martes, 26 de enero de 2016

Tácticas de infantería: Los 300 metros finales

El Asalto "Los 300 Metros Finales"
Por el Teniente Primero Patricio Justo del Niño Jesús Trejo (EA)

"Cuando las secciones se aprestaban a entrar en formación de ataque, el jefe del grupo más avanzado de la izquierda de la 4ta sección, pisó una mina antipersonal. Esto alertó al enemigo, que empezó a hacer fuego sobre las compañías A y B. La batalla estaba así empeñada, alrededor de una hora después de haber cruzado la línea de partida. La lucha duró casi hasta el alba, alrededor de diez horas de lo que alguien describiera como "Pelea de Callejón", empeñada desde muy corta distancia con granadas, fusil y bayoneta, además de LAW de 66 mm, con apoyo de cañones, fuego de artillería naval, morteros y ametralladoras. Fue una batalla en que los oficiales subalternos, los suboficiales y los soldados combatieron con valor, tenacidad y espíritu de sacrificio"1.


Este vivo relato, brindado por quien fuera el Comandante de la III Brigada Comandos en Malvinas, permite apreciar las enormes dificultades que presentan esos metros finales para la conquista del objetivo. En efecto, allí se conjugan todos los sistemas de armas enemigos para quebrar el asalto y la voluntad de lucha. Es entonces, cuando la voluntad inquebrantable y el ejemplo personal de los jefes de sección y de grupo deben obtener de sus hombres todo el valor, la tenacidad y el espíritu de sacrificio, necesarios para lograr el triunfo. Al respecto, el Grl. Alexander A. Vandergrift -Comandante de la I División USMC en Guadalcanal- afirmaba: "…llega un punto en el combate a corta distancia, en el cual ambos comandantes sienten que han sido derrotados, aquel que continúa gana".

El problema de avanzar afrontando el volumen de fuego de las armas actuales (6.000 disparos por minuto, de un grupo de tiradores), a través de los obstáculos de protección, y en forma coordinada con el desplazamiento de las armas de apoyo propias (artillería, morteros y ametralladoras) en las instancias finales del ataque, no resulta simple, y el éxito depende entonces, de la capacidad de resolución de los jefes de sección, y sobre todo, del grupo.

De aquí la importancia de tener en cuenta que un infante debe contar con técnicas adecuadas y suficientemente probadas, de modo que las fricciones y dificultades se minimicen en la fase más traumática del ataque.

Técnica para asaltar una posición a través de un obstáculo de protección


Tal como lo refleja la cita que encabeza el presente trabajo, el momento en que un hombre activa o detecta un obstáculo minado, provoca la detención inmediata de la fracción atacante, colocándola en el dilema de decidir entre la inmovilidad provocada por dicho obstáculo y el fuego enemigo sobre el mismo.



Ante esta situación, las acciones a ejecutar serán las siguientes:

- El jefe de sección (J Sec), con su radiooperador, se desplazará hacia el sector del grupo (Gpo) que detectó el obstáculo.

- El J Sec determinará la maniobra a realizar, sobre la base de:

• Ubicación del obstáculo y posición del enemigo.
• La magnitud del elemento enemigo que está aferrando al grupo de tiradores, ametralladoras, armas antitanques, empleo de los fuegos indirectos, etc.
• Lugar donde se va a iniciar la apertura de brecha.
• Camino que permita la aproximación a cubierto, hasta el lugar donde se ejecute la apertura de brecha.
• Posición desde la cual el elemento de apoyo, y eventualmente, el elemento de asalto, puedan neutralizar al enemigo por el fuego.



- El J Sec designará al elemento de apoyo (conformado por las ametralladoras y las armas pesadas de la Sec) y lo pondrá bajo órdenes del encargado de sección (Enc Sec). Asimismo, le ordenará la posición a ocupar, el itinerario a seguir, la posición del enemigo de la sección, para alcanzar el paso o la brecha. También cuando se inicie la apertura de brecha y el asalto (Gráfico Nro. 2), impartirá órdenes para el alargamiento o desplazamiento de los fuegos.

- El J Sec designará a un grupo de tiradores como elemento de apertura, y el resto de la sección actuará como elemento de asalto. El elemento de asalto apoyará también, con sus fuegos, la actividad del elemento de apertura de brecha. Normalmente, este elemento se desplazará por el mismo lugar que el elemento de apertura, buscando lugares que proporcionen cubierta y encubrimiento, para franquear el obstáculo y asaltar -sin perder el ímpetu del ataque- las posiciones próximas al límite posterior del obstáculo. De esta forma, asegurará desde el límite posterior del obstáculo, la senda ejecutada para permitir el posterior franqueo del resto de la compañía (Gráfico Nro. 3).

- El elemento de apoyo se desplazará y ocupará la posición de fuego ordenada.

- El Enc Sec asumirá el control de elemento de apoyo de fuego lejano.

- Cuando los elementos hubieren alcanzado las posiciones ordenadas, el J Sec ordenará al elemento de apoyo lejano:

• Neutralizar por el fuego, al enemigo en posición.
• Cegar, mediante la generación de humo, la zona donde se encuentre el elemento apertura de brecha, para dificultar la observación y el fuego del enemigo.
• Mantener los fuegos de neutralización sobre las posiciones enemigas mientras dure la apertura, y luego desplazar los mismos durante la maniobra del elemento de asalto.

- El J Sec se desplazará con los elementos de apertura y asalto a través de caminos cubiertos, hacia el lugar donde ejecutará la apertura de la brecha.

El J Sec solicitará y dirigirá los fuegos indirectos, durante la apertura de brecha y el asalto.

- El elemento de apertura ejecutará la brecha o paso.



• Para dicha actividad, el jefe del elemento (J Elem) dividirá al mismo en dos equipos: equipo búsqueda y jalonamiento y equipo seguridad.
• Equipo seguridad: se encargará de la protección cercana de los sondeadores, durante la apertura de brecha.
• Equipo búsqueda y jalonamiento: si no se contare con torpedos Bangalore ni con serpentinas explosivas, se procederá a realizar el sondeo manual -desprovisto de cualquier elemento metálico, para evitar la detonación de minas magnéticas-.
• Una vez finalizada la apertura del paso o brecha, el J Elem informará al J Sec acerca de la situación imperante.

- El J Sec Tir ordenará al J Elem de asalto, ejecutar el pasaje del obstáculo por el paso jalonado, y ocupar una posición en el límite posterior del mismo, para apoyar el desplazamiento del resto de la sección, o bien para asaltar la posición enemiga que cubre el obstáculo, sin perder el ímpetu del ataque (Gráfico Nro. 4).
- El J Sec ordenará al elemento de asalto iniciar el mismo, informará la situación al Jefe Compañía (J Ca), y ordenará al elemento de apoyo lejano iniciar el desplazamiento de los fuegos.

- El grupo que asalte, se desplazará a lo largo de una ruta que les ofrezca cubierta y encubrimiento, y ejecutará la destrucción de la casamata (Gráfico Nro. 5).

• El J Gpo se desplazará, y buscará una ruta que le permita acceder al flanco de la casamata enemiga.

- El equipo que asalte se aproximará a la casamata desde el lado ciego de la misma, sin interferir en el sector de tiro de la fracción, que se desempeñará como base de fuego.



- Los soldados deberán observar en forma permanente, las casamatas o posiciones enemigas que puedan apoyar a aquella sobre la cual se ejecute el asalto.

• Una vez alcanzada la última posición a cubierto, se procederá de la siguiente manera:

- Un J de equipo y el arma de apoyo colectiva del grupo permanecerán en esta posición, con la finalidad de aumentar los fuegos de neutralización (incluirá el empleo de granadas de fusil y LAW).

- El J Gpo se ubicará en el lugar desde donde pueda controlar mejor a sus equipos. Cuando el J Gpo ejecute la señal previamente establecida, la base de apoyo de fuego suspenderá o desplazará los fuegos hacia el lado opuesto al que avanza la fracción que asalta (Gráfico Nro. 6).
- Un granadero y un tirador avanzarán rápidamente hacia la casamata, por el lado ciego de la misma. El granadero arrojará la granada dentro de la posición, y el otro cubrirá sus movimientos (Gráfico Nro. 7).

- Luego de que la granada detone, el tirador ingresará a la posición, ejecutando disparos y dispuesto a usar su bayoneta, si fuere necesario. El soldado que arroje la granada no deberá ser el primero en entrar en la posición.





• El J Gpo inspeccionará la posición para asegurarse que la misma ha sido destruida. Informará entonces las novedades al J Sec, y reorganizará y continuará con el cumplimiento de la misión. La sección explotará el éxito del ataque a la posición, y proseguirá el asalto sobre las restantes.


Experiencias en el empleo de la técnica de asalto

A partir del año 1999, la Compañía de Infantería del Monte "B" del Destacamento de Monte 30, ha empleado las técnicas de asalto, en ejercitaciones de conjunto en el terreno, y con munición de guerra. Todo ello permitió mejorar la instrucción de sección, de grupo y hasta de parejas, al tiempo que en su avance sobre el objetivo se logró un continuo apoyo de fuego y distribución de blancos, posición por posición. De esta manera, se neutralizó el apoyo mutuo dentro de la zona de posiciones defensivas.

Organización para el combate (durante los ejercicios)



Equipo utilizado



En cuanto al equipo utilizado durante la realización de los ejercicios, se recurrió a la experiencia puesta en práctica por los ingleses en Malvinas. Ciertamente, ellos llevaban hasta 14 cargadores y 200 proyectiles más, y aun así se quedaron sin munición. Entonces, usaron la encontrada en las posiciones argentinas. Teniendo como guía este antecedente, se equipó a cada tirador que asaltaba, con seis portacargadores y con un total de 13 cargadores. En tanto, los que neutralizaban las posiciones adyacentes para que ingresara el escalón asalto a través de la brecha en el obstáculo minado, se los proveyó de seis portacargadores -más la bolsa de completamiento- y con un total del 17 cargadores y lanzacohetes LAW 66 mm. A su vez, el elemento de apoyo lejano -constituido por cuatro ametralladoras MAG con 2.000 proyectiles cada una, transportados en mochilas ligeras- proporcionó una constante cobertura para la conquista del objetivo, aislándolo del resto del dispositivo. Con respecto a las comunicaciones, entre el J Sec y los jefes de escalones, se utilizó la PRC 4620, duplicándose la red con radios HT "YAESU".


Conclusiones
Teniendo en cuenta que lo expresado se basa en una experiencia real, puede concluirse afirmando que las unidades de combate deberán hacer hincapié en el adiestramiento en técnicas de asalto de las menores fracciones (Sec(s) y Gpo(s)), para que atendiendo lo dicho, ellas puedan afrontar con éxito, la complejidad del asalto a una posición enemiga.

Asimismo, deberá enfatizarse a todos los niveles -en especial al de Gpo- el tema referido al empleo de las armas combinadas, el empleo de la granada de mano, y la realización de ejercicios con munición de guerra.

A pesar de que el ataque frontal no resultará la forma más idónea para el asalto, ella será la más común en las menores fracciones. Los J Gpo, Sec y Ca deberán prepararse entonces para enfrentar los problemas técnicos, tácticos y morales, asociados a estos últimos 300 m. Cuando la infiltración, el envolvimiento y el sobrepasaje no fueren posibles, se desarrollará el ataque frontal. Pero el caos y la confusión que se sucederán al primer ataque bajo fuego enemigo, solamente se resolverán de manera positiva, si se cuenta con un liderazgo desde el frente, armas combinadas, conocimientos técnicos y fortaleza espiritual. Lo repetimos. Sólo la presencia combinada de estos elementos asegurará que los J Gpo y su gente se encuentren en aptitud para superar tales dificultades, con solvencia y posibilidad de éxito.


--------------------------------------------------------------------------------

Bibliografía
• Apuntes de táctica del curso básico del Arma. Escuela de Infantería, 1995.
• RC-25-5-I. Conducción de la Compañía de Infantería y la Sección de Tiradores.
• RC-25-5-II. Conducción de la Compañía de Infantería y la Sección de Tiradores.
• ROP-01-11. La Sección de Infantería Mecanizada.
• Lind, William, Manual de la Guerra de Maniobras, Biblioteca del Oficial, Volumen 744, Buenos Aires, 1991.
• Poole, H. J. The Last Hundred Yards, Posperity Press, EEUU, July 1998.
• O'Donohue, Daniel J. Cap., The Last 300 Yards, Marine Corps Gazette (pág. 59/61), August 1993.
(1) Grl. Julian Thompson, Relato sobre el combate por Monte Longdon, No Picnic, Editorial Atlántida, 1984.

Revista del Suboficial N° 644 (Ejército Argentino)

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario