martes, 22 de mayo de 2018

Guerra aérea en Malvinas: El ataque al Atlantic Conveyor (3/4)

Guerra aérea en Malvinas


Parte 1 | Parte 2 | Parte 3 | Parte 4

Cambios en el método de búsqueda

Un problema muy importante apareció entonces. Los 'ojos' de los Super Etendards fueron los Neptunes, pero el 15 de mayo estas máquinas fueron desactivadas del servicio activo, debido a la falta de piezas de repuesto y la obsolescencia de sus cristales de radar. Posteriormente, la Armada Argentina tuvo la idea de utilizar los servicios del radar tridimensional AN / TPS-43F y el radar de vigilancia AN / TPS-44 Alert IIA, ambos ubicados en Puerto Argentino. Estos radares seguían constantemente los movimientos de todos los aviones británicos, estableciendo con cierta precisión los sitios desde donde los portaaviones británicos lanzaron sus Harriers y Sea Harriers. Pronto quedó claro que estos movimientos seguían un cierto patrón, por lo que podían ser bastante pronosticados y anticipados.

Con esta información, el 23 de mayo dos nuevas incursiones de Super Etendards intentaron atacar a los portaaviones británicos. El avión fue pilotado por el Capitán de Corbeta Roberto Agotegaray y el Teniente de Navío Juan Rodríguez Mariani, quien despegó en las primeras horas de la tarde, y la reunión con el KC-130H se completó sin problemas, pero cuando ambos aviones alcanzaron el área objetivo lo hicieron no encuentras nada Incluso cuando los pilotos argentinos escanearon el área con cuidado, no pudieron encontrar un objetivo y decidieron regresar a las 17:50 h. Pero esta misión infructuosa no invalida el método de búsqueda, que se probó nuevamente dos días después.

14,946 toneladas británicas se hunden en las aguas del Atlántico Sur

El 25 de mayo de 1982, los radares argentinos en Puerto Argentino podrían definir un posible objetivo colocado a 176 kms (110 millas) al noreste de Puerto Argentino. A las 7:30, estos datos llegaron a Río Grande, y se programó una misión para las 9:00 h, pero se retrasó hasta la noche debido a la falta de un KC-130H para reabastecer de combustible los aviones en vuelo. Finalmente, ambos Super Etendards despegaron de Río Grande a las 14:28 hrs y se dirigieron a un punto de encuentro con el KC-130H a 256 kms (160 millas) al este de Puerto Deseado. El líder argentino, el capitán de corbeta Roberto Curilovic, (señal de llamada 'Tito') voló el Super Etendard 0753/3-A-203, y el piloto de flanco, el teniente de navío Julio Barraza, (señal de llamada 'Leo') lo hizo con el 0754 / 3-A-204.


El Super Etendard en la imagen es el 0753/3-A-203. Fue volado por el teniente de navío Armando Mayora el 4 de mayo y utilizado nuevamente por el capitán del corbeta Roberto Curilovic el 25 de mayo de 1982 contra el MV Atlantic Conveyor. La fotografía se tomó unos minutos antes del comienzo de la última misión (se puede ver el Exocet AM.39 debajo del ala derecha del avión).

Curilovic y Barraza se encontraron con el KC-130H en el momento y el lugar planeados, y después del reabastecimiento de combustible, ambos se dirigieron hacia el sudeste, hacia el objetivo (en este momento a 480 kms de distancia - 300 millas). Cuando estaban a 240 kms (150 millas) del objetivo, las coordenadas comenzaron a volar a solo 8 o 10 metros sobre el nivel del mar. Ambos pilotos encontraron el objetivo exactamente donde los radares habían predicho (58º 38 'Sur, 56º 8' Oeste), y cargaron las coordenadas en el sistema de arma, lanzaron los Exocets a las 16:31 hy regresaron. Después de una segunda reunión con el petrolero, regresaron a Río Grande a las 18:38 h. Era la misión de mayor alcance del Super Etendard. Volaron 2.592 kms (1.620 millas) durante 3 horas y 50 minutos. Según fuentes británicas, los Exocets golpearon el buque de carga MV Atlantic Conveyor a las 16:36 hrs y el barco se incendió y se hundió en un par de horas. Fue la mayor pérdida logística sufrida por la Fuerza de Tarea Británica 317, porque el Atlantic Conveyor llevaba tiendas para 5,000 hombres, al menos diez helicópteros (tres Chinooks HC.1 del 18 Sqdn. RAF, seis Wessex HU.5 del 848 ° Sqdn. RN, y un Lynx HAS.2 del 815th Squadron RN), motores y piezas de repuesto para los Harriers, una planta para hacer potable el agua de mar, y los materiales para construir una pista móvil para los Sea Harriers. En los restos también 12 marineros británicos fueron asesinados, incluido Ian North, el capitán del Atlantic Conveyor.


El mapa muestra el curso de todas las misiones realizadas por los Super Etendards argentinos, incluida la misión cancelada el 2 de mayo y la salida infructuosa el 23 de mayo. La fecha de cada misión se indica junto a la ruta, y las pequeñas imágenes de los barcos indican qué objetivo fue hundido / golpeado en cada misión.


Un dibujo del Super Etendard 0753/3-A-203 pilotado por Curilovic el 25 de mayo de 1982.


La insignia de la unidad, apodada 'La Lora', aunque en realidad representa un halcón gorrión armado con un palo. La imagen también muestra las siluetas marcadas de los barcos que este avión contribuyó a hundir: el HMS Sheffield y el MV Atlantic Conveyor.


Una fotografía del capitán de corbeta Roberto Curilovic tomada cuando descendía de la cabina de su Super Etendard después de la misión del 25 de mayo.


Esta imagen muestra el aspecto del Atlantic Conveyor una vez que el fuego finalmente se extinguió, y era evidente que el barco no podía ser salvado. Mientras que algunas fuentes afirman que solo uno de los Exocets golpea el buque de carga, otros afirman que ambos misiles golpearon y explotaron. Una gran cantidad de suministros militares británicos se hundió con el barco, incluidos tres de cuatro helicópteros Chinook HC.4 del 18 ° Sqdn. RAF y seis HU.5 Wessex del 848 ° Sqdn. RN. La pérdida de estos helicópteros retrasó la ofensiva británica contra Puerto Argentino, la capital y la principal guarnición argentina de las islas.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario