La defensa de Puerto Argentino

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

2 de Abril

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Infantería de Marina ARA

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Ejército Argentino

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Royal Navy

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

sábado, 31 de diciembre de 2016

Ex piloto naval británico cuenta sus experiencias de combate

Un expiloto británico de Sea Harrier explicó sus vivencias durante la Guerra de las Malvinas




La Sala Canudas del Aeropuerto de Sabadell acogió la tarde del 13-6-09 una conferencia del capitán de corbeta de la Royal Navy Stephen Lord Harrison, que fue uno de los pilotos de Sea Harrier que intervino en la Guerra de la Malvinas. Harrison ya no pertenece a la Royal Navy y, seguramente, ese factor le permitió expresarse con casi total libertad y relatar algunas de sus experiencias durante el conflicto bélico.

El acto lo organizó la Fundació Parc Aeronáutic de Catalunya, que ya ha promovido otras conferencias en las que pilotos y civiles han explicado sus vivencias profesionales. Asistieron a la conferencia unas 80 personas.
Su exposición, aunque se atuvo a la cronología de los hechos más relevantes del conflicto, resultó algo desordenada pues estuvo salpicada de comentarios personales y vivencias subjetivas, muchas de ellas relatadas en tono irónico y poco autocomplaciente con la típica imagen del «top gun». Ilustró su exposición con el pase de diapositivas y de dos maquetas, una de Sea Harrier y otra del Mirage III, con las que recreó los combates aéreos. Además, aportó datos sobre la prestaciones de algunas aeronaves británicas y argentinas que intervineron en el conflicto y sobre las tácticas de combate que se emplearon. El conferenciante rehusó abordar el hundimiento del navío «Belgrano», cuestión sobre la que dijo que «no sé nada». Stephen dijo que cuando comenzó el conflicto aún no había cumplido los 21 años (nacio en 1961) y que fue el piloto más joven enviado a Malvinas.

Afirmó que una de sus grandes preocupaciones eran los cinco misiles Exocet que tenía Argentina, pues estos misiles, tras el «dispare y olvídese», volaban a baja altura para no ser detectados por el radar, con lo cual eran un arma precisa y mortífera. En el portaviones «Invencible» estaban ocho Sea Harrier y 12 pilotos y otros 12 Harrier con sus 18 pilotos, muy pocos en comparación con las aeronaves de que disponía Argentina. «No teníamos ni idea de a lo que nos estábamos enfrentando. Tenía miedo a sufrir quemaduras o quedar mutilado».



Después criticó y hasta ridiculizó los vuelos que realizaron los bombarderos Vulcan desde la lejana Isla Ascensión para, tras sucesivos reabastecimientos en vuelo, intentar bombardear la pista del aeropuerto de Las Malvinas. Comentó que estos aviones lanzaron 21 bombas y que ninguna consiguió inutilizar la pista. Tras señalar que el Reino Unido perdió siete Sea Harrier (ninguno en combate directo con los cazas argentinos), explicó los daños que sufrió el Sheffield al ser alcanzado por un misil Exocet. Afirmó que el misil no llegó a explosionar, pero que causó 20 muertos y varias decenas de heridos. «Entonces supimos que estábamos en una guerra de verdad. Supimos que podían pasar nuestras defensas y que podían matarnos. A partir de entonces, nuestra mentalidad cambió y tuve que empezar a ganarme el suelo».

Relató que algunas de sus misiones consistían en proteger a los navíos de su país, al aguardar en vuelo a baja altura la llegada de los aviones argentinos para enfrentarse a éstos. En algunas ocasiones, la presencia de los Sea Harrier disuadió al enemigo y él se alegraba de no tener que disparar. Calculó que las misiones que realizó duraban una dos horas y media.

Relató que le encargaron sobrevolar una noche la bahía de San Carlos, donde posteriormente se realizó el mayor desembarco de tropas británicas. Dijo que no conseguía ver nada y que tras realizar pasadas a baja altura recibió fuego antiaéreo. Su Sea Harrier resultó dañado y a duras penas llegó al «Invencible». Dijo que no le hacía ninguna gracia tener que ejectarse del aparato y aguardar en las gélidas aguas a que viniera en helicóptero a rescatarle el príncipe Andrés. El aterrizaje fue brusco pero llegó ileso. En la cubierta del «Invencible» apenas podía andar, estaba agarrotado y temblaba del miedo que había pasado y un superior le autorizó a tomarse unos tragos de ron para superar el trance.

Stephen elogió la actitud de los pilotos argentinos, de los que dijo que «veían como perdían a compañeros pero seguían peleando» con tenacidad y defendiendo su posición en Las Malvinas. También dijo que le encomendaron bombardear las posiciones antiaéreas y antitanque de las tropas argentinas en la isla, llevando en cada misión tres bombas de mil libras cada una. Dijo que «no tengo ni idea de dónde cayeron. Creo que maté muchas ovejas».

Asimismo, recordó que el conflicto enseñó a la Royal Navy que durante los combates tuvieron una escasa cobertura de radar y que habrían sido en este terreno más superiores si hubiesen dispuesto de radares en los helicópteros Sea King. En otro momento de su intervención elogió la táctica de los argentinos de utilizar los Learjet y otros jets civiles para confundir a los británicos y tratar de despistarlos.

El expiloto militar dio cuenta de las barcos británicos que fueron alcanzados por los argentinos. Afirmó que no «siento rencor» y recordó que algunos de sus compañeros llegaron a conocer años después a algunos de los pilotos argentinos. Tras su intervención, los asistentes le formularon preguntas que respondió, a excepción de una sobre las prestaciones de los motores del Sea Harrier. «La respuesta a tu pregunta la encontrarás en Google», respondió irónico.

Sobre los Sea Harrier, consideró que durante los primeros días de la guerra se mostraron superiores a los Mirage y Super Etendard argentinos, al poder frenarse los Harrier en vuelo, esquivar al enemigo y dejar que éste les adelantase, con lo cual se situaban en su cola y les podían atacar sin peligro, pues la velocidad mínima de los Mirage para no perder altura no podía bajar de los 300 kilómetros por hora.

TEXTO Y FOTOS: JOSE FERNANDEZ GARCIA para TODALAAVIACION/AEROSABADELL.COM

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Israel: Antisemitismo y Daggers

La compra de armas a Israel: entre la necesidad y el antisemitismo
By Hernan Dobry - Operación Israel




El antisemitismo es una de las contradicciones más visibles que se plantearon tanto dentro de las Fuerzas Armadas, a la hora de hacer las compras, como del lado israelí, para la venta, cuando se realizaron las primeras operaciones de equipamientos bélicos que hizo la Argentina durante la última dictadura, ya que en años anteriores el rechazo había sido explícito y directo, con frases que rozaban el odio más visceral.

“Ese sentimiento antisemita se exteriorizaba en la década del ’70 cuando los vendedores israelíes intentaban ingresar en el mercado de las Fuerzas Armadas y les decían: Nosotros a ustedes no les vamos comprar nunca porque son judíos y mataron a Cristo”, afirma el periodista Hernán Dobry en el programa Diapositivas, por Radio América 1190 Mhz.

En su libro Operación Israel: El rearme argentino durante la dictadura (1976-1983), destaca que las primeras operaciones se debieron a la necesidad y la urgencia con la que la Argentina debió conseguir equipamientos bélicos para enfrentar una guerra con Chile, en 1978.

“Se encontraron que tenían unas Fuerzas Armadas que no podían hacer frente a una guerra de esa escala que iba a llevar años y los precisaban en tres meses. Justo se dio que Israel dejaba utilizar una serie de aviones y los tenía disponibles para entregarlos en un par de meses”, concluye Dobry.

Operación Israel: El rearme argentino durante la dictadura (1976-1983) acaba de ser publicado en la Argentina por Ediciones Lumiere y ya puede conseguirse en todas las librerías.

martes, 27 de diciembre de 2016

Guerra aérea: Pilotos argentinos y británicos y palmarés individual

Guerra de las Malvinas : 1982




Gran Bretaña__
Auld Andrew Donaldson
2
Barton Paul S.
1
Blissett Michael S.
1
Curtiss W. A.
1
Frederiksen R. V.
1
Hale Martin
1
Leeming John
1
Morgan David Henry Spencer
3
Morrell Clive R. W.
2
Penfold R.
1
Smith David A.
2
Thomas Neil Wynell
1
Thomas Stephen R.
3
Ward Nigel David
3
Argentina__
AGUIRRE Héctor Walter
.
ALBELOS Manuel Alberto
.
ARDILES José Leónidas
.
ARRARAS Juan José
.
BEAN Pedro Ignacio
.
BERNHARDT Juan Domingo
.
BOLZAN Danilo Rubén
.
BONO Jorge Alberto
.
BORDON Héctor Ramón
.
BRASHICH Andrés Luis
.
BUSTOS Manuel Oscar
.
CANTEZANO Carlos Domingo
.
CARDONE Miguel Angel
.
CARRIZO Miguel Angel
.
CASADO Fernando Juan
.
CASCO Jorge Eduardo
.
CASTAGNARI Luis Darío José
.
CASTILLO Carlos Julio
.
CASTILLO Omar Jesús
.
De IBAÑEZ Eduardo Jorge Raúl
.
DE LA COLINA Rodolfo Manuel
.
DUARTE Mario
.
FALCONIER Juan José Ramón
.
FARIAS Jorge Ricardo
.
GARCIA CUERVA Gustavo Argentino
.
GARCIA Guillermo Ubaldo
.
GARCIA Jorge Osvaldo
.
GAVAZZI Fausto
.
GIMENEZ Miguel Angel
1
GONZALEZ Mario Hipólito
.
GUADAGNINI Luciano
.
IBARLUCEA Jorge Rubén
.
JUKIC Daniel Antonio
.
KRAUSE Carlos Eduardo
.
LASTRA Julio Jesús
.
LOPEZ Néstor Edgardo
.
LOTUFO Marcelo Pedro
.
LUNA Francisco Tomás
.
LUNA Mario Ramón
.
MALDONADO José Alberto
.
MANZOTTI Daniel Fernando
.
MARIZZA Guido Antonio
.
MARTEL Rubén Héctor
.
MEISNER Hugo César
.
MONTAÑO Agustín Hugo
.
NIVOLI Mario Victor
.
PALAVER Hugo Angel
.
PERALTA José Luis
.
RODRIGUEZ Juan Antonio
.
SEVILLA Luis Guillermo
.
VALKO Mario Luis
.
VARAS Héctor Hugo
.
VAZQUEZ Alfredo Jorge Alberto
.
VAZQUEZ José Daniel
.
VOLPONI Héctor Ricardo
.
.


lunes, 26 de diciembre de 2016

May insta a los kelpers a tener buenas relaciones con Argentina

Malvinas: la primera ministra británica instó a los isleños tener una buena relación con la Argentina
Si bien May destacó que Gran Bretaña está "absolutamente comprometida" con el derecho a la autodeterminación de los isleños, también instó a los habitantes de Malvinas a avanzar en los acuerdos con Buenos Aires
Martín Dinatale | LA NACION


En su tradicional mensaje navideño y de fin de año, la primer ministra británica Theresa May envió un mensaje directo a los isleños de Malvinas al sostener que "una mejor relación con la Argentina será beneficioso para todos" y aventuró que con ello "se cosecharán recompensas" para la economía de las islas.

Si bien May destacó que Gran Bretaña está "absolutamente comprometida" con el derecho a la autodeterminación de los isleños, también instó a los habitantes de Malvinas a avanzar en los acuerdos con Buenos Aires."La mejor relación con Argentina es de interés de todos" , dijo. De esta manera, la primer ministra del Reino Unido adelantó que el acuerdo que se espera cerrar con el gobierno de Mauricio Macri en torno a las Malvinas "cosechará las recompensas con beneficios para vuestra economía, mejorando el comercio y el turismo, a la vez que desarrollando vuestras industrias de hidrocarburos y de pesca".

Por otra parte, May recordó a los militares británicos que lucharon "con tanta valentía" en el conflicto bélico con la Argentina. Aunque también agradeció al gobierno de las Islas Malvinas por su apoyo en los trabajos de identificación de 123 soldados argentinos desconocidos, sepultados en Darwin. En este sentido, May dijo que el gobierno de Malvinas ha estado involucrado "muy de cerca" en la discusión de "los siguientes pasos de este asunto de tanta sensibilidad humanitaria que será liderado por el Comité Internacional de la Cruz Roja". Estas tareas de identificación de los soldados NN comenzará en enero y se desplegará en julio del año que viene en las islas Malvinas.


Theresa Maydijo que está comprometida con la autodeterminación de los isleños

De esta manera, la primer ministra británica dijo que tanto este como otros acuerdos "permitirá abrir áreas previamente clausuradas para beneficio de vuestra economía", en relación a la situación de los isleños. También la primer ministra May dijo que las Malvinas es "un lugar que representa mucho para el Reino Unido". En el mensaje navideño May destacó que el comunicado conjunto acordado en setiembre con la Argentina, que la semana pasada se avanzó en Londres en torno a ese documento, "fue un paso en la dirección correcta". Para Londres, resulta necesario "continuar el trabajo con el gobierno de Argentina y vuestro gobierno [por las islas Malvinas] para hacer de los cometidos del comunicado conjunto una realidad".

viernes, 23 de diciembre de 2016

Malvinas: Escenas de combate aéreo

 Victorias aire-aire argentinas 
Zampini Diego, (Falklands): 
29.08.2009 

Este artículo contiene principalmente la versión argentina de la Guerra de Malvinas. La versión británica será mencionada como referencia cuando corresponda. De todos modos considero a las afirmaciones de los pilotos argentinos como la verdad. Este artíclo está dedicado a todo el personal de la Fuerza Aérea Argentina que combatió y murió durante la Guerra de Malvinas de 1982 — Diego Zampini 

Es bien conocido el excelente desempeño de los Sea Harrier durante el conflicto en el rol de cazas, derribando 21 aviones argentinos, pero lo que no es tan conocido es que la Fuerza Aérea Argentina derribó tres aeronaves británicas — un Sea Harrier y dos helicópteros. Lo que sigue es la narración de esas victorias. 

 

Dagger contra Sea Harrier 
A las 14:00 hs del 21 de mayo de 1982 despegó desde la base aérea de San Julián en la Patagonia argentina una escuadrilla de tres aviones Dagger (copia israelí del Mirage 5 francés, fabricada con el nombre de Nesher, y vendida a argentina con el nombre de Dagger) del Grupo 6 de Caza, armados con bombas para atacar objetivos navales y sin misiles aire-aire. Su indicativo radial era «Ratón» y la integraban el Capitán Guillermo Donadille (quién volaba el Dagger matrícula C-403), el Mayor Carlos Justo Piuma (C-404) y el Primer Teniente Jorge D. Senn (C-407). Una hora después del despegue pasaron sobre la Gran Malvina para atacar los buques británicos en el estrecho de San Carlos. 

 

Desgraciadamente, los británicos habían detectado los corredores de ingreso que utilizaban los Dagger, que no podían, como si lo hacían los A-4 Skyhawk debido a su capacidad de repostar en vuelo, realizar grandes rodeos dado que su consumo de combustibles les impediría luego regresar a sus bases. Fue así que los Sea Harrier estaban al acecho, esperando a sus presas. 

Capitán Guillermo Donadille: «Cuando estábamos a un minuto del objetivo, que eran los buques ingleses en San Carlos, mi número 3, Senn, ubicado a la izquierda, me pega un grito por la radio: ‘¡Atento, un avión a la derecha!’ Me fijo y efectivamente veo un avión un poco más lejos y volando casi en nuestro rumbo. 

Ahora resulta que lo curioso de la situación -pero esto recién lo supe más tarde- es que Senn me estaba indicando otro avión que se acercaba un poco de frente y el que yo veo era un segundo aparato que estaba más lateral.» 

Donadille admite que en un primer momento pensó que se trataba de un Skyhawk argentino, ya que había poca luz y además lloviznaba. Pero cuando el piloto del Sea Harrier vió a Senn y comenzó a virar para atacarlo ya no hubo dudas, era un enemigo. 

Capitán Guillermo Donadille: «Entonces ordeno a la escuadrilla largar todas las bombas y los tanques suplementarios, porque con toda esa parafernalia no se puede virar en forma suficientemente rápida para intentar alguna maniobra defensiva contra los ágiles aviones ingleses, de manera que ordeno eyectar las cargas y enfrentar a los Harrier.» 

Senn maniobnró para enfrentar al que iba hacia él pero no vió al otro Sea Harrier, a la derecha del jefe de la CAP, que estaba posicionado para disparar un misil («soldar el caño» en la jerga de los pilotos argentinos). 

Capitán Guillermo Donadille: «Aunque el Harrier se encontraba fuera de la distancia de tiro de los cañones de 30 mm de mi avión, la única arma con la que contábamos para hacerles frente, o sea que estabamos a más de 700 metros, igual comienzo a disparar con la idea que, como el fuego de los dos cañones ilumina toda la parte inferior del fuselaje, el británico me viera y no prosiguiera con su ataque al inadvertido Senn. 

Efectivamente me ve porque inmediatamente lo deja a Senn, invierte y pica hacia el suelo. Yo como mejor pude invertí mi avión hacia donde supuestamente pasaría el inglés, todo esto a unos 100 metros del suelo, y empiezo a disparar, sin mira ni dad, le apunté con el avión y tiré donde imaginaba que iba a pasar… y al parecer pasó por ahí. Yo casi me tragué el suelo por seguirlo pero el Harrier pasó por el ‘chorro’ de proyectiles. Pasamos tan bajo que en un momento pensé que el piloto británico se había estrellado. 

Logré salir de esa riesgosa situación, pero solo para encontrarlo a Senn, que venía cerrando como un enloquecido, así que tuve que volver a invertir o sino chocábamos los dos. Pero pasé, acomodé el avión y en ese momento me pegan un misilazo1 y tengo que eyectarme.» 

Pocos segundos más tarde los otros dos miembros de la escuadrilla -Senn y Piuma- fueron derribados por los Sea Harrier, pero todo pudieron eyectarse exitosamente y fueron más tarde recuperados por las fuerzas de tierra argentinas en la Gran Malvina2 y llevados a Port Howard. 

De acuerdo a la versión británica, Donadille y sus dos compañeros fueron derribados por dos Sea Harrier FRS.1 del No.801 Sqdn volados por Nigel D. «Sharkey» Ward y Steve R. Thomas. Según esta misma versión, el piloto al que le disparó Donadille fue Ward, que pudo esquivar la ráfaga de cañon. A continuación Nigel Ward derribó a Senn y Thomas hizo lo mismo con Donadille y Piuma con sus misiles AIM-9L. 

Esto no concuerda con lo observado por los argentinos: de acuerdo al radar de Puerto Argentino3 no menos de cinco Sea Harrier interceptaron a los tres Dagger de la escuadrilla4 «Ratón». Más aún, un puesto de observación en tierra cerca del lugar de la batalla había visto pasar a un Harrier desprendiendo humo negro a las 15:00 hs aproximadamente (la hora del combate aéreo). Un investigador argentino, Rubén Oscar Moro5, contactó fuentes británicas para conocer las pérdidas reales británicas en aviones y helicópteros. Estas fuentes le brindaron la información (según él sus datos son 100% confiables) pero a cambio le pidieron anonimato. En agosto de 1984 dichas fuentes le confirmaron que el Sea Harrier dañado por el Capitán Donadille era tripulado por el Lieutenant Commander Harry Trent, que tras alejarse unos 30 kms del lugar del combate aéreo, se vió obligado a eyectarse y fue rescatado por un helicóptero Sea King. 

Asesinos de Helicópteros 

 

Las otras dos victorias aire-aire argentinas ocurrieron el 28 de mayo de 1982, cuando varios aviones del tipo FMA6 IA-58 Pucará del Grupo 3 de Ataque fueron enviados a brindar apoyo a las tropas argentinas del RI 127 que estaban peleando contra el 2 Parachutist Battalion en el área de Darwin-Prado del Ganso8. Dos de estos aviones, tripulados por los Tenientes Miguel Ángel Giménez (líder, N 1) y C. R. «Chino» Cimbaro (punto, numeral, wingman, N 2) despegaron del aeropuerto de Puerto Argentino a las 10:30 hs y, tras un vuelo con mal clima bajo una espesa capa de nubes y con mala visibilidad, alcanzaron la zona de Camilla Creek a las 10:55 hs. Entonces divisaron a dos helicópteros británicos que se estaban dirigiendo hacia una zona de aterrizaje donde otros aparatos similares estaban descargando provisiones o evacuando heridos, cerca de Darwin. 

Teniente C. R. «Chino» Cimbaro: «Cuando llegamos sobre las líneas inglesas y próximos a Goose Green, divisamos dos helicópteros y de inmediato escuché que el ‘Sombra’ [el indicativo radial o callsign de Giménez — Nota del autor] me asignaba uno de los blancos. Rasantes como estábamos, lanzamos nuestros cohetes en salva. Los del guía dieron de lleno en el primer helicóptero, explotando el mismo en el aire. El segundo fue tocado por mis cohetes, desplomándose a tierra. Ví como algunos de los integrantes intentaban salir del aparato. 

La victoria de Miguel Ángel Giménez, quién volaba el IA-58 Pucará matrícula A-537, es la única confirmada por los británicos: su víctima fue el Scout S/N XT629/DR del 3 CBAS (3rd Command Brigade Air Squadron) del Army Air Corp británico, cuyo piloto el Lieutenant Nunn falleció pero el copiloto Sargeant Belcher pudo sobrevivir. El helicóptero abatido por el Teniente Cimbaro fue un Sea King, pero aunque el relato del «Chino» no deja lugar a dudas que este fue totalmente destruido, los británicos niegan haber sufrido pérdidas adicionales ese día, y por el contrario afirman que otro Scout fue atacado por un Pucará pero que no fue ni siquiera dañado. 

Despues de finalizar exitosamente su misión, ambos pilotos argentinos regresaron a Puerto Argentino por sendas de vuelo distintas con la intención de dificultar una intercepción por parte de cualquier posible CAP de Sea Harrier presente en el área. Desafortunadamente, el mal clima le jugó una mala pasada a Giménez, quien se estrelló accidentalmente contra la Blue Mountain durante el vuelo de retorno. Los restos de su avión y su cuerpo fueron descubiertos en 1986. Cimbaro, por el contrario, regresó sin problemas y rapidamente informó de las victorias obtenidas por él y Giménez. 

Diego Fernando Zampini 

Bibliografía: 
«La Guerra de las Malvinas», Fascículo N 40, Ediciones Fernández Reguera, Buenos Aires, diciembre 1986 
«Guerra Aérea en las Malvinas», Brigadier Benigno H. Andrada, Emecé Editores S. A., Buenos Aires, 1983 
«La Guerra Inaudita. Historia del Conflicto del Atlántico Sur», Rubén Oscar Moro, Editorial Pleamar, Buenos Aires, 1985. 
«Dios y los Halcones», Pablo Marcos Rafel Carballo, Editorial Abril S. A., Buenos Aires, 1983. 
«Falklands, the Air War», Rodney A. Burden — Michael I. Draper — Douglas E. Rough — Colin R. Smith & David A. Wilton, Arms and Armour Press, 1987.


Fuente

martes, 20 de diciembre de 2016

Habrá vuelos a Malvinas desde Río Gallegos

Malvinas: la Argentina y Gran Bretaña acordaron reanudar los vuelos de las islas al continente
Los vuelos de las Malvinas al continente se harían a Río Gallegos o a Buenos Aires una vez al mes
Martín Dinatale | LA NACION


Luego de dos días de reuniones intensas en Londres los gobiernos de la Argentina y Gran Bretaña acordaron hoy restituir los vuelos de las islas Malvinas al continente así como también se estableció el protocolo final para avanzar en la identificación de los soldados NN que yacen en el cementerio de Darwin y se avanzó en la idea de reencauzar las relaciones bilaterales con el Reino Unido.

Según expresaron a LA NACION fuentes calificadas de la Cancillería y de Londres los vuelos de las Malvinas al continente se harían a Río Gallegos o a Buenos Aires una vez al mes aunque no están definidos aun los detalles técnicos. Tampoco está definido que aerolínea hará los vuelos. Hasta ahora sólo había una escala del vuelo de LAN Chile que va de Punta Arenas para Malvinas. Pero se sumará el vuelo consensuado tras el encuentro de Londres.

"Hubo muy buena sintonía con Gran Bretaña y también un muy buen clima con los isleños que estaban presentes en el encuentro", dijo un funcionario consultado. Los detalles técnicos del restablecimiento de los vuelos se darán a conocer en un comunicado conjunto de las cancillerías.


Habrá vuelos a Malvinas

En la reunión de Londres participaron los vicecancilleres Alan Duncan de Gran Bretaña y Pedro Villagra Delgado de Argentina, más una comitiva de ambas partes. Dos legisladores isleños estaban presentes por el lado del Reino Unido pero la reunión se hizo a nivel bilateral.

Por otra parte, se firmó un acuerdo para avanzar con los detalles técnicos para el proceso de identificación de los 123 soldados argentinos sin nombre que murieron en la guerra de 1982 y que están enterrados en Malvinas. Así, se acordó que el equipo de forenses de la Cruz Roja comenzará a trabajar en lo inmediato en el proceso de identificación de los soldados con las muestras de ADN que aportaron los familiares de esos soldados NN.

Fuentes de la comitiva argentina que está en Londres remarcaron a LA NACION que el Gobierno dejó en claro en todo momento el reclamo de soberanía argentina que existe sobre las islas Malvinas más alla de los acuerdos firmados.

A su vez, Gran Bretaña y la Argentina avanzaron en buena parte del comunicado conjunto firmado en septiembre pasado en todo lo que tiene que ver con los acuerdos comerciales, cooperación científica y tecnológica, aumento de inversiones y relaciones culturales.

En lineas generales se trabajó sobre lo que la canciller Susana Malcorra denomina la "agenda positiva " con Londres que implica el restablecimiento de las relaciones luego de la confrontación que hubo durante el periodo kirchnerista.

lunes, 19 de diciembre de 2016

Una inútil negocia los vuelos con los britones y los fucking kelpers

Malvinas: reunión crucial para reanudar los vuelos
Funcionarios de la Argentina y de Gran Bretaña se encontrarán hoy en Londres para avanzar en el acuerdo alcanzado en septiembre; participarán representantes de las islas
Martín Dinatale | LA NACION



Alan Duncan con la inútil que ya nos costó miles de dólares para que fracasara como candidata de la ONU

La Argentina y Gran Bretaña buscarán hoy en Londres avanzar hacia el relanzamiento de las relaciones bilaterales y cerrar algunos temas vinculados a las islas Malvinas. Así, se espera que el eje predominante del encuentro sea el eventual anuncio de un plan para reanudar los vuelos entre el continente y el archipiélago.

Fuentes calificadas de la Cancillería y de Londres dijeron a LA NACION que en la reunión estarán el vicecanciller británico, Alan Duncan; el flamante vicecanciller argentino, Pedro Villagra Delgado, y dos legisladores de las Malvinas (¿?!!!!) que se sumarán al diálogo.

Las negociaciones empezarán hoy y seguirán mañana. El gobierno de Mauricio Macri confía en poder impulsar "una agenda positiva" con Gran Bretaña en lo que se refiere al intercambio comercial y a una larga lista de acuerdos de cooperación bilateral. Pero el dato más relevante y esperado del encuentro es sin duda el capítulo referido a las Malvinas.

Mike Summers, uno de los delegados de las islas que estarán en Londres, confirmó ayer a LA NACION que el propósito del encuentro es lograr un acuerdo para reanudar los vuelos a las Malvinas.

"Queremos que se cumpla con los compromisos de la declaración conjunta de septiembre, donde se acordó que la Argentina no tenía ninguna objeción al plan de reanudación de vuelos", señaló Summers.

No está claro aún si la reanudación de los vuelos se hará de Buenos Aires a las Malvinas o de las islas a Brasil o a Chile. Actualmente, las islas tienen una única conexión aérea comercial semanal con Punta Arenas, a cargo de LAN Chile. Una vez por mes, uno de esos vuelo semanales hace escala en Río Gallegos. La intención de Londres es ampliar la oferta de vuelos al continente para lograr una mayor y más rápida conectividad de los isleños. Durante los años 90 había dos vuelos semanales del continente a las islas.

En la reunión que se hará hoy en Londres, por la Argentina, además de Villagra Delgado, estarán el vicecanciller Duncan; la subsecretaria de Malvinas de la Cancillería, María Teresa Kralikas, y el embajador ante organismos internacionales en Ginebra, Marcelo Sima.

Sima formó parte de las negociaciones con Londres y la Cruz Roja en las que se discutió el proceso de reconocimiento de los soldados NN que están enterrados en las Malvinas. Se espera que mañana también haya un anuncio relevante sobre este tema (ver aparte).

En lo que atañe a las relaciones bilaterales, el comunicado conjunto que se suscribió en septiembre pasado es muy amplio y ambicioso. Ese principio de acuerdo provocó una fuerte polémica en el Congreso argentino, ya que sus condiciones no habían sido consultadas previamente por el Gobierno con los legisladores.

El comunicado contempla, entre otras cosas, la lucha conjunta contra la corrupción y el crimen organizado; eventuales acuerdos de cooperación en ciencia y tecnología, derechos humanos y cuestiones de género; convenios sobre arte, cultura, educación y deportes, y la crisis de los refugiados. Pero sin dudas el punto más controvertido es el relacionado con el capítulo sobre el Atlántico Sur.

Tanto en Londres como en Buenos Aires hay grandes expectativas en alcanzar resultados concretos que dejen atrás la etapa de confrontación que llevó adelante el gobierno de Cristina Kirchner.

"Se precisa avanzar en la solicitud de expresiones de interés de aerolíneas calificadas para operar el servicio de vuelos a las Falklands (Malvinas)", afirmó anoche en un comunicado el gobierno de las islas, que también mostró interés en que prosperen las negociaciones con la Argentina sobre cooperación científica, exploración de recursos petroleros y explotación conjunta de la pesca.

El comunicado conjunto de septiembre pasado fue un intento de mejorar relaciones que estaban particularmente deterioradas. En ese sentido, la canciller Susana Malcorra expresó la semana pasada a LA NACION que "hay una gran cantidad de temas que definimos trabajar con Gran Bretaña en una agenda que en un 80% sea propositiva y que en un 20% gire en torno de una cuestión compleja como lo son las Malvinas".

La canciller también dejó sentada su posición acerca de la reanudación de los vuelos: "Es evidente -señaló- que una de las áreas donde hay mucho interés del Reino Unido es la cuestión de los vuelos. Miraremos cuáles son las propuestas. En la cuestión de aerotransportes estamos abriéndonos de una manera muy significativa. Eso puede ser una forma de simplificar una posible solución del tema vuelos".

De todas maneras, en el Gobierno aseguraron ayer que antes de suscribir un acuerdo con Londres por la reanudación de los vuelos a se remitirá todo lo conversado al Congreso para su debate y eventual aprobación. En la Casa Rosada y en la Cancillería creen que no se debe volver a cometer el error de septiembre pasado, cuando el comunicado conjunto no fue previamente discutido y esa falta de búsqueda de consensos cayó muy mal tanto en el oficialismo como en la oposición.

Otro de los ejes polémicos de aquel comunicado fue que dejaba a un lado el debate por el reclamo de la soberanía argentina sobre las Malvinas en un paraguas diplomático similar al que utilizó Carlos Menem durante los años 90 al establecer su vínculo con Londres y con los isleños.

Acercamiento diplomático

El vicecanciller británico Alan Duncan y la canciller Susana Malcorra se reunieron en septiembre pasado en Buenos Aires, donde redactaron el comunicado
El vicecanciller británico Alan Duncan y la canciller Susana Malcorra se reunieron en septiembre pasado en Buenos Aires, donde redactaron el comunicado. Foto: Archivo
Malvinas

En el comunicado, ambos se comprometieron a establecer "un diálogo para mejorar la cooperación en todos los asuntos del Atlántico Sur de interés recíproco". Se deja a un lado el debate por la soberanía

Soldados NN
Si bien no se habló del diferendo , sí se acordó avanzar en la identificación de 123 soldados sepultados en el cementerio de Darwin

Ingreso a la OCDE
Gran Bretaña también apoyó la aspiración de la Argentina de ingresar a la organización internacional económica

Plan anticorrupción
Ambos países se comprometieron a alinearse en la agenda global anticorrupción

Comercio en común
Se acordó trabajar para incrementar el comercio bilateral y los vínculos de cooperación

Refugiados
Londres avaló el plan de Macri para recibir 3000 refugiados sirios

sábado, 17 de diciembre de 2016

Testimonio de un conscripto en Monte Longdon

Diario de un excombatiente de Malvinas: relato de dolor, desesperación y hambre
Marcelo Olindi, de 51 años, fue uno de los miles de chicos que tuvo que ir a la guerra. Recuerdos de una historia traumática y una lucha que no terminó.

Por Lucas Bertellotti - TN

"Frío y mucho viento, ni tiempo de tomar aliento cargamos los bultos y partimos hacia nuestro destino. 30 KM. Ya llevamos dos días sin comer. Durante la noche pasamos mucho frío y no sabemos dónde estamos parados". 15/04/1982



El soldado Olindi no puede dejar de caminar. Tiene la mirada perdida y el paso cansado e inestable. Hace unos minutos le dijeron que la guerra había terminado. También le comunicaron la muerte de Rolando Pacholczuk, su amigo. No está contento ni triste. Está perdido, como el primer día que llegó a las Islas. Camina. Se aleja del campamento y llega a un descampado cercano al monte Longdon, el más lejos del pueblo, el más cercano a los ingleses. Recién ahí levanta la vista. Casi nada le llama la atención. Sólo hay una cosa que lo conmueve: el silencio. No se escuchan tiros ni bombas. Los gritos desesperados se alejaron, cree, para siempre. Se toma unos minutos. Toma aire. Siente el frío por última vez. Respira hondo. Da media vuelta y regresa con sus compañeros. Es uno de sus últimos momentos en las Islas Malvinas.

"Todas las noches estoy rezando pese a que no soy uno de los católicos más fieles. Rezo para que no pase nada y poder ver rápido a mi familia. Hoy se corrió la bolilla de que quizás nos vayamos el 19 de mayo. En este momento estamos buscando una lata de dulce para cocinar salchichas y albóndigas que robamos de un depósito de comida. En este momento me dicen que fue imposible encontrar una lata". 30/04/1982.

Son las 6 del 2 de abril de 1982 y, como todas las mañanas, Marcelo Olindi viaja con su papá en un Ford Falcon rojo hacia el regimiento 7 de La Plata, donde hace la colimba hace un par de meses. Por la radio escuchan la noticia: "¡El pueblo argentino ha tomado las Malvinas!". Marcelo Olindi no entiende mucho. Está descolocado. "¿Dónde quedan las Malvinas?", le pregunta a su papá. "¿Cómo dónde quedan las Malvinas? Al sur", le contesta. "Sí, ya sé. ¿Pero dónde?", replica. Su viejo no sabe qué decirle.

"A las 6.30 recibimos el primer intenso bombardeo. Aguardamos tranquilos porque no podíamos hacer nada. Sólo nos limitamos a leer las cartas que habíamos recibido con Walter. No sé cómo explicarlo, pero los dos estábamos sumamente tranquilos. Reíamos y cantábamos y no por miedo ni nervios. Eso lo puedo asegurar". 01/05/1982

Poco antes de salir a las Malvinas, en el regimiento se hizo un sorteo que le daría el alta del servicio a cinco colimbas. Marcelo fue uno de ellos. A punto de irse a su casa, vio llorar a López, un compañero tucumano. Estaba sobre una pared, desconsolado. En unos días debía partir a la guerra. Sintió pánico. No tuvo vergüenza en mostrarse abatido, roto. Marcelo no dudó en tomar su lugar. "Fuimos a informarle al principal que cambiara la situación y no tuvo problemas. La verdad, no lo pensé mucho. 'Si van todos los pibes, yo también voy', dije. Estaba seguro que no me iba a morir", dice Marcelo. Con López todavía se ven seguido. Son amigos íntimos.

"No sé si pasamos de esta noche pues nos anunciaron que nos van a bombardear por aire y por mar. No tengo miedo de morir pero lo siento por mis padres, hermano y abuela. A todos ellos, gracias. Nos piden que nos rindamos. La respuesta es: '¡Traigan al principito y vengan a buscarnos!'". 01/05/1982

El 13 de abril se subió a un micro hasta El Palomar. De ahí, un avión a Río Gallegos. Partió para Malvinas un día después, pero su vuelo tuvo que regresar porque el avión que iba adelante había tenido un desperfecto mecánico que produjo problemas en el aterrizaje. Fue como un aviso de lo que iba a venir. El 15 de abril llegó a las Islas Malvinas. "Nos dieron un mapa en inglés y nos ordenaron que camináramos unos 15 kilómetros. Un superior me pidió que llevara un bidón de agua de 40 litros. A los cinco kilómetros me caí al piso y no me pude levantar más. Me temblaban las piernas. Me dijeron que esperara ahí por una camioneta. Llegó a las cuatro horas", dice Marcelo.

"Doy gracias a Dios por haber visto la luz del día...() nos despertamos y le dije al Negro (Walter): '¡Qué hacés, negro puto! ¡Todavía estamos vivos!'. Cada vez nos damos cuenta que el viejo (el principal) está cada vez más cagado. Nos hizo hacer un pozo más hondo y está muy inquieto. No le gusta estar solo y no sale del pozo ni para respirar. Mi compañero y yo no la damos de valientes pero estamos en el pozo sólo para dormir". 02/05/1982

Marcelo Olindi tiene 51 años y es uno de los miles de soldados que participó de la guerra de Malvinas, de la que hoy se cumplen 32 años. Habla con tranquilidad. No le gusta ponerse serio. Cada vez que su relato se vuelve tenso, cambia la dirección y comenta alguna anécdota de la guerra que le suena divertida por lo ridícula y vergonzosa. Está en la sede de La Plata del CECIM (Centro de Ex Combatientes de Islas Malvinas), donde es secretario de actividades recreativas. Parece sentirse como en su casa. Está rodeado por sus "hermanos de la vida", como le gusta llamar a otros excombatientes con los que todavía comparte el día a día. Mientras cuenta su historia, Luis Aparicio y Ernesto Alonso, otros exsoldados, caminan por la oficina, chequean los mails y realizan algunos llamados. Se preparan para otro 2 de abril.

Forma parte de un grupo de soldados que fueron a Malvinas por haber hecho el servicio militar obligatorio en el momento del conflicto. La intención del grupo, fundado en 1982, es la de alejarse de la reivindicación de la guerra. Hace un tiempo que impulsa la causa judicial contra los militares que cometieron crímenes contra los soldados y reclama la identificación de los 123 cuerpos enterrados como NN en el cementerio de Darwin.



Su papá se enteró de que debía hacer el servicio militar obligatorio y no lo dudó. Asistió a la oficina de Avelino Segundo Latorre, el principal del regimiento 7 de La Plata. Como hicieron muchos otros padres que tenían una posición más o menos acomodada, le ofreció lo que pudo para que su hijo tuviera algún tipo de privilegio en la vida como colimba. Como era maestro mayor de obras, puso al servicio todo tipo de materiales para lo que sea. Marcelo fue a parar a la utilería. Como casi nadie, tenía ropa limpia y cuidada. Cuando llegó a las Malvinas, siguió bajo las órdenes de Latorre. Esta vez, lo mandaron al almacén. Estaba encargado de distribuir la comida al resto de sus compañeros. Un trabajo que no tenía un peligro directo y lo tenía más o menos cerca de los pocos productos que llegaban.

"Todavía acá la noticia del hundimiento Belgrano pesa mucho. Hoy me doy cuenta que acá la calentura de un viejo y el orgullo de un país valen más que la vida de 300 pibes. Por eso rezo para que esto cueste la menor cantidad de víctimas posibles y el menor sufrimiento". 03/05/1982

Desde que salió de La Plata sabía que su arma no funcionaba. Era una ametralladora PAN que estaba falseada, inservible. Los primeros días se obligó a cargarla consigo. Después, desistió. No tenía sentido. Tenía 19 años y carecía de entrenamiento y conocimiento. No sabía cómo protegerse. Tampoco conocía cómo lanzar una bomba o disparar un arma.

Cuando llegó la primera ración de comida, abrió las cajas con entusiasmo. Debían llegar albóndigas, bombones y otras cosas. Tenía hambre. "Cuando las vamos a preparar, vemos que en realidad eran jabones. 'Se habrán equivocado', pensamos. Casi sobre el final de la guerra llegó otro camión. Abrimos las cajas y era papel higiénico. Nosotros le teníamos que llevar la comida a los que estaban en primera línea. ¿Qué podíamos darle si sólo teníamos papel higiénico y jabones?", comenta Marcelo en una extensa charla con TN.com.ar.

"Hoy nos bañamos después de 34 días sin ver agua". 06/05/82

A la sede del CECIM llega Malvina. "Mi nena", la presenta Marcelo mientras sonríe y le da un beso. Tiene 14 años y, pese a que el principio juega un rol protestón en el que sólo parece preocupada por mirar su celular, luego se compenetra en la historia que cuenta su papá. Lo mira en silencio, con admiración.

En Malvinas, la comida no llegó nunca (las primeras 4 víctimas de las 36 que sufrió el regimiento de infantería 7, los soldados Hornos, Granados, Zelarayán y Vargas, murieron por una explosión de una mina mientras intentaban robar animales de un depósito). La única forma de no morir de hambre era a través del mercado negro. Marcelo se convirtió en uno de los referentes para el intercambio de productos. Cambiaba cigarrillos por whisky, galletitas o fideos. Lo que sea.

"No sé qué pasará esta noche pero pido que este diario llegue a manos de mi familia. Si me pasa algo, que mi hermano se quede con el reloj y mi abuela con la pulsera. Jamás sabré agradecer todo lo que hiciste por mí. Lástima que uno se acuerde de eso en estos momentos". 10/05/1982

Como buena parte de los chicos que estuvieron en las Malvinas, repudia la conducta de los militares de carrera. Los que se suponía que eran los más preparados y debían dar el ejemplo, sólo regalaron señales de cobardía y corrupción, salvo contadas ocasiones. Recuerda que su principal en La Plata, Avelino Latorre, en los primeros días en las Islas se vistió de enfermero para no combatir.

"Esperamos el ataque final. Vieja, mis pensamientos van para vos. Te quiero mucho" 30/05

Marcelo nunca tuvo que disparar un arma pero sí sufrió los bombardeos. También salió lastimado. Cerca del final de la guerra, robó una camioneta junto a otros soldados. El castigo de los ingleses ya no se aguantaba. La desesperación crecía y el miedo a morir se tornaba cada vez más fuerte. Decidieron escapar hacia Puerto Argentino. En camino al lugar donde se suponía que conseguirían algo de paz, chocaron con otro vehículo de soldados. Se golpeó la cabeza y quedó inconsciente.

Vio compañeros muertos y demasiado sufrimiento. Durmió en pozos, empapado, sin poder cambiarse la ropa y con un frío demasiado cruel. "A mí no me gusta contar las cosas feas. Prefiero ver todo desde otro ángulo", comenta mientras recuerda cuando un general arengó a los soldados a correr y tirar unas granadas que, pese a lo que creían todos, no eran de fuego sino de humo.

"¡Socorro! ¡Nos están cagando a tiros!" 12/06

Volvió de las Malvinas sin ningún tipo de lesión, como estaba seguro que iba a ser. Recién dos años más tarde, en 1984, decidió contarles a sus papás que en realidad había ganado el sorteo para no viajar a la guerra pero él quiso tomar el lugar del tucumano López. Su mamá no paraba de llorar. Su padre repetía una y otra vez: "No me sorprende". Estudió arquitectura, ingeniería y medicina. No pudo terminar ninguna carrera. Trabajó en una empresa de seguros durante varios años. El dueño del lugar lo empleó especialmente por ser un excombatiente. "Una rareza para la época. En general, después de la guerra las puertas se cerraron para casi todos", comenta.

"Hoy hemos capitulado luego de replegarnos hacia Puerto Argentino y vivir dos días en un depósito de lana" 13/06

El día que se cumplían 20 años de su salida hacia Malvinas, el 13 de abril del 2002, a las 6, el horario en el que se despertaba tanto en el servicio militar obligatorio como en la mayoría de los días en la guerra, sufrió un ACV (accidente cerebrovascular), unos minutos después de que su mujer se fuera de su casa. "Está claro que algo debe haber pasado por mi cabeza para que me pase eso. Lo primero que pensé fue: 'Estoy discapacitado'", dice. A causa del accidente le quedó la parte derecha del cuerpo paralizada. Se mueve con dificultad. Arrastra la pierna y camina con lentitud. Tiene el brazo retraído, inmóvil.

"Todo es un lujo y nos tratan de mil maravillas. Esto es increíble". 14/06

Tiene tres hijos y reparte su vida en sus dos trabajos como portero para escuelas de La Plata y la permanente colaboración con CECIM. Todos los martes a la noche, los excombatientes se juntan a comer. Aunque les duele, todavía hablan de la guerra. Es una forma de no encerrarse, de sacarse de encima parte de la angustia, de compartirla con otros que vivieron lo mismo mientras todavía luchan por algunos derechos que creen fundamentales. Marcelo es el que suele contar los chistes, el divertido del grupo. Es como si pretendiera olvidar con una sonrisa. Por lo menos hasta que regresen, otra vez, los recuerdos feos. Esos que, pese a todo, no se pueden borrrar.

"Hace dos días que estamos en el Canberra. Nos han tratado a las mil maravillas. No parecen piratas sino caballeros. Nos avisaron que en 24 o 36 horas estaremos en un puerto argentino. La cama fue de primera calidad. Doy gracias a Dios por lo que me protegió". 16/06

martes, 13 de diciembre de 2016

Gobierno veta beneficio para VGM

El Gobierno vetó un beneficio de la ley de jubilación anticipada para veteranos de Malvinas
El nuevo régimen fue promulgado hoy, pero el Poder Ejecutivo “observó” un artículo en el que se fijaba el cobro de dos jubilaciones mínimas. Hay malestar entre los ex combatientes
Por Juan Piscetta - Infobae
jpiscetta@infobae.com



Los ex soldados cuestionaron la “observación” de Mauricio Macri a la ley de jubilación anticipada.

Lo que en un principio debía ser una buena noticia para quienes combatieron en la guerra de las Islas Malvinas, terminó siendo un trago amargo. Hoy, la Casa Rosada promulgó en el Boletín Oficial la ley que habilita a los ex combatientes, con 53 años de edad, a acceder a la "jubilación anticipada" por el servicio militar prestado en el Atlántico Sur. Pero la norma, que fue sancionada por el Congreso el 16 de noviembre pasado, trajo una novedad: fue eliminada la "garantía" de cobro de dos jubilaciones mínimas al momento del retiro, uno de los reclamos considerados fundamentales para los ex conscriptos que no pudieron reinsertarse en el mercado laboral o trabajaron "en negro" tras el conflicto bélico.

El decreto, que incluyó la firma del presidente Mauricio Macri y de todos los ministros del gabinete, "observó" el artículo N°3 de la ley 27.329, que estipulaba que aquellos que pidan la jubilación anticipada "en ningún caso, el haber resultante podrá ser menor que el equivalente a dos (2) jubilaciones mínimas del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA)".

Para justificar este veto parcial, el Gobierno planteó en los considerandos del decreto 1250/2016 que el pago de los dos haberes mínimos "desnaturaliza" el sistema previsional, ya que el objetivo de este es establecer "el otorgamiento de las prestaciones por vejez en virtud del esfuerzo contributivo realizado por los trabajadores a lo largo de toda su vida activa, y cuyo haber es el resultante de dicha historia laboral". E insiste al agregar que "no se encuentra fundamento para establecer un haber mínimo diferencial que no guarde relación" con los aportes.

Los ex combatientes perciben en la actualidad una pensión honorífica no contributiva de carácter nacional, equivalente a tres jubilaciones mínimas.  La pensión se trata de una suma diferenciada y aparte de la jubilación regular, que se regula a través del SIPA.

Ese reconocimiento monetario alcanza a quienes participaron entre el 2 de abril y el 14 de junio de 1982 en el Teatro de Operaciones Malvinas (TOM), a los que realizaron efectivas acciones de combate en el área del Teatro de Operaciones del Atlántico Sur (TOAS), y los civiles que se encontraban cumpliendo funciones de servicio o de apoyo en la defensa del archipiélago.

Con el nuevo "régimen especial previsional" para ex soldados, el mecanismo venía a dar respuesta a algunos vacíos y demandas planteadas por los veteranos. Por un lado, establece la posibilidad de jubilarse anticipadamente a quien tenga 53 años y haya realizado 10 años de aportes, tomando como parte de estos los dos años prestados como conscripto. De esta manera, el régimen pone en consideración la menor expectativa de vida de aquellos que participaron en el conflicto bélico, que se calcula aproxidamente en 10 años menos que un civil común, de acuerdo a estimaciones nacionales e internacionales de organismos de salud.

Pero el otro punto central que planteaba la ley es el artículo ahora bloqueado por Macri. Según Gustavo Pirich, referente de la Asociación de Combatientes de Malvinas por los Derechos Humanos (Acomadeh) – una de las entidades impulsoras del régimen especial-, el observado artículo 3 "permitía a muchos de los conscriptos que no pudieron reinsertar se laboralmente, o no recibieron aportes por su trabajo (en negro), pudieran compensar esa perdida de años con la garantía de las dos jubilaciones mínimas".

"Es algo importante para la vida de los compañeros, sobre todo para los que trabajaron en el campo o en provincias donde la evasión impositiva es muy alta y las pensiones son muy magras. La ley venía a ponerle un poquito más de dinero en los bolsillos. Ese era el espíritu de la ley, venía a reparar una injusticia, evidentemente esto no lo están considerando", añadió Pirich. "Nos parece que lo que están haciendo es una medida realmente desmalvinizadora, que se suma a las negociaciones con Gran Bretaña de no tocar la cuestión de la soberanía", concluyó.

Referentes de los veteranos calculan que son entre 4 mil y 10 mil las personas que podrán apelar al mecanismo de jubilación anticipada. Tras el veto parcial, se espera que entidades que apoyaron la iniciativa – además de Acomadeh, acompañaron el proceso legislativo el M28, la Federación de Veteranos de Guerra, el CECIM, el Centro ex combatientes Islas Malvinas de La Plata y la Comisión Nacional de ex combatientes- impulsen acciones y reclamos para echar atrás la impugnación del presidente Macri. En una primera instancia, el decreto del Poder Ejecutivo será remitida y analizado por la Comisión Bicameral Permanente del Congreso, el organismo encargado de revisar los DNU.


Miembros de la Acomadeh, entidad impulsora de la ley de régimen previsional especial de carácter excepcional para los ex soldados de Malvinas.

lunes, 12 de diciembre de 2016

Condecoración a pilotos espías de Hercules

Se frustra un homenaje por las misiones secretas en Malvinas
El proyecto, aprobado por el Senado, quedó demorado en Diputados; otorgaba la medalla al valor a 23 ex combatientes
Mariano De Vedia | LA NACION

Si no fuera por la sensibilidad que rodea al tema Malvinas, se podría asimilar la noticia con aquella escena del Superagente 86 en la que Maxwell Smart recibe un diploma por el éxito de una misión secreta y sueña con enmarcarlo, pero el Jefe le ordena memorizarlo y destruirlo.

Desde hace 34 años se viene postergando el reconocimiento de 23 combatientes de Malvinas que realizaron misiones secretas durante la guerra. El carácter reservado de sus operaciones se mantuvo durante 30 años y la imposibilidad de que se hicieran públicas conspiró contra el reconocimiento.

Finalmente, un proyecto aprobado por unanimidad en el Senado en agosto de 2015 reconoció la actuación y el valor de los brigadieres, comodoros y suboficiales que participaron de las misiones. Pero la iniciativa perdió estado parlamentario el 30 de noviembre pasado, al no tratarse en la Cámara de Diputados.

Las condecoraciones eran para los integrantes de tres tripulaciones del Escuadrón 1 C 130, a bordo de un Hércules, encabezadas por los brigadieres (hoy retirados) Alberto Vianna y Horacio Armando Orefice, que cumplieron las misiones de demarcar blancos navales británicos e interferir el tránsito de la flota enemiga.

Intervinieron también los comodoros Jorge Alberto Valdecantos, Ronaldo Ernesto Ferri, Rubén Oscar Moro, Eduardo Senn, Roberto Mario Cerruti, Walter Hugo Véliz y Cristóbal Armando Villegas, y los vicecomodoros Andrés Francisco Valle y Hugo Alberto Maldonado.

Iniciada la guerra, Gran Bretaña colocó buques en sitios estratégicos para avisar al resto de la flota las acciones de aviones argentinos y alistar patrullas de intercepción.

Para contrarrestar esta estrategia, las tropas argentinas idearon la misión de enviar un C-130H para demarcar esos blancos navales británicos. Los aviones debían volar a muy baja altura (no más de 15 metros sobre el nivel del mar) para eludir los radares británicos. Se requerían precisión y arrojo, por eso la misión fue bautizada "el loco". "Teníamos entre un minuto y medio y dos minutos para volver a descender y escapar de algún misil lanzado desde un buque británico", recordó a LA NACION el comodoro Cerruti.


El proyecto quedó demorado en Diputados

En el ascenso se activaba el IFF (identificador amigo/enemigo) para alertar sobre la proximidad de un buque o un radar británicos y así se determinaban las coordenadas en que estaba ubicado el navío.

La otra misión secreta fue la de "interdicción aérea lejana". Estaba destinada a identificar buques británicos en el océano Atlántico y si se confirmaba que cumplían la función de abastecimiento naval y pertenecían a la flota enemiga se informaba al Comando Aéreo Estratégico para preparar un ataque.

También participaron de las misiones secretas los suboficiales mayores Julio Miguel Daverio, Juan Carlos Luján, Nicolás Carlos Segovia, Jorge Luis Contigiani y Roberto Guillermo Puig; los principales Pedro Esteban Razzini, Carlos Alberto Bill, Delfino Fretes, Sergio Alberto Tulián y Oscar Alberto Gatto; el ayudante Carlos Domingo Nazzari, y el auxiliar Carlos Alberto Ortiz.

Desclasificadas las operaciones, el senador Roberto Basualdo (PJ-San Juan) presentó un proyecto para otorgar la medalla nacional "al valor en combate" a los oficiales y suboficiales "por sus relevantes méritos, valor y heroísmo en defensa de la patria". Aprobada en el Senado, la iniciativa tuvo dictamen en Diputados, pero no llegó al recinto. Ahora, depende de que Macri la incluya en extraordinarias.

domingo, 11 de diciembre de 2016

Conscriptos confundidos por comandos en Goose Green

Pequeña anécdota sobre Malvinas
El Tribuno




La batalla por Puerto Argentino, había terminado. El teniente coronel inglés David, encargado de la evacuación del personal argentino, se acerca al teniente coronel Seineldín a ofrecerle su vehículo para trasladarlo hasta el campo de prisioneros, en razón de no verlo bien de salud, después de varios días de hemorragias.

Seineldín rechaza la invitación, pero a su vez lo invita a compartir una ración de combate, en respuesta a su atención. “Good afternoon sir. Thank you for your invitation”. Entra David en la estrecha trinchera del puesto de comando, donde como era costumbre resonaba el grabador con marchas militares argentinas. La conversación se desarrolla en forma amena, hasta que de pronto Seineldín realiza una pregunta:
- “¿Por qué, en vez de atacar la posición de Puerto Argentino por delante, lo hicieron por la parte de atrás?”
-“Nosotros, por doctrina militar, respetamos a las Unidades de Fuerzas Especiales, en razón de que nos provocan muchas bajas. En Darwin y Goose Green, su compañía ‘C‘ nos produjo muchas bajas, entre ellos un jefe de batallón”.

Seineldín tal vez esbozó una sonrisa de orgullo dentro de su dolor, cuando contestó: -“Para su conocimiento David, ustedes se enfrentaron en ese lugar con conscriptos de sólo 18 años, con dos meses de instrucción y apenas un curso acelerado de operaciones especiales, pero eso sí, con un gran espíritu de combate”.
-“Really, I can’t beleive it”, contestó consternado el inglés, mirando a su ayudante. Más tarde, David se aleja en su vehículo dos veces rechazado, y Seineldín comienza a caminar seguido por sus hombres hacia el primer puesto de control y requisa inglés. Acompañado seguramente por el espíritu de sus hombres caídos, todos ellos héroes y repitiéndose en voz baja: -“¿Por qué yo no?, si siempre estuve al frente”.

Historias como estas deberían contarse en las escuelas argentinas. Ni en las públicas ni en las privadas se enseñan cosas verdaderamente importantes ni de la historia de nuestras Malvinas ni de la Guerra que pasaron. ¿En qué año se descubrieron? ¿Quién las descubrió? ¿A quién le importa? Está bueno saberlo, pero no es algo que nos erize la piel saber. En cambio a la hora de hablar de la guerra, todo el mundo se queda con la parte trágica. “Los chicos de la guerra”; “pobres muchachos”, “no tuvimos posibilidades de ganar”, etc. Cuando el 2 de abril de 1982 no hubo argentino, sacando unos pocos, que salieron a alentar la recuperación... ¿Y ahora se arrepienten? ¿Por qué mejor no nos enseñan sobre las cosas buenas? ¿Por qué no nos hacen leer libros de ingleses, como No Picnic, donde cuentan lo difícil que les fue ganar la guerra, y cómo “no fue un picnic”, como nos quieren hacer creer? ¿Por qué siempre nos quedamos con que lo de afuera es mejor?

Hector Muñoz

viernes, 9 de diciembre de 2016

La Comisión de Caídos en Malvinas se opone a exhumaciones

La Comisión de Caídos en Malvinas rechazó el acuerdo para realizar las exhumaciones
“Nuestros muertos no son NN. Nos basta con saber que están en el suelo en el que dieron la vida”, declararon en InfobaeTV
Por Fernando Morales - Infobae




No puede negarse que toda guerra es una tragedia que se prolonga mucho más allá de lo que dura la faz militar de la contienda. Una vez que el horror de la muerte y la destrucción desaparecen del campo de batalla, las secuelas afloran una y mil veces y no siempre los gobiernos que se suceden una vez acallada la metralla están en capacidad de atender las necesidades que tanto sobrevivientes como familiares de los caídos tendrán a lo largo del resto de su existencia.

En el año 2012, en una de sus habituales cadenas televisivas, Cristina Kirchner anunció en lo que a su entender era una "reivindicación" en materia de derechos humanos, que propiciaría la sanción de un instrumento legal que permitiría la exhumación de los restos de 123 caídos durante la guerra de Malvinas, sepultados en Darwin bajo lápidas que rezan: "Aquí yace un soldado argentino solo conocido por Dios".

El anuncio despertó aplausos de los habituales alabadores de la ex mandataria: Madres y Abuelas de plaza de Mayo, organizaciones sociales, centros de ex combatientes (en especial el politizado CECIM de La Plata) y algunos referentes de los DDHH.


Infobae convocó a María Fernanda Araujo, presidente de la Comisión de Familiares de los Caídos en Malvinas, Dalal Abd, secretaria de la Comisión y Osvaldo Massad, papá del soldado Marcelo Daniel Massad.

El recambio de autoridades nacionales trajo para los familiares de los caídos una luz de esperanza en lo atinente a suponer que serían al menos tenidos en cuenta, pero tropezaron con una decisión tomada por la canciller Susana Malcorra. "Necesitamos por favor que la ministra nos atienda", suplicaron en InfobaeTV.




El cementerio de Darwin

El cementerio de Darwin alberga los cuerpos de 237 combatientes argentinos. El saldo total de víctimas fue de 649, de los cuales algunas fueron transportadas al continente, otros descansan en el fondo del mar (en especial los muertos del Crucero ARA Genera Belgrano), mientras que 89 cuerpos jamás fueron encontrados en virtud de haber sido objeto del accionar de minas antipersonales o piezas de artillería de gran calibre. De la cifra enterrada en Darwin, 123 cuerpos no han sido identificados y sobre ellos es precisamente donde se centra el interés del gobierno argentino.

Sin embargo, los integrantes de la Comisión dicen que las autoridades nacionales no han tenido en cuenta consideraciones que van desde lo humano hasta lo político y que tocan resortes muy sensibles a la hora de ser analizados.

Las sepulturas, en la mayoría de los casos, contienen restos de uno o más cuerpos pertenecientes a soldados que por ejemplo fueron víctimas de una explosión dentro de una misma trinchera. Elementales cuestiones de buen gusto hacen que esta crónica no pueda abundar en detalles, pero sí digamos que ninguna tarea de antropología forense que se encare podrá recolectar la totalidad de cuerpos que yacen en Darwin, más allá de un reconocimiento parcial de algunos restos.


Para Osavaldo Said, padre de un soldado integrante del regimiento 7, la exhumación de restos es lisa y llanamente un sacrilegio que no hará más que reavivar el dolor de familias que hace 34 años sufren el calvario de la pérdida.

Según cuentan, muchas familias eligen una de esas 123 tumbas sin identificar para rendir homenaje al familiar caído. "¿Qué pasaría si del reconocimiento que se efectúe surgen por descarte los nombres de los 89 caídos que allí no están? ¿Les negaremos a esos familiares la posibilidad de volver a Darwin?", se preguntan.

La Comisión de familiares ha cursado una extensa carta a la Cancillería en la que indica que sólo una porción minoritaria de familiares han sido encuestados, remarcando que incluso se ha entrevistado a familiares de caídos cuyos cuerpos jamás han sido recuperados por la simple razón que han perecido en los hundimientos del Crucero Belgrano, del buque mercante "Isla de los Estados".

Lejos del dolor de los familiares, Infobae consultó a oficiales de las tres FFAA Veteranos de Guerra, los que en general abonan la teoría que señala que el "campo santo" no debe ser profanado.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Guillermo Anaya, señor helicopterista



Guillermo Anaya




El "top gun" de los helicopteristas argentinos, un acróbata de las "palas", Guillermo Anaya. Solamente con las hazañas y aventuras que protagonizó en Malvinas este joven teniente, se podría hacer un film para alquilar balcones. Desde meterse con su UH-1H Bell detrás de las líneas enemigas y rescatar cohetes nuestros, hasta agarrarse a trompadas, solo y estando prisionero, con varios soldados ingleses, por defender a un subordinado suyo. Anaya vio que los ingleses estaban maltratando a su suboficial, Carlos Corsini, y se lanzó a defenderlo a puñetazos limpios. Por supuesto, le cayeron cuatro o cinco encima, lo molieron a golpes, y después lo dejaron encerrado dos días sin agua y alimentos en castigo. Y tantas otras cosas que hizo por amor al prójimo. Por ejemplo, rescatar con su helicóptero, que solo tenia capacidad para 20 personas a los sumo, a 24 soldados del Regimiento 4 que habían quedado abandonados a la buena de Dios en Monte Wall. Y, al revés de los generales, se preocupaba en alimentar a la tropa que estaba sin provisiones en primera línea. Cierta vez ametralló a un rebaño de ovejas para darle de comer a los soldados llevándolas con su helicóptero. Ante la denuncia de los kelpers, fue citado por el general "Caballo" Joffre quien le recriminó lo hecho. La respuesta de Anaya fue antológica: "¿Cómo, eran ovejas? Yo pensé que eran ingleses camuflados con uniformes de invierno". Lamentablemente sólo llegó a capitán: cuando desde adentro de la fuerza le ofrecieron un negociado, pidió la baja. Feliz cumpleaños, querido y admirado Guillermo!

Texto: Nicolás Kasanzew


Un foto más reciente