sábado, 9 de noviembre de 2013

Malvinas y Gibraltar: Un mismo caso de colonialismo

Malvinas y una decisión con la mira puesta en el Siglo XXII
La resolución conjunta hispano-británica por la cuestión Gibraltar es una jugada estratégica "muy del futuro". Nos equivocamos si tratamos de entender este hecho puntual como un mero acto de acatamiento del derecho internacional por parte del Reino Unido.

Por Juan Recce



Este no fue un acto con vocación de "iure". Fue un movimiento pragmático que disolvió de un solo golpe una gigantesca bola de nieve que amenaza a los intereses británicos en Europa. Prefirió borrar de plano la posibilidad de cualquier tipo de intromisión de Argentina en las disputas continentales europeas y tras de esta de toda América Latina. Fue una jugada de muy bajo costo.

El Reino Unido no es un país de doble estándar, es un país de "estándares múltiples": Malvinas, Gibraltar, Chagos, el Caribe, etcétera. El único hilo conductor de sus maneras internacionales es el más puro y despoetizado pragmatismo. Aquí no se trata de que tanto Malvinas es como Gibraltar, sino por el contrario, de que tanto Gibraltar es como Malvinas.

Gibraltar es un enclave estratégico importante pero en franca declinación si atendemos tanto a la relocalización de los factores de poder mundial hacia el eje Pacífico como la pérdida de presencia del capital privado europeo en Medio Oriente y el África hidrocarburífera.

Gibraltar es mucho barato que Malvinas a los ojos de los intereses de las corporaciones británicas de poder. Malvinas es la puerta de acceso a la "última frontera planetaria de los recursos naturales" conformada por la última gran porción emergida a escala planetaria no repartida aun entre estados, la Antártida, y la segunda plataforma continental en extensión a nivel mundial, seis millones de kilómetros cuadrados de suelo sumergido argentino. Nunca debemos subestimar la astucia del Reino Unido. Con los ojos en el Siglo "XXII", anuló en un solo golpe el desembarco de la malvinización en las puertas de Europa.


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario