La defensa de Puerto Argentino

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

2 de Abril

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Infantería de Marina ARA

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Ejército Argentino

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Royal Navy

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

martes, 22 de agosto de 2017

Museo: Paracaidista británico en un posición de mortero de 120mm

Para británico y mortero, Malvinas 1982

El Museo Imperial de la Guerra de Londres mantiene una gran colección de países en Duxford, cerca de Cambridge. Estas son fotos de una visita de un día y destacan principalmente la guerra terrestre y las salas de la Batalla de Inglaterra.



Foto: un par británico tiene una lata de té mientras sirve como parte del conflicto de las Malvinas en 1982. A su lado está un enorme mortero argentino de 120mm mientras detrás hay un remolque montado en la cocina de campo argentina. Ambos fueron capturados en las Malvinas.

domingo, 20 de agosto de 2017

Encuentran avión Mitsubishi del Escuadrón Fénix

Tráfico final para un avión que había participado de la Guerra de Malvinas

Infobae



La avioneta que se estrelló en el Delta del Paraná poco después de despegar del aeródromo de San Fernando había sobrevivido a la Guerra de Malvinas, de la que participó como parte del escuadrón Fénix.

El Escuadrón "Fénix" se conformó en 1978 de cara al conflicto con Chile. Se trató de un proyecto del brigadier (R) Gilberto Hilario Oliva, con el objetivo de crear una estructura que respondiera a las necesidades operativas de la Fuerza Aérea en tiempos de guerra, pero integrada por profesionales aeronáuticos civiles.



Fue así como en 1982, la avioneta se sumó al escuadrón. Fue uno de los cuatro turbohélice bimotor marca Mitsubishi que participaron de la guerra.

En esos días, la nave pertenecía a la firma IMPSA. Su piloto fue el veterano de guerra Carlos Lázaro Arregui. La avioneta usó la misma patente que tenía cuando se accidentó: LV-MCV.



"El avión realizó tareas de patrullaje, búsquedas, rescates, sobre el mar, la costa y el continente, observación, retransmisión, es decir, nada en particular, sino tareas de apoyo a la Fuerza Aérea en general", explicó a Infobae el veterano Rubén Álvarez, de la Asociación Civil Escuadrón Fénix, que nuclea a los ex combatientes.

Aunque todavía no se saben los motivos del accidente, la comparación se cae de madura: el avión sobrevivió a la guerra, pero 35 años después cayó sobre el Delta del Paraná.

viernes, 18 de agosto de 2017

La Hermandad del Belgrano

La hermandad del Belgrano

La hermandad del Belgrano hace 35 años. Dos torpedos terminaban con el derrotero de uno de los principales buques de guerra que tenía el país y con él se fueron al fondo del Atlántico Sur 323 almas. ya paso tiempo para cerrar algunas heridas de indiferencia y hoy un acto, un reconocimiento es lo mínimo que la sociedad le ofrece a los combatientes. cientos de ellos lograron esquivarle a la muerte en una balsa para ofrecer el testimonio de vida y reflejar esta verdadera hermandad del Belgrano.


martes, 15 de agosto de 2017

Infografía de la guerra

domingo, 13 de agosto de 2017

Nick Taylor y Marcelo Llambias, dos vidas unidas por la guerra y una Kodak

Después de una sangrienta batalla, un Royal Marine encontró una cámara enemiga. Treinta años después Nick Taylor rastreó al soldado argentino en las fotos

Por Audrey Gillan | The Daily Mail


Fue una batalla larga, dura ya menudo aterradora, combatida en el frío amargo de una noche de invierno en el Atlántico Sur. Decenas de años han pasado, pero Nick Taylor recuerda cada detalle del asalto a los picos de las Dos Hermanas: la nieve, los gritos, el ascenso rocoso a través de la oscuridad, las balas traza roja y los morteros explotados lanzados por las tropas argentinas Atrincherado en la montaña arriba. Se montaron bayonetas cuando Nick y sus compañeros de infantería de marina avanzaron lentamente hacia las ametralladoras enemigas.
Su valiente captura de las cumbres gemelas en junio de 1982 fue un pequeño momento en la historia, una victoria estratégica que abrió el camino para la retoma de Puerto Argentina/Stanley dos días después y las propias Islas Malvinas.
Pero para Nick hay un significado más profundo y personal para los terribles acontecimientos de esa noche, por lo que, 30 años después, se encuentra en las mismas laderas, el mismo viento de las Malvinas golpeando su rostro mientras abraza un medio de Buenos Aires.


A la amistad: Nick Taylor, a la izquierda y Marcelo Llambias Pravas, a la derecha, levantar un vaso en las Malvinas

Nick Taylor tenía apenas 20 años y había estado en los Royal Marines por poco más de un año cuando su unidad dejó los cuarteles Condor en las afueras de Arbroath, en el noreste de Escocia, para las Malvinas. Deteniéndose durante dos semanas en la soleada isla de Ascensión, los jóvenes marines (como la mayoría de los militares británicos) pensaron que la guerra en el distante establecimiento británico parecía improbable. Pero cuando desembarcaron de su embarcación de desembarco en la bahía de Ajax, en la costa noroeste de East Falkland, la realidad era demasiado evidente.


Esta foto fue la que más intrigó a Nick, provocando su búsqueda de treinta años

Nick, miembro de la compañía X-Ray, del 45 Commando, celebró su cumpleaños número 21 el 5 de junio de 1982. Lo recuerda porque pasó ese día y su noche al borde de la hipotermia, acurrucándose durante 36 horas en un saco de dormir Con un marine más alto, conocido como un papá del mar.
"Cuando las cosas se ponen desesperadas y se empapan de la piel y van a morir de hipotermia, se le enseña a desnudarse y los dos de entrar en un saco de dormir para que pueda combinar el calor de su cuerpo. Así que eso es lo que hicimos.
Mi regalo de cumpleaños era ver a Stanley por primera vez desde la cima de una montaña. Y no morir de frío.
Había una caminata de 80 millas a través de las rocas, las crestas de la turba y la hierba del tussock antes de que el comando 45 alcanzara incluso a las dos hermanas. Los helicópteros que debían transportar su equipo, así como sus reabastecimientos y tiendas pesadas, habían sido hundidos en el buque portacontenedores, el Atlantic Conveyor, el 25 de mayo. Peor aún, los hombres se habían visto obligados a abandonar su ejército británico 'Bergens' (o mochilas) y embutieron lo que pudieron en bolsas ligeras antes de la larga marcha, dejándolos a merced de los elementos.

Para el 11 de junio estaban fríos, cansados ​​y hambrientos, pero en posición. La nieve comenzó a caer justo cuando se lanzó el asalto a las dos hermanas.
Fue sangriento. La cumbre estaba protegida por tropas argentinas, bien cavadas. Al subir las pistas, Nick y los hombres del Comando se cubrieron detrás de afloramientos rocosos, atrapados por ametralladoras, morteros y artillería pesada.
Pero la ferocidad y el poder de fuego superior de las fuerzas británicas ganaron la ventaja y los argentinos se retiraron, dejando atrás más que una ametralladora candente. Los Marines arrebataron el kit abandonado argentino: carpas, ropa, botas, raciones y bebida.
'Los chicos argentinos de allí fueron valientes', dice Nick. 'Ponemos una cantidad seria de fuego hasta que supieron que serían invadidos y luego se retiraron. Pero fue una decisión sabia, no una cobarde y se fueron con su honor intacto.
"Todos lo reconocimos y estuvimos agradecidos de haber evitado más derramamiento de sangre. Pero estábamos igualmente agradecidos por lo que dejaron atrás. Sólo teníamos los uniformes en los que nos levantamos y el equipo que podíamos llevar; Sin ropa o comida extra. Estábamos fuera de todo. Tuvimos que tomar botas y otros artículos de sus muertos. También tomamos sus municiones, armas, raciones - era corned beef - y whisky y polvo de naranja. Lo mezclamos con agua de los cráteres de la bomba y fue encantador. Encontramos mantas y sombreros de lana.
De una consecuencia menos inmediata fue la cámara Kodak que Nick encontró en una bolsa abandonada. Fue, por coincidencia, el mismo modelo que el que había llevado desde el inicio de la campaña de las Malvinas.
El joven de 21 años se volvió y tomó fotos del terreno al que había ido. Luego desechó la cámara, puso la película en el bolsillo y se olvidó de ella.


Marcelo, sosteniendo a su hijo Mariano, y fotografiado con su esposa Stella

Nick con su esposa Deb y sus dos hijos Josh, a la derecha, y Joe, a la izquierda

En casa un mes más tarde, su curiosidad despertó, Nick fue al químico en Arbroath para recoger la película desarrollada a la que se refirió riendo como sus "broches del día de fiesta". Abriendo la bolsa de Kodak amarilla y roja, sus ojos se iluminaron mientras pasaba por las imágenes que permanecerían con él durante el resto de su vida. Porque allí, en sus manos, había imágenes de un joven que no era mayor que él, de pie desafiante en el uniforme de oficial argentino, con el cigarrillo en la boca. Estaba armado con granadas, un fusil automático ligero colgado sobre su hombro y un bandolero pesado alrededor de su cuello. Detrás de él estaban los riscos de las Dos Hermanas.
Los dos hombres eran el espejo del uno al otro, pero el extraño en las fotos había estado luchando por el otro lado, creyendo con tanta fuerza que su causa era correcta.
"Las fotos mostraban a un oficial argentino exactamente en la misma posición que yo había estado en la montaña", dice Nick. Estaba mirando a un hombre contra el que había peleado. Me preguntaba si estaba mirando a un fantasma.
Después de la campaña de las Malvinas, Nick permaneció en los Marines, luego se unió al Special Boat Service, con el cual participó en operaciones clandestinas en Europa, Oriente Medio, Extremo Oriente, Centro, Sur y Norteamérica y Afganistán. Desde el momento en que vio esas fotografías, sin embargo, sabía que tenía que devolverlas al dueño.

El año pasado, consciente de que el aniversario del conflicto se acercaba - se marcará más tarde esta primavera - Nick comenzó su búsqueda en serio. Y gracias al alcance global de Internet, eventualmente rastreó al misterioso soldado enemigo.
Marcelo Llambias Pravas había sido subteniente en el IV Regimiento de Infantería del ejército argentino hace 30 años. Como Nick, sólo tenía 21 años y, de nuevo, como Nick, provenía de una familia militar. Marcelo incluso había sido educado en una escuela internacional de habla inglesa. Fue condecorado con la medalla de Gallardía en Combate por ser el último soldado argentino en retirarse de Two Sisters.
Nick dice: 'Durante años me he preguntado por el soldado al que pertenecía esa cámara y me pregunté si aún estaba vivo. Debió de haber pasado por muchas cosas como yo, congelado, marchando, muerto de hambre, excitado por el calor de la batalla, tal vez incluso un poco asustado.
"La experiencia de las Malvinas me formó y se convirtió en parte de mi carácter y cada vez que miraba las fotografías de esa época me trajeron una avalancha de recuerdos.


Una cámara como la que fue encontrada por Nick y desechada después de que él había quitado la película

Comencé a hacer algunas investigaciones sobre el conflicto de las Malvinas y en particular la batalla por dos hermanas. El nombre y la unidad de Marcelo seguían apareciendo, pero no estaba seguro de que fuera el hombre adecuado. El publicar su foto en un foro militar argentino me llevó a un amigo suyo y, finalmente, conseguí una dirección de correo electrónico. Así es como me encontré en contacto con el hombre de la foto, ya no una imagen bidimensional, sino una verdadera persona de carne y hueso.
Le he enviado un correo electrónico. Un par de días más tarde escribió de vuelta. No podía creer mi buena suerte cuando la abrí.
Esto es lo que tenía que decir: "Es un honor para mí haber sido contactado por un ex miembro de una fuerza tan valiente como los Royal Marines y estoy profundamente conmovido por tu gesto al querer devolverme mis fotografías.
"Sirviendo con la ONU en Irak y Kuwait, tuve la oportunidad de trabajar con militares británicos y llegué a conocer el vínculo especial de camaradería y respeto que ha crecido entre nuestras dos fuerzas, y lo volví a ver cuando trabajé en Chipre y Eslavonia oriental.
"Ya no somos enemigos porque ambos luchamos de manera justa por nuestros países. Estoy seguro de que me entenderás mejor que cualquier civil de Argentina.
Nick sabía entonces que se trataba de un hombre de ideas afines: un soldado que era ahora un civil, un marido y un padre. Un hombre que finalmente podría ser su amigo y no su enemigo.
Y de ese intercambio de correo electrónico encantado creció una reunión extraordinaria entre los ex-combatientes que aprendieron que eran realmente hermanos en armas incluso si no lo sabían en ese entonces. Fue una reunión de emoción cruda jugada en la cima de la montaña donde se habían enfrentado por primera vez hace 30 años. Y tuvo lugar el pasado mes de diciembre, cuando una vez más se encontraron en las laderas de Dos Hermanas, las montañas de fortaleza cuya caída en manos británicas cambiaron el curso de la Guerra de las Malvinas.
Nick es el primero en llegar y se sienta a la luz del sol, tamborileando nerviosamente los dedos en el álbum de fotos que ha hecho especialmente para su nuevo amigo argentino. Mientras Marcelo viene saltando hacia él, él se levanta, con la mano extendida para un apretón de manos británico, sólo para encontrarse envuelto en el calor de un abrazo sudamericano.


El Sr. Taylor, a la izquierda, luciendo la famosa boina verde de los comandos durante la guerra

Ambos se ríen y luego Nick le pregunta a Marcelo si realmente era el último hombre de pie de acuerdo con la citación de su medalla.
"Y si fuiste el último hombre, ¿por qué te eché de menos?", Pregunta, el humor militar sigue en el primer plano. Es una muestra de la ternura del momento cuando entrega el álbum de fotografías que sin darse cuenta han compartido durante más de la mitad de sus vidas.
Mientras hojean las fotos, los dos se maravillan de cómo de muchas maneras eran iguales.
-No recuerdo ninguna de estas fotografías. Mírame, yo era un niño ", se ríe Marcelo. Y tú también.
Desde aquí en la montaña, los hombres pueden ver el Monte Tumbledown, el Monte Longdon, el Monte Harriet, Wireless Ridge y Sapper Hill, todas las posiciones defensivas clave estratégicas. Como señalan cada uno de estos puntos de referencia y hablan de su parte en la batalla, parecen hablar entre sí en algún tipo de código. Son como miembros de una fraternidad.
"Yo estaba con 5 Sección, 2 Tropas, Compañía de Rayos X y nuestras bayonetas fueron arregladas", dice Nick. -Tenemos dos terceras partes antes de que alguien empezara a disparar contra nosotros, pero luego nos mantuvo presos con una ametralladora. Tardamos tres horas y media en cubrir los últimos 100 metros, ¿sabes? Estábamos escondiéndose entre esas rocas que se martillaban absolutamente. Nuestra sección de armas estaba por delante y estábamos atrapados.
"Una concha se fue junto a mí, y golpeó a tres de los chicos, pero sólo estaban heridos. Tuvimos tanta suerte de no haber perdido a nadie.
Nick apunta a un pedazo de terreno abierto entre algunas rocas, y le pregunta a Marcelo: "¿Recuerdas a algunos tipos que corren de izquierda a derecha?"
Él responde: "Sí, podía verlos muy claramente con mi visión nocturna".
Nick se ríe: "No teníamos radios en ese momento, así que nuestro jefe gritó," Five Section on me "y los tres corrimos a través de terreno abierto. Nunca he corrido tan rápido en mi vida.
Marcelo pone su brazo alrededor de Nick: "¡Corremos rápido! Demasiado rápido para que te disparemos ", dice.
Entonces los dos hombres se arrastraban alrededor de la ladera de la montaña como cabras, encontrando un viejo cable telefónico, bolsas de dormir, clavijas de tienda e incluso algunas de esas botellas de whisky largamente vacías. Ellos son cuidadosos mientras recogen su camino hacia abajo, ya que las laderas todavía están llenas de minas terrestres.
Mientras caminamos, Marcelo dice: "Estoy sorprendido y profundamente conmovido por la búsqueda de Nick por mí. No es una cosa común de hacer - tan pronto como me enteré de él me di cuenta de que era un buen hombre. Él no tuvo que hacer esto: 30 años han pasado. Es un caballero.
-Sí, éramos enemigos. Pero creo que de mi parte, y supongo que Nick es el mismo, nunca nos odiamos. Esto era algo entre Margaret Thatcher y el general Galtieri: en términos generales, ningún argentino durante la guerra odiaba a ningún soldado británico. Éramos soldados, estábamos haciendo nuestro trabajo, ambos lados, estábamos luchando por nuestro país.
"La guerra de Malvinas fue muy diferente en comparación con otras guerras en las que están involucrados civiles o niños o se cometen crímenes. No sientes lo mismo que si estuvieras luchando contra un terrorista. Es bueno luchar contra enemigos cuando este enemigo tiene el mismo código, los mismos valores.


Marcelo, a la derecha, hace 30 años cuando estaba en la fuerza de recuperación argentina en el cerro 'Dos Hermanas' en las Malvinas

De nuestro lado había una especie de admiración por las fuerzas británicas, así que, incluso durante el combate, no había odio.
Nick está de acuerdo: "No siento ninguna animosidad hacia Marcelo o las fuerzas argentinas. En la época de la guerra éramos jóvenes que luchaban por nuestro país y por el otro, ambos lados con valores similares. Fue una guerra pasada de moda con reglas anticuadas.
Ambos hombres están preocupados por el chasquido de sables en el período previo al 30 aniversario del conflicto. La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha estado tratando de estrangular la economía de las Malvinas, alejando a dos cruceros británicos de sus costas y también ha criticado el despliegue del príncipe Guillermo a las Malvinas como un piloto de helicóptero de búsqueda y rescate de la RAF . Gran Bretaña ha anunciado que está despachando el destructor de tipo 45 HMS Dauntless de £ 1,000 millones para patrullar las aguas de las islas.
Pero en un día soleado del verano del hemisferio meridional el diciembre pasado las preocupaciones para la geopolítica más amplia han dado la manera.
Marcelo dice: "Es bueno estar aquí. A veces pienso: "¿Fue un sueño? ¿Yo estaba allí? "Pero ahora tengo las imágenes, la prueba. '
Nick sonríe ampliamente: "Pensar que nosotros, como enemigos, estábamos tratando de dispararnos a unos 50-60 metros de distancia hace 30 años y ahora, como amigos, estamos aquí nuevamente. Tienes razón, es increíble.
Sus vidas han seguido trayectorias similares desde esa primera reunión mortal en 1982. Ambos disfrutaron de carreras militares distinguidas y éxito en la calle civil. Nick, ahora de 50 años, ascendió al rango de suboficial en la SBS. Se retiró en 2003 y ahora viaja por Europa, Eurasia y Oriente Medio para evaluar la seguridad de una compañía petrolera estadounidense. Vive en Poole, la ciudad natal de Dorset de la SBS, con su esposa Debra y sus hijos Josh, de 20 años, y Joe, de 17 años. La familia pasa tiempo juntos en una cabaña frente al mar desde donde nada y nada.
Marcelo pasó 19 años en el ejército sirviendo en misiones de la ONU en Irak y en otros lugares antes de volver a entrenarse como abogado en Buenos Aires, donde vive con su esposa Stella y su hijo de siete años Mariano, y ve a sus hijos de un matrimonio anterior, Marcelo , 21, y Francisco, 19.
La pareja recibe sus respetos en el cementerio militar argentino, que se encuentra al oeste de Darwin Settlement, cerca de Goose Green y es el lugar de descanso final de 230 hombres, incluyendo una de las tropas de Marcelo. Cinco de sus soldados murieron en el transcurso de la guerra. Otros dos sufrieron amputaciones como consecuencia de la congelación.


Nick Taylor, a la izquierda, durante la guerra con un compañero Royal Marine

Más tarde, Nick y Marcelo visitan el monumento a Royal Marine, para rendir homenaje a los 255 británicos y 649 argentinos perdidos, antes de entrar en la ahora pequeña ciudad de Stanley, llena de casas de madera pintada con techos de hierro corrugado.
Nick recuerda el caos y la alegría del día que estuvo aquí por última vez, el día en que Argentina se rindió: "Fuimos a la Casa de Gobierno y recuerdo estar en la sala de estar, con todas las fotos de la Familia Real, y nosotros - soy Avergonzado de decirlo ahora - entró en la tienda de bebidas y robó un poco de brandy, lo mezcló con cóctel de fruta enlatada, y cantó canciones mientras alguien tocaba la guitarra. Corrí por el camino de Cable & Wireless y comencé a decirle a las chicas que enviaran un telegrama a mi mamá ya mi papá ya mi novia.
El pensamiento impulsa a la pareja a dirigirse hacia el pub Globe, un edificio de un solo piso de hierro corrugado con techo cubierto con banderas de la Unión que antes de la guerra.
"Es increíble que 30 años más tarde estoy tomando una cerveza con el hombre cuya cámara encontré", dice Nick. "Esa película era un registro de su guerra y sus experiencias y durante todos los años que estaba bajo mi cuidado sentí que merecía estar con su legítimo dueño. Si la cámara hubiera sido mía, siempre me habría preguntado sobre su destino. Ha sido un honor.
Y entonces los hombres se vuelven para mirar el mar, cada uno perdido en la contemplación tranquila. Dos viejos soldados, uno el enemigo de la reina, el otro su defensor, ahora hermanos, no en armas, sino en paz. Regreso a Las Malvinas estará en ITV1 a las 9 pm del martes.

miércoles, 9 de agosto de 2017

Terminan los trabajos de identificación de la Cruz Roja

Islas Malvinas: finalizaron los trabajos de identificación de los restos de soldados argentinos enterrados en el cementerio de Darwin

En un comunicado, la Cruz Roja informó que concluyó la primera etapa que comenzó el 20 de junio

Infobae


El cementerio Darwin (NA)

El trabajo del equipo forense del Comité internacional de la Cruz Roja (CICR) para identificar a los soldados argentinos sepultados en el cementerio de Darwin en las Islas Malvinas finalizó hoy con una sencilla ceremonia religiosa.

"Me complace informar que ha culminado exitosamente la crucial etapa de exhumación, análisis, documentación y reinhumación de cada uno de los soldados enterrados bajo una lápida que reza 'Soldado argentino solo conocido por Dios'", señaló el jefe forense del proyecto del CICR, Morris Tidball-Binz, en un comunicado que difundió el organismo.

El trabajo de identificación de los restos en el cementerio de Darwin comenzó el 20 de junio y participó un equipo de catorce especialistas forenses, procedentes de Argentina, Australia, Chile, España, México y el Reino Unido.

En esta etapa se procedió a exhumar, analizar, obtener muestras y documentar cada uno de los restos mortales sin identificar. Luego de realizar un análisis de los mismos en una morgue temporal, cada uno de los cuerpos exhumados fue colocado en un nuevo féretro y sepultado en su tumba original el mismo día de su exhumación.

"Hemos tratado los restos mortales con el máximo respeto y esperamos, con nuestra labor, devolverles la identidad a los fallecidos y brindar con ello respuestas a las familias que aguardan hace más de tres décadas la identificación de los restos de sus seres queridos", añadió Tidball-Binz, que destacó "el profesionalismo" y el "compromiso humanitario" de los especialistas.

En tanto, en las próximas semanas se procederá a la restauración del cementerio a su estado original y las muestras para análisis genético serán entregadas a un laboratorio en la provincia de Córdoba, donde están las muestras de referencia de los familiares.

En paralelo, otros dos laboratorios en Reino Unido y España tienen a su cargo el control y el aseguramiento de la calidad del análisis de ADN.

Los informes de identificación serán finalizados a fin de año y entregados a ambos gobiernos, mientras que las autoridades argentinas informarán los resultados de manera confidencial a las familias que han solicitado la identificación de los soldados.

lunes, 7 de agosto de 2017

Cuando la BBC arruinó la sorpresa en Goose Green

La traición de la BBC en la guerra de Malvinas en la batalla de Pradera del Ganso


Shahan Russell | War History Online


Lugar de descanso temporal del Coronel H Jones y 2 Para KIA Goose Green, Ajax Bay - 13 de junio de 1982.

La Batalla de Goose Green en 1982 fue parte de la Guerra de las Malvinas entre Gran Bretaña y Argentina. Fue especialmente notable por dos cosas - la alta tasa de víctimas y cómo la British Broadcasting Corporation (BBC) cometió traición.

Las Islas Malvinas, Georgia del Sur y las Islas Sandwich del Sur son territorio dominados por los británico que se encuentra mucho más cerca de la Antártida que de Gran Bretaña.

También están más cerca de Argentina, por lo que los argentinos los reclaman a pesar de que todos los británicos dicen lo contrario.

El 2 de abril de 1982, decidieron hacer algo al recuperar las Islas Malvinas. Al día siguiente, Georgias del Sur y las islas Sandwich del Sur fueron los siguientes - que hizo que todos se vayan, "¡Huh !?"

El territorio combinado llega a apenas 1.507 millas cuadradas. Estando tan cerca de la Antártida que apenas habitable.

Las únicas personas que no se rascaban la cabeza eran los británicos y los argentinos.


Las Islas Malvinas, Georgia del Sur y las Islas Sandwich del Sur

Para entender esto, aquí hay una lección de historia rápida. Varias naciones europeas los reclamaron hasta que Gran Bretaña llegó en 1690 y dijo: "¡Mía!" España hizo lo mismo en 1713, pero para hacer una larga historia, su imperio se derrumbó.

Entre los territorios que perdieron fue Argentina. Aunque ya no son españoles, los argentinos creen que son los sucesores de la reclamación de España. Se contentaron con dejar que las cosas fueran hasta 1982. ¿Entonces por qué?

Era porque su gobierno militar necesitaba una distracción. La economía del país chupaba. Lo mismo ocurre con su historial de derechos humanos.

¿Solución? Distraer a la gente con patriotismo y hacerlo antes de las próximas elecciones llamadas. ¿Pero cómo? ¡Hola, guerra de Malvinas!

Mientras que Gran Bretaña no era un empujón, el gobierno argentino apostó en tres cosas: las islas no tienen valor estratégico; Que prácticamente no tienen recursos, y que son el hogar de sólo una pequeña población de la mayoría de los británicos.

Goose Green

El gobierno también consideró la economía británica. No estaba muy bien a principios de los 80, así que la esperanza era que los británicos estuvieran demasiado distraídos y demasiado presionados para hacer algo con respecto a una invasión.

Claro, gritarían y marcarían sus pies, pero eso sería todo.

Los argentinos no estaban preocupados por la ONU. El país fue constantemente objeto de ataques por sus violaciones de los derechos humanos, así que ¿qué fue otro ding de la comunidad internacional? La gente simplemente se acostumbraba a ello, como lo hicieron con el Tíbet.

No resultó de esa manera, por supuesto. Gran Bretaña respondió rápidamente con aterrizajes anfibios en San Carlos Water en East Falkland el 21 de mayo.

La mayoría de las fuerzas argentinas se encontraban alrededor de Port Stanley, a unos 50 kilómetros al este, y otras estaban instaladas en Goose Green y Darwin, armadas con ametralladoras, cañones de 35 mm, morteros y artillería.

Goose Green podría ser ignorado. Es una pequeña comunidad en Lafonia en East Falkland a lo largo del Choiseul Sound. También estaba demasiado lejos para amenazar los continuos aterrizajes en San Carlos, que no iban bien.


Teniente Coronel Ítalo Ángel Piaggi

Los británicos habían perdido un número de naves de ataques aéreos, por lo que necesitaban fortalecer las posiciones que ya tenían. Lo que pretendía ser una contrainvasión para recuperar las Malvinas, se había convertido en una maniobra defensiva.

Mientras que el gobierno argentino se hizo popular con su gente, las cosas eran diferentes en Gran Bretaña. Parte de su población sentía que las Malvinas no valían la pena pelear y morir. Por lo tanto para reunir a los nay-sayers, un poco de PR fue necesario.

Los políticos británicos estaban particularmente preocupados porque el Consejo de Seguridad de la ONU ya estaba hablando de un alto el fuego. Si se pasara, las tropas británicas se quedarían atascadas porque el tiempo y la geografía no estaban de su lado. Todo lo que Argentina tenía que hacer, por otro lado, era esperar.

Gran Bretaña no podía. Si era para tomar las Malvinas rápidamente, tenía que ir a la ofensiva.

De repente, Goose Green se veía atractiva.



Teniente Coronel Herbert Jones

Si Gran Bretaña pudiera tomar eso, tendría acceso a una gran franja de East Falkland. Un alto el fuego entonces sería todavía molesto, pero por lo menos Gran Bretaña tendría una porción más grande de la isla con la que molestar a la Argentina.

Entrar al Brigadier Julian Howard Atherden Thompson, comandante de la 3 Brigada Comandante. Su trabajo era enfrentarse a los argentinos alrededor de Goose Green y Darwin.

El área fue protegida por la Fuerza de Tarea Mercedes bajo el Teniente Coronel Ítalo Ángel Piaggi, compuesto por el 12º Regimiento de Infantería (IR12) y la 3ª Compañía. Defensado por 20 mm Rheinmetalls, dos pistolas antiaéreas de Oerlikon de 35 mm con radar y una batería de tres OTO Melara Mod 56 105 mm pack Howitzers, el trabajo de Thompson no sería fácil.

Para hacerla aún más difícil, sus hombres no podían volar. La mayoría de sus helicópteros habían estado a bordo del transportador del Atlántico, que fue destruido por misiles argentinos el 25 de mayo.

El plan, por lo tanto, era desembarcar tropas en la Bahía de San Carlos y hacerlos caminar durante dos días hasta que llegaran a Goose Green.


Cementerio al norte de Darwin, donde la mayoría de las bajas argentinas de Goose Green están enterradas

El 26 de mayo, el 2do Batallón del Regimiento Paracaidista (2 Pará) bajo el Teniente Coronel Herbert Jones comenzó a hacer precisamente eso. ¡Los argentinos se depararían una sorpresa!

O eso pensó Jones hasta que encendió la radio.

Se había sintonizado con el Servicio Mundial de la BBC, que estaba diciendo felizmente al mundo que el segundo Para estaba listo para lanzar un ataque sorpresa contra Goose Green. ¡Cuanta sorpresa habría ahora?!


Memorial al Grupo de 2 Pará, al oeste de Darwin

¿¡Ahora que!? Los 2 Para sabían que estaban superados en número. Su única ventaja estaba en la sorpresa, pero que claramente fue el camino de los dinosaurios.

Después de una sana ronda de pleitos, Jones prometió demandar a la BBC por traición. Idem con el Gabinete de Guerra. Ah, y todo el gobierno Thatcher.

Piaggi estaba escuchando la misma emisión y sacudió la cabeza con incredulidad. ¿Realmente los británicos pensaban que era tan estúpido? Hah!

Evidentemente iban a atacar en otro lugar y estaban usando el anuncio como una diversión. Así que les dijo a sus hombres que se relajaran.


El lugar donde murió el Teniente Coronel Herbert Jones, ahora un monumento conmemorativo

Ellos todavía estaban haciendo eso cuando 2 Pará atacó. Jones había apostado que Piaggi pensaría como él y ello pagó.

Piaggi se rindió el 29 de mayo - que, por una interesante coincidencia, pasa a ser el Día del Ejército Nacional Argentino.

Así terminó la Batalla de Goose Green, pero llegó a un precio considerable.

Jones y otros 17 británicos murieron a costa de 45 a 55 argentinos.

De vuelta en Gran Bretaña, hubo furia por el incidente, ya que los políticos fueron acusados ​​acertadamente de desperdiciar vidas británicas por un truco de propaganda.

sábado, 5 de agosto de 2017

Las fantásticas batallas aeronavales del conflicto y el valor de los pilotos argentinos

Los "barcos fantasmas" de Malvinas reviven hoy las heroicas batallas de los pilotos argentinos contra la flota británica

El sonar de un buque inglés, que en los primeros meses de este año navegó el Atlántico Sur, mostró los restos de tres naufragios de 1982. Cómo fueron los dramáticos combates aéreos que llevaron a las fragatas al fondo del mar. Y el revelador audio de los aviadores mientras bombardeaban: "¡A ver cómo explotó esa puuutaaa!"

Por Gaby Cociffi | Infobae




El Coventry en llamas, luego del ataque argentino el 25 de mayo de 1982

"¡A ver cómo explotó esa puuuutaaaa!", grita el capitán Mariano Cobra Velasco, mientras lanza su bomba sobre el destructor inglés Coventry.

Son las tres y veinticuatro del 25 de mayo de 1982. La panza del avión A-4B Skyhawk acaba de rozar la antena del buque de guerra en las aguas del Estrecho de San Carlos. Los 454 kilos de explosivos salen rasantes sobre el agua, rebotan, entran por la proa y desgarran las planchas de acero. El humo negro mancha el cielo de Malvinas.

La formación de cazas "Zeus" -Velasco junto al alférez Jorge Bam Bam Barrionuevo– celebra el blanco, haciendo caso omiso al silencio de radio.

La orden del capitán Pablo Cruz Carballo -que comanda "Vulcano" y junto al teniente Carlos Tala Rinke acaban de atacar a la HMS Broadsword- no tarda en llegar:

-Péguense al suelo que están tirando misiles, pegaditos, no demasiado pegados ¿ok? ¿Estan "chicas"? ¡Viva la Patria! ¡Viva la Patria, canejo! ¡Gringos de mieeerrrrrda! ¡Hiiijaaajaaajaaaa!

En el día de la Patria los pilotos argentinos dañan seriamente a la fragata Broadsword y hunden al Coventry. Están exultantes mientras dejan atrás el fuego enemigo.


El destructor tipo 42 tardó sólo 25 minutos en hundirse

El mar se traga al destructor en sólo 25 minutos. Primero, una bomba explota en la sala de computadoras y destruye el comando. Segundos más tarde, la otra entra a la sala del motor delantero, estalla debajo del comedor y el barco comienza a escorarse sin remedio.

El capitán David Hart Dyke, con su cara quemada y en carne viva, logra nadar hasta un bote salvavidas. Años más tarde recordaría: "Mi mundo explotó. En un instante percibí el calor y el crepitar del radar, que se desintegró frente a mi rostro. Cuando me recuperé no podía ver nada a través del humo denso y negro, sólo a la gente gritando en el fuego, pero podía sentir que el compartimento había sido totalmente devastado".

Los diálogos de los pilotos durante los ataque -en los audios rescatados en este video- revelan el tremendo coraje de los aviadores argentinos que volaban a 10 metros del mar, con los parabrisas incrustados de sal, usando mapas escritos con marcador rojo porque no tenían radares y con bombas que muchas veces no explotaban porque debían lanzarlas a muy baja altura -a 60 metros, casi rozando los mástiles de las fragatas misilísticas- y las espoletas de retardo no llegaban a armarse.




-¡Dio perfecto usted, señor! ¡Era una CL 42, eh! (clase de destructor). La vi clarito… , le dice Barrionuevo a Velasco después del ataque al Coventry.

-¡¡Huijaaajaaaaa!!, grita el capitán.

-Pegó en la trompa, las tres habían explotado muy bien, ¿eh? ¡Qué golazo!

-Hiiiijuujuuu ¿pegaron las tres?

-Sí, las tres. Pegaron las tres. Las vi, señor. ¡Y una en la CL 42, eh! La vi clarito, ¿eh?

-¡A ver cómo explotó esa puuutaaaa!,

-¡Esoooo! ¡Vamos, pendejo! ¡Vamos, pendejo! ¡¡Viva la Patria!!, irrumpe Carballo en la comunicación y ordena el vuelo rasante porque los ingleses están lanzando misiles.


El capitán Carballo y el teniente Rinke en la embestida contra la Broadsword -que fue seriamente dañada- en medio de una lluvia de proyectiles. El ataque fue fotografiado desde el buque inglés

Hoy, 35 años después de la guerra, los ecos de esas voces rebotan en la pantalla del sonar del buque inglés HMS Enterprise, que desde 2014 recorrió 150 mil millas marinas y 20 países -en su trabajo de seguridad y operaciones marítimas- hasta arribar al Atlántico Sur.

Las imágenes llegan nítidas y conmueven a los tripulantes. Convertidas en fantasmas, podridas las maderas, corroídos los hierros, descansan en el fondo del mar los restos de tres fragatas británicas.

Muy lejos de la espuma que en la superficie golpea furiosa la costa de la Isla Soledad, la HMS Ardent, el Coventry y la Antelope ya no son aquellos orgullosos buques que cruzaron el océano junto a la flota de Su Majestad para combatir en la guerra de Malvinas. Hoy se han convertido en espectros de sal y algas marinas.

A 90 metros de profundidad, como una gigantesca ballena muerta, distinguen el borroso casco del Coventry, a 18 metros la Antelope, muy cerca la Ardent: son los despojos de los naufragios de los buques de guerra que la aviación argentina atacó entre el 21 y el 25 de mayo de 1982.


Como una gigantesca ballena muerta en el fondo del mar, el destructor Coventry yace a 90 metros de profundidad en el Estrecho de San Carlos

Los marinos ingleses, que llegaron en los primeros meses de este año a las islas para presentarse ante el buque de patrulla HMS Clyde, que debía hacer su reinstalación en Sudáfrica, observan las figuras en el sonar y escriben conmovidos en la cuenta de Twitter:

"La HMS Antelope se encuentra en San Carlos. Steward Stephens murió luchando por ella, y el sargento James Prescott murió intentando salvarla. #Falklands35"

"Una imagen sonar del HMS Ardent, que yace en el lecho marino. Veintidós marineros #RoyalNavy descansan con ella. #Falklands35 #Ellosnoenvejecerán"

"Esta nueva imagen muestra a la HMS Coventry a 90m de profundidad. Hundida el 25 de mayo de 1982. Con ella descansan 19 marineros @RoyalNavy. #Ellosdieronsumañana #Falklands35"

Entonces, la historia de la guerra de Malvinas vuelve con fuerza. Las tres oleadas de ataques aéreos, que el 21 de mayo soportó la Ardent hasta hundirse, se rescatan en la memoria de los marinos más viejos. Todos recuerdan los negros días de la flota en aquel lejano mayo de 1982.

La Ardent estaba haciendo apoyo de bombardeo naval contra la pista de aterrizaje de Pradera del Ganso cuando se vio sometida al ataque más concentrado que ningún otro barco haya soportado durante toda la guerra. La fragata fue "golpeada" 17 veces en 22 minutos por los pilotos argentinos, y uno de cada cuatro de sus tripulantes resultaron muertos o heridos. Perdió, en proporción, más hombres que ninguna otra unidad de combate británica.

Los pilotos de los caza A-4B: el capitán Pablo Carballo, el alférez Leonardo Carmona, el primer teniente Carlos Cachón y el teniente Carlos Rinke

A las 11.30 del 21 de mayo despegó de la base aérea de Río Gallegos la escuadrilla "Mula" de los A-4B. El capitán Carballo lideraba, seguido por el teniente Rinke, el primer teniente Carlos Cachón y el alférez Leonardo Carmona.

Carballo voló en silencio de radio a casi 900 km por hora. El cielo y el mar brillaban en un azul intenso que se confundía y desdibujaba la línea del horizonte. Pensó: "Todo es tan azul que si caemos al agua nunca nos van a encontrar". Miró la imagen religiosa de Jesús que tenía dentro de la cabina. Y encomendó su alma a Dios antes de la batalla.

Cachón tuvo que abandonar la misión por problemas con el reabastecimiento en vuelo. Ya sobre la Gran Malvina, el avión de Rinke presentó una falla en un tanque y le ordenaron regresar a la base. Carballo y Carmona siguieron solos. Al acercarse divisaron una fragata clase 21 en la bahía. En vuelo rasante se lanzaron al ataque.

-¡Viva la Patria!, se escuchó en la radio como un grito de guerra.

Hubo un momento de confusión: los británicos no les disparaban. ¿Sería un buque propio? En el ataque del 1° de mayo Carballo había ametrallado y bombardeado al Formosa creyendo que se trataba de un barco inglés. No quería cometer el mismo error. Y no disparó. Pero Carmona ya había descargado su bomba. Un segundo después los ingleses lanzaban sus proyectiles.


La fragata Ardent soportó tres oleadas de ataques antes de hundirse. Fue golpeada 17 veces en 22 minutos por los pilotos argentinos

Frente a la fragata y en la soledad de su cabina, Carballo sintió "una confianza y una euforia especial porque sabía que volaba en la gracia de Dios", según confesaría en un aniversario del combate.

El mar hervía por el fuego enemigo. Habían entrado a la "zona caliente" donde en cada segundo se jugaban la vida. El piloto vio una estela blanca pasar muy cerca de su ala derecha: los británicos habían disparado un misil. En medio las esquirlas y los proyectiles, disparó sus cañones de 20 mm y perforó el casco de la nave.

Sus auriculares le entregaban el sonido de una respiración entrecortada. como la de un moribundo, de alguien que agonizaba. Pero no  había tiempo para pensar: elevó su avión y lanzó su bomba. Vio el humo negro cubriendo la proa del barco. Sólo al finalizar la misión supo que esa misteriosa y ahogada respiración era la suya.

Juan Bernhardt atacó la Ardent. Murió ocho días después durante una misión en el estrecho de San Carlos. Un misil superficie-aire hizo impacto en su avión que se estrelló en la Isla Soledad

El segundo ataque fue de los Mirage. El capitán Horacio Mir González y el teniente Juan Bernhardt (+29/5/1982) -con el indicativo "Cueca"- lograron que dos bombas MK-83 impactaran sobre popa y una tercera alcanzara la sala de máquinas. La Ardent, herida, puso rumbo a San Carlos.

Una hora después, presagiando el fin del gigante, el cielo se tiñó de gris. Una persistente llovizna azotó a los seis Skyhawk A-4Q de la Armada que volaban hacia Malvinas y se preparaban para el tercer ataque.

Los cazas navales -comandandos por el capitán de corbeta Alberto Philippi, seguido por el teniente de fragata Marcelo Márquez y el teniente de navío César Arca– se elevaron llevando cuatro bombas con cola de retardo y 190 proyectiles de 20mm cada uno. Los seguían, a seis minutos de distancia, los tenientes de navío Benito Rotolo, Roberto Sylvester y Carlos Lecour. Era un ataque masivo.


Alberto Philippi y José César Arca. Ambos, junto con Marcelo Márquez, integraban 1ª sección de la 3a Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque

La voz de la torre de control de Río Grande rompió el silencio en la radio del líder. Advirtió:

-Una PAC (Patrulla Aérea de Combate) de cuatro Sea Harrier protegen a las unidades de superficie. En caso de no hallar el blanco deben dirigirse a San Carlos para atacar los barcos allí apostados.

Sobre las islas, Philippi balanceó las alas de su avión para avisarle a sus compañeros que había llegado la hora de descender en vuelo rasante para evitar los radares. Casi tocando el agua, con un techo de nubes plomo apretadas contra el mar, el piloto evaluó -en un segundo que pareció eterno- si seguir o regresar. Las condiciones climáticas eran pésimas, las fragatas captaban con su radar un blanco a cinco millas y los pilotos argentinos sólo tenían visibilidad a cuatro millas, desde los destructores lanzaban misiles Sea Cat y los aviones Harrier amenazaban con una dura batalla aérea. "Sigo", se dijo. Y muy cerca de Punta Federal ordenó:

-¡Vamos a atacar! ¡Viva la Patria!

El capitán inglés Alan West estaba sobre el puente de mando en la Ardent cuando vio venir a los pilotos argentinos. "¡Cúbranse!", les gritó a sus hombres. Y se lanzó cuerpo a tierra. Cuatro bombas impactaron y destrozaron el comedor, las comunicaciones, el comando.

Philippi se puso en fuga. Arca, que lo seguía de cerca, trató de esquivar las esquirlas de la bomba de su compañero. No pudo. Al atravesar la columna de fuego sintió un tremendo golpe en la cola del avión. Atrás suyo, Márquez también había lanzado sus bombas.

Juntos iniciaron el escape. Quince segundos después Márquez dio la alerta: dos cazas británicos los estaban atacando.

-¡Harrier, Harrier, enemigos a la izquierda!

Fue lo último que dijo. El teniente inglés Clive Morell accionó sus cañones y el avión de Márquez se convirtió en una bola de fuego.


Marcelo Gustavo Márquez murió combatiendo con un Sea Harrier luego de descargar sus bombas sobre la fragata Ardent

Philippi no tuvo tiempo de lamentar la muerte de su compañero. El teniente inglés John Leeming había lanzado un Sidewinder. El misil impactó en la cola. El avión se estremeció y su nariz miró al cielo. El piloto argentino alcanzó a ver al caza británico que se acercaba veloz para derribarlo definitivamente.

Fueron sólo segundos donde la certeza del final y de la muerte lo abrazaron. Con la calma que precede a una gran tormenta, informó desde la radio:

-Fui impactado, estoy cayendo, estoy bien.

Y accionó la palanca para eyectar su asiento. El avión llevaba una velocidad de 900 kilómetros por hora. Al salir despedido, Philippi se desmayó. Cayó en una granja donde pasó la noche. Al día siguiente caminó hasta encontrar las líneas argentinas.

El aviador inglés Morell siguió el combate. Lanzó un misil contra el caza de Arca pero no logró derribarlo. Al girar, para salir de la línea de fuego, el piloto de la Armada se encontró con otro Harrier que estaba disparando sus cañones. Los proyectiles le dieron de lleno. Todas las luces de alarma del tablero se encendieron. Cuando se preparaba para el ataque final -porque sabía que ya no tenía resto-, sorprendido vio que los Sea Harrier abandonaban la lucha: se habían quedado sin combustible.


Un Mirage en plena batalla aérea. Se planearon 505 salidas de combate, de las cuales se cumplieron 445. De esa cifra, 272 misiones llegaron a su objetivo. Se perdieron 70 aviones. Murieron 41 aviadores

Arca tenía seis impactos en el ala izquierda y cuatro en la derecha. No podía regresar al continente. Bajó la velocidad, se alejó de Pradera del Ganso para evitar las baterías antiaéreas argentinas y se propuso salvar su nave: buscó aterrizar en el aeropuerto de Puerto Argentino.

Tres veces desde la torre de control le ordenaron que se eyectara. Se negó. "Baje tren de aterrizaje", le llegó la voz de un oficial de la Fuerza Aérea. Lo hizo. Y entonces recibió la orden final: "La rueda izquierda del avión está trabada, aborte aterrizaje, eyéctese ahora". Tuvo que obedecer.

Accionó la palanca, salió disparado y el avión comenzó a volar como conducido por un piloto enloquecido. Vio que su A-4Q había girado en el aire y se acercaba para impactarlo. Era el final. Rezó mientras caía en espiral. Pidió un milagro. Inexplicablemente, la nave viró cuando estaba a escasos metros. Arca cayó en las heladas aguas de Puerto Groussac. Lo rescataron extenuado y casi congelado media hora después.


El mapa del HMS Enterprise muestra el lugar donde el sonar encontró los restos de los tres buques de la Armada Real

Por la radio, la escuadrilla del teniente Rotolo -que volaba hacia el blanco- escuchó la feroz batalla aérea. Supo que al llegar sobre los buques de la armada inglesa tendría el camino despejado: los aviones enemigos ya no estaban en condiciones de combatir.

Junto a sus compañeros de formación se preparó para descargar sus 2000 libras de explosivos sobre la Ardent. Elevó su cazas a 60 metros, la altura mínima que daba tiempo para que las espoletas de las bombas se pudieran armar una vez lanzadas. "Me pareció que estaba tan alto que lancé las bombas e invertí el avión para bajar, algo que uno hace normalmente a 10.000 pies. Por suerte pude recuperar el caza a ras del agua", relató el capitán de navío luego del ataque.

La bomba de Lecour explotó en las entrañas del buque muy cerca de los depósitos de combustible. Syvester lanzó sus cargas y terminó de dañar la cubierta. Habían sellado la suerte de la  fragata inglesa.


La Ardent hundida en las aguas del Estrecho de San Carlos. Una boya marca el lugar del naufragio

La Ardent se convirtió en un infierno. Los marinos británicos intentaron vanamente controlar el fuego. Había que abandonar la nave. El comandante West, con lágrimas en los ojos, fue el último en hacerlo.

La fragata lanzó sus anclas en Grantham Sound. Sin posibilidad de salvarla, los militares ingleses la dejaron arder durante toda la noche. Veintidós hombres murieron en ese ataque. Más de 30 sufrieron heridas de gravedad. Se hundió a las 4.30 de la madrugada del 22 de mayo de 1982.

El lugar del naufragio, donde el sonar descubre su silueta sobre el lecho marino, está preservado bajo la Ley de Protección de Naufragios de las Islas Malvinas. Una boya marca el sitio exacto del siniestro.


En la noche del 23-24 de mayo un militar británico intentó desactivar las bombas argentinas que no habían explotado en la Antelope. Pero una estalló y alcanzó el compartimento de almacenamiento de los misiles

La tercer y última imagen que los tripulantes del HMS Enterprise ven en las pantallas muestra a la HMS Antelope convertida en una estatua de sal recostada en las profundidades marinas.

El ataque argentino que condenó al naufragio a la fragata tipo 21 de la Royal Navy tuvo varios contratiempos. Finalmente, al mediodía del 23 de mayo, comandados por el capitán Carballo, volaron hacia la islas el primer teniente Rinke, el primer teniente Luciano Guadagnini y el Alférez Hugo Gómez.

Los A-4B se dirigieron en vuelo rasante sobre la isla hacia los destructores que estaban en la cabeza de playa del Puerto San Carlos. Los ingleses divisaron a los caza y lanzaron sus misiles. Un Rapier estalló debajo del avión de Carballo que volaba a 10 metros del suelo de Malvinas. Una gigantesca nube de polvo, tierra y rocas envolvió al piloto. La fuerza de la explosión hizo que el caza quedara con su panza mirando al cielo, invertido. "Tengo que eyectarme", pensó Carballo. Pero hizo un último esfuerzo para que la nave no se estrellara. Forzó los comandos, sacó al A-4B de la línea de fuego, y pudo regresar al continente en medio de los misiles que le disparaban desde Pradera del Ganso.


La impresionante imagen de los minutos finales de la Antelope

Rinke venía detrás. No había podido separar su avión con los 20 segundos necesarios para no recibir las esquirlas de la bomba de su líder. Se metió de lleno en la turbulencia de tierra y piedras ocasionada por la explosión. Cuando salió tenía delante de sus ojos una enorme fragata inglesa. Largó su bomba MK-17 y emprendió la huida. El artefacto pegó en la popa del barco, pero no explotó.

El ataque que siguió fue el de Gómez, que dejó caer su bomba de 500 kilos que tampoco estalló.


El primer teniente Luciano Guadagnini murió durante el ataque a la Antelope. Un misil impactó en su avión y la explosión lo desintegró

Guadagnini cerró la embestida, y desprendió su carga sobre la Antelope. Un segundo después, sintió que un misil le había pegado en su ala derecha. El avión, descontrolado, amagó con estrellarse en el agua. El primer teniente logró enderezarlo, pero no pudo salvarse: su caza golpeó con violencia contra una de las antenas del destructor inglés y estalló. Los fragmentos del A-4B cayeron en las aguas del Estrecho.

En un mar calmo, tan lejos de aquella dramática batalla, los marinos ingleses del Enterprise rememoran los detalles del naufragio y homenajean a los tripulantes caídos durante el ataque.

Saben que en la noche del 23 al 24 de mayo, el sargento James Pescott trabajó incansablemente para desactivar las bombas argentinas que habían penetrado la fragata. Pero una explotó y alcanzó el compartimento donde se guardaban los Sea Cat. Como un show de trágicos fuegos artificiales, los misiles iluminaron el negro cielo de Malvinas. La foto de la fragata en medio de las llamas se transformó en una de las más icónicas de la guerra.

La Antelope se partió en dos como una nuez y se hundió en la Bahía Ajax.


LA Antelope se partió en dos como una nuez. Hoy sus restos están marcados por una boya

Desde el Enterprise arrojaran al mar una ofrenda para honrar a sus muertos. Saben que los cascos hundidos de aquellos destructores son también las tumbas de los que combatieron. Por eso, desde 1986, Gran Bretaña instituyó una ley que protege los lugares de naufragio. Cualquier persona que retire o modifique los restos de un siniestro militar será procesada, a los convictos les serán requisados sus equipos de buceo y deberán pagar multas altísimas.

Los barcos fantasmas descansan desde hace 35 años sin que nadie altere su lecho de muerte. Sólo en el otoño de 1982, pocos meses después de la guerra, 39 integrantes de la Marina Real se sumergieron a 91 metros de profundidad para recobrar material sensible y documentos de la fragata Coventry.


La imagen de la Antelope muestra los restos de la fragata que se llevó la vida de 19 hombres

Clive Gale, buceador naval que participó en aquella búsqueda, recordó: "El barco se hundió en sólo 20 minutos y con él se llevó documentos que eran de importancia para la seguridad del Reino Unido. Pero éramos conscientes de que estábamos buceando en el lugar donde 19 hombres encontraron su descanso eterno. Respetamos a los marinos que yacen allí junto a su barco".

Durante la guerra de Malvinas 8 buques de la Armada Real británica fueron hundidos o destruidos, 8 quedaron fuera de combate, 5 casi inactivos y 10 averiados.

Las figuras espectrales de tres de ellos están impresas en la pantalla del sonar del HMS Enterprise. Sus restos restos son tumbas de guerra. Y las hazañas de aquellos pilotos que hace 35 años sorprendieron al mundo resurgen desde el fondo de la Historia.

¿Qué tuvieron ustedes para animarse a tanto?, se le preguntó al capitán Carballo años después de las batallas. Su respuesta: "Un avión viejo y un corazón argentino".


jueves, 3 de agosto de 2017

Malvinas en el entramado de alianzas de USA

Las Malvinas y Enredos de Alianzas 

Pero una de las muchas disputas en las islas donde Estados Unidos tiene poco en juego.

Doug Bandow | National Interest




El gobierno de los Estados Unidos recolecta alianzas militares como algunas personas recogen amigos de Facebook: cuanto más mejor. Sin embargo, a medida que los aliados de Washington se encuentran cada vez más envueltos en disputas territoriales potencialmente violentas en todo el mundo, Estados Unidos puede encontrar que cobrar aliados es más costoso que coleccionar arte.

Las alianzas deben ser un medio y no un fin. Los países deben unirse para alcanzar importantes objetivos comunes. El propósito más obvio de un acoplamiento militar es seguridad.

Hace más de 30 años, Argentina y Gran Bretaña lucharon por el control de las Islas Malvinas. Washington se inclinó hacia Gran Bretaña-fue durante la Guerra Fría, el presidente Ronald Reagan se había unido a la primera ministra Margaret Thatcher, y la Argentina estaba gobernada por una junta militar brutal.

Hoy en día estos factores han pasado a la historia, como Argentina presiona vigorosamente su reclamo a las islas. De hecho, la complicada historia del territorio da a Buenos Aires un buen argumento en favor de la soberanía, pero los residentes de las Malvinas votaron 1513 a 3 para seguir con Gran Bretaña. Londres está presionando a la administración de Obama por un respaldo diplomático, si no militar. Hasta ahora, Washington ha apostado por la neutralidad, haciendo que el escritor británico Robert Taylor se quejara de que el presidente Barack Obama no demostró "lealtad a su aliado", que había "luchado lado a lado con Estados Unidos durante la última década en Irak y Afganistán". Mucho el mismo argumento hace tres años cuando el tema primero resurgió.

Sin embargo, no hay ninguna justificación para que Washington ofrezca un apoyo incondicional a las reivindicaciones territoriales impugnadas de Gran Bretaña. Washington y Londres ya no están unidos en una peligrosa batalla global. El estado de las Malvinas ni siquiera importa geopolíticamente a Gran Bretaña. Sólo recientemente las islas, ubicadas a unas 8.000 millas de las Islas Británicas, se convirtieron en un beneficio económico potencial, con posibles recursos submarinos cercanos. Al mismo tiempo, Estados Unidos tiene mucho en juego en su relación con América Latina. El principal interés de Washington es que la resolución de la controversia sea pacífica, no que la resolución deje las islas en manos británicas.

Por lo menos los Estados Unidos no es probable que se encuentre en guerra. Buenos Aires no es probable que vuelva a encender el conflicto e incluso si lo hizo Londres no es probable que espere Washington para enviar un grupo de portadores o dos para reducir las principales ciudades de Argentina a escombros.

Dependencia de la trayectoria

Dado que las alianzas de Estados Unidos dejaron de proteger la seguridad de los Estados Unidos, han ilustrado la verdad de la economía de Choice Pública, ya que los políticos buscan encontrar nuevos propósitos para las instituciones antiguas. Irónicamente, el resultado ha sido hacer a los Estados Unidos menos seguros. Por ejemplo, la expansión de la OTAN agregó estados políticamente frágiles y militarmente débiles a la ya larga lista de Washington de dependientes de la defensa.

El problema es similar con las alianzas asiáticas de Estados Unidos. Corea del Sur puede ser un valioso amigo, pero ya no es un campo de batalla de la Guerra Fría. Tampoco necesita defenderse, ya que supera ampliamente al Norte en recursos económicos, tecnológicos y de población. Los lazos con Filipinas se remontan al dominio colonial, pero el destino de Manila tiene poco significado estratégico para los Estados Unidos. Durante mucho tiempo poseedor de la segunda economía más grande del mundo, Japón ha sido capaz durante años para defenderse contra cualquier amenaza militar plausible.

Mientras que las amenazas tradicionales que animaron estas alianzas en todo el mundo -invasiones potenciales de la Unión Soviética, China Maoísta y Corea del Norte- han disminuido, han surgido nuevos peligros. Resulta que los amigos de Estados Unidos están involucrados en más de algunas disputas sobre territorios sin valor. La defensa de la cual los Estados Unidos se espera naturalmente apoyar.

Consideremos a las Filipinas, un estado ligeramente armado y semi-férreo que posee grandes ambiciones nacionales y un tratado de defensa con América. El año pasado, Manila se encontró jugando un juego de pollo con la República Popular China sobre otro grupo sin valor de rocas, llamado Scarborough Reef por los filipinos y Huangyan Island por los chinos. Desafortunadamente, Filipinas confía en una marina que apenas merece ser llamada de segunda categoría: el buque insignia es un casting de décadas de edad. Así que el gobierno filipino se dirigió a los Estados Unidos. Quiere más armas, visitas adicionales de las fuerzas militares estadounidenses y un compromiso renovado con la defensa de esa nación.

Ir a la guerra para evitar una conquista china de Filipinas sería bastante dudosa. Ir a la guerra para respaldar la reclamación de Manila al arrecife sería idiota. Sobre todo porque la participación potencial de Estados Unidos reduce el incentivo de Manila para armarse mientras aumenta el incentivo de este último de comportarse provocativamente.

Similar es el problema de las islas Senkaku (Japón) / Diaoyu (China). Si bien muchas de las reivindicaciones territoriales de Pekín (por ejemplo, las islas Paracel y Spratly) parecen excesivas, tienen una alegación razonable, y tal vez más persuasiva, para los Senkakus. Desde el año pasado, Japón y la República Popular China han emprendido una intensa lucha por el territorio, controlado por Tokio. Al mismo tiempo, Japón ha presionado por una garantía explícita de los Estados Unidos para las islas y una revisión de las directrices bilaterales de defensa a ese efecto.

Hace décadas se defendía la protección del Japón devastado por la guerra, que había sido desarmado y ocupado por la fuerza, de la Unión Soviética. (Por supuesto, otro objetivo era evitar un amenazante resurgimiento militar japonés.) Pero esa justificación para una garantía de seguridad de Estados Unidos desapareció hace décadas. Cualquiera que sea el argumento para respaldar la independencia japonesa hoy en día, no se aplica para asegurar la soberanía sobre el territorio disputado. Si Washington se encontraba en guerra con China armada con armas nucleares sobre el Senkakus, la alianza entre Estados Unidos y Japón resultaría muy cara.

El aumento de la beligerancia norcoreana plantea preocupaciones similares. Corea del Sur tiene su propio conjunto de reclamaciones territoriales controvertidas -¡con Japón! Ambos reclaman las rocas Liancourt, también conocidas como Dokdo (Seúl) / Takeshima (Tokio) Islas. Aunque es improbable que la guerra entre en erupción, ambos países han participado en más de su justa parte de comportamiento provocativo. Algunos malditos malditos se han preguntado si en el caso de un conflicto el ejército estadounidense, situado en Corea del Sur, tendría que enfrentarse al Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, basado en Okinawa.

Corea del Norte es el problema más grande, pero también es una fuente de conflicto territorial. Al concluir la Guerra de Corea, las Naciones Unidas atrajeron la línea de control en el Mar Amarillo a la desventaja del Norte. Pyongyang nunca aceptó el resultado, lo que ha provocado varios incidentes violentos, como el hundimiento de un buque de guerra surcoreano y el bombardeo de una isla surcoreana hace tres años. Recientemente Corea del Norte ha estado vomitando amenazas a un ritmo cada vez mayor, aumentando los temores de otro incidente por venir.

Aunque el interés estadounidense en la península se desvaneció con el fin de la Guerra Fría y Seúl es capaz de defenderse muchas veces, Washington sigue siendo el rehén de las decisiones de otro aliado innecesario. Lo que podría comenzar como una confrontación sobre un insignificante pedazo de territorio en aguas disputadas podría escalar, dando lugar a un conflicto más general en el que Estados Unidos estaría obligado a intervenir. A cambio, Estados Unidos no recibe ningún beneficio significativo, ya que Seúl no defiende a Estados Unidos. (El envío de tropas por parte del Sur a Vietnam fue un intento de impedir mayores recaudaciones de los Estados Unidos en la península, mientras que la participación de la República de Corea en Afganistán fue una pequeña compensación por 60 años de subsidios de defensa).

Desenredando las alianzas

Las alianzas pueden servir a un propósito válido, pero como el primer ministro británico, Lord Palmerston, observó: "las naciones no tienen amigos o aliados permanentes, sólo tienen intereses permanentes". No tiene sentido que una gran potencia como los EE.UU. Estados, prometiendo prestar a sus militares para su uso.

El presidente George Washington comprendió bien el peligro cuando advirtió que "un apego apasionado de una nación por otra produce una variedad de males. La simpatía por la nación favorita, que facilita la ilusión de un interés común imaginario en los casos en que no existe un verdadero interés común y infunde en uno las enemistades del otro, traiciona a los primeros en una participación en las peleas y guerras de estos últimos sin inducción adecuada O justificación ".

América debe apoyar a sus amigos cuando están en la derecha. Nile Gardiner, de The Heritage Foundation, argumentó hace tres años: "Mientras los soldados británicos y estadounidenses luchan uno al lado del otro en los campos de batalla de Afganistán, los Estados Unidos deben mantenerse hombro con hombro con el pueblo británico mientras enfrentan una vez más la agresión argentina y defienden sus propias armas. Y los parientes ". Sin embargo, cooperar para promover intereses compartidos en una arena no requiere un apoyo acrítico en otra. El hecho de que muchos de los amigos de América aparentemente crean que tienen derecho a un cheque en blanco de Tío Sam es razón suficiente para Washington para remodelar estas relaciones.

La Segunda Guerra Mundial ha terminado. La Guerra Fría ha terminado. América necesita menos aliados hoy. En cambio, requiere más amigos dispuestos a actuar por su cuenta para proteger sus propios intereses, sin esperar un apoyo automático de Washington. Los Estados Unidos deben poner fin a lo que se ha convertido en una defensa internacional.

martes, 1 de agosto de 2017

Latinos en Puerto Argentino

Una colonia de latinos
Alan Soria Guadalupe | LA NACION


La expectativa por el operativo no alteró la quieta calma en las islas

PUERTO ARGENTINO.- En las Islas Malvinas los vecinos no acostumbran a juntarse con amigos en una casa a pasar un buen rato. Pero, aún así, cada tanto es común ver las ventanas de una de las casas encendidas hasta bien entrada la noche. Se escucharán carcajadas y, si se presta atención, el idioma no es el inglés. Es que no son isleños, son latinos.

En esta capital, donde viven poco más de 2100 personas, hay una creciente comunidad de latinoamericanos que se instaló en las islas en busca de nuevas oportunidades. La mayoría son chilenos, pero en los últimos tiempos comenzaron a llegar peruanos también. Algunos ya viven aquí hace décadas. Otros vienen sólo por un tiempo y trabajan hasta que ahorran dinero y se van.

Es que aquí, donde la libra es la moneda corriente, se gana bien. Al menos así lo dice Jocelyn, una chilena de 22 años que trabaja de moza en el restaurant de un hotel. Graduada como prevencionista de riesgos, la joven afirma que gana más dinero sirviendo la comida en ese lugar que lo que puede llegar a ganar ejerciendo su profesión en Chile. "Es increíble, lo sé, pero es así", dice, en diálogo con la nacion, resignada, mientras levanta los platos de una mesa. "Soy joven todavía", agrega y se ríe.

Entre comentarios acerca de cómo es su vida en las Malvinas, Jocelyn sonríe cuando habla de las reuniones periódicas que hacen en Puerto Argentino. La última fue ayer, cuando se juntaron a ver a la selección chilena de fútbol.

Pero los latinoamericanos no son los únicos inmigrantes que viven en las islas. Además, hay filipinos, que fueron los últimos en llegar, y trabajadores de Zimbabwe, que llegaron a las Malvinas para trabajar en la limpieza de algunas zonas que todavía permanecen minadas. También hay otros que son extranjeros, pero no tanto: vienen de otras colonias británicas.

domingo, 30 de julio de 2017

Documental: Comandos en el Ejército Argentino

Comandos del Ejército Argentino






Maniobras realizadas en 2010

viernes, 28 de julio de 2017

Royal Navy más débil que en 1982 pero puede pelear contra España (¿?)

Marina real "mucho más débil" de lo que fue durante la Guerra de las Malvinas




HMS Illustrious, el ex portaaviones de la Royal Navy

Laura Hughes, The Telegraph

La Marina Real de Gran Bretaña está sustancialmente más débil que durante la Guerra de las Malvinas, pero aún podría "paralizar" a España, dijeron expertos militares.

Chris Parry, ex director de la capacidad operativa del Ministerio de Defensa, ha pedido al Gobierno que invierta "apropiadamente" en la capacidad militar de Gran Bretaña si quiere "hablar en grande" sobre Gibraltar.


Miembros de la Armada Real que caminan a bordo de la cubierta de vuelo del HMS Ocean

Vino como un antiguo líder Tory sugirió que Teresa May iría a la guerra con España para defender la soberanía de la península, tal como lo hizo Margaret Thatcher con las Malvinas.


Lord Howard dijo que el primer ministro se mantendrá de pie en Gibraltar durante las conversaciones Brexit en medio de las reclamaciones de un "agarre de tierra" de la UE para el territorio.

A medida que el gobierno se movía para retomar las Islas Malvinas desde Argentina en 1982, la Royal Navy tenía no menos de 127 barcos - incluyendo 60 destructores y fragatas y una docena de submarinos de ataque nuclear -, así como dos grandes buques anfibios y tres portaaviones.

Las últimas cifras muestran que la Armada no tiene portaaviones en servicio, 7 submarinos de ataque nuclear, 13 fragatas y seis destructores, frente a una flota combinada de 33 en 2000.


Marines reales que avanzan durante la guerra de Malvinas 

El presupuesto militar de Gran Bretaña representó alrededor de cuatro por ciento del PIB en la década de 1980 bajo Margaret Thatcher, en un momento en que la economía era mucho más pequeña, mientras que se sitúa en sólo el dos por ciento bajo Theresa May.

El Vice Alte. Parry dijo que no creía que las tensiones actuales condujeran a un conflicto militar.

Pero dijo: "Si el Gobierno quiere hablar sobre Gibraltar, o en cualquier otro lugar, tiene que invertir apropiadamente en la capacidad militar para respaldar eso.


Lord Howard ha sugerido que Teresa May iría a la guerra con España para defender la soberanía de Gibraltar

"Somos mucho menos poderosos de lo que éramos durante las Malvinas y somos menos sostenibles en el tiempo, y nuestra capacidad para hacer cumplir nuestra voluntad nacional en términos militares es significativamente menor.

"Nuestros activos de lucha contra la guerra son débiles después de años de operaciones en Afganistán e Irak y debido a la forma poco sincera en que el Gobierno ha financiado la defensa.

Sin embargo, insistió en que la capacidad militar de Gran Bretaña "sobrepasa" significativamente a la española y que si llega a una guerra, el Reino Unido es - cualitativamente - tres veces más poderoso. Nuestra capacidad de hacerles daño es mucho mayor.

"Podríamos paralizar a España en el mediano plazo y creo que los estadounidenses probablemente nos apoyen también, España debe aprender de la historia que nunca vale la pena seguir adelante y que todavía podemos cantar la barba del Rey de España".

miércoles, 26 de julio de 2017

Geoffrey Cardozo, el encargado de diseñar el cementerio de Darwin

Los caídos en Malvinas: la increíble historia del hombre que enterró los cuerpos
Geoffrey Cardozo, militar inglés, se encargó de la ingrata tarea por pedido de Londres; participará de la identificación de cadáveres
Agustina López | LA NACION



Cardozo en las islas, después de finalizada la guerra. 


El capitán Geoffrey Cardozo pisó por primera vez las Malvinas una vez finalizada la guerra. Como soldado inglés, con 32 años, había estado en otras zonas de combate, pero no peleó esta vez. Sin embargo, su nombre y su libreta pasaron a la historia: fue el hombre encargado de organizar el cementerio de Darwin y de registrar en su anotador todos los datos posibles de los 123 soldados argentinos que hoy yacen allí sólo bajo una cruz blanca. Gracias a esa tarea -que recayó en él casi de casualidad- mañana la Cruz Roja comienza en las islas el proceso de exhumación y localización de los soldados argentinos "sólo conocidos por Dios".

Durante los meses que duró el enfrentamiento, Cardozo trabajó en el Ministerio de Defensa en Londres, ocupándose de tareas logísticas, hasta que recibió un llamado: alguien debía ir a Malvinas y ocuparse de las secuelas del combate y, sobre todo, de mantener la disciplina de esos jóvenes soldados.

"La batalla recién había terminado y las islas estaban en muy mal estado. Hay algo en la psicología de esos que ganan y pierden que es muy fuerte y los une: ellos son los sobrevivientes. No es fácil de sobrellevar", cuenta Cardozo, ahora retirado, a LA NACION, en una conversación telefónica desde Londres, justo antes de partir a Malvinas en donde la Cruz Roja lo contactó como consejero.

Había cartas que debían ser mandadas y muchos prisioneros argentinos todavía custodiados por los ingleses, a punto de ser devueltos a sus familias. Y cuerpos. Cientos de cuerpos enterrados en zonas de combate, rodeados de minas. Cuerpos abandonados en aviones que habían caído solitarios entre los recovecos del archipiélago. Cuerpos destrozados por las bombas.

Las tumbas estaban diseminadas y eran halladas, poco a poco, por un grupo de ingenieros especializados que realizaban tareas de localización de minas. Cardozo se ocupó de ir anotando todos los puntos en los que se encontraban cadáveres. "Decía una pequeña plegaria y anotaba en la libreta", recuerda. Pasaron los meses y cuando Margaret Thatcher ofreció a Leopoldo Galtieri repatriar los cuerpos, la negativa del gobierno argentino planteó una nueva tarea: construir un cementerio y trasladarlos todos a un solo lugar. De eso se ocuparía Cardozo.

"No podía pedirles esa tarea a los hombres que acababan de terminar un combate. Eran cuerpos que llevaban enterrados varios meses", explica Cardozo. Los ingleses decidieron entonces ocupar civiles en la tarea. Por eso, voló de regreso a Londres y se entrevistó con tres casas funerarias. Los requisitos que solicitó eran pocos: necesitaba una docena de personas, mayores de 30 años -porque la tarea demandaba cierta madurez emocional-, pero de menos de 40 y en buenas condiciones físicas. Sólo una de las empresas le dijo que sí y voló con ellos a las islas. Era enero de 1983.

El grupo de expertos en cementerios, pero vírgenes en el combate, recibió uniformes y algunas lecciones de cómo subir y bajar de un helicóptero. El oficial experimentado, las propias sobre cómo organizar un cementerio. Uno a uno, apoyándose en las notas que había tomado Cardozo, los cuerpos fueron recuperados desde el aire entre la caprichosa geografía de Malvinas y llevados al lugar en donde soldados ya preparaban el sitio de entierro.

Antes de ponerlos en bolsas mortuorias y finalmente en tierra, Cardozo debía identificarlos. "Todos los soldados profesionales deben tener una chapa con su nombre colgada del cuello justamente para identificarlos, pero estos eran chicos. A muchos no les habían dado chapa", cuenta Cardozo. De todos modos, antes de enterrar los cuerpos anónimos, registró todo lo que vio en su libreta y, al lado de cada número que representaba una tumba, volcó esos datos: fotografías que llevaban, particularidades del uniforme, detalles. "No enterré ningún cuerpo sin antes haberle dado vuelta todos los bolsillos y cerciorarme de que no podía ser identificado. Miramos a cada uno de esos soldados, pero esto era posguerra: no existían registros dentales o las muestras de AND", jura. Después, hubo una ceremonia religiosa y "eso fue todo".

Cardozo dio por finalizada su tarea, pero se reencontró con ella muchos años después, ya retirado. A través de búsquedas en Internet se enteró de que gran parte de las familias de los caídos no sabían qué había ocurrido con sus hijos en Darwin: "Habíamos hecho todo para respetarlos y las familias no lo sabían, no sabían qué había pasado".

Cardozo tomó una decisión: viajaría a la Argentina para hablar con ellos, pero antes les haría llegar una copia de su informe. Por ello, en octubre de 2008, cuando un grupo de ex combatientes de Malvinas visitó a sus contrapartes inglesas para aprender de técnicas de sanación después del combate, Cardozo vio una oportunidad. El último día del encuentro, antes de bajar del taxi que compartían, el oficial inglés le entregó a Julio Aro, José Luis Capurro y José María Raschia, tres argentinos que habían estado en la guerra, un sobre de papel madera. Adentro estaba una de las tres copias de todo lo que había ido recogiendo en su libreta. Ya de regreso en el país, traductora mediante, comprendieron lo que habían recibido y fundaron "No Me Olvides", con la idea de acercar esos datos a los familiares de los caídos y, tal vez, lograr identificarlos.

Pasaron ocho años y Cardozo decidió por fin viajar a la Argentina. Así, el año pasado, sin prensa ni apoyo del gobierno de por medio, se reunió con las familias de los chicos que él había enterrado. "Quería estar con ellos y decirles qué había sido yo. Darles un cierre". Ante la pregunta de LA NACION si también fue un cierre para él, contesta: "Yo tuve mi cierre cuando dejé las Malvinas, no pensé que volvería a pensar en esto. Mi rabia surgió cuando me enteré de que había muchas familias que sufrían porque no sabían lo que había pasado. Fue un alivio cuando pude contarles". Cuando se le pregunta por el proceso de exhumación que comienza mañana, responde: "No sé si tendremos éxito, pero al menos podré mirar a los soldados a la cara y decirles: hicimos lo mejor que pudimos".

lunes, 24 de julio de 2017

Mujeres en el gobierno son mas probables de ir a la guerra

¿Quién entra en más guerras, reyes o reinas?

En la historia europea la respuesta son las reinas, especialmente las casadas



Las mujeres eran menos propensas que los hombres a apoyar la guerra de Vietnam, la guerra del Golfo o las invasiones de Afganistán e Irak. Cometen mucho menos asesinatos. Es menos probable que favorezcan ataques con aviones no tripulados. Para los estudiosos como Steven Pinker, un psicólogo, y Francis Fukuyama, un científico político, estos son motivos para pensar que un mundo dirigido por mujeres sería más pacífico.

Pero la historia europea sugiere lo contrario, según un documento de trabajo de los científicos políticos Oeindrila Dube, de la Universidad de Chicago, y S. P. Harish, de la Universidad McGill. Ellos estudiaron cuán a menudo los gobernantes europeos fueron a la guerra entre 1480 y 1913. Durante 193 reinados, encontraron que los estados gobernados por reinas eran un 27% más propensos a la guerra que los gobernados por reyes.

Esto no era toda la culpa de las reinas: los hombres, viéndolos como blancos suaves, tendían a atacarlos. Después de que Mary Tudor se convirtiera en reina de Inglaterra en 1553, el reformista protestante John Knox declaró que "el Regimiento Monstrous de Mujeres" no era apto para gobernar: "la naturaleza los pinta débiles, frágiles, impacientes, débiles e insensatos". Frente a ese sentimiento, Federico el Grande de Prusia declaró: "Ninguna mujer debe ser autorizada a gobernar nada". A los pocos meses de llegar al trono en 1740, cayó sobre la recién coronada archiduquesa de Austria, María Teresa, y se apoderó de Silesia, La provincia más rica del imperio. A pesar de años de guerra, nunca lo recuperó. De hecho, las reinas solteras fueron atacadas con más frecuencia que cualquier otro monarca. Piensen en Elizabeth I, la figura histórica con la que Theresa May puede identificarse, apartándose de la Armada española.

Pero la debilidad percibida no es toda la historia. Queens, los investigadores encontraron, eran más propensos a ganar un nuevo territorio. Después de derrocar a su marido, Catalina el Grande (en la foto) amplió su imperio en unos 200.000 millas cuadradas (518.000 kilómetros cuadrados), que es un montón de territorio, incluso para Rusia. (Ella fue la primera, aunque no la última, gobernante rusa en anexar Crimea). Y las reinas casadas eran más agresivas que reinas solteras o reyes, solteras o casadas.

Los autores sugieren varias razones para ello. En primer lugar, las reinas casadas pueden haber sido capaces de forjar más alianzas militares, envalentonando a recoger peleas. Mientras que el liderazgo marcial femenino seguía siendo tabú, los esposos masculinos habían servido a menudo en el ejército antes de que se casaran, y estaban bien colocados para consolidar lazos militares entre sus patrias y los estados de sus esposas.

En segundo lugar, a diferencia de la mayoría de los reyes, las reinas a menudo daban a sus cónyuges mucho poder, a veces poniéndolos a cargo de la política exterior o la economía. Fernando II, que gobernó Aragón y Castilla con Isabel I entre 1479 y 1504, llevó a la expulsión de los moros de Granada. Durante la década de 1740, el marido de María Teresa, Francisco I, revisó la economía austríaca y recaudó dinero para las fuerzas armadas, mientras que su esposa gobernaba gran parte de Europa central. El príncipe Albert era el consejero más confiado de la reina Victoria, dando forma a su política exterior hasta su muerte en 1861. Esta división del trabajo, los autores sugiere, liberó tiempo para que las reinas persigan políticas más agresivas.

En la era democrática, también, las mujeres líderes han luchado su parte de las guerras: pensar en Indira Gandhi y Pakistán, Golda Meir y la guerra de Yom Kippur, o Margaret Thatcher y las Malvinas. El número de países liderados por mujeres se ha más que duplicado desde 2000, pero hay mucho margen de mejora: el nivel actual de 15 representa menos del 10% del total. Un mundo en el que más mujeres ejercen el poder podría ser más igualitario. Si sería más pacífico es otra cuestión.

The Economist