) en Malvinas junto a sus compañeros de la Compañía de Comando 601

Asimismo, respecto a la proliferación de pedidos de renuncia del presidente del IOSFA, Pedro Barrios, cerca del ministro aclararon: "El malestar que reflejaban las redes no se condice con las conversaciones mantenidas con las cúpulas militares, el ministerio y los Jefes de Estado Mayor trabajan en total sintonía".

La polémica surgió luego de que Barrios elevara una nota al ministro en la que sostuvo que la gestión de la obra social "requiere de competencias específicas que en general no tienen relación con la actividad militar o de seguridad". En esa comunicación, había solicitado a su superior "que adopte las medidas necesarias para dejar de considerar al IOSFA como destino militar".

El pedido no fue bien recibido en el ámbito castrense. En la misiva que envió a Aguad, el veterano de guerra José Martiniano Duarte expresó: "Me pregunto por qué la conducción del Ministerio de Defensa provoca esto en este momento. Las causas podrían ser de distinto tenor: ¿incompetencia, ignorancia, política? No encuentro una respuesta".

"Hace décadas que el Ministerio de Defensa ha dejado de ser un área trascendente de las políticas públicas para los diferentes gobiernos. Y pareciera ser todo válido a la hora de humillar a las Fuerzas Armadas", continuaba el texto.

 


El IOSFA cuenta con más de 650.000 afiliados, entre ellos los procedentes de la Prefectura Naval y Gendarmería Nacional, y su directorio está presidido por un funcionario político e integrado por personal militar y de seguridad en situación de retiro.

Por su magnitud, el IOSFA es la tercera obra social de la Argentina: maneja un presupuesto de cientos de millones de pesos en forma anual, tiene cobertura en todo el país y además interactúa con "fundaciones sanitarias" creadas por cada fuerza armada con el objetivo de celebrar convenios de usufructo de servicios por parte de entidades gremiales civiles.

El manejo de la caja no fue el único motivo de la disputa. Los miembros de las Fuerzas Armadas sostienen con vehemencia que, tal como sucede en cualquier obra social sindical, los afiliados deben manejar este tipo de estructuras. En las antípodas de este razonamiento, el Gobierno considera que a diferencia de los gremios, que son personas jurídicas privadas, los militares son empleados públicos a los que el Estado les paga el sueldo para ocuparse de la defensa y no del manejo de la salud. Sin embargo, el Ejecutivo decidió anular la controversia con las FFAA.

martes, 19 de febrero de 2019

Héroe de Malvinas manda a cagar al corrupto de Aguad

Dura carta de un héroe de Malvinas al ministro de Defensa Oscar Aguad: "Todo parece ser válido a la hora de humillar a las Fuerzas Armadas" 

El coronel José Duarte, quien combatió en Howard, llevó esta mañana una nota al funcionario por la decisión -que causa profundo malestar en las fuerzas- de apartar a los militares de la gestión de su obra social IOSFA

Infobae



 
José Martiniano Duarte (el cuarto de izquierda a derecha) en Malvinas junto a sus compañeros de la Compañía de Comando 601

Llevó la carta personalmente hasta el ministerio de Defensa. La dejó en mesa de entradas y salidas, en el décimo piso del edificio en Azopardo 250. El coronel (R) José Martinianto Duarte, héroe de Malvinas, cuidó cada una de las palabras que eligió para redactar la durísima carta que hoy le envió a Oscar Aguad, titular del área.

La posibilidad de que los militares sean apartados de la conducción del IOSFA, la obra social del personal en actividad y retirado de las Fuerzas Armadas, ha generado un gran malestar dentro de la estructura castrense.

"Me pregunto por qué la conducción del Ministerio de Defensa provoca esto en este momento. Las causas podrían ser de distinto tenor: ¿incompetencia, ignorancia, política? No encuentro una respuesta", escribió el veterano de guerra, quien combatió en puerto Howard.

"Hace décadas que el Ministerio de Defensa ha dejado de ser un área trascendente de las políticas públicas para los diferentes gobiernos. Y pareciera ser todo válido a la hora de humillar a las Fuerzas Armadas", siguió con dureza.

La tensión fue creciendo cuando la semana pasada el interventor del IOSFA, Pedro Barrios -nombrado por Aguad- elevó una nota al ministro en la que sostuvo que la gestión de la obra social "requiere de competencias específicas que en general no tienen relación con la actividad militar o de seguridad". Para finalizar, solicitó a su superior "que adopte las medidas necesarias para dejar de considerar al IOSFA como destino militar".

 
Terrible hijo de puta. El ministro de Defensa Oscar Aguad (AP Photo/Pablo Stefanec)

El IOSFA tiene más de 640 mil afiliados, nació en 2013 con la unificación del IOSE (Ejército), la DIBA (Armada) y la DIOSFA (Fuerza Aérea) y es la tercera en el ranking de las obras sociales del país. El malestar en las Fuerzas se instaló entre los militares quienes manifestaron su preocupación por el ingreso de cuadros políticos a los estratos de conducción de la obra social y consideraron la solicitud de Barrios como "una discriminación".

El general retirado José Figueroa, director vocal del IOSFA, ya había rechazado la decisión de Barrios, y en un escrito había manifestado su enojo por haberse tratado de una resolución "personal e inconsulta" en un tema de la envergadura.

El coronel José Duarte, que ahora se sumó a la polémica generada en el ministerio, es héroe de Malvinas, Licenciado en Estrategia y Organización, comando, paracaidista e instructor de andinismo, paracaidisimo y comandos, y tiene un gran prestigio dentro del Ejército y de las Fuerzas Armadas: "Reúne las condiciones de soldado combatiente de sobresalientes destrezas y valor", definieron sus camaradas frente a Infobae.

Durante el conflicto armado de 1982 fue jefe de la 1ra sección de la Compañía de Comandos 601 y, durante la misma, comandó exitosas operaciones detrás de las líneas enemigas y se enfrentó a las S.A.S. -las fuerzas especiales de más fama en el Ejército Británico y una de las más prestigiosas del mundo-, resultando victorioso.

En su misiva al ministro Aguad, el militar condecorado por su actuación en la guerra, aseguró que ahora que las Fuerzas Armadas "prácticamente han sido borradas de toda consideración y, aparentemente, ya no tienen ningún otro tema para el escarnio, se la toman con nuestra Obra Social, que es lo mismo decir con nuestras familias".

"Es fácil, lo reconozco; los militares no tenemos sindicato, no hacemos paros ni movilizaciones y los políticos que deberían defendernos el salario y la salud, son simple aficionados que desconocen la particular problemática de la cuestión militar", agregó sin ocultar su malestar.

La carta seguramente producirá reacción dentro de la Fuerza por la gran prédica que tiene Duarte entre los militares. Todos remarcaron su historia dentro del Ejército y durante la guerra y rememoraron con orgullo aquel combate en Howard donde murió el jefe de Escuadrón 19 SAS, capitán Gavin John Hamilton y fue capturando el cabo primero Roy Fonseca, el único prisionero inglés capturado en combate terrestre después del 2 de abril.

 
El capitán del SAS, Gavin Hamilton

Sus compañeros recordaron que el entonces teniente primero Duarte le dio sepultura con honores militares al capitán inglés en Puerto Howard, Gran Malvina. "Hamilton fue velado y enterrado con la bandera británica sobre su cuerpo y con un cordón de honor. Esto le valió que los soldados británicos le rindieran honores a Duarte y a su sección una vez terminadas las hostilidades".

En el 2002, a los 20 años de la guerra, el coronel Duarte se reunió en Londres con la viuda de Hamilton, Victoria Carter. Ella quería agradecerle su humanidad y hombría de bien por haber informado que su esposo había caído en combate como un valiente. "Él no es un asesino -dijo la esposa del oficial inglés en presencia de la prensa británica-, él es un soldado que peleaba por su Patria".

La enérgica carta al ministro, entonces, conlleva todo el peso de esta historia dentro de las Fuerzas Armadas. En uno de sus párrafos, sin medias tintas, el militar le escribió a Aguad que "los ministros de Defensa de las últimas décadas y sus asesores, que provienen en el mejor de los casos de la función pública y nada saben de Defensa y, menos aún, de fuerzas armadas" fueron los que hicieron que la obra social "se haya transformado en un instituto muy particular".

 
El encuentro entre Duarte y la viuda del capitán inglés, Victoria Carter

"Tal vez Usted no lo sepa, pero la obra social de las fuerzas armadas posee particularidades que la hacen muy diferente a otras. Las enormes distancias y la dispersión territorial hacen que los costos de la atención sanitaria a sus afiliados sean altísimos ya que nuestro país posee unidades y destacamentos -que incluyen a Gendarmería Nacional- desde Tartagal, hasta Ushuaia, desde Puente del Inca, hasta Buenos Aires, incluso en lugares muy poco accesibles", subrayó.

Señaló, además, que Barrios -"del que desconozco su idoneidad en la materia"- pretendió comparar al IOSFA y su funcionamiento con otras obras sociales "lo que da cuenta del desconocimiento que se tiene sobre lo que son y necesitan las Fuerzas Armadas".

Quien fuera Subdirector de Investigación y Desarrollo del Ejército, jefe de regimiento, instructor de comandos y escritor de varios libros, aseguró que la decisión de apartar a las militares de la gestión del IOSFA "manifiesta una profunda ignorancia sobre la misión, la organización, el despliegue y las actividades de su conjunto, y de los elementos que la componen, así como las dificultades que permanentemente atraviesan".

Esta es la carta completa del coronel Duarte, entregada hoy al ministro Aguad:


Buenos Aires, 18 de febrero de 2019.
Señor Ministro de Defensa
Dr. Oscar Aguad

En relación a la ofensa que hiciera el presidente del directorio del IOSFA a todos los miembros de las instituciones armadas, en la persona del señor general José Luis Figueroa, tengo el agrado de intentar informarle por este medio, algunos conceptos que creo Usted desconoce.

Me pregunto por qué la conducción del Ministerio de Defensa provoca esto en este momento. Las causas podrían ser de distinto tenor: ¿incompetencia, ignorancia, política? No encuentro una respuesta. Hace décadas que el Ministerio de Defensa ha dejado de ser un área trascendente de las políticas públicas para los diferentes gobiernos. Y pareciera ser todo válido a la hora de humillar a las Fuerzas Armadas.

Ahora, que prácticamente han sido borradas de toda consideración y, aparentemente, ya no tienen ningún otro tema para el escarnio, se la toman con nuestra Obra Social, que es lo mismo decir con nuestras familias. Es fácil, lo reconozco; los militares no tenemos sindicato, no hacemos paros ni movilizaciones y los políticos que deberían defendernos el salario y la salud, son simple aficionados que desconocen la particular problemática de la cuestión militar.

Tal vez Usted no lo sepa, pero la obra social de las fuerzas armadas posee particularidades que la hacen muy diferente a otras. Las enormes distancias y la dispersión territorial hacen que los costos de la atención sanitaria a sus afiliados sean altísimos ya que nuestro país posee unidades y destacamentos -que incluyen a Gendarmería Nacional- desde Tartagal, hasta Ushuaia, desde Puente del Inca, hasta Buenos Aires, incluso en lugares muy poco accesibles. Por eso existe dentro de la logística de personal de las Fuerzas, una Sanidad Militar que, de hecho y de práctica, no es de uso exclusivo de los militares en actividad, sino que se entrelaza y converge diariamente con la obra social. El médico militar que atiende a un suboficial en Río Mayo con el bonete de la Sanidad Militar, es el mismo que asiste a su esposa embarazada con el bonete de IOSFA.

Esta realidad -que los ministros de defensa de las últimas décadas y sus asesores que provienen en el mejor de los casos de la función pública, y nada saben de Defensa y, menos aún, de fuerzas armadas-, es la que hace que nuestra obra social se haya transformado en un instituto muy particular.

La primera en concurrir en auxilio de un familiar afectado (IOSFA) y ante una emergencia es la Sanidad Militar. Usted me dirá que la obra social hará el reintegro correspondiente, y yo le replicaré que no y que, lamentablemente, muchas veces no ocurre así. Por ejemplo, si se debe evacuar a un niño de la localidad de Río Mayo hasta el Hospital Militar de Comodoro Rivadavia por una urgencia -yo he vivido esa situación-, lo que ocurrirá es que el comandante de la Brigada Mecanizado IX ordenará a un helicóptero de su dependencia realizar el traslado (600 kilómetros, ida y vuelta), y lo hará sin consultar a la obra social ni esperar la autorización de la misma, porque hay una vida que salvar. Ese es el costo de tener Defensa en un País que es el octavo territorio del mundo. Esto ocurre, señor Ministro, porque el enorme despliegue y el aislamiento de muchas unidades de las Fuerzas, imponen que nuestra obra social y la Sanidad Militar vivan en emergencia permanente. Lo mismo se hace cuando acontece una catástrofe natural: primero concurren con los medios disponibles y, después, dan la novedad. Todo al propio costo y riesgo.

Pareciera que aquello que el doctor Pedro Barrios -del que desconozco su idoneidad en la materia- cree saber tan apropiadamente como para aplicar a los militares, lo ignora en el caso propio.
Pretender comparar al IOSFA y su funcionamiento con otras obras sociales, da cuenta del desconocimiento que se tiene sobre lo que son y necesitan las Fuerzas Armadas. Manifiesta una profunda ignorancia sobre la misión, la organización, el despliegue y las actividades de su conjunto, y de los elementos que la componen, así como las dificultades que permanentemente atraviesan.

Por lo anteriormente expuesto, es que enfatizo en la necesidad que quien ejerza las funciones de presidente del Directorio del IOSFA sea una persona formada no solo en el manejo de la salud o la administración de una obra social, sino que sea idónea en el conocimiento de la complejidad específica de las Fuerzas Armadas.

En caso que no sea posible encontrar a alguien que reúna esas condiciones, y Usted no quiera designar a un militar en ese puesto le solicito, por favor, que escoja a alguien que, por lo menos, quiera sus soldados.

Saludo a Usted con atenta consideración.

José Martiniano Duarte
Coronel VGM (R)
DNI: 8.604.927

domingo, 17 de febrero de 2019

AAM: Matra R.530

Misil aire-aire de corto alcance Matra R.530 (AAM)



 www.MilitaryFactory.com




Imagen del misil aire-aire de corto alcance Matra R.530 (AAM)


El Matra R.530 es un misil de avión francés original destinado al papel de combate aire-aire de corto alcance.




Presentado en 1962, el misil R.530 de Matra de Francia fue desarrollado para el papel de combate de corto alcance. Se debutó con el Dassault Mirage III y el posterior Mirage F1 continuó con el uso del arma. El misil también apareció en los cazas Vought F-8 Crusader basados ​​en portaaviones de la Armada francesa por su tiempo en el aire.



El misil pesaba 192 kilogramos y tenía una longitud de 3,28 metros. El arma fue propulsada por un motor de cohete de combustible sólido de dos etapas capaz de llevar el misil a velocidades de Mach 2.7 hasta un rango de 20 kilómetros. Finalmente, el arma apareció en dos formas de guía: semiactivo Radar Homing (SARH) y InfraRed (IR) Homing.



Desde entonces, el misil ha sido retirado del servicio francés, así como del inventario activo de clientes militares franceses que van desde Argentina y Australia hasta España y Venezuela.



Especificaciones técnicas del misil aire-aire (AAM) de corto alcance Matra R.530


Año de servicio: 1962
Tipo: misil aire-aire de corto alcance (AAM)
Origen Nacional: Francia
Fabricante (s): Matra- Francia


Estructural (Dimensiones y Pesos)

Longitud: 3,28 metros.
Peso: 192 kilogramos.
Guía: Guiado de radar semiactivo (SARH) / Guiado infrarrojo (IR)
Ojiva: No disponible.

Potencia instalada y rendimiento base

Propulsión: propulsor de cohetes de combustible sólido de dos etapas.

Velocidad: 3333 kilómetros.
Alcance: 20 kilómetros.

viernes, 15 de febrero de 2019

¿Masonería y traición a la Patria?

La masonería y la guerra de las Malvinas

La Gazeta



Rosario 12-6-83 (DyN)

Masones Argentinos de ascendencia británica habrían trabajado como virtuales “espías” del gobierno de Londres, antes y durante la guerra del Atlántico Sur, según denunció un informe periodístico conocido hoy aquí.

Muchos de ellos integraron o integran algunas de las 26 logias masónicas inglesas que funcionan en nueve provincias argentinas y que en Buenos Aires tienen sedes reconocidas en el N° 1134 de la calle Perú, de la catedral Anglicana de 25 de Mayo 252, según la publicación.

Un informe elaborado por José Caparelli que apareció en ediciones sucesivas del matutino “Rosario” de esta ciudad, se refiere especialmente a las denuncias formuladas en sus cartas por “uno de los más brillantes autores morales intelectuales” de la masonería argentina, Alcibíades Lappas.(1)

Según el trabajo, Lappas denunció verbalmente – poco antes de morir – ante “hermanos” de la orden masónica que integraba, que después del golpe militar de 1976 “las actividades probritánicas se habrían intensificado notoriamente por parte de algunos de sus miembros”.

Al parecer, Lappas habría avalado esa denuncia con cartas en las que estarían involucrados “varios conspicuos masones, entre ellos los señores Bouilly, Badía, Billinghursy y Carlos Wilson, cuarteto calificado de fina sensibilidad y pulidas aristas sociales”, según el “Rosario”.

Lappas se habría procupado especialmente por acusar a Wilson de haber cometido “virtual traición a la patria” durante la guerra que el año pasado sostuvieron la Argentina y Gran Bretaña por la soberanía en las Islas Malvinas.

Fuente: La Gaceta de Tucumán, 13-06-83

(1) Alcibíades Lappas es autor de "La Masonería Argentina a través de sus hombres" Talleres Gráficos de Impresora Belgano. Bs.As. 1966

miércoles, 13 de febrero de 2019

Avión de transporte: Embraer EMB 110 Bandeirante


Embraer EMB 110 Bandeirante

Wikipedia




El Embraer EMB 110 Bandeirante es un avión bimotor turbohélice fabricado por Embraer que debía ser válido tanto para tareas civiles como militares.

El apodo de Bandeirante hace referencia al nombre que se daba a los colonos portugueses que progresivamente se internaban y asentaban cada vez más al interior en el territorio del actual Brasil durante los siglos XVI y XVII, expandiendo así los límites del Imperio portugués y de su lengua y cultura.





Diseño y funciones

El EMB 110 fue diseñado por el ingeniero aeronáutico francés Max Holste siguiendo las especificaciones del programa IPD-6504 establecido por el Ministerio de la Aeronáutica brasileña en 1965. El objetivo era crear un avión de propósito general, válido tanto para operaciones civiles como militares con un bajo coste operativo y gran rendimiento. Posteriores desarrollos del EMB 110 acabaron resultando en el EMB 120 Brasilia, más largo, con más capacidad y de cabina presurizada.


Producción y servicio


El primer prototipo militar, llamado YC-95, voló en octubre de 1968 y la producción comenzó al año siguiente, encargándose de ella la recién fundada compañía Embraer. El primer modelo de pasajeros voló el 9 de agosto de 1972 y entró en servicio regular el 16 de abril de 1973 con la ya desaparecida aerolínea brasileña Transbrasil.

La producción cesó en 1990, momento en que el EMB 110 fue sustituido por el cada vez más popular EMB 120, avión del que se estima aún quedan 200 unidades en servicio en los 5 continentes.

En los 21 años de historia del modelo, Embraer construyó 494 unidades con numerosas configuraciones para distintas funciones, siendo algunas de ellas:
  • YC-95 o EMB 100 - Prototipo.
  • EMB 110 - Versión militar de transporte.
  • C-95 - Versión militar de transporte para la Fuerza Aérea Brasileña.
  • EMB 110A - Versión para calibrado de sistemas de radio.
  • E-95 - Versión para calibrado de sistemas de radio para la Fuerza Aérea Brasileña.
  • EC-95B - Versión para calibrado de sistemas de radio para la Fuerza Aérea Brasileña.
  • EMB 110B - Versión para mediciones y fotografía aérea.
  • R-95 - Versión para mediciones y fotografía aérea para la Fuerza Aérea Brasileña.
  • EMB 110CN - Versión militar para la Armada Chilena (3 aviones).
  • EMB 110C - El primer modelo comercial, con capacidad para 15 pasajeros.
  • EMB 111A - Versión de vigilancia marítima para la Fuerza Aérea Brasileña, que le dio el nombre P-95. Algunos fueron alquilados a la Armada Argentina tras la Guerra de las Malvinas.
  • EMB 111AN - Seis aviones de vigilancia marítima vendidos a la Armada de Chile.
  • EMB 110E
  • EMB 110E(J) - Versión ejecutiva de 7 plazas.
  • EMB 110K1 - Versión de carga.
  • C-95A - Versión de carga para la Fuerza Aérea Brasileña.
  • EMB 110P - Versión para puente aéreo.
  • EMB 110P1 - Versión mixta carguero/pasajeros de rápida transformación.
  • C-95B - Versión mixta carguero/pasajeros de rápida transformación para la Fuerza Aérea Brasileña.
  • EMB 110P1 SAR - Versión de búsqueda y rescate.
  • EMB 110P/A - Versión de 18 plazas para la exportación.
  • EMB 110P1/A - Versión mixta carguero/pasajeros con escotilla de carga agrandada.
  • EMB 110P1/41 - Versión mixta carguero/pasajeros.
  • EMB 110P1K/110K - Versión militar.
  • C-95C - Versión militar para la Fuerza Aérea Brasileña del EMB 110P2.
  • EMB 110P2
  • EMB 110P2/A - Modificaciones de versión de puente aéreo, 21 plazas.
  • EMB 110P2/41 - Versión presurizada de puente aéreo, 21 plazas.
  • EMB 110S1 - Versión de mediciones geofísicas.
  • SC-95 - Versión de búsqueda y rescate para la Fuerza Aérea Brasileña.
  • XC-95 - Versión de investigación meteorológica para la Fuerza Aérea Brasileña.


Accidentes e incidentes

  • El 27 de febrero de 1975, el vuelo 640 en un Embraer EMB 110 Bandeirante operado por VASP con registro PP-SBE, partió del Aeropuerto Internacional de São Paulo-Guarulhos hacia Bauru, se estrello después de despegar de Congonhas. La tripulación de 2 y 13 pasajeros fallecieron.
  • El 19 de julio de 1994, el Vuelo 901 de Alas Chiricanas operado por Alas Chiricanas de Panamá con registro HP-1202AC usando un Embraer 110P1, la aeronave se estrello luego que una bomba exploto en su interior, matando a 21, entre ellos doce empresarios judíos.​
  • El 3 de julio de 2013, un Embraer 110, operado por Batair Cargo, con registro ZS-NVB, en ruta desde el Aeropuerto Internacional Lanseria en Johannesburgo hacia Lubumbashi en la República Democrática del Congo, se estrello cuando intentaba aterrizar en Francistown, Botsuana. Los pilotos habían planeado aterrizar para reabastecerse de combustible, pero una densa niebla sobre la pista ed aterrizaje ocasiono que se la sobre volaran, se contactaron con la torre de control para explicar lo sucedido y que harían un segundo intento pero nunca lo hicieron, el fuslejae fue encontrado a 10 kilómetros sin sobrevivientes.


Especificaciones técnicas


Características generales

Tripulación: 2
Capacidad: 21 pasajeros
Longitud: 12,7 m (41,8 ft)
Envergadura: 15,4 m (50,6 ft)
Altura: 5,2 m (17 ft)
Superficie alar: 29,1 m² (313,2 ft²)
Peso máximo al despegue: 5 900 kg (13 003,6 lb)
Planta motriz: 2× Turbohélice Pratt & Whitney Canada PT6A-20.
Potencia: 432 kW (579 HP; 587 CV) cada uno.


Rendimiento

Velocidad máxima operativa (Vno): 425 km/h (264 MPH; 229 kt)
Velocidad crucero (Vc): 314 km/h (195 MPH; 170 kt)
Alcance: 1 450 km (783 nmi; 901 mi)



lunes, 11 de febrero de 2019

Las Malvinas salvan la vida política de Thatcher

Salvada por la guerra de Malvinas

La obsesión por recuperar el archipiélago de manos argentinas permitió a la primera ministra superar dos elecciones e imponerse a sus correligionarios


Patricia Tubella | El País




Margaret Thatcher visita a las tropas británicas en las islas Malvinas durante la guerra con Argentina. AP


El irredentismo de Margaret Thatcher a la hora de encarar el conflicto de las Malvinas aparece como una metáfora de su propio carácter, el de una mujer de acero casi imposible de intimidar y el de una política con plena convicción en la defensa primordial de los intereses británicos por encima de cualquier otra consideración. El 2 de abril de 1982, y desde el primer momento en el que fue informada sobre el desembarco de 5.000 soldados argentinos en Puerto Stanley, la capital de las islas, la primera ministra británica decidió recuperarlas por la fuerza para Reino Unido. El sentido práctico de la hija del tendero le indicaba que la diplomacia de las palabras, es decir, la negociación, siempre puede abrir alguna vía, pero que las armas son las que en definitiva permiten ganar la guerra.

Thatcher llevaba entonces tres años en el número 10 de Downing Street y todavía no había afianzado esa posición de la que haría gala en tiempos sucesivos, la de la dirigente conservadora que no admite contestación ni matices a sus decisiones. Sus papeles privados, difundidos públicamente el pasado marzo, revelan las dudas expresadas en el seno de su Gobierno y del grupo parlamentario conservador sobre la capacidad militar británica y las tensiones que suscitó la resolución de la líder de emprender la acción bélica en defensa de un territorio lejano y poblado en su mayoría por ganaderos de ovejas. Convencida de la victoria final, esta fue su invariable respuesta a todas las presiones: “Recuperaremos las Falklands (Malvinas) para sus habitantes, que deben lealtad a la corona y quieren ser británicos”.

Personaje obstinado como pocos, ni siquiera cedió un ápice cuando el presidente Ronald Reagan la decepcionó al confirmar la neutralidad de Estados Unidos ante la crisis, una posición que en cierta medida Thatcher acabó revirtiendo al conseguir un cierto apoyo logístico por parte de su aliado y amigo. Antes del desencadenamiento de las hostilidades, el Gobierno británico analizó un informe del Ministerio de Defensa (con fecha de septiembre de 1981) que analizaba las posibilidades de disuadir a los argentinos de actuar contra las Malvinas y contemplaba diversos escenarios, desde ataques a barcos británicos en la zona u ocupación de islas deshabitadas, hasta una pequeña invasión o la invasión total del territorio. La Dama de Hierro optó desde el primer momento por esta última opción, que, a pesar del resultado final de la contienda, en su momento planteaba grandes dudas.

En el plano interno y a lo largo de los dos meses y doce días de duración de la guerra, la primera ministra acabó recabando el estado de ánimo favorable por parte de un amplio sector de la sociedad británica, con medidas tan populistas como el enrolamiento del príncipe Andrés, tercer hijo de la reina de Inglaterra, en la misión militar británica a bordo del HMS Invincible.

“Alegrémonos, alegrémonos”, proclamó una Thatcher risueña ante su residencia oficial de primera ministra cuando fue inquirida sobre la pronta “reconquista” militar de la isla de South Georgia. Aquella jactancia contó con el apoyo de periódicos tan leídos como el tabloide The Sun, que proclamó a toda portada y a raíz del hundimiento del navío argentino Belgrano: “Gotcha!”, que en una traducción libre significaría “Te tengo” o “te he cazado”.

La victoria en aquella guerra que acabó con el poder de la junta argentina fue doble para Margaret Thatcher: logró imponerse al desafío argentino pero también entre sus propias huestes, que desde entonces ya no osaron plantarle cara. El conflicto de las Malvinas inauguró para la Dama de Hierro un era de victorias electorales (volvió a ganar las elecciones de 1983 y 1987) y el respeto o temor de todos aquellos conservadores que hasta entonces recelaban de su liderazgo.

sábado, 9 de febrero de 2019

Ezequiel Barcia, su amistad con quién derribó a su padre y el surf en Malvinas

La última foto juntos en el mar: su papá murió en Malvinas y él vuelve cada verano a Pinamar para recordarlo


Ezequiel Martel Barcia perdió a su padre el 1º de junio de 1982 en Malvinas. Era el piloto del único Hércules derribado en combate. Se hizo amigo del inglés que mató a padre y fue dos veces a surfear a las islas. Una historia de paz




Por Fernando Soriano |  Infobae
fsoriano@infobae.com


 

¿Habrá pensado Rubén Héctor Martel en el último instante, antes de que la balacera inglesa terminara por estrellarlos a él y a su Hércules sobre el mar de Malvinas, aquel 1º de junio de 1982, en el futuro de Ezequiel sin él? ¿Se habrá preguntado el día que partió a la guerra sin saber si volvería si su hijo de 10 meses recordaría su cara cuando creciera?

Ezequiel Martel Barcia mira el horizonte del mar Atlántico. Exactamente en el mismo lugar donde hace 36 años, en brazos de su padre, con el sol de una mañana de enero encima, él, un bebé de 7 meses, posaba para la última foto juntos.

Ezequiel está agachado, plantado sobre la arena, mira el Atlántico y navega mentalmente hasta el extremo sur. Ahora tiene casi la misma edad que la que tenía su padre en la última foto. Se parecen mucho. La misma sonrisa, el mismo cuerpo y las mismas marcas. Solo que en el cuerpo de Ezequiel se ven sus tatuajes: remiten al escuadrón de su padre, piloto de la Fuerza Aérea, al escuadrón inglés que lo mató, al Sol Inca de la bandera, a los 55 aviadores caídos sobre las islas por ponerle el pecho al delirio de Galtieri y sus secuaces.

"Mi relación con Pinamar es personal. Es bajar a la playa y meterme al agua. Ese momento es especial porque es en el mar, en el mismo espacio donde él se quedó para siempre", explica Ezequiel, con los pies en el agua y los tres duplex blancos con tejas rojas de fondo tal como aparecen en la foto de 1982.

 
Ezequiel, en la misma orilla de la última foto con su padre (Diego Medina)

El cuerpo de Martel Barcia se monta sobre su tabla de surf. Es mediodía de enero de 2019, hace calor. Su mirada apunta al horizonte. Su voz pide permiso a los fantasmas oceánicos. Su memoria viaja a 1982, al día en que la guerra de Malvinas sacrificó a su padre, y vuelve al presente, en un trabajo que es como el ida y vuelta de las olas, ritual de cada verano: evocar la foto, reencontrase con aquel abrazo.

"Todos los veranos me meto en la misma playa, donde me saqué la foto con él. Pido permiso por dentro para entrar para estar cerca suyo. El avión cayó sobre el mar. Ahí descansan los restos de mi viejo", comenta.

Rubén Martel era capitán de la Fuerza Aérea e integraba la tripulación del avión Hércules C-130. El 1º de junio de 1982, trece días antes del final de la guerra, despegó de Comodoro Rivadavia en una misión de exploración y reconocimiento junto al vicecomodoro Hugo Meisner, al capitán Carlos Eduardo Krause, a los suboficiales Julio Jesús Lastra y Manuel Alberto Albelos y a los cabos principales Miguel Ángel Cardone y Carlos Domingo Cantezano.


 
El piloto Rubén Martel, caído el 1º de junio de 1982

Se llamaba "la misión del loco" porque debían reconocer posicionamientos de barcos ingleses en la zona de Malvinas. Volaban con los equipos apagados y a muy baja altura cuando fueron identificados por dos aviones caza Sea Harrier. En uno de ellos volaba el jefe de escuadrón Nigel Ward, quien bajó al Hércules de los argentinos gracias al impacto de un misil y una descarga de municiones que hundió al avión de la Fuerza Aérea en el mar.

En el barrio de Caballito, Ezequiel crecía junto a su mamá y a sus hermanas mayores. Era un bebé ajeno a las atrocidades humanas, obligado por la fuerza a alimentarse y crecer sin la presencia paterna.

"Mi infancia fue complicada como la de cualquier chico que pierde un papá o una mamá. Todos sufrimos igual. Y como todo chico en la adolescencia esa ausencia la sentí mucho. Me hubiese gustado charlar muchas cosas, preguntar, y no lo pude hacer", cuenta Ezequiel, su voz sale en el tono que tienen aquellos que han trabajado y se han esforzado por convivir de la mejor manera con las tragedias de la vida.

 
(Diego Medina)

-Mi viejo representa el orgullo de saber que tu apellido es parte de la historia y lo tenés que honrar de la mejor manera, como a los 649 apellidos que quedaron allá. Ellos, en el caso de los tripulantes del Hércules, se habían entrenado para eso.

-¿Y qué sentís cuando te metés al mar?

-La sensación de cuando entro en Pinamar es que estoy en paz, tranquilo. El surf tiene eso, es un deporte tan natural que te implica el desafío de agarrar una ola, ponerte de pie sobre la tabla y sabés que te vas a caer y te tenés que levantar y volver a buscar la ola. Es como en la vida. Es como mi vida.

El proceso de construcción de identidad que atraviesa Ezequiel incluye la capacidad de comprender al otro, de borrar las nociones marciales del enemigo, de suprimir el odio y el rencor.

Para eso, Martel Barcia hizo mucho. Se contactó con el militar británico que derribó el avión Hércules, generó un vínculo con él, se peleó con algunos compañeros de su padre por eso, y también viajó a Malvinas, a correr aquellas olas, a sentirse cerca del hombre de la foto una vez más, a entender la vida y la historia de los kelpers. A perdonar.

 
Ezequiel en Malvinas, en 2017, con el escudo del escuadrón de su padre a punto de lanzarlo al mar

"Para mí viajar ahí era lo más cercano que podía estar. A mí el cementerio de Darwin no me mueve. El se quedó en el mar", explica.

A Malvinas fue dos veces. En 2015 y en 2017. La segunda es para Ezequiel la experiencia más emotiva y fuerte. "Antes de viajar estaba con miedo porque sabía que me iba solo. Enfrenté la situación con las ganas de decir llegué lo más lejos que podía llegar. Hice surf en la isla Borbón, apenas a 70 kilómetros de donde bajaron el Hércules. Fui el primer argentino en correr una ola en esa isla, es el punto más lejano", cuenta Ezequiel, y agrega: "Y es el más cercano a donde cayó mi viejo".

-¿Y los isleños?

-De mi parte me sentí muy a gusto con los kelpers. Si me decís con qué me vine del viaje, te voy a decir que me trataron muy bien. Yo fui a buscar que me trataran bien. Me puse a disposición de ellos. Yo quería que me acompañaran. Fui con esa postura. Y ellos sabían y me sorprendieron todos los gestos que tuvieron conmigo.

Los habitantes de las islas lo recibieron con respeto y afecto. Lo llevaron en sus camionetas hasta las playas para que él pudiera surfear, lo acercaron a un sitio secreto donde aparecieron restos del avión, le sacaron fotos mientras surfeaban.

-¿Qué conclusiones sacás del viaje y del encuentro con los kelpers?

-Que estos tipos tienen guerra desde hace siglos. Y Malvinas fue una más. Y que se las vieron fea, pero si me preguntás a quién le tengo bronca, no es a los ingleses, yo le tengo bronca a Galtieri, que se quedó mirando la guerra por la tele, que dijo "si quieren venir que vengan" y los tipos vinieron.

 
Ezequiel en la isla Borbón, en Malvinas, es el único argentino que surfeó allí

El sabe que su postura causa polémica, sobre todo en la Fuerza Aérea o entre los ex combatientes o en la "familia militar". "Tuve que aprender, crecer y analizar. No tengo derecho a tratarlos mal. Lo que pasó en el 82 quedó en el 82. De algo triste saquemos algo bueno, hay que tratar de sacar algo bueno", reclama, y cuenta: "Mis mejores amigos son hijos de caídos. ¿Sabés qué nos duele? La ausencia física, no poder abrazarlos, charlar. Pero por otro lado sé que ellos están y son parte de la historia y no se cagaron, fueron y dejaron lo más preciado que tenían a cambio de nada, por la bandera, cumplieron con el juramento, defender la bandera con la vida".

Ezequiel se llevó un escudo del Escuadrón Hércules, al que pertenecía su papá, para lanzarlo al mar en 2015. "Pero pasó algo muy loco", cuenta.

Martel Barcia unió la insignia a una piedra y la arrojó, pero apenas se despegó de su mano el escudo cayó solo a su lado, sobre la playa. Ezequiel pensó que no se quería despegar de él y se lo guardó. "Como diciendo acá no fue. Lo agarré y vi que era una señal y me lo llevé", aclara.

Dos años después lo encintó a una piedra de la isla Borbón. Antes de entrar a surfear tiró el escudo al mar. Gritó: "¡Sesenta y tres!", por el nombre de la matrícula del avión. El escudo cayó en las aguas heladas del mar del sur y se hundió adherido a la piedra.

Ezequiel sintió que tenía el permiso para surfear y entró. Pasó algo para lo que hoy no tiene otra explicación que la mágica.

"Yo sentía que estaba en la playa de Pinamar, pero sabía a la vez que estaba lejos de casa. Empecé a sentir la cercanía de mi viejo. Estaba esperando el oleaje y de repente se ponen a sobrevolar en círculos encima mío siete albatros", describe. Hace silencio y termina la frase: "En el avión de mi papá murieron siete". El kelper que lo alojaba le sacó una foto sin saber la coincidencia. "Es creer o reventar", dice Ezequiel.

 
Los siete albatros encima de Martel Barcia en Malvinas

Hace unos años Martel Barcia encontró a Ward en Facebook y se pusieron en contacto. "La guerra es un absurdo. Yo me hablo con el inglés que bajó a mi papá, con el hijo, con algunos tripulantes del barco que detectó al avión de mi papá. Me hablo con los verdugos de mi papá. Nigel tiene dos hijos, el más grande se suicidó hace poco, y yo lo acompañé en ese momento a la distancia, nos escribimos, no tengo odio, al contrario", explica.

No piensan igual algunos ex combatientes de la Fuerza Aérea. A Ezequiel lo entristece esa postura. "Tuve enfrentamientos con otros pilotos porque ellos se enojaron cuando se enteraron que estoy en contacto con Nigel. Yo perdí a mi papá, nosotros perdimos a nuestros viejos. Y la guerra terminó, lo tienen que entender", dice.

Ezequiel mira las profundidades del mar pinamarense. Ya no se esfuerza por recordar momentos de su viejo. Su cara la tiene grabada, su espíritu lo lleva en la piel. Dice: "La foto la sacamos acá".

 
(Diego Medina)

La pensadora Susan Sontag escribió alguna vez que "la mayor vocación de la fotografía es explicar el hombre al hombre".

Ese es el viaje surfer de Ezequiel, quien habla antes de buscar de nuevo las olas: "Tuve un superior que me dijo que tendría que ir a matar a Nigel, que él podía armar un comando para ir a asesinarlo. Le respondí: 'Respeto su jerarquía pero en estos 37 años que vengo construyendo y elaborando, si hago semejante pelotudez todo lo que construí lo tiro a la basura y me convertiría en un asesino, con odio y venganza'".

-De alguna manera sos un hijo de la guerra, ¿cuál creés que es tu misión?

-Yo estoy para unir, para buscarle la vuelta, para otra cosa. Estoy para buscar la forma de sanar. Y cuesta, duele, pero hay que buscársela. Si no te quedás hundido en que somos todos una mierda. Por eso vengo a surfear, a recordarlo. El agua sana. De algo triste saquemos algo bueno, hay que tratar de sacar algo bueno.