domingo, 26 de abril de 2015

Malvinas: La ingeniería de Pérez y la ITB (1/2)

Operación "Uka-Uka'(Parte 1) 
por Guillermo Poggio 

Como una batería costera improvisado casi hundió un destructor británico en las Malvinas 


  El siguiente es un extracto del Boletín del Centro de la Armada Argentina Naval. Escrito por contralmirante (R) Julio M. Pérez, que fue publicado en abril de 2008 y Poder Naval tradujo y adaptó para los lectores. 


Después de mi graduación como guardiamarina en la 'Promoción 85', estudié Ingeniería Electrónica de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires. Más tarde, en 1967 y 68, fue asignado a graduarme en Orientación y Guiado de Misiles en la "Scuola d'Ingegneria Aerospaziale" de la Universidad de Roma (Italia). A principios de 1969 fui nombrado nuevamente por la Marina para trabajar en el Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas de las Fuerzas Armadas (CITEFA), trabajando en el desarrollo de misiles, donde tuve la oportunidad de hacer varios proyectos.  Más tarde, fue destinado al edificio Libertad (Alto Mando de la Armada), donde, uniéndose a la Comisión de Estudio Especial, encabezada por el capitán de marina Juan Jiménez Baliani, se desarrolló en 1975, entre otros proyectos, los estudios realizados hasta la instalación en los destructores de la clase Fletcher los misiles MM-38 Exocet que teníamos en ese momento (en realidad el Alte Pérez utilizó el término 'Fletcher' para designar las diferentes clases de destructores, pero que comparten grandes similitudes, tales como Gearing y M. Allen Summer).  En 1976 yo estaba alojado en Puerto Belgrano, para finalizar, ya hechos los estudios previos, la instalación del MM-38 Exocet en los destructores Py, Bouchard y Seguí y luego en el Piedrabuena, una tarea que se realizó con gran éxito.  En 1981, la Armada me asignó a unirse a un comité en Francia, donde supervisó la aprobación de la AM-39 para los aviones Super Etendard, así como un banco de nueva de control de prueba de misiles Exocet, mucho más avanzada que la instalada en Taller Central de Misiles de Puerto Belgrano, y que nos permitió verificar toda la familia de Exocet (MM-38, AM-39 y MM-40) disponible en la Armada. 

Preparación antes y durante el conflicto del Atlántico Sur 
En febrero de 1982, época de la recuperación de las islas, se instaló un nuevo banco de control en el Taller Central de Misiles en Puerto Belgrano (regresó a Buenos Aires a mediados de marzo). A pesar de haber muchos colegas ejerciendo funciones de mando en la Operación Rosario, sólo el 2 de abril es que tuve información del desembarco a través de noticias de la radio.  A finales de abril de 82, después de un fallo se produjo en el banco del Taller Central de misiles, viajé a Puerto Belgrano y logré resolver el problema a través de los esfuerzos de un excelente equipo de técnicos que trabajaban allí. En ese momento atracaba en la base la corbeta ARA Guerrico, liderado por mi amigo, el entonces capitán de corbeta Luis Carlos Alfonso, con uno de los contenedores de Exocet dañados durante los intensos combates en Grytviken. 

 

El contenedor había sido impactado con una bala que atravesó la cubierta exterior y golpeó la unión entre los dos propulsores de misiles. Otra bala dio en la "manga" los cables que envían la nave a la información obtenida por el misil, haciendo que la entrada de agua del mar, el aislamiento con la consecuente pérdida de alrededor de 15 cables de alimentación que estaban conectados allí. Afortunadamente, en menos de una semana se pudo resolver el Exocet y el sistema de corbeta estaba de nuevo operativo. 

En esos momentos la Fuerza Aérea Argentina había recibido los misiles R-550 Magic. En ese momento no habíamos desempacado el banco de pruebas de los Magic (el programa de adquisición de los Super Etendard) y como el contrato, se llevaría a cabo con la participación de expertos franceses en su aplicación. Teniendo en cuenta la situación de emergencia, los pudimos poner en funcionamiento sólos con el apoyo del personal de la Oficina Técnica de misiles. 

A mediados de mayo, recibí una llamada del vicealmirante Walter Allara, entonces comandante de la escuadra, que me preguntó acerca de la posibilidad de eliminar uno de los sistemas de misiles Exocet uno de los barcos de nuestra flota para ser transportados a las Islas Malvinas y actuar como un batería costera. La idea era responder a la incesante fuego de la marina británica que atacó posiciones argentinas en las islas, que no podía responder con las armas adecuadas en la tierra (y especialmente por las incesantes demandas de Contralmirante Edgardo Otero, la máxima autoridad naval de las Malvinas, ya que " famoso "en las órdenes enviadas). 

Mi respuesta a la petición era que la tarea tomaría unos 45 días y también se cree que el sistema sería engorroso para el transporte. Para tener una idea de la magnitud de la instalación del sistema de misión en la nave incluye aproximadamente siete bastidores (como gabinetes) con una altura de 1,8 metros cada uno, 50 cm de profundidad y 80 pulgadas de ancho aproximadamente, por no hablar mangueras, cables (15 a 30 cables individuales). 

Almirante Allara dijo que no podía esperar tanto tiempo, así que le dije tratar de hacer algo más rápido y en caso de emergencia, pero no podía garantizar que iba a funcionar. Con este fin, el jefe del Arsenal de Puerto Belgrano, el capitán de mar Julio Degrange y la guerra, se hizo cargo de la coordinación de la obra, siendo informado de los progresos del proyecto. 

Me reuní con los jóvenes en el arsenal técnico Shugt Antonio y José Luis Torelli, había trabajado conmigo en el centro de control del banco y las instalaciones de misiles en los destructores de edad, y comenzó a trabajar en un sistema provisional, la convocatoria de juego de ABI, la instalación de Trío Berreta, debido a la precariedad del sistema y, parafraseando el nombre oficial de la placa del sistema, llamado ITS (instalación estándar de Tiro). 

Así que hemos creado unos pocos "cajas" que en realidad eran los ordenadores domésticos, con los que comenzó a medir las corrientes y las señales recibidas y transmitidas por el misil con la ITB. 

Utilizamos una simulación del sistema de guía de misiles que se conoce como "vector de fantasma" para determinar cuales fueron las señales y cómo llegaron al misil. El simulador es una copia del vector del recipiente misil, con una ventana donde se hace ver la televisión para comparar las señales que recibe el misil y el misil que en realidad "ver", a fin de comprobar las señales en el análisis final recibir (también tiene un sistema electrónico donde los parámetros que miden el misil recibe). 

Estas mediciones se realizaron sobre una destructores de la sustitución de toda la instalación de tres cajas de a bordo, y una serie de circuitos electrónicos han sido diseñados. Nuestro objetivo final es hacer que el misil se creía que para obtener la información producida por un sistema de control de fuego no es completa y algunos elementos precarios y manuales. 

En la operación, una vez que el misil es "armado" (realizar y dirigir sus giroscopios de transmisión, etc.), La nave envía una "palabra" (datos de la cadena) de 64 bits contenido que ya estaba pre-establecido, que no son los datos reales del lanzamiento del misil. Dependiendo de la información recibida por el misil, activa algunos circuitos y envía la palabra la parte de atrás de la nave, donde el sistema de compra lo que fue enviado a lo que fue recibido envió. En igualdad de condiciones, el buque envía una segunda "palabra", que ya contiene algunos parámetros reales de la liberación. Una vez más, el misil devuelve los datos y compara el sistema. Si no hay incompatibilidades, una cadena final de 64 bits enviados es, pero esta vez con todos los datos reales (la distancia del objetivo, la apertura de la ventana de búsqueda del sistema de guía de misiles, la altitud de vuelo, etc.) Y el misil devolver los datos correctamente, el disparo se produce de forma automática. 

El tiempo requerido para el intercambio de estos tres cadenas de bits y sus comparaciones es una fracción de segundo. 

Dado que el diseño de circuitos más complejos que cumplir las acciones de la instalación involucraría mucho más tiempo, decidí que las "cajas" enviaran a tres veces los datos reales (la tercera "palabra" es una secuencia normal de disparo). 

Finalmente, después de quince días de trabajo, que simula el proceso de liberación de todo y compruebe el "vector de simulación" que el misil recibía la información deseada. Así nos empezamos a buscar un generador que pudiese entregar una tensión trifásica de 400 ciclos y 60 ciclos. En ese momento, yo estaba seguro de poder realizar cambios de forma al ITB, sino para garantizar que el sistema funcionaba, habíamos hecho unos 15 disparos "simulados" con el "vector simulador" que, en teoría, funcionaba correctamente. En teoría, resolvimos el problema y mostramos era posible lanzar los misiles MM-38 de nuestra precaria instalación. 

   

Además, los talleres del Arsenal Puerto Belgrano, dirigidos por el entonces capitán de fragata Benjamín Dávila, también mi compañero, se construyeron sobre la base de un par de remolques. En el primero fue construido para soportar dos contenedores de misiles Exocet MM-38 (la plataforma de lanzamiento) y el otro tomó el generador eléctrico y las "cajas" que forman la ITB. Este fue todo el sistema, que emplea a un viejo generador de la tecnología de Siemens de hacía 30 años, utilizada por la Infantería de Marina en ese momento para los reflectores de los aviones (cada uno de estos dos camiones tenían un peso de 5.000 kg). 

Finalmente todo estaba listo. En ese momento, el Capitán de navío Degrange había nombrado a un oficial para ser enviado a las Malvinas con la instalación, y le respondí que quien iría sería yo porque yo era el único que conocía el sistema en detalle, y había diseñado los circuitos que realizaban la operación de la ITB. Todo fue coordinado y la carga fue transportada por un C-130 Hércules de la Fuerza Aérea Argentina.   Sigue en la Parte 2

Poder Naval

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario