La defensa de Puerto Argentino

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

2 de Abril

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Infantería de Marina ARA

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Ejército Argentino

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Royal Navy

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

martes, 30 de enero de 2018

Aplicación muestra datos de la BAM Mount Pleasant

Insólito: una app de fitness revela ubicación de bases británicas en Malvinas

Una aplicación que recopila información sobre rutinas de ejercicios reveló información confidencial sobre bases militares y puestos de espionaje alrededor del mundo.
Perfil



La base Mount Pleasant en las islas Malvinas. Foto: Strava Mapa de Calor 

La aplicación es utilizada en todo el mundo y sirve para grabar rutinas de ejercicios y compartirlas con otros. Se llama Strava. Lo insólito es que, mediante el acceso a dicha app, se pueden ver algunas de las bases militares secretas, y entre ellas las de las Islas Malvinas.

El mapa, publicado en noviembre de 2017, muestra todas las actividades que se han subido a Strava, más de 3 mil millones de puntos de datos GPS individuales, según la compañía. La aplicación se puede usar en varios dispositivos, incluidos los teléfonos inteligentes y los rastreadores de fitness, para ver rutas de carreras populares en las principales ciudades, o detectar individuos en áreas más remotas que tienen patrones de ejercicio inusuales. Sin embargo, los analistas militares detectaron que estaban revelando información confidencial.

El analista norteamericano Nathan Ruser, observó por primera vez el error. El mapa de calor "se ve muy bonito", escribió, pero "las bases estadounidenses son claramente identificables y mapeables", consignó el portal The Guardian.

En lugares como Afganistán, Djibouti y Siria, donde los usuarios de Strava parecen ser casi exclusivamente personal militar extranjero, las bases son fácilmente identificables. En la provincia de Helmand, Afganistán, por ejemplo, se pueden ver claramente las ubicaciones de las bases operativas avanzadas, que brillan de blanco contra el mapa negro.

Del mismo modo se pueden rastrear bases a lo largo de todo el mundo y las Islas Malvinas no son la excepción. La base Mount Pleasant ubicada en el territorio isleño se destaca por su fuerte brillo en el mapa de calor, que refleja los regímenes de ejercicio de los mil empleados británicos allí, al igual que el lago Macphee y el estanque Gull Island, lugares aparentemente populares para nadar.

Fuera de las zonas de conflicto directo, aún se puede obtener información potencialmente confidencial. Por ejemplo, un mapa de Homey Airport, Nevada, la base de la Fuerza Aérea de los EE. UU. Comúnmente conocida como Área 51, registra a un ciclista solitario que viaja desde la base a lo largo del borde oeste del lago Groom, marcado en el mapa de calor por una delgada línea roja.

Cuando Strava publicó el mapa de calor, una versión actualizada de uno que había publicado previamente en 2015, anunció que "esta actualización incluye seis veces más datos que antes, en total mil millones de actividades de todos los datos de Strava hasta septiembre de 2017. Nuestro mapa de calor global es el conjunto de datos más grande, más rico y más hermoso de su tipo. Es una visualización directa de la red global de atletas de Strava".

domingo, 28 de enero de 2018

Georgias del Sur: La defensa de los Royal Marines de Grytviken

Francotirador de los Royal Marine vs. Buque de guerra: Francotirador gana

por Martin K.A. Morgan - American Rifleman




En 1982, Argentina y el Reino Unido lucharon entre sí en el Atlántico Sur en una guerra que empujó brevemente el destino político de las Islas Malvinas al centro de atención internacional. Este conflicto de 74 días de duración es mejor recordado por su dramática campaña aérea, marítima y terrestre, para Harriers, misiles Exocet, naves de guerra hundidas y el último asalto terrestre a la ciudad portuaria de Stanley. Lo que en gran parte se ha olvidado es que un segundo teatro de operaciones fue una parte importante de la Guerra de las Malvinas. Este teatro se encontraba a 900 millas al este de Stanley en la isla de Georgia del Sur, y fue el escenario de una batalla que enfrentó a 22 Marines Reales contra un destacamento naval argentino. Esta batalla se libró en la antigua estación ballenera de Grytviken, y se destaca como un episodio único en la historia militar, en el que un francotirador se enfrentó a un buque de guerra.


Mapa que muestra la ubicación de Georgia del Sur en relación con las Islas Malvinas.

Después de su descubrimiento por el comerciante británico Anthony de la Roché en 1675, Inglaterra finalmente declaró a Georgia del Sur como un puesto avanzado de su vasto imperio oceánico en 1775. Durante las dos primeras décadas del siglo XX, se establecieron seis estaciones balleneras en la costa norte de Georgia del Sur. calas y bahías que proporcionan protección contra el clima antártico implacable que recorre la costa sur. La isla pronto se convirtió en el centro de caza de ballenas más grande del mundo y su población humana se expandió dramáticamente. Pero Argentina considera que Georgia del Sur es parte de su territorio de ultramar, negándose a reconocer la soberanía de Gran Bretaña sobre la isla. En 1927 Buenos Aires comenzó a reclamarla oficialmente con el nombre de Isla San Pedro y las Islas Malvinas bajo el nombre de Islas Malvinas, pero no surgió ningún enfrentamiento directo sobre el asunto durante más de tres décadas. El tema de la propiedad comenzó a ser cada vez más controversial después de que la actividad ballenera en Georgia del Sur terminara de una vez por todas en 1982. En 1982, las seis estaciones balleneras de Georgia del Sur se desmoronaban como pueblos fantasmas que recordaban la era moderna de una época en la que uno de los productos más valorados en el mundo.


Mapa de Georgia del Sur que muestra las ubicaciones de los antiguos pueblos balleneros de Leith y Grytviken.

Fue en este clima de metal oxidado y reclamos territoriales competitivos que un partido de salvamento argentino aterrizó en Georgia del Sur el 19 de marzo de 1982, en la antigua estación ballenera de Leith. Los trabajadores de la chatarra fueron llevados a Georgia del Sur a bordo del barco Bahía Buen Suceso, un transporte naval argentino fletado por un empresario llamado Constantino Davidoff. Aunque Davidoff había obtenido permiso para desechar los edificios y el equipo en Leith, ese permiso requería que la expedición se registrara con las autoridades británicas en el puerto de entrada oficial en Georgia del Sur: la aldea de Grytviken.


Mapa de Georgia del Sur que muestra las ubicaciones de los antiguos pueblos balleneros de Leith y Grytviken.

Allí, el British Antarctic Survey mantuvo una base de operaciones modesta en King Edward Point, cerca de las ruinas de otra de las estaciones balleneras abandonadas de la isla. Esta instalación estaba bajo la dirección de un comandante de base, que también funcionaba como el magistrado de la isla, y por lo tanto, fue designado por la corona para emitir permisos de aterrizaje a los buques que visitaban. Pero cuando Bahía Buen Suceso llegó a Georgia del Sur el 19 de marzo, se dirigió directamente a Leith sin detenerse en Grytviken para registrarse. Una vez allí, un detalle de trabajo desembarcó y comenzó a desmantelar la estación ballenera, pero no estaban solos. El destacamento del barco de 50 marines argentinos uniformados también desembarcó, izó una bandera argentina y comenzó una pequeña práctica de tiro con sus rifles. Incluso dispararon a uno de los renos de la isla, lo vistieron y comenzaron a asar carnes a la parrilla.

El ruido de los disparos atrajo rápidamente la atención de un pequeño grupo de investigadores de la estación British Antarctic Survey que, justamente, estaba trasladando suministros a Leith ese mismo día en preparación para el próximo invierno. Informaron rápidamente los aterrizajes argentinos en Leith Harbor al gobernador de Stanley en las Malvinas, que luego transmitieron el informe a Londres. Dentro de las 16 horas, el Magistrado de Grytviken había recibido un mensaje para presentar al comandante argentino:

"Ha desembarcado ilegalmente en Leith sin obtener la autorización adecuada. Usted y su grupo deben regresar a bordo del Bahia Buen Suceso de inmediato e informar al Comandante de la Base en Grytviken para recibir más instrucciones. Debe eliminar la bandera argentina de Leith. No se permite que personal militar desembarque en Georgia del Sur. No se deben llevar armas de fuego a tierra ".


El antiguo pueblo ballenero de Grytviken, Georgia del Sur, tal como apareció en 2008.

Aunque el capitán de Bahía Buen Suceso finalmente derribó la bandera argentina, no se dirigió a Grytviken como se le ordenó, y los intrusos mantuvieron su trabajo de salvamento en Leith. Cuando el incumplimiento del buque se informó a Londres, el gobierno británico presentó inmediatamente una protesta oficial ante el gobierno de Buenos Aires. Para la junta militar argentina encabezada por el general Leopoldo Galtieri, la propiedad de Georgia del Sur era igual en peso a la propiedad de las Islas Malvinas, por lo que las dos reclamaciones pronto se fusionaron en una causa célébre imparable. En ese momento, la realidad interna de Argentina estaba profundamente perturbada, y la disputa territorial con Inglaterra ofrecía una oportunidad para distraer a la gente de su desesperación política y económica. Galtieri y la junta no se perdieron el ritmo e inmediatamente comenzaron a provocar cierto irredentismo pasado de moda.

El tono cada vez más estridente de la retórica argentina fue motivo suficiente de preocupación, ya que Londres tomó la precaución de enviar un barco a Georgia del Sur, el rompehielos HMS Endurance. El único buque de la Royal Navy en el Atlántico Sur en ese momento, el HMS Endurance, salió de las Malvinas el 21 de marzo con un destacamento de 22 Royal Marines a bordo. Estaban bajo el mando del teniente Keith Paul Mills, un oficial subalterno de 22 años con cuatro años de servicio y un período de servicio en Irlanda del Norte.


Estos son los Royal Marines que pelearon la batalla de Grytviken el sábado 3 de abril de 1982, y se posan en el muelle de la estación British Antarctic Survey en King Edward Point. El teniente Keith P. Mills está de pie, segundo desde la izquierda y el sargento de comando mayor Peter J. Leach está de pie, cuarto desde la derecha.

Cuando el barco llegó a Georgia del Sur el 25 de marzo, descubrieron que Bahía Buen Suceso ya no estaba allí; había partido el 21 de marzo. Sin embargo, en su lugar estaba el buque de exploración antártica de la Armada argentina Bahía Paraíso. Los Royal Marines colocaron a Leith Harbour bajo vigilancia encubierta el tiempo suficiente para confirmar que los miembros militares uniformados permanecían en tierra allí. Con eso, Endurance se dirigió a Grytviken y aterrizó al teniente Mills y sus hombres en la estación British Antarctic Survey. Cuando Endurance zarpó, los Royal Marines se trasladaron al dormitorio de la estación, Shackleton House, y de inmediato comenzaron a preparar posiciones de combate en la mata de hierba en una estrecha meseta que domina al rey Edward Point. También colocaron minas terrestres en la playa.

En los días que siguieron, mientras la confrontación se extendía sobre el Atlántico Sur, el entusiasmo del público argentino por algún tipo de movimiento agresivo alcanzó su punto más alto. El general Galtieri aprovechó la oportunidad ofrecida por esta ola de apoyo popular y puso en marcha un plan para apoderarse de las Islas Malvinas y Georgia del Sur. Este plan entró en acción unos días más tarde durante las horas previas al amanecer del viernes 2 de abril de 1982, cuando un destacamento naval argentino realizó desembarcos anfibios que rápidamente capturaron la ciudad portuaria de Stanley. Esto marcó el comienzo de una ocupación argentina del archipiélago de las Malvinas que continuaría durante las próximas 10 semanas. Pero el plan de la junta también exigía un ataque simultáneo contra Georgia del Sur. En apoyo de esto, la corbeta tipo A69 de fabricación francesa Guerrico fue enviada con un pelotón de marines argentinos embarcados a bordo. A su llegada a Leith, Guerrico transferiría el pelotón de los marines a Bahía Paraíso para que pudieran ser transportados por los helicópteros de ese barco a Grytviken, donde luego capturarían la estación británica Antarctic Survey al mismo tiempo que el ataque a Stanley en las Malvinas. Pero una violenta tormenta frenó el paso de Guerrico y el barco no llegó a Georgia del Sur a tiempo, llegando en cambio en la tarde del 2 de abril después de que las Malvinas ya habían sido capturadas. Sin embargo, el ataque fue reprogramado para el día siguiente, sábado, 3 de abril de 1982.


La corbeta Guerrico de la Armada Argentina: la nave que jugaría un papel central en la Batalla de Grytviken el sábado 3 de abril de 1982.

A las 9:00 a.m. el clima finalmente se había aclarado lo suficiente como para que los 40 infantes de marina a bordo de Guerrico se trasladaran a Bahía Paraíso. Poco después de esto, el helicóptero más pequeño del barco, un Aérospatiale Alouette III, despegó para el King Edward Point llevando al teniente Guillermo Jorge Luna y seis de sus marines. El teniente Mills y su Royal Marines eran plenamente conscientes de que las Malvinas habían caído el día anterior y, en consecuencia, esperaban problemas de las fuerzas argentinas que aún ocupaban Lieth. Por precaución, ocuparon las posiciones alrededor de Shackleton House que habían sido preparadas durante la semana anterior. Luego, a las 11:40 a.m., el Alouette se detuvo sobre el muelle en la estación British Antarctic Survey. Mientras giraba para aterrizar, el marine Robert Ashton, de 23 años, gritó que tenía el helicóptero en la mira. Estaba listo para abrir fuego con su ametralladora liviana L4A4 BREN de 7,62 mm, pero Marine John Stonestreet gritó: "¡No disparen!" Ashton supuso que la orden había venido del teniente Mills, por lo que mantuvo el fuego mientras el teniente Luna y sus hombres aterrizaron desde el helicóptero y rápidamente se dispersaron entre los edificios en el punto. Unos minutos más tarde, uno de los marines argentinos disparó, comenzando el combate.


Aérospatiale Alouette III volando sobre Grytviken

Cuando los Royal Marines respondieron al fuego, el teniente Luna se comunicó por radio con Bahía Paraíso, informando que estaba en contacto con la oposición y solicitando el apoyo del equipo de mortero que estaba esperando. Apenas habían pasado cinco minutos desde que la primera ola aterrizó cuando el equipo de morteros despegó a bordo del Alouette, y una fuerza de 15 marines despegó con un helicóptero Aérospatiale SA-330 Puma más grande para reforzar al equipo de Luna. El teniente Alejandro Villagra condujo al Puma hacia la estación de la Antártida Británica, pero debido a que el avión estaba equipado con patines, necesitaría un pedazo plano de tierra para aterrizar, por lo que no podría posarse cerca del muelle donde el Alouette había aterrizado al teniente Luna y sus hombres ocho minutos antes. En cambio, Villagra trajo el gran avión sobre la playa minada en un acercamiento para instalarse en el helipuerto de la estación. El Puma entró rápido y estaba frenando con la nariz levantada cuando Robert Ashton gritó: "¿Qué mierda quieres que hagamos ahora?" A las 11:48 a.m., cuando el helicóptero todavía estaba a unos 20 pies del suelo, el teniente Mills gritó "¡FUEGO!" De repente, el sonido de una docena de rifles L1A1 de carga automática, un par L7A2 GPMGs, y un par de BREN las armas resonaron en King Edward Cove. Uno de los Royal Marines incluso disparó un cohete de 66 mm contra el helicóptero desde un arma antitanque ligera M72 fabricada en los Estados Unidos, pero falló. Robert Ashton no tenía ninguna posibilidad de disparar contra el piloto o el copiloto, por lo que dirigió su fuego hacia el motor de babor y el rotor. En cuestión de segundos, aproximadamente 500 balas de 7.62 mm golpearon al Puma, dañándolo fuertemente. Con el fluido hidráulico rociando todo el avión, el teniente Villagra reaccionó rápidamente y se dirigió hacia el sur a través de la ensenada hacia la meseta justo al otro lado del cementerio de la estación ballenera. A pesar de que su sistema hidráulico estaba empezando a fallar, logró llegar al otro lado y poner al Puma de manera segura. Seis de los infantes de marina a bordo resultaron heridos por los disparos, dos tan graves que más tarde murieron.


La corbeta argentina Guerrico se ve aquí cuando ingresa a Stromness Bay, Georgia del Sur, en la mañana del sábado 3 de abril de 1982. Dentro de unas pocas horas, el barco estará en combate con los Royal Marines en King Edward Point.

Con el Puma abajo, era obvio para el Teniente Luna que el Rey Edward Point era en realidad un LZ "caliente" y que se necesitaría fuego de apoyo para presionar a casa el asalto. Por consiguiente, colocó una llamada de radio solicitando que Guerrico se moviera para unirse a la batalla. El comandante del buque, el capitán Carlos Luís Alfonso, respondió rápidamente, guiando a Guerrico a la cala y preparándose para enfrentarse a los Royal Marines, pero tuvo que operar a baja velocidad debido a la presencia de gruesas parcelas de algas cerca del punto. Sin embargo, el Capitán Alfonso se colocó en posición y su tripulación preparó sus armas: cañones de 20 mm montados en los lados de babor y estribor del barco, una montura doble de 40 mm justo detrás del puente, y el armamento primario de la nave, una torreta montada 100 mm pistola en la cubierta delantera. A las 11:55 a.m., el cañón de 20 mm de estribor abrió fuego contra el King Edward Point, pero solo se disparó dos veces antes de funcionar mal. Un minuto después, la montura gemela de 40 mm abrió fuego, pero no se manejó mucho mejor: el cañón izquierdo falló después de solo cuatro disparos, y el extractor del cañón derecho falló después de solo cinco. Luego, a las 11:59 a.m., cuando el barco estaba a aproximadamente 550 metros del punto, los Royal Marines abrieron fuego. El fuego de la ametralladora comenzó a golpear a Guerrico, produciendo un sonido "ping" que podía escucharse fácilmente en tierra. Las balas destrozaron la ventana de estribor del puente y penetraron en la cabina de la radio del barco. Cuando los artilleros de los 40 mm gemelos intentaron despejar sus obstáculos, Marine Steve Parsons tuvo una clara oportunidad con su arma L4A4 BREN. Dirigió la masa central contra uno de los tripulantes y disparó una ráfaga de apertura, pero se quedó corto. Al ver el chapoteo de las rondas, Parsons elevó su punto de mira, y disparó de nuevo con ráfagas cortas y controladas. Las balas de su BREN golpearon al monte, hiriendo a dos y matando al suboficial Patricio Guanca.


La cubierta de popa de la corbeta argentina Guerrico muestra el montaje gemelo de 40 mm del barco y los lanzadores de misiles antibuque Exocet.

Al mismo tiempo, el cañón principal de 100 mm disparó una vez, pero luego experimentó una falla en su mecanismo de carga como resultado de los depósitos de sal acumulados que no habían tenido tiempo de limpiar después de la travesía aproximada del barco a Georgia del Sur. Mientras que la tripulación del arma luchó para que el mecanismo de carga funcionara nuevamente, uno de los Royal Marines disparó otro cohete LAW que se inclinó hacia el barco a 475 pies por segundo. Cuando golpeó, el cohete explotó e inutilizó el mecanismo de elevación de la torreta. Luego, el marine real Dave S. Combes disparó un arma antitanque del escuadrón: el rifle sin retroceso L14A1 de 84 mm Carl Gustav. El proyectil se dirigió hacia su objetivo a 800 pies por segundo, saltó una vez en la superficie del agua, rebotó en el casco del barco y explotó con un ruido sordo.


Mapa que muestra la estación British Antarctic Survey en King Edward Point y las posiciones de combate que los Royal Marines ocuparon durante la batalla del 3 de abril de 1982.

Cuando Guerrico pasó detrás de los edificios de la estación británica Antarctic Survey, el barco ya no estaba en el campo de fuego de los Royal Marines. Con eso, el teniente Mills y sus hombres soltaron un grito y un grito de alegría por lo que acababan de hacer. En cuestión de segundos, habían disparado más de 1.000 proyectiles que infligían bajas, y dañaron seriamente una nave de guerra que alguna vez fue intimidante. Pero su celebración fue prematura. Las balas que pasaban a través de la hierba maleza les recordaron que aún había infantes de marina argentinos en la estación que eran perfectamente capaces de dirigir disparos precisos contra Shackleton House. Todavía le preocupaba la pequeña cuestión del buque de guerra herido. Los bajíos a ambos lados del estrecho canal que Guerrico usó para acercarse al Rey Edward Point impidieron que la nave maniobrara, y esto significó que el Capitán Alfonso se comprometió irreversiblemente a entrar en la ensenada. No pudo dar la vuelta al barco hasta avanzar hacia la amplia cuenca de giro en el paseo marítimo de Grytviken, por lo que siguió adelante con un enorme agujero en el costado de estribor debido al golpe de Carl Gustav. Allí, el barco se detuvo por completo cuando las partes de control de daños se pusieron a trabajar y los médicos comenzaron a tratar a los heridos. Desde una distancia de aproximadamente 750 metros, los Royal Marines observaron al inmóvil Guerrico y se preguntaron si intentaría escapar. Las cosas no habían ido bien para el Capitán Alfonso en el primer asalto, pero era un oficial naval lo suficientemente astuto como para saber que estaba atrapado, y que pasar de nuevo al Rey Edward Point era su única salida. Graduado de la clase de la Academia Naval Argentina de 1958, había servido anteriormente a bordo del crucero Belgrano, el dragaminas Chaco y los destructores Buenos Aires y Rosales, por lo que no era inexperto ni imprudente. Su decisión fue un cálculo medido. Creyendo que era el mejor curso de acción, el Capitán Alfonso despejó el puente y dio la orden de correr el guante una vez más.


Sargento mayor de comando Peter J. Leach: el francotirador que tomó un buque de guerra.

Los hombres en el punto observaron a Guerrico con cautela y, cuando una columna de humo finalmente salió de su embudo después de unos pocos minutos, se dieron cuenta de que la segunda ronda estaba por comenzar. El sonido de los brazos siendo recargados resonó en la hierba cuando el barco se hundió, pero mientras casi todos los Marines Reales se preparaban, el sargento mayor de 37 años, el comandante Peter J. Leach, dejó su posición y se encontró con Shackleton House.


King Edward Point y los edificios de la estación British Antarctic Survey en Georgia del Sur. El Sargento Mayor de Comando Peter J. Leach usó Shackleton House, el edificio de dos pisos en el extremo derecho, como su posición de disparo durante la batalla del 3 de abril de 1982. La Diligencia Auxiliar de la Flota Real está a la izquierda y la estación ballenera abandonada de Grytviken se puede ver a lo lejos en el centro de la fotografía.

Una vez dentro, subió las escaleras hasta el segundo piso y corrió por el pasillo hasta el final del edificio frente a Grytviken. Luego, usando la culata de su rifle, Leach rompió el cristal de una ventana de la esquina y arrastró una mesa al centro de la habitación. En 1982, había estado en servicio durante 19 años y era un veterano de las giras de combate en Borneo, Irlanda del Norte y Chipre. En épocas anteriores de su carrera, se había desempeñado como observador aéreo, instructor de fotografía aérea y operador de un pequeño barco. Pero, lo más importante, Leach era un francotirador calificado. De hecho, según los informes, era capaz de hacer un agujero en el centro de la frente de un hombre a 1.000 metros. Leach fue armado ese día con el arma adecuada para ese trabajo: el rifle L42A1. Una conversión de Lee-Enfield No. 4, Mk. 1 (T), el L42A1 tenía cámaras para el cartucho OTAN de 7.62x51 mm y montaba el telescopio 3.5X Nº 32.

El Sargento Mayor de Comando Peter J. Leach usó un rifle de francotirador L42A1 en 7.62x51mm contra la corbeta Guerrico de la Armada Argentina durante la batalla del 3 de abril de 1982.

Acostado sobre la mesa en el segundo piso, el sargento mayor colocó el poste de su retícula sobre el puente de la nave que se acercaba. Para entonces, Guerrico estaba una vez más frente al canal y se estaba acercando al King Edward Point. Un momento después, mientras los otros Royal Marines comenzaban a golpear la nave por segunda vez, Sgt. El mayor Leach comenzó a disparar con cuidado a la nave. Dirigió sus rondas de apertura a las cinco ventanas del frente del puente. En este punto, solo el Capitán Alfonso, el timonel y el intendente estaban manejando esa estación cuando el vidrio comenzó a romperse. Los tres hombres se vieron obligados a agacharse detrás de las estructuras del barco para evitar ser golpeados por la rápida sucesión de disparos precisos procedentes del rifle de francotirador de Leach.


Mapa que muestra el recorrido seguido por la corbeta de la Armada Argentina Guerrico durante la batalla de Grytviken, Georgia del Sur el 3 de abril de 1982.

Hubo una pausa en los disparos de la Royal Marine cuando Guerrico se movió detrás de la cubierta de los edificios de la estación British Antarctic Survey, pero no duró mucho. El sargento mayor Leach, que ya no tenía un disparo, aprovechó esa oportunidad para moverse a otra posición. Abrió otra ventana y luego volvió a disparar, esta vez a las tres ventanas en el lado del babor del puente de la nave. El sonido del cristal al romperse se escuchó una vez más cuando Leach arrojó más francotiradores bien dirigidos contra el intendente, el timonel y el Capitán Alfonso. Luego Guerrico salió de detrás de los edificios de la estación de British Antarctic Survey y el resto de los Royal Marines se abrió de nuevo. Ellos arrastraron la nave de proa a popa con otra descarga de armas automáticas, y Dave Combes lanzó una segunda ronda de 84 mm del Carl Gustav. Esa ronda se estrelló contra el lanzador de misiles antibuque Exocet de Guerrico, lo que lo dejó fuera de servicio. Durante los últimos momentos, cuando el barco se retiró del campo de armas pequeñas, el sargento. El mayor Leach se trasladó a una tercera ventana en el segundo piso de Shackleton House, y lanzó algunos disparos de despedida a Guerrico mientras pasaba junto al rey Edward Point. La nave había sobrevivido corriendo el guantelete, pero para entonces estaba listando a estribor, y parecía un colador. Cuando Guerrico se acercó a King Edward Cove, era un buque de guerra bien armado y peligroso. Ni siquiera 15 minutos después, el barco era poco más que un naufragio flotante que necesitaba urgentemente reparaciones.



Esta fotografía muestra al Rey Edward Point y los edificios de la estación British Antarctic Survey tal como aparecieron en noviembre de 2008. Shackleton House una vez estuvo en la estrecha meseta directamente más allá de los tejados rojos a la derecha.

Aunque el teniente Mills y su Royal Marines habían logrado expulsar a un poderoso buque de guerra con solo armas ligeras de infantería, su situación era tenue. Durante el enfrentamiento con Guerrico, el Alouette continuó transportando marines argentinos adicionales a la zona cercana al cementerio, a 1.100 metros de ancho a través de la ensenada. Podrían oírse gritando esporádicamente, e incluso estaban empezando a disparar ametralladoras hacia Shackleton House. Además de eso, la fuerza de Infantes de Marina del Teniente Luna aún se mantenía entre los edificios de la Estación de Topografía Antártica. De hecho, fue uno de los hombres de Luna quien hirió a Royal Marine Nigel Peters en los momentos finales del tiroteo con la nave. Peters había tomado dos rondas por la parte superior del brazo y estaba en estado crítico. Pasaron los minutos mientras el equipo de Guerrico trabajaba para reparar la detención en el sistema de alimentación automática de la pistola de 100 mm. Resolvieron ese problema lo suficientemente rápido, pero la torreta permaneció atascada en una posición como resultado del lanzamiento del cohete M72 LAW. El Capitán Alfonso estaba decidido a hacer que la nave volviera a la lucha y lo hizo utilizando sus motores para apuntar la torreta inamovible. A las 12:25 p.m., el cañón de 100 mm comenzó a disparar contra King Edward Point. Cuando las municiones comenzaron a caer, sargento. El mayor Leach salió de Shackleton House gritando por cubrir el fuego, y corrió hacia el teniente Mills para discutir el siguiente movimiento. Sabiendo que no podrían aguantar mucho más tiempo contra la oposición argentina, y que solo la intervención médica de emergencia podría salvar a Peters, el teniente Mills tomó la decisión de rendirse. Con eso, la Batalla de Grytviken llegó a su fin. Mills y sus hombres fueron transportados a Río Grande, Argentina a bordo de Bahía Paraíso y luego finalmente volaron a Montevideo, Uruguay, para su repatriación. Regresaron a Gran Bretaña el 20 de abril e informaron que habían sido bien tratados por sus captores argentinos. Georgia del Sur fue recapturada por las fuerzas del Reino Unido el 25 de abril durante la Operación Paraquet, y la guerra fue más de 50 días después de eso.


Los restos del helicóptero Aérospatiale SA-330 Puma que piloteó el teniente Alejandro Villagra durante la Batalla de Grytviken aún descansa donde aterrizó de manera forzada a tres kilómetros al sur de King Edward Point el 3 de abril de 1982.

Hoy, Grytviken se ve casi igual que durante la guerra: la antigua estación de caza de ballenas todavía está allí y los restos del Puma de Alejandro Villagra todavía se encuentran donde se estrelló en 1982, pero Shackleton House fue derribado en 2001. A pesar de eso, pasó Todavía se pueden encontrar envolturas de municiones en la maleza donde estuvo el edificio. Después de la batalla, la Guerrico fue reparado rápidamente y vuelta al servicio, pero parte del daño infligido por los Royal Marines no pudo ser borrado. Con los agujeros de bala aún marcándolo, el barco permanece en servicio hasta el día de hoy. El ex capitán de Guerrico, Carlos Luís Alfonso, se retiró de la Armada Argentina como vicealmirante y luego recordó que "los eventos en Gryviken le dieron a cada individuo la oportunidad de apreciar nuestra capacidad para enfrentar la adversidad". Falleció en Buenos Aires el pasado 1 de noviembre de 2014. Su antiguo antagonista, Peter James Leach, por otro lado, está vivo y bien y vive en Liverpool. Fue galardonado con la Medalla al Servicio Distinguido por su papel en la Batalla de Grytviken, una acción única en la que un francotirador solitario cambió la marea de la batalla contra un buque de guerra.

miércoles, 24 de enero de 2018

Una carta de amor en medio de la guerra

Una carta de amor desde Malvinas: “Si en el más allá se quiere, yo no voy a dejar de hacerlo”


Cristina Pérez

Mario Giraldez es uno de los 23 mil argentinos que fue a la guerra de Malvinas. El 13 de abril de 1982 embarcó hacia un destino incierto, dejando atrás al gran amor de su vida: Mónica Ávila. Durante  estuvo ante la terrible disyuntiva de la existencia de pensar que él tal vez podía morir y que entonces tenía que escribirle una carta a su amada, como si realmente eso fuera una posibilidad: que ella recibiera solamente de él una carta y que ya no estuviera en este mundo. En esa carta, Mario Girladez le decía que si había algo más allá de esta vida, seguramente él la iba a seguir amando. Una historia de amor que se selló con una carta desde Malvinas. Una carta cuando no había certeza de si vivía o moría al otro día.


Mónica Ávila y Mario Giraldez.

Cristina Pérez: Estamos con Mario Giraldez, que no sólo volvió de Malvinas, sino que pudo abrazar a la mujer a la que nunca le iba a llegar la carta de amor de un hombre que había partido por el horror de la guerra. Hola Mario, buenas noches. ¿Cuánto pasó de esa carta?

.



Mario Giraldez: “35 años”.

Cristina Pérez: ¿Nos podés contar cuándo escribiste esa carta? ¿Dónde estabas? ¿Cómo fue ese momento?

Mario Giraldez: “Cuando nos enteramos que vamos a Malvinas, se me dio la posibilidad de creer estar bien preparado para la guerra pero siempre estaba la posibilidad de no volver. Entonces quería que mis afectos supieran cuánto los quería. Antes de partir a Malvinas, hice tres cartas. Una para mi madre, otra para la que era en su momento mi novia y una tercera a mi hermano donde le explicaba que si sabía fehacientemente que yo había muerto, entregará las cartas. Él se asustó y entregó las cartas directamente”.

Cristina Pérez: No te puedo creer. O sea, la carta llegó aún sin saber lo que te iba a pasar a vos. Mario, ¿te acordás lo que le escribiste al amor de tu vida en esa carta?

Mario Giraldez: “Si, la tengo acá”.

Cristina Pérez: ¿Nos podes leer la carta delante de ella?

Mario Giraldez: “Si, cómo no”.

‘Monica:

Espero que esta guerra no los toque en forma personal. Y que al recibo de esta carta, tanto vos como todos tus familiares se encuentren bien. Me resulta muy difícil escribir una carta para después de mi muerte estando vivo. Pero siento que es necesario. Te quiero pedir que me recuerdes bien. Si alguna vez me equivoqué, te pido me disculpes y me recuerdes de la mejor forma. También quiero pedirte que busques a otro, que te cases. Que le des ese amor que guardabas para mí. Quiero que busques al hombre, no a un chico como yo, y le entregues tu amor. Ese amor del cual yo recibí una muestra. Cuidá de mamá Olga y dale un beso de mi parte. Y le pidás me perdoné todos los males que le causé. Cuidá de tu padre y querelo. Porque todo lo que hizo y hace es porque te quiere y por tu bien. Otra cosa, y de esta quiero tu palabra. Que los llamés papá y mamá como a todos los hijos que eligen a sus padres. Me despido y podés tener la certeza que si en el más allá se quiere, yo no lo voy a dejar de hacer. Adiós, querida. Espero encuentres a un hombre que te merezca.

Mario’.

Cristina Pérez: Y volviste Mario. Y está Mónica escuchándote leer la carta en esta noche.

Mario Giraldez: “Si, está acá. Ahí te la paso”.

Mónica Ávila: “Hola, buenas noches”.

Cristina Pérez: Mónica, qué carta.

Mónica Ávila: “No, no, no. Yo lloro cada vez que la lee y es como que es un recuerdo imborrable que retorna a la mente el tiempo y la situación. Aparte que nuestro amor creo que sigue tan fuerte como en ese momento”.

Cristina Pérez: ¿Cuándo recibís la carta, sabías que él estaba vivo y te llegaba la carta por error? ¿O creíste que estaba muerto?

Mónica Ávila: “Yo tenía dieciocho años. Nunca pensé que él se iba a quedar allá. En mi adolescencia, ya empezando la juventud, yo sentía que él iba a volver. Que yo tenía que esperar y lo tenía que recibir. Recuerdo escuchar las radios de afuera porque sentía que, al saber que él iba a una guerra, lo que escuchaba en mis oídos no era del todo cierto. Entonces trataba de escuchar radios de otros países. Pero mi cabeza que él iba a regresar”.

Gonzalo Sánchez: Te temblaba el mundo supongo cuando agarraste ese papel. Aparte no tenías forma de comunicarte con él.

Mónica Ávila: “Exactamente. Él parte a Malvinas el día 13 de abril, así que ya había empezado el conflicto. Mario había tenido mucha instrucción como soldado durante todo ese año de servicio militar. Él amaba lo que estaba haciendo. Lo conocía muy bien. Estoy con el desde el año ’78”.

Cristina Pérez: Un hombre que te escribe con esa generosidad y ese amor para decirte que si hay vida después de la muerte te va a seguir queriendo pero que busques un hombre que te ame, creo que cualquier mujer anhelaría esa máxima muestra de amor. Es tremenda esa carta. ¿Creés que esa carta los unió para siempre?

Mónica Ávila: “Si, totalmente. Porque yo la leía y la leía. En los últimos años cuando Malvinas empezó a ser un tema más de diálogo con el exterior era como que esa carta era como un símbolo también de esa espera que yo hice. Yo lo amé siempre, desde el día que lo vi. Esta carta es como una afirmación de ese amor, de esa entrega, de muchas cosas para nosotros”.

Cristina Pérez: Pásamelo a Mario que quiero que me cuente el reencuentro. Te mando un beso gigante Mónica.

Mónica Ávila: “Te paso. Te mando un beso. Muchas gracias por comunicarte”.

Cristina Pérez: Mario, contanos el reencuentro. Cuando volvés con tu vida, tu amor y tu corazón latiendo, ¿cómo fue el encuentro?

Mario Giraldez: “El reencuentro fue muy frío. Mónica siempre le reclama a Malvinas que le robó la sonrisa de la persona que amaba. Pero bueno, son costos que hay que pagar”.

Cristina Pérez: Pero el amor los siguió uniendo. La seguís amando.

Mario Giraldez: “El amor está sobre todo. La sigo amando con todo el alma”.

Cristina Pérez: Cumpliste lo que dice la carta.

Mario Giraldez: “Hace cuarenta años que estamos de novios y seguimos de novios”.

Cristina Pérez: Gracias, Mario Giraldez por darnos este destello de amor en esta noche de diciembre.

Mario Giraldez: “Ojalá los argentinos pudieran encontrar su naranja. Porque no es mi media naranja. Es mi naranja. Ojalá pudieran encontrar a su par, como yo tuve la suerte de hacerlo”.

lunes, 22 de enero de 2018

Palmarés del SuE

jueves, 18 de enero de 2018

Relatos británicos del conflicto (10): Gareth Parry en San Carlos

Gareth Parry reflexiona sobre su tiempo con las fuerzas británicas durante la guerra de las Malvinas

Todos cavaron su propia trinchera y se agacharon sobre una piedra, sobre el agua, como una rana camuflada
Gareth Parry  ||  The Guardian





Estar mal equipado contra el frío mortal de las noches antárticas y las bombas enemigas fue un desafío inesperado. Creyendo que cuatro días a bordo de un barco de munición pesadamente cargado bajo ataque diario estaba extendiendo la suerte en un grado irrazonable, escapé a tierra en helicóptero en San Carlos, y después de 51 días en el mar, saboreé por primera vez el olor a hierba, la vista de niños jugando y perros pastores. Hubo casi un silencio ensordecedor en tierra después de tanto tiempo viviendo en el constante ruido y movimiento de un buque de guerra.

Pero parecía que incluso los perros eran una amenaza, ya que estaban infectados con un parásito hepático que vivía en las aguas de los arroyos locales. Solo descubrí esto cuando un miembro del Escuadrón Especial de Botes (SBS) me vio dar una palmada a uno. Era un oficial que yo conocía desde los días en Invincible, y se horrorizó al escuchar que los reporteros que vinieron a las Malvinas afiliados a la Marina no habían podido beneficiarse del equipo militar completo que se le había dado a otros corresponsales que navegaron con paracaidistas e infantes de marina. "Nunca sobrevivirás vestido así", dijo. Llevaba pantalones vaqueros, una chaqueta impermeable y mis zapatos estaban completamente enmascarados en el barro. Mi lienzo civil se detenía ... todo se desmoronaba por los continuos baños.

Mi amigo de la Muerte Verde, una jerga de servicio cariñoso para la unidad de élite que vestía uniforme de camuflaje en la jungla, me llevó de regreso a la base de su unidad, un privilegio que habría disfrutado en otras circunstancias. Allí, en una casa desierta y encalada, las fuerzas especiales se habían alejado de su hogar. Cuando nos acercamos a la casa, el delicioso olor a ganso asado apareció flotando en el aire, justo como el anuncio de Bisto Kid, y me di cuenta de que no había comido bien durante algunos días. Pasé esa noche emparedado por la supervivencia entre los sacos de dormir de la SAS y la SBS que hablaron, durante mucho tiempo en la oscuridad, sobre la filosofía de la guerra y su poesía, y los últimos libros. Un comando era un experto en George Bernard Shaw, y lo citó largamente. La Muerte Verde, que se especializa en actividades encubiertas, ideó un plan por el cual cada uno saldría y "profería". (es decir, adquirir) algo de ropa para mí.

No eran asesinos enmascarados que se abrieran paso a través de las ventanas de la embajada iraní, sino gentiles, al menos para mí, y gente pensante. Mi experiencia con ellos fue solo una faceta de la amabilidad compartida por los hombres en medio de la guerra. En tres meses, nunca escuché una palabra cruzada, pero muchas palabras útiles y humorísticas.

En las primeras horas comencé a temblar de frío, porque la estufa de turba que había cocinado el ganso se había quemado finalmente. Con cautela me abrí camino a través de los cuerpos durmientes dispuestos a través. el suelo de la sala -porque no es una buena idea despertar de repente a un miembro de la Muerte Verde que sin duda podría morder la cabeza de un murciélago volador- entré en su sala de radio establecida en la cocina trasera entre ollas y sartenes. Llegué justo a tiempo para escuchar al operador de radio de SBS interceptando un mensaje argentino que decía que el enemigo había arreglado nuestra posición en sus miras nocturnas y que estaba a punto de comenzar un bombardeo de artillería centrado en nuestra cabaña.

Los marines dormilones recibieron una sacudida suave. Pero su reacción ante la amenaza fue simplemente comenzar a preparar un enorme contenedor de granadas lleno de té. Luego todos volvieron a dormir nuevamente. "Duerme, ya sabes", dijo un sargento-filósofo escocés, "es uno de los mejores regalos de Dios, y debes aceptarlo cada vez que puedas".

En una de mis muchas escapadas personales para intentar adornar la ropa, una noche crucé la bahía de San Carlos tres veces en un bote de goma Géminis que rozó la superficie de las olas, a veces extrañando las formas oscuras de otros barcos en el fondeadero, y literalmente despegando en el aire cuando golpeamos las estelas de otros buques invisibles que corrían en la noche.

 
 Gareth Parry, periodista de guerra, fuera de la casa de Whalebone con huesos de ballena reales como postes de la puerta, San Carlos, Isla Soledad. Fotografía: Martin Argles / Guardian

Estaba buscando un lugar llamado Blue Beach Two donde el SAS había informado haber visto una montaña de kit. Finalmente encontramos el embarcadero y una voz dijo desde la oscuridad: "¿Contraseña?" Respondí, algo débil: "Lo siento mucho, no sé cuál es la contraseña esta noche. Nadie me lo ha dicho. " Oí que el centinela amartillaba su ametralladora y se congeló en la escalera hasta el embarcadero. "Bueno, ¿quién eres tú?" preguntó. Le dije. "Oh, el Manchester Guardian. Mi papá lo lee. Bueno, mira, la contraseña de esta noche es Open House. Digo Open y dices House, no al revés. Y luego digo 'Advance friend y me reconocen. ¿De acuerdo? '' Le di las gracias, y procedimos con el diálogo según las instrucciones.

Pero no había ningún kit disponible en Blue Beach Two, así que volví a cruzar el agua. Volví al mar y esta vez mi nueva nave era una Auxiliar de Flota Real vacía que inmediatamente navegó desde San Carlos hacia las dos navieras en la Zona de Exclusión Total.

Todos nos preguntamos por qué nos habían dado una orden tan extraña. Pero luego se hizo claro. Durante cinco días, Sir Geraint actuó como una lámina Exocet, ya que después del hundimiento del Atlantic Conveyor cuando atrajo un misil lejos del Invencible, había quedado muy claro que la mejor manera de proteger a nuestros portadores vulnerables contra Exocet era colocar naves "sacrificiales" a su alrededor. Pero sobrevivimos a otros tres ataques Exocet esa semana.

El estado de ánimo abrumador entre los hombres de servicio británicos era de camaradería, pero la tensión y la fatiga se hicieron sentir a medida que las semanas se convertían en meses de guerra. En el Invencible, durante un ataque con misiles, me encontré en estaciones de acción con un grupo de marineros en lo que era efectivamente un compartimento sellado. Estábamos, de todos modos, viviendo la mayor parte del tiempo preparados para el ataque, pero de alguna manera el discordante klaxon de las estaciones de acción siempre hacía temblar los nervios de un hombre.

Estábamos sentados en la cubierta, a muchos pies debajo de la línea de flotación, creyendo que en cualquier momento nuestro compartimiento podría estar inundado o explotado por una explosión. Un joven marinero a mi lado tenía en su mano una fotografía de una mujer joven con un bebé en sus brazos, y él estaba llorando.

Cuando luego incluí esto en un informe, uno de los oficiales que revisó mi copia dijo: "Encuentro esto extremadamente difícil de creer". Fue la única vez en toda la experiencia que escuché a alguien acusado de mentir. Pero a pesar del obvio trauma de la Armada, como un "servicio silencioso" tradicionalmente conocido por tener varios de sus enemigos naturales, la prensa, que vivía con ellos, los corresponsales fueron tratados con gran cortesía y amabilidad.

La actitud de unos pocos oficiales hacia sus hombres fue, sin embargo, sorprendente, y cuando se tomó la muy impopular decisión de no otorgar el pago adicional habitual en forma de LOA - Subsidio Local de Ultramar - un comandante me dijo: "Ellos son bastante afortunado de estar aquí en el empleo regular, y no en la lista de espera en casa ".

Por el contrario, la relación entre oficiales y hombres en las fuerzas terrestres fue marcadamente más relajada. Todo el mundo cavó su propia trinchera y el mayor crimen fue tratar de imponer en la privacidad de los agujeros fangosos en que el propietario se agachó en una piedra sobre la superficie del agua, como una rana camuflada.

Las advertencias de ataques aéreos en la costa fueron señaladas por una explosión en un silbato y las palabras gritadas "Ataque aéreo advertencia roja". En cuestión de segundos, todos se habían puesto a cubierto y habría un completo silencio mientras la gente se esforzaba por escuchar el sonido de un motor a reacción que se acercaba. Después de un tiempo de inacción, una cabeza emergía del suelo y preguntaba: "¿Ya es amarillo?". El estado amarillo era claro, pero con demasiada frecuencia la pregunta era errónea y los gritos de amarillo se pasaban por error de una trinchera a otra. . Pero a medida que las personas comenzaban a salir de sus agujeros casi inevitablemente alguien gritaba "¡Todavía es rojo sangre!" y toda la pantomima demente volvería a empezar.

La vida a bordo del barco era mucho más formal y disciplinada. El día comenzaría cuatro horas antes del amanecer, con una oración del padre sobre el Tannoy. Recuerdo bien el día después de Sheffield, cuando la "ansiedad", como la Marina llama dulcemente el miedo, era muy alta. Después de una palabra del capitán sobre las perspectivas de un "día muy interesante que nos desafiará a todos", el padre se acercó y comenzó una oración especial "por aquellos de nosotros que hoy morimos". Hasta ese momento, los marineros que me rodeaban en las estaciones de acción habían sido forzosamente alegres. Pero su moral se hundió tan repentinamente como cualquier barco que íbamos a ver. El padre nunca usó esa oración de nuevo.

La presentación de la guerra de las Malvinas ha sido cuidadosamente desinfectada. Las fotos y las descripciones de las víctimas han sido discretas, y creo acertadamente, por el bien de los parientes. Incluso ahora intentar describir algunas de las imágenes y sonidos más horribles de una guerra sería poco amable.

Pero las caras hinchadas de hombres mal quemados cuyas ropas habían sido soldadas a sus cuerpos por el destello abrasador de una explosión; los gritos en la noche desde los dormitorios en los barcos que sirven de refugio a los sobrevivientes: estos nunca pueden borrarse de los recuerdos de quienes los vieron y los oyeron, ni deberían hacerlo, porque con frecuencia era el precio de la victoria en una sangrienta Campaña.

"Los belicistas y las personas que se deleitan en la muerte y la destrucción no son bienvenidos en este departamento", dijo un aviso pegado a la puerta de un compartimiento en uno de los barcos. En el grupo de trabajo, si no en los bares del salón de Inglaterra, había poco gusto por la gloria lograda a tal costo. Incluso los oficiales experimentados dijeron que nunca quisieron volver a Goose Green, la aldea insignificante donde 300 hombres murieron en unas pocas horas. La escena después de la batalla fue espantosa. Había filas y filas de cadáveres mal carbonizados por el fósforo de los proyectiles de artillería. En varios lugares había rifles clavados en el barro con cascos, marcando donde los hombres morían. Días después, los presos argentinos rodearon las trincheras de sus camaradas caídos, arrancando cuerpos por las piernas y tirándolos en un camión tractor. Había restos de restos humanos en casi todas partes, y había cerdos que enraizaban en el campo de batalla. Vi a un cerdo perezosamente arañándose en el costado de una bomba de 1000 libras sin estallar.

Los pedazos de papel que se revolcaban con el viento resultaron ser tarjetas de buena suerte dibujadas por escolares argentinos. Eran muy similares a los dibujos que nos enviaban los niños británicos: el tipo de dibujos simples que verías en la pared de cualquier escuela primaria.

Una fosa común en una colina que domina Darwin, a solo dos millas de Goose Green, donde los cuerpos fueron llevados para un breve servicio realizado conjuntamente por un inglés y un padre argentino, era en sí mismo un horror continuo. A medida que pasaban los días y el agua comenzaba a elevarse desde la arcilla, los cuerpos envueltos en ponchos verdes y monótonos comenzaban a flotar. Solo la visión de dos botas negras sobresaliendo de los obenques de batalla dio una pista real de que estos paquetes patéticos alguna vez fueron humanos.

En la pista de aterrizaje en Goose Green había toneladas de botes del arma más temida de la guerra moderna: el napalm. Gran Bretaña había acordado nunca usarlo, pero parece que la intención argentina había sido diferente. Algunos altos oficiales estaban horrorizados por la cantidad de latas de napalm y dijeron que su uso contra nuestras tropas podría haber alterado todo el curso de la campaña.

Incluso sin napalm, las quemaduras repentinas eran la herida más terriblemente común, especialmente entre el personal de la Armada. Siempre se puede decir a las personas quemadas desde la distancia, ya que se movían con frecuencia estrechándose las manos en sus esfuerzos por enfriar la piel quemada.

Algunas personas con quemaduras recibieron bolsas de plástico para usar en sus manos. Las bolsas se llenaron con un polvo blanqueador que alivió el dolor en cierta medida, evitó la infección y promovió la curación. Pero para los hombres que literalmente fueron despellejados por las explosiones, solo hubo un escape irregular del sueño inducido por la morfina.

Aunque uno de los barcos del hospital estaba atendida por psiquiatras que estaban allí para hacer frente al estrés de la guerra en las mentes de los hombres, muchos sobrevivientes que eran aparentemente brillantes y alegres durante sus horas de vigilia, de repente gritaban y gritaban mientras dormían. Una noche que pasé en un dormitorio para hombres heridos. Uno de ellos aulló bruscamente mientras dormía, desencadenando una reacción en cadena de bedlam por parte de los demás, que se despertó presa del pánico.

La gente que mejor se las arregló con los horrores de la guerra, al parecer, fueron los habitantes de Malvinas. La mayoría de las veces se dedicaban a su vida cotidiana como si las tropas que pululaban a su alrededor no existieran. En Puerto San Carlos, un albergue utilizado por los esquiladores se había convertido en una estación de limpieza y la mesa de cocina de pino era un banco de operaciones, revestido con instrumentos quirúrgicos, gotas de solución salina y enormes cuñas de aderezos de campo. Casi inevitablemente, la sala contigua tenía una imagen de la Reina y el Príncipe Felipe, y en una habitación contigua, una familia de habitantes de las Malvinas disfrutaban de otra comida de costillas de cordero. Los isleños nunca parecieron especialmente contentos de vernos, aunque eso podría atribuirse a su reserva natural y timidez con extraños. Un hombre me dijo que no sabrían el costo total de la guerra durante siete meses, cuando las ovejas se reunieron para esquilar. Esto fue dicho en Goose Green.

Mi impresión perdurable de los británicos en guerra es la de un coraje y profesionalismo increíbles en todos los hombres que sirven. Como me dijo un marinero: "Hemos disfrutado años de paz y navegación a lugares glamorosos del mundo para mostrar la bandera. Pero ahora estamos haciendo lo que se nos pagó hacer todo el tiempo. Aunque hemos sido entrenados para luchar, había nunca de ninguna manera en que podríamos habernos preparado para algunas de las cosas terribles que hemos visto ".

He traído de las Islas Malvinas un pequeño y conmovedor recordatorio tangible de la pérdida humana del dolor que sigue a una guerra. En Goose Green me dieron un par de pantalones de repuesto, de un montón de ropa argentina que había quedado en una casa. En uno de los bolsillos encontré una alianza de plata lisa inscrita en Spanish To My Darling. Enviaré el anillo a un padre en Buenos Aires, cuya dirección me han dado. Si su dueño volverá, probablemente nunca lo sepa.


Ya que estás aquí ...

... tenemos un pequeño favor para preguntar. Más personas están leyendo The Guardian que nunca, pero los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Y a diferencia de muchas organizaciones de noticias, no hemos puesto un muro de pago, queremos mantener nuestro periodismo lo más abierto posible. Entonces puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo de investigación independiente de The Guardian toma mucho tiempo, dinero y mucho trabajo para producir. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva importa, porque también podría ser su perspectiva.

Aprecio que no haya un muro de pago: es más democrático que los medios estén disponibles para todos y no un bien que puedan comprar algunos. Me complace hacer una contribución para que otros con menos medios aún tengan acceso a la información.
Thomasine F-R.

martes, 16 de enero de 2018

Fallece el condecorado Capitán (Médico) Rick Jolly

Malvinas: falleció único condecorado por Argentina y Gran Bretaña

Rick Jolly era médico de la marina británica. Atendió a más de mil heridos de ambos países.
Los Andes



Falleció a los 71 años de edad el recordado médico de la Marina británica, el capitán Rick Jolly, único veterano de la Guerra de Malvinas en 1982, que fue condecorado tanto por Reino Unido como por Argentina por su valiosa tarea

Originario de Cornualles, en el extremo suroeste de Inglaterra, Jolly fue durante el conflicto armado el alma del hospital de campaña de Ajax Bay en el cual fueron atendidos heridos de ambos bandos

La BBC recordó que logró salvar "a todos los militares británicos heridos" puestos bajo su asistencia y también a muchos argentinos, gracias a la abnegación propia y de su personal

Se estima que por la instalación a su cargo pasaron cerca de mil heridos

Llamado simplemente "Doc", Jolly escribió algunos libros tras volver a su país luego de la guerra

"Fue un hombre increíble, sin sus impresionantes capacidades de organización los otros médicos y cirujanos no lo hubieran logrado. Le debo la vida como muchos otros", recordó el veterano británico Simon Weston.

domingo, 14 de enero de 2018

Desarrollo de armas antiaéreas navales en la Royal Navy

Armas navales antiaéreas británicas - Una breve historia

Naval Air History



La amenaza que los aviones podían representar para los buques de guerra se reconoció casi tan pronto como el vuelo de ala fija se hizo realidad, y mucho antes de que cualquier arma útil pudiera ser transportada al aire. En la reunión de aviación Harvard-Boston de la Harvard Aeronautical Society en septiembre de 1910, el contorno de un barco de guerra se trazó en el suelo y los aviadores presentes intentaron marcar "ojos de buey" con yeso de las bombas de París al golpear los contornos de los embudos marcado dentro del 'barco'. De hecho, fue posible que los pilotos de las máquinas Bleriot, Farman y Curtiss presentes arrojaran sus bombas por los embudos del barco facsímil desde una altura de alrededor de 100 pies.

Esto llevó al teniente C. A. Blakely de la Marina de los Estados Unidos a sugerir que "podría explotarse una especie de bomba pirotécnica a gran altura" para la futura defensa de los buques de guerra contra los aviones.

A pesar de esta demostración, la Royal Navy prestó relativamente poca atención al armado de sus naves contra los aviones en los años previos a la Primera Guerra Mundial. Los acorazados Dreadnought y los cruceros de batalla del período de la PGM generalmente estaban armados con dos cañones Mk1 de disparo rápido BL 3 en 3 con un montaje que podía elevarse hasta 90 °. Estos tenían un alcance de 11.200 yardas a 45° de elevación, y solo eran útiles contra aviones de ala fija, ya que los zepelines volaban demasiado alto. De hecho, cuando se vio un zepelín de reconocimiento cerca de la Gran Flota la mañana después de la Batalla de Jutlandia, los acorazados trataron de derribarlo con su armamento principal de cañones de 12 en 15 pulgadas.


3in Quick Firer en el crucero de batalla HMAS Australia


La potencia de los aviones con respecto al transporte aumentó drásticamente durante la Primera Guerra Mundial: incluso se planeó un ataque de un avión torpedo lanzado por un portaaviones contra la Flota Alemana de Alta Mar, aunque la guerra terminó antes de que la misión pudiera ser montada. El RN le había encargado a Vickers que ampliara su pistola de disparo rápido alimentada por correa de 1pdr para disparar una bala de 2 libras, como un arma antiaérea para cruceros y embarcaciones más pequeñas.

Sin embargo, con el fin de la guerra, la Royal Navy perdió cualquier sentido de urgencia para mejorar las defensas de sus barcos contra el ataque aéreo. El HMS Warspite, por ejemplo, retuvo las dos armas 3pdr como su única defensa antiaérea hasta 1927, cuando las armas fueron reemplazadas por unas simples cuatro cañones 4pdr y un pequeño número de ametralladoras de calibre de rifle. Aunque se ordenó un nuevo cañón antiaéreo en 1923, el QF 2pdr Mark VIII no comenzó a entrar en servicio hasta 1930. Esta arma se convertiría en el icónico arma antiaérea naval de la Segunda Guerra Mundial, conocida como el "pom-pom". 'después del sonido distintivo que hizo al disparar. El arma comenzó su vida, sin embargo, con un típico compromiso británico: estaba casi seguro diseñado para poder usar municiones de 2 libras de las que había un gran stock sobrante de la Primera Guerra Mundial. También se basó en el pensamiento que luego sería revelado como defectuoso.


El 'pompón' de 2 libras como rara vez se ve, como un solo barril. Montajes de cuatro, ocho o hasta 16 cañones eran más comunes


El "pom-pom" casi siempre se montó en monturas múltiples y esto al menos permitió que el número de cañones antiaéreos en los barcos de RN mejorara dramáticamente. En su reacondicionamiento de 1937, el Warspite fue equipado con 32 2pdrs en cuatro montajes de ocho cañones, así como cuatro cañones de 4 pulgadas de alto ángulo.

En este momento, en general había dos métodos por los cuales un barco podría intentar defenderse de un avión. El primero fue mediante la destrucción de cualquier aeronave que estuviese dentro del alcance, y el segundo fue impedir que las aeronaves se pusieran dentro del alcance. También había dos métodos para destruir o dañar un avión: el primero era golpearlo físicamente con un proyectil; el segundo era detonar un proyectil lo suficientemente cerca para herir al avión con metralla.

El 'pom-pom' fue pensado tanto como un elemento de disuasión como un arma por derecho propio. Se esperaba que al bombear un gran volumen de obuses al aire en una "cortina" alrededor de un barco o, más pertinentemente, un grupo de naves, ningún avión enemigo pudiera esperar sobrevivir dentro de la zona del bombardeo. Esto no era diferente a la teoría propuesta para aviones de bombardeo de día fuertemente armados que estaban destinados a defenderse entre sí y a sí mismos con fuego defensivo de ametralladora. La teoría demostró ser igualmente defectuosa. En cualquier caso, el pompón sufrió por la falta de una ronda de trazadores, lo que limitó tanto la capacidad de la tripulación para apuntar y el valor del arma como un elemento de disuasión. La velocidad cada vez mayor de los aviones significaba que el objetivo y la dirección precisos eran más importantes que nunca. Desafortunadamente, un director actualizado, el MkIV, no estaba disponible para el pompón hasta 1941, y muchas naves lucharon con el MkIII obsoleto.

Sin embargo, en 1939 se colocó una gran fe en la capacidad del 'pom-pom' para alejar a cualquier avión enemigo. Esto se demostró en el mes en que comenzó la guerra cuando los aviones de Ark Royal derribaron a un shadower de la flota, pero fueron demasiado tarde para evitar que se informara la posición de la fuerza de tarea. En lugar de rearmarse y lanzarse para enfrentarse a la fuerza de un bombardero enemigo, los aviones del transportista fueron derribados en los hangares y sus tanques se agotaron para protegerse del fuego. Uno de los cuatro Junkers Ju88 que encontró los barcos presionó su ataque a pesar del bombardeo de AA, y por poco perdió Ark Royal con una bomba de 1.000kg. Este incidente llevó a un replanteamiento, y en el futuro, el fuego antiaéreo se utilizó junto con los aviones cuando estaban disponibles.

Se han desarrollado o puesto en servicio otras armas antiaéreas en el período inmediatamente anterior a la guerra. Estos incluyen en un extremo del espectro, la obsoleta pistola de disparo rápido Hotchkiss 3pdr que data de la década de 1890, que se apretó apresuradamente a los montajes de alto ángulo y se instaló en buques mercantes y buques de guerra donde no había mejores armas disponibles. En el otro extremo del espectro, los primeros pasos tentativos con proyectiles de cohete se hicieron en la forma del Proyector no girado MkI, que disparó una batería de diez cohetes de 3 pulgadas disparando minas de paracaídas.


Un arma AA de emergencia, el cañón Hotchkiss QF de 3 libras puesta en servicio al comienzo de la Segunda Guerra Mundial

En enero de 1941, cuando HMS Illustrious y la flota del Mediterráneo occidental fueron atacados por una fuerza masiva de aviones alemanes e italianos en el Mediterráneo, una defensa combinada de aviones y cañones ayudó a evitar la pérdida del barco, aunque resultó gravemente dañado. Los pompones funcionaron bien, y se calculó que se dispararon más de 30,000 rondas con pocos problemas. Las defensas antiaéreas combinadas de la flota destruyeron cuatro Stukas Ju87 Stukas.


Aunque las fallas eran evidentes en el pompón de 2 libras al comienzo de la guerra, el arma continuó siendo producida durante toda la guerra como en este ejemplar de 1943.

Desafortunadamente, los aviones no estaban disponibles para el HMS Prince of Wales y HMS Repulse cuando las dos naves capitales fueron atacadas por una fuerza masiva de bombarderos y aviones torpederos. Los barcos pompones también se vieron obstaculizados por municiones que se habían degradado en el calor y la humedad de los trópicos. Los pompones del HMS Repulse derribaron dos aviones japoneses, pero el cañón automático Bofors más nuevo de 40 mm se hizo mejor con su mayor fiabilidad, munición trazadora y mayor alcance.


El autocañón de Bofors de 40 mm altamente efectivo y ampliamente utilizado, la variante Mk N1


La recámara del Bofors 40mm mostrando el clip de munición de 4 tiros

Los cañones automáticos como los Bofors suecos y el Oerlikon de diseño suizo más pequeño de 20 mm estaban en producción en Gran Bretaña, pero no estaban disponibles al comienzo de la guerra. Los Bofors comenzaron a estar disponibles a partir de 1942, y rápidamente se mostró como una mejora en el pompón. Las versiones navales británicas de WW2 disparaban rondas de clips de cuatro, y teóricamente podían mantener un índice de disparo de 120 disparos por minuto, aunque esto requería mucha destreza en la tripulación para reemplazar el clip cada dos segundos.

El Oerlikon era un arma efectiva de corto alcance y adecuada para montar en barcos livianos y costeros, como lanchas de rescate aire-mar y submarinos; de hecho, el peso de la ametralladora básica era más favorable que el de la ametralladora Browning de 50 pulgadas. Podía disparar hasta 500 proyectiles por minuto, desde las revistas que podían llevar hasta 60 rondas y estaba disponible para la RN en montajes simples y gemelos (armas derivadas de uso alemán montajes cuádruples de uso común). El proyectil de 20 mm fue capaz de penetrar la armadura de los aviones, a diferencia de las balas de la ametralladora calibre.


Cañón Oerlikon 20 mm en doble montaje


Cañón Oerlikon 20 mm en un solo soporte

El Oerlikon fue un arma exitosa, y en versiones muy desarrolladas todavía está en servicio, aunque en barcos más grandes tendía a ser suplantado por los Bofors debido a su mayor poder de detención. Esta característica fue de gran utilidad contra los ataques de Kamikaze en el Pacífico.

Desde antes de la Segunda Guerra Mundial, otra forma de fortalecer el armamento antiaéreo de los buques de guerra era hacer que el armamento secundario o incluso el armamento primario fueran de doble propósito, con monturas de alto ángulo y diferentes tipos de municiones disponibles para diferentes roles. Estas eran armas más pesadas que estaban destinadas más a destruir aviones a través de la detonación de un proyectil a una altitud específica, arrojando metralla a través de una amplia área.

La introducción de armas de doble uso ayudó a minimizar la cantidad de armamento antiaéreo especializado que los barcos debían llevar, y fue más eficiente en términos de la tripulación también. Las armas británicas de 4 pulgadas, 4.5 pulgadas y 5.25 pulgadas fueron montadas en buques de guerra con la defensa aérea en mente, así como funciones de apoyo de artillería antibuque y naval. La pistola BL 4.5in fue desarrollada como un arma de doble uso para portaaviones, para defenderse de ataques de destructores o torpederos y ataques aéreos, y luego se desarrolló con un montaje diferente para destructores que podían elevar hasta 55 °.



Una cañón Quick Firing MkIV de 4.5 pulg. En el montaje de la plataforma superior 'UD'


La recámara del cañón Quick Firing de 4.5 pulgadas, que podría cargarse con munición AA dedicada


Al final de la Segunda Guerra Mundial, el advenimiento de la potencia de los aviones jet significaba que los aviones volaban más alto y más rápido de lo que había sido remotamente posible solo unos pocos años antes. Las armas de cañón automático y de gran calibre de gran calibre siguieron desempeñando un papel importante, pero para ser realmente efectivas contra los reactores rápidos, era necesario un arma mucho más precisa y destructiva. El cambio de armas de fuego a misiles como el arma antiaérea naval predominante tuvo lugar en la década de 1960, el trabajo de desarrollo comenzó a finales de la década de 1940. Armas como el "Proyector no girado" se habían introducido antes de que la tecnología para guiar e impulsar un proyectil de cohete estuviera disponible. En la década de 1960, sin embargo, los motores de cohetes livianos y potentes y los sistemas de control por radio y radar habían hecho posible la defensa de misiles a bordo.

Los misiles Sea Slug y Sea Cat entraron en servicio con la Royal Navy en 1962. Estas eran armas dramáticamente diferentes. El Sea Slug era un proyectil grande de largo alcance con cuatro cohetes impulsores externos y guía de radar. Fue diseñado para montar una 'viga' que emana de la nave de lanzamiento, dirigida por su radar de control de fuego. Tenía un alcance de alrededor de 40 km y una altitud máxima de 23,000 m (alrededor de 75,500 pies). El lanzador era enorme, de unos nueve metros de longitud y, por lo tanto, solo podía instalarse en barcos más grandes. Los destructores de misiles de clase del condado fueron los principales buques para operar Sea Slug, y algunas de las armas todavía estaban en servicio por el conflicto de las Malvinas de 1982. A pesar de ser el estado de la técnica en la entrada en servicio, el Sea Slug estaba completamente obsoleto por la década de 1980 y no era adecuado para el estilo de combate experimentado en las Malvinas. Solo podía abordar aviones a una altitud relativamente alta y necesitaba una advertencia considerable. Se usó solo una vez en las Falklands en el papel de defensa aérea (aunque también se usó como misil de superficie a superficie y antirradar) y se ha sugerido que el lanzamiento del Sea Slug de HMS Antrim durante un ataque fue tan mucho para despejar rápidamente el lanzador en caso de que una bomba lo golpeara y detonara la ojiva.


El gran misil de largo alcance Sea Slug con sus cuatro cohetes de refuerzo agrupados alrededor de la nariz, junto a un misil de Sea Wolf de corto alcance posterior


El Sea Cat, por el contrario, era un arma pequeña de corto alcance diseñada para suplantar al cañón Bofors de 40 mm. Las versiones iniciales del Sea Cat fueron guiadas por control de radio, con un observador dirigiendo el misil hacia el objetivo, aunque las versiones posteriores contaron con asistencia de radar e incluso con orientación de radar completa. Su montaje llevaba cuatro misiles, y aún era lo suficientemente pequeño como para caber cómodamente en fragatas más pequeñas. El misil fue mejorado constantemente y en el conflicto de las Malvinas, se mantuvo como el principal arma antiaérea de muchos de los barcos más viejos y más pequeños, hasta la fragata Tipo 21.


El lanzador de cuatro misiles Sea Cat


Munición inerte de un Sea Cat


A pesar de ser un arma mucho más simple que Sea Slug, fue un poco más exitosa, con alrededor de 80 lanzamientos y la batería Sea Cat de HMS Plymouth responsable de una posible 'muerte' de una Daga Mirage V. Sin embargo, fue demasiado lento y no fue diseñado para el tipo de ataques de bajo nivel y altura de ola que caracterizaron a las Malvinas. Ahora ha sido reemplazado por el misil de corto alcance Sea Wolf mucho más preciso y completamente automático. Aunque hubo algunas fallas con la guía y el hardware de Sea Wolf durante la campaña de las Malvinas (tendió a confundirse por múltiples objetivos y la acumulación de sal en los lanzadores causó fallas) fue el sistema de misiles más exitoso durante el conflicto.

La noción de armas antiaéreas individuales ha venido siendo reemplazada con el tiempo por sistemas de armas: combinaciones de recolección de datos, detección de objetivos y control de incendios, lanzadores y las propias armas. El énfasis también se ha desplazado de la participación de aeronaves a cualquier amenaza en el aire, incluidos los misiles.

En la década de 1970, los esfuerzos para reemplazar la torpe Sea Slug estaban en marcha y en 1977 apareció Sea Dart. Era la principal defensa aérea de largo alcance para los destructores Tipo 42 y fue un avance significativo en los sistemas de misiles anteriores de la RN. El Sea Dart era supersónico, acelerado a través de la "barrera del sonido" por un motor de cohete sólido de primera etapa antes de que el motor de crucero Odin alimentado con kerosene se hiciera cargo. Sea Dart puede alcanzar velocidades de Mach 2.5 y puede atacar objetivos a más de 30 millas náuticas en una variedad de altitudes.


La cola de un misil Sea Dart lanzado por el HMS Coventry durante el conflicto de las Malvinas: se encontró saliendo de una turbera en Gran Malvina, y fue recuperado por un equipo Chinook


El primer cohete motor de un misil Sea Dart lanzado por el HMS Exeter, que derribó con éxito un avión argentino en 1982


Una munición completa de Sea Dart


Sea Dart y Sea Wolf serán reemplazados por Sea Viper, un sistema combinado con misiles de largo y corto alcance. El sistema promete una discriminación y un rendimiento del objetivo mucho mejores que incluso los sofisticados Sea Dart y Sea Wolf: actualmente es la principal defensa aérea de los nuevos destructores Tipo 45.

viernes, 12 de enero de 2018

Empresa británica amenaza con sacar petróleo de las islas

Firma británica sacará petróleo en Malvinas





Cronista

La compañía británica Rockhopper Exploration destacó ayer el "progreso sustancial" logrado en los últimos meses con su socia Premier Oil (del mismo origen) sobre diversos aspectos del proyecto Sea Lion, en la cuenca norte de las Islas Malvinas, y confió en lograr acuerdos para comenzar la etapa de desarrollo del yacimiento off shore a fines de este año.

El CEO de Rockhopper, Sam Moody, resaltó asimismo, en un informe para inversores en Londres, los avances en la estructuración financiera del proyecto y en las conversaciones con las autoridades inglesas del archipiélago.

La fase I de la futura explotación permitirá extraer, de acuerdo con el proyecto, 220 millones de barriles de hidrocarburos, mientras el desarrollo posterior de la fase II sumaría otros 300 millones de las reservas restantes en la licencia de Rockhopper, según la nota pública de la compañía británica.

Nota del administrador: Esta maniobra se hace desde hace años para que las acciones de esta empresas suban de cotización por un período.

jueves, 11 de enero de 2018

La ocupación de las Malvinas en 1833

El día que nos robaron las islas Malvinas

Algunos acusan a la Corona británica de "usurpación" y expulsión de los habitantes argentinos en islas Malvinas. Pero los europeos aseguran que no es cierto, y que se expulsó únicamente a una guarnición argentina enviada a las islas para imponer la soberanía argentina sobre un territorio británico soberano. El Gobierno argentino considera que el 03/01/1833, Malvinas fueron ocupadas por fuerzas británicas que desalojaron a la población argentino y la reemplazaron por súbditos británicos, prohibiendo en adelante la permanencia de argentinos en el territorio insular.
Por Urgente 24




¿Por qué se dice que las Islas Malvinas son argentinas? El actual territorio insular fue descubierto por el portugués Hernando de Magallanes (Fernão de Magalhães), en una expedición que realizó en 1520 al servicio de España. Conclusión 1: Los españoles fueron los primeros europeos en ocupar las islas.

En 1670, mediante el Tratado Americano, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda reconoció la soberanía española sobre la región austral de América. Sin embargo, la siguieron arribando expediciones secretas a la zona. También los holandeses rondaban el lugar.

En 1764, con las islas aún deshabitadas, el francés Louis Antoine de Bougainville fundó "Port Saint Luis", en Isla Soledad.

Cuando la noticia llegó a Madrid, el reino de España protestó. Y el gobierno francés reconoció sus derechos, ordenando la evacuación y entrega inmediata.

Sin embargo, los británicos enviaron una expedición secreta que arribó en forma clandestina, levantó un fuerte y estableció una colonia a la que denominaron "Port Egmont".

Cuando España volvió a tomar conocimiento de la ocupación, otra vez reclamó su derecho. Sin embargo, le resultó más complicado a España que la vez anterior. Por ese motivo, Madrid decidió enviar una expedición, que en 1770 expulsó por la fuerza a los ingleses.

En 1776, con la creación del Virreinato del Río de la Plata, España mantuvo a las Islas Malvinas y a todo el archipiélago del Atlántico Sur bajo la jurisdicción de Buenos Aires. Desde entonces se sucedieron varios gobernadores españoles residentes en las Malvinas, todos dependientes de Buenos Aires.

En 1816, la independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata incluyó el control de las islas.

Buenos Aires asegura que en 1825 el Reino Unido reconoció la independencia argentina y no reclamó las islas.

En nombre de las Provincias Unidas del Río de la Plata se tomó posesión de Malvinas, y se inició la población de las islas, en especial Puerto Soledad, y estableció una administración permanente que otorgó concesiones para cazar, reguló la explotación de los recursos marítimos, y en 1829, creó la Comandancia Política y Militar en Puerto Soledad. El jefe pionero fue Luis Vernet.

Historia de las Islas Malvinas


En esa época, la fauna costera era objeto de una depredación irracional. Vernet dispuso medidas para frenar la situación, ordenando la detención de 3 buques pesqueros estadounidenses.

En represalia, la US Navy respondió con un ataque, a fines de 1831: un buque de guerra arrasó Puerto Soledad, saqueó poblaciones y capturó habitantes.

Como consecuencia del ataque, muchos habitantes regresaron a Buenos Aires, entre ellos Vernet, quien designó a un responsable interino y abandonó el territorio.

Hasta entonces, las islas contaban con 10 habitantes civiles y 20 soldados.

Luego del ataque estadounidense, los ingleses aprovecharon y regresaron a Malvinas en 1833: sin un canal de Panamá, el pase interoceánico era el Estrecho de Magallanes y esto le concedía al control de Malvinas una trascendencia geopolítica para el control del tráfico marítimo.

Así, el 03/01/1833 el Reino Unido envió sus fuerzas militares en la corbeta Clío, bajo el mando de John Onslow a ocupar Malvinas, que se encontraban pobremente defendidas. La superioridad de la fuerza británica era 3 veces la de las fuerzas argentinas al mando del teniente coronel José María Pinedo.

Al mando de la corbeta Sarandí, Pinedo intentó impedir la ocupación. Sin embargo, la desventaja numérica lo llevó a rendirse ante el comandante Onslow. Pinedo entregó la plaza junto con las islas y regresó a Ciudad de Buenos Aires, donde fue juzgado por una Corte Marcial por el abandono de su misión y no defender los intereses de su país. Según el artículo 41 del Código Naval, todo Comandante de guerra debe defender su pabellón de cualquier superioridad conque fuese atacado, con el mayor valor y nunca se rendirá a fuerzas superiores sin cubrirse de gloria en su gallarda resistencia: combatir hasta la muerte.

El Gobierno argentino considera que el 03/01/1833, Malvinas fueron ocupadas por fuerzas británicas que desalojaron a la población argentino y la reemplazaron por súbditos británicos, prohibiendo en adelante la permanencia de argentinos en el territorio insular.

Sin embargo, el Reino inglés califica la acción como reafirmación de su dominio, que fue establecido el 23/01/1765, cuando el comodoro británico John Byron arribó a la isla Trinidad, bautizada por los británicos Saunders Island, y tomó posesión en nombre del rey Jorge III. La isla Trinidad​ es una de las islas del archipiélago de las Malvinas, ubicada al noroeste de la isla Gran Malvina y al norte de la bahía San Francisco de Paula.

Historia de una usurpación (1)


Historia de una usurpación (2)


Historia de una usurpación (3)


En 1840 las Malvinas se convirtieron en una colonia de la Corona británica, a través de Cartas Patentes firmadas por la reina Victoria, el 23/06/1843, una década después de la ocupación. El reclamo inglés incluyó a las islas antárticas y subantárticas bajo el nombre de "Dependencias de las islas Malvinas". Posteriormente se estableció una comunidad pastoral oficial de colonos provenientes de Escocia, y 4 años más tarde casi todos los habitantes de lo que fuera Puerto Soledad se trasladaron a Puerto Jackson.

Desde entonces, hace 185 años, las islas permanecen bajo dominio británico, para unos ilegalmente, para otros de forma legítima.

La República Argentina reclama el reconocimiento de sus derechos de soberanía, y la ONU reconoce a las islas como un "territorio soberano pendiente de definición", a causa de la disputa entre la Argentina y Reino Unido.

En los 185 años de ocupación, el control británico solo fue interrumpido en 1982, cuando el Proceso de Reorganización Nacional argentino, desesperado por continuar en el poder, ordenó la ocupación argentina de las islas el 02/04/1982 para obligar a la población, en nombre del nacionalismo, a estrechar filas ante un conflicto exterior.

La guerra dejó 1.300 muertes argentinos y 10.000 presos de guerra. Los militares fracasaron en el planteo y ejecución del conflicto.

Islas Malvinas volvieron a formar parte del Reino Unido, con el nombre de Falkland, el 14/06/1982.