domingo, 27 de agosto de 2017

¿Por qué las Malvinas importan... (al verso británico de la autodeterminación)?

¿Por qué las Malvinas importan?



Los visitantes miran una cañón sin retroceso oxidada usada por las tropas argentinas para defender Puerto Argentino durante la Guerra de las Malvinas de 1982.

James Kirchick - Daily News



Los estadounidenses podrían preguntarse por qué deberían preocuparse por el destino de un pequeño conjunto de islas más cercanas a la Antártida que a Florida, donde los pingüinos superan a los humanos en más de 300 a 1. Pero el destino de las Islas Malvinas - cuyos ciudadanos expresaron un deseo casi unánime Para seguir siendo parte del Reino Unido este mes - sentará un precedente importante para el principio universal de la autodeterminación.

Durante casi dos siglos, la Argentina y la U.K. han disputado el estatus legal del archipiélago del Atlántico Sur. El conflicto culminó en la invasión y ocupación de la Argentina en 1982, que repelió Gran Bretaña en una guerra de dos meses. Tres décadas después de esa sangrienta batalla, y con Buenos Aires lanzando nuevamente una serie de provocaciones encaminadas a ganar el control sobre las Malvinas, los isleños decidieron celebrar un referéndum que demostraría de manera concluyente su voluntad al mundo.

El resultado nunca estuvo en duda. Los isleños, casi todos los cuales reclaman la ascendencia británica, han apoyado durante mucho tiempo el mantenimiento de vínculos con la U.K. La única incertidumbre era si el voto a favor de mantener la posición de la isla como territorio ultramar de la U.K alcanzaría el 100%. En última instancia, el 99,8% optó por mantener el statu quo. Desafortunadamente, el referéndum sólo ha endurecido la posición de la Argentina y no ha tenido ningún efecto sobre la neutralidad estadounidense.

La retórica belicosa de Argentina es más que meras reivindicaciones territoriales. Desde que asumió el cargo en 2007, la presidenta argentina Cristina Kirchner ha implementado una serie de políticas económicas desastrosas. La tasa de inflación real del país, que se cree que es tan alta como el 20%, es una de las más altas del mundo. Argentina debe a sus acreedores más de $ 35 mil millones. Y así, tomando el ejemplo de líderes mundiales irresponsables desde tiempos inmemoriales, Kirchner ha impulsado el sentimiento nacionalista para distraer de su propio mandato desastroso.

Argentina ha prohibido a los cruceros que visitan las Malvinas atracar en puertos argentinos, y ha presionado a otros gobiernos latinoamericanos para que denieguen la entrada a los buques con bandera de Malvinas. Kirchner ha ridiculizado a los ciudadanos de las islas, que la Argentina denomina obstinadamente "Las Malvinas" como "implantes coloniales". Su ministro de Relaciones Exteriores, por su parte, declara que "los isleños de las Malvinas no existen".

Aunque el gobierno de Obama reconoce la administración de facto de las islas por parte de Gran Bretaña, no reconoce su soberanía de jure, y ha pedido a Buenos Aires y Londres que "resuelvan" el asunto diplomáticamente. Pero no hay nada que "resolver" sobre el estatus de las Malvinas: 255 soldados británicos muertos (de la Guerra de las Malvinas en 1982) y una casi 100% de "sí" a la continuación del gobierno británico deberían convencer a Washington para que se mantenga con su aliado histórico En lugar de complacer a Argentina.

Argentina está haciendo un montón de bardo propio, diciéndole a la galería latinoamericana de cacahuetes que el control británico sobre las islas es un remanente de su pasado colonial. Pero las propias reclamaciones de la Argentina a las islas se basan en la disputada posesión de ellas cuando gobernó la mayor parte de Sudamérica. Un explorador británico hizo el primer aterrizaje registrado en las Malvinas en 1690, y el Reino Unido declaró la soberanía formal en 1765. Estableció un asentamiento permanente allí en 1833, y ha mantenido el control sobre el territorio continuamente desde entonces, a excepción de los dos meses de la Argentina Ocupación ilegal.

La afirmación de Argentina de que el reciente referéndum no es válido -Kirchner lo comparó con "los ocupantes votando para continuar ocupando ilegalmente un edificio" - es particularmente absurdo considerando que la mayoría de los argentinos son descendientes de colonos españoles e italianos que llegaron al siglo XIX.

Pero al determinar quién debe gobernar las Malvinas, la historia de las islas es menos importante que la voluntad de las personas que actualmente viven allí. La autodeterminación es un derecho consagrado en la Carta de las Naciones Unidas. Si no se respeta la elección democráticamente expresada de los isleños, ¿qué impedirá que cualquier otro país reclame de manera similar los territorios que quiere? No es de sorprender que Rusia y China hayan respaldado a la Argentina, temiendo que el reconocimiento de la voluntad de los isleños pueda afectar sus propias posiciones en Chechenia y Tíbet, respectivamente.

Y desde un punto de vista geopolítico, no podría ser más claro qué lado americano debe tomar. Por un lado está Gran Bretaña, nuestro aliado más antiguo y más importante, con el cual América goza de una sustancial "relación especial".

Por otro lado, Argentina, gobernada por un demagogo antirrábico, errático, aliado con los de Fidel Castro y el venezolano autoritario Hugo Chávez. Kirchner se ha acurrucado recientemente con Irán, formando una llamada "Comisión de la Verdad" con Teherán para investigar el bombardeo de un centro judío de Buenos Aires en 1994. Tanto la Interpol como los fiscales argentinos han clavado el ataque contra los iraníes; Cooperar con ellos en tal sonda es como nombrar O.J. Simpson para encontrar los "verdaderos asesinos" de Nicole Brown Simpson.

Operando con la suposición de que bajar decisivamente del lado de Gran Bretaña provocaría innecesariamente gobiernos latinoamericanos, el gobierno de Obama ha seguido la política de sus predecesores al ignorar esencialmente la voluntad de los Falklanders. La semana pasada, en respuesta al referéndum, el Departamento de Estado reconoció "demandas competitivas" a las islas y reiteró la política estadounidense de "no tomar posición sobre las reclamaciones de soberanía". Mientras que otra guerra sobre las Malvinas es improbable, la neutralidad estadounidense da luz verde A la continua agresión argentina. Es en el interés tanto de nuestra alianza con Gran Bretaña como del precepto sacrosanto de la autodeterminación, sobre la cual se fundaron los Estados Unidos, que esta política ignominiosa llega a un fin rápido.

Reacciones:

2 comentarios:

Las Malvinas aparecen en mapas españoles antes de la llegada del primer inglés. Argentina adquiere soberanía sobre ellas como heredera del virreinato español tras su independencia.

El tema del referendum no tiene sustento, estos tipos son herederos de una ocupación ilegal por la fuerza, son usurpadores de un territorio que nunca les perteneció por derecho. Son ocupantes de hecho, no de derecho. Por supuesto, las islas son argentinas por muchas razones, la única que tiene UK es la fuerza militar, y la diplomacia amañada a sus intereses.

Publicar un comentario