viernes, 22 de mayo de 2015

El casi derribo de un Boeing de la Varig brasileña

Alvo Inocente

Conflicto de Malvinas

Una interesante nota brasileña (traducida por mi) de un casi derribo de un Boeing brasileño en Abril de 1982...se imaginan las consecuencias mundiales y como hubiera cambiado el escenario táctico de haber sucedido esto?



Veinte segundos separaron a un Boeing 707 brasileño de un misil británico AIM-9L Sidewinder durante la Guerra de las Malvinas. La información es parte del libro Cien Días, por John Woodward, comandante de las fuerzas británicas durante la conflicto con tropas argentinas, publicado en el diario Daily Mail de Londres.
El 21 de abril de 1982, según el relato de los militares, un avión no identificado fue captado por el sistema de radar del portaaviones Hermes, que estaba en ruta hacia el archipiélago en el Atlántico Sur, recientemente ocupada por las fuerzas argentinas.Como el objeto volaba a larga distancia, un avión Sea Harrier recibió orden que despegara para interceptarlo. A medida que se aproximaba, el piloto informó que era un avión Boeing 707 sin armas de combate y dijo que el avión desconocido había cambiado su ruta al avistar al caza británico.




Sin embargo, cometió un peligroso error: identificó, por error, insignias de la Fuerza Aérea Argentina en el Boeing y confundió la aeronave brasilera (de Varig), en camino a Sudáfrica, con un avión de reconocimiento argentino. El error se fue percibido cuando el objetivo estaba a la vista de la caza. "Todo el curso de la guerra habría cambiado si esa tragedia ocurriese", admitió el capitán en el libro. Woodward relata el episodio con riqueza de detalles. Una foto tomada por el piloto dió a entender que el Boeing se había convertido en un avión de reconocimiento militar. Su misión, en una rápida evaluación del comandante,era verificar el tamaño y las rutas de la flota enemiga. "Era el ladrón", dijo en ese momento. "Pareció que este tipo de cosas podría continuar. Así que ordené el derribo del avión", relató.


En la mañana del 22 de abril, exactamente a las 11:34 am, otro avión fue detectado de nuevo por el radar de Hermes. Esta vez, más prevenido, el comandante envió una patrulla de combate para interceptar al 707, pero la misión fracasó y desapareció el avión. Al inicio de la noche, el supuesto enemigo volvió a aparecer y se situó en la línea de alcance de los misiles británicos. En ese momento, Woodward llegó a desconfiar de un engaño monumental, pero siguió manteniendo sus planes. "El ladrón nos ha visitado desde hace tres días. Es hora de quitarlo de la escena", decretó. Manteniendo la sentencia, un caza de combate Sea Harrier se aproximó al Boeing. Sin embargo, a 20 segundos de dispararle, el piloto ve un detalle nuevo. "El avión parece estar en línea directa de Durban (Sudáfrica) a Río de Janeiro", dice por la radio.



El comandante gritó de inmediato : "armas listas!" Enseguida ordenó la aproximación de un caza para realizar una identificación visual más cerca del enemigo. El error, entonces,es finalmente descubierto. El piloto británico informa que se trata de un avión brasilero con las luces de navegación y la cabina completamente iluminada y posicionado en ruta noroeste de Durban a Río de Janeiro. Esta conclusión, reveló otro misterio: las dos compañías que operan entre Brasil y Sudáfrica - Varig y South African Airlines (SAA) - acababa de realizar vuelos a Johannesburgo. "Si hubiéramos abatido aquel Boeing, Gran Bretaña seguramente habría perdido la soberanía sobre las Islas Malvinas (nombre que los británicos dan las Malvinas). ¿Qué otra opción tendría el gobierno de EE.UU, sino la de retirar su apoyo a Londres? "preguntó.

"La Fuerza de Tareas británica sería llamada a regresar, y las Falklands serían hoy las Malvinas y yo hubiera sido llevado a una corte marcial", imagina Woodward. Él admite que incluso la entonces primer ministro británico, Magaret Thatcher , fue informada sobre el episodio. El derribo de un avión de Brasil, según la evaluación realizada por el comandante en su libro, provocaría una "furia mundial" similar a lo ocurrido en 1983 con el ataque equivocado de la aviación soviética a un Boeing 747 de Corea del Sur. El incidente causó la muerte de 269 personas. En esa época, el entonces presidente de EE.UU,Ronald Reagan, exigió disculpas formales por parte de Moscú, pero la URSS afirmó que el avión no respondió a los intentos de comunicación emitida por cazas soviéticos y acusó a los EE.UU de usar al avión como cobertura para una misión espionaje.



Cinco años más tarde, al final de la guerra entre Irán e Irak, un buque de guerra estadounidenses estacionado en el Golfo Pérsico confundió un Airbus comercial iraní con un F14 y lo derribó, matando a las 290 personas a bordo. La Guerra de las Malvinas, que comenzó el 2 de abril de 1982 con el desembarco de las fuerzas argentinas en la isla y terminó en junio con la reconquista de las islas por los británicos, dejó un trágico saldo: 712 argentinos y 255 británicos muertos en combate. Durante el conflicto, un bombardero Vulcan invadió el espacio aéreo brasileño y fue interceptado por cazas F5E de la FAB. La Argentina exigió al gobierno brasileño la devolución de la aeronave después de la guerra, pero la petición fue denegada. El 11 de junio, tres días antes de que Buenos Aires asumiera una derrota humillante, el Vulcan decoló rumbo hacia la base británica de Ascensión, después de la promesa de Londres de no usarlo en los combates.

Fuente:
www.orkut.com

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario