sábado, 15 de febrero de 2014

Los diputados uruguayos en Malvinas y su repudio local

Malvinas: un nuevo traspié con Argentina
Por más empeño que le pongan los presidentes José Mujica y Cristina Fernández, la relación entre Uruguay y Argentina parece signada por los choques políticos. Ahora desde el congreso argentino se pide un repudio oficial al Uruguay.





El episodio más reciente es de este fin de semana cuando un reclamo que un diputado argentino hizo a la Cancillería de su país para que se repudie oficialmente el viaje de una delegación de representantes nacionales uruguayos a las islas Malvinas, respondiendo a una invitación de la Asamblea Legislativa del archipiélago austral.

El diputado argentino Alberto Asseff, del Frente Renovador de Sergio Massa, calificó como "traición" la visita de los legisladores uruguayos a las Islas Malvinas, que se viene cumpliendo desde el viernes a última hora. Además, Asseff presentó un proyecto de repudio formal a la Cancillería señalando que se pretende "complicarle el gobierno" a Mujica y que ese viaje se condice con "cierta histórica tendencia anglófila que desgraciadamente persiste" en Uruguay.

A fines de enero, en la cumbre de la Celac, en Cuba, los presidentes José Mujica y Cristina Fernández acordaron implementar un ámbito de diálogo para tratar de reencauzar las deterioradas relaciones bilaterales. Sin embargo, el jueves 6, el canciller Luis Almagro no se mostró tan contemplativo con Argentina cuando tuvo un duro cierre en la interpelación en el Senado contra la política del gobierno de Fernández respecto al Uruguay, afirmando, entre otros, conceptos que el gobierno tiene la convicción de que las medidas argentinas que afectan el funcionamiento de los puertos de Montevideo y Nueva Palmira son la consecuencia de la autorización dada por Uruguay para el aumento de la producción de la planta de UPM.

Unos días atrás, Almagro había reconocido que tras la autorización dada por el gobierno a UPM "se pudrió todo" en la relación con Argentina, después de lo cual recién en la cumbre de la Celac, Mujica y Fernández se encontraron y fijaron una agenda de "prioridades" para mejorar la relación bilateral.

Horas después y por decisión de su sector para no incomodar al gobierno argentino, el diputado frenteamplista Jorge Pozzi fue bajado del avión a Malvinas que tomaron los diputados nacionalista Jaime Trobo y Daniel Mañana, el colorado Fitzgerald Cantero y el del Partido Independiente Daniel Radío.

Ayer domingo Asseff manifestó su rechazo, en primera instancia, a través de su cuenta de Twitter, en la que expresó: "Repudio a los diputados uruguayos que irán a Malvinas. Hay una vieja palabra castellana que los identifica: traición".

Más tarde, y en el sitio web de su partido Asseff publicó el "proyecto de declaración de repudio de viaje a Malvinas de diputados uruguayos".

En la fundamentación del pedido, el diputado recuerda las estrategias utilizadas por el Reino Unido en el conflicto con Argentina y asegura que "no podemos quedarnos callados y consentir una `invitación` como la realizada a legisladores uruguayos".

Los diputados uruguayos que viajaron a Port Stanley han tenido relación con colegas del archipiélago desde tiempo atrás y por eso fueron invitados por una nota firmada por la presidenta de la Asamblea Legislativa, Jan Cheek.

En el archipiélago, los diputados uruguayos comenzaron este fin de semana con sus actividades. Particularmente el interés es la operativa portuaria y el comercio, uno de los temas que los legisladores van a discutir con empresarios malvinenses y legisladores locales.

El gobierno ha tenido algunas señales amistosas hacia la administración de la presidenta Fernández en relación con las Malvinas. Por ejemplo, en todos los foros internacionales se ha manifestado claramente la posición de Uruguay a favor de la reivindicación que se hace sobre el archipiélago. Y más recientemente se puede recordar que el Poder Ejecutivo aprobó una prohibición para que operen en puertos uruguayos pesqueros de bandera de la Gran Bretaña registrados en las Falklands/Malvinas, a pesar de los perjuicios económicos al puerto de Montevideo.

Entre Uruguay y Malvinas, a nivel privado, hay una corriente comercial que se busca potenciar.

"Se nota tendencia anglófila"

El diputado argentino Alberto Asseff consideró que "es evidente" que el viaje a las islas Malvinas tiene dos motivaciones: "Complicarle el gobierno" al presidente José Mujica y "cierta histórica tendencia anglófila que desgraciadamente persiste desde el génesis del país rioplatense hermano". Dijo que le sorprendió la presencia de diputados nacionalistas, recordando la "imborrable raigambre federal y rioplatense" de ese partido. "Esta conducta echa por la borda esa bicentenaria historia".

El País

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario