La defensa de Puerto Argentino

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

2 de Abril

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Infantería de Marina ARA

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Ejército Argentino

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Royal Navy

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

domingo, 30 de octubre de 2016

Malvinas: Documentales británicos sobre el hundimiento del HMS Coventry

Documentales británicos sobre el hundimiento del HMS Coventry











jueves, 27 de octubre de 2016

Helicóptero medio: Aérospatiale SA 330 Puma


  Aérospatiale SA 330 Puma




Wikipedia



El SA 330 Puma es un helicóptero utilitario o transporte medio, bimotor y con rotor principal de cuatro palas para usos civiles o militares. Fue diseñado en los años 1960 y fabricado originalmente por la compañía francesa Sud Aviation y después de 1970 con la fusión de la empresa con otros fabricantes aeronáuticos de Francia pasó a ser fabricado por la compañía resultante Aérospatiale. También ha sido fabricado en el Reino Unido por Westland Aircraft.


Historia

A comienzos de la década de los sesenta la Sud Aviation comenzó a diseñar y desarrollar un helicóptero equipado con dos turbinas destinado no sólo a cumplir las especificaciones del Ejército francés para un transporte táctico y logístico para todo tipo de condiciones atmosféricas, sino también a su utilización por otras fuerzas aéreas. El diseño de este aparato respondía a las demandas de la ALAT (Aviación Ligera del Ejército de Tierra Francés), que necesitaba un helicóptero de tamaño medio, capaz de operar en todo tipo de clima tanto de día como de noche, para así sustituir a los Vertol H-21 y los Sikorsky H-34. El 15 de abril de 1965 el primero de dos prototipos realizó su primer vuelo. El acuerdo anglo-francés sobre helicópteros (firmado el 2 de abril de 1968) convirtió a la Westland Helicopters de Gran Bretaña en copartípice en la producción de este aparato. Originariamente proyectado para el servicio en el Ejército francés y en la RAF, esta última solicitó la adaptación del helicóptero para el transporte táctico.


Diseño y desarrollo

El fuselaje del SA 330 Puma, como se denominó a este aparato, es una estructura semimonocasco íntegramente de metal, con la planta motriz montada externamente encima del casco del fuselaje y delante del emplazamiento del rotor principal. El rotor es impulsado por medio de una caja principal de transmisión, con dos engranajes cilíndricos rectos para adaptar la energía de los dos motores turboeje a un eje impulsor simple. En la eventualidad de que un motor falle, el motor restante continúa impulsando el rotor, y en caso de que ambos motores fallen, el rotor principal autogiratorio continúa impulsando los arranques auxiliares del eje del rotor de cola, el alternador, las bombas hidráulicas y el ventilador. La viga de cola, que lleva un rotor de cola de cinco palas con el eje de giro a estribor y un estabilizador horizontal a babor, es una continuación monocasco del fuselaje de popa. Al comienzo las palas del rotor principal estaban construidas en aleaciones ligeras, pero en las unidades fabricadas a partir de 1976, las palas están compuestas de fibra de carbono y estructura en panal de abeja, con bordes de ataque antiabrasivos de acero inoxidable. El tren de aterrizaje es del tipo triciclo semirreplegable, con dos ruedas en cada pata.



Hubo algunos cambios en la planta motriz: los primeros SA 330B para el Ejército y las Fuerzas Aéreas de Francia, y los SA 330E para la Royal Air Force británica estaban equipados con turboejes Turmo III C4 con una potencia de 1.328 cv en el despegue; y las versiones militares para exportación SA 330/H, que volaron por primera vez en septiembre de 1968, tenían originariamente motores Turmo IVC de 1.575 cv, que incluían anticongelantes en las tomas de aire del motor.



Las primeras versiones civiles SA 330F/G tenían motores Turmo IV A de 1.435 cv como el que voló por primera vez el 26 de septiembre de 1969 y los que fueron entregados desde finales de 1970; pero, lo mismo que el SA 330H, a partir de finales de 1973 el SA 330G adquirió motores Turmo IVC, planta motriz que se instala también en los helicópteros SA 330J (civil) y SA 330L (militar), introducidos en 1976.



El SA 330J tiene acomodo para una tripulación normal de dos personas en el compartimiento de pilotaje, y la cabina puede llevar 8, 9 ó 12 VIP, o bien 20 pasajeros en una disposición de gran densidad, con un lavabo y compartimiento para equipaje en la parte posterior de la cabina. Equipado con aparatos térmicos anti-hielo en las palas del rotor principal y anticongelantes térmicos en las palas del rotor de cola, tomas especiales y radar meteorológico, el SA 330 puede volar en todas las condiciones atmosféricas.



La producción del SA 330 Puma por parte de Aérospatiale cesó en 1987, llegando a haber fabricado 692 unidades. El Puma fue reemplazado por una versión mejorada, el AS 332 Eurocopter Super Puma.


Especificaciones técnicas (SA 330J Puma)


Características generales

Tripulación: 3
Capacidad: 8/20 pasajeros
Longitud: 18,15 m
Diámetro rotor principal: 15,00 m
Altura: 5,14 m
Peso vacío: 3.766 kg
Peso máximo al despegue: 7.400 kg
Planta motriz: 2× turboeje Turmo IVC.
Empuje normal: 1.175 kW 1.575 cv de empuje cada uno.


Rendimiento

Velocidad máxima operativa (Vno): 139 nudos 258 km/hora
Alcance: 550 km
Radio de acción: 310 mn 572 km
Techo de vuelo: 4.800 m 17.300 pies






miércoles, 19 de octubre de 2016

Misiones de espionaje anglo-chilenas (2/2)

Malvinas: Operaciones secretas aéreas
por Giordani
Parte 1 - Parte 2
Cavok - Asas da Informaçao

Los helicópteros Sea King

Además de Canberra y Hércules, Punta Arenas parece haber acogido helicópteros Sea King de la Armada, probablemente para infiltrarse en los equipos de espionaje y sabotaje del SAS en Argentina, con el objetivo de desactivar el avión Super Etendard antes de que los elementos mayores y más vulnerables del grupo de trabajo británica llegó a las islas Malvinas. Se dice que catorce oficiales de la SAS y los servicios secretos, dirigidos por un tal teniente coronel Tudor, se transfirieron al regimiento de paracaidistas con el fin de tener su presencia oficial el 11 de mayo.
En la noche del 17 de mayo de dos Sea King equipado para vuelo nocturno perteneciente al Escuadrón 846 fueron transferidos de HMS Hermes HMS Invencible; este último crucero y la fragata HMS Broadsword luego a la izquierda del grupo de trabajo y se trasladaron a oeste a 25 nudos, con radios y radares en silencio. El 3h15min GMT, el Sea King ZA290 despegó de Invencible, teniendo el equipo del SAS. Los dos barcos regresaron, a continuación, el grupo de trabajo, con la reserva rey del mar todavía a bordo del crucero. La única otra noticia que tiene el ZA290 es que en la noche del 18 de mayo, se realizó un aterrizaje forzoso en la playa de agua dulce, 18 km al sur de Punta Arenas, en territorio chileno. Los tres hombres que estaban a bordo del helicóptero dispararon y se dice que ha estado desaparecido durante varios días antes de entregarse a las autoridades chilenas. Circulantes, pero otra versión, según la cual la tripulación ZA290 fue rescatado casi de inmediato por un helicóptero chileno sí habían llamado, y que las autoridades británicas y chilenas combinaron su "descubrimiento" por el día antes del aterrizaje principal de las fuerzas de la Gran Gran Bretaña en Malvinas.


 Los testigos de Chile reveló que la tripulación del Sea King ZA290 fue recogido por un helicóptero de Chile, por lo que disparó sus aviones.
 Usted no sabe el propósito de la misión del rey de mar; Puede que haya sido la infiltración de un equipo de SAS para sabotear el Super Etendard, o un grupo de reconocimiento para informar de los aviones de ataque del despegue de radio. Puede haber sido también una estafa para engañar a los argentinos, obligándolos a gastar tiempo y recursos. Jon Nieve dice un funcionario de la inteligencia chilena llamado Mario Burgos le mostró una foto aérea de Río Grande, en el lado argentino de la Isla Grande de Tierra del Fuego, muestra cinco quema de las aeronaves en tierra.
Cualquiera que sea el resultado de la misión, el piloto, el teniente Richard Hutchings cuerpo de marina, y el copiloto, el teniente Alan Bennett Armada, recibieron la Cruz de Servicio Distinguido; Por otro tripulante, el suboficial de P. B. Imrie, recibió la Medalla de Servicio Distinguido.
Otra unidad británica involucrada en operaciones clandestinas de recogida de inteligencia era el Escuadrón 51, que es la unidad ELINT de la RAF equipado con aviones Nimrod. Su participación en el conflicto fue confirmada sólo cuando la unidad recibió premios de combate. Uno de los aviones de la escuadrilla (eran tres) recibieron sonda para reabastecimiento de combustible y tal vez todos ellos han operado sobre la base de la isla de Ascensión. Se habla mucho de que durante el conflicto, uno de los Nimrod despegó del territorio chileno.


 Un Sea King HC.Mk 4 se aproxima a la cubierta del HMS Audacious. El barco estaba equipado con sistema de telecomunicaciones complejo y era el soporte ideal para las actividades de la SAS.

Compensaciones

Se sabe muy poco de lo que Gran Bretaña obtuvo del supuesto acuerdo anglo-chileno. Lo que Chile ganó es mucho más evidente. Bretaña bloqueó investigaciones de la ONU en violaciónes de los derechos humanos en Chile, después de haber puesto objeciones a la reapertura de una parte de la investigación y abstenerse de votar sobre una moción de condena al procedimiento gobierno, militar chileno y la democracia y derechos humanos.
Restricciones a la venta de armas a Chile fueron suspendidos, obviamente, pero después de las quejas que detectan el Ministerio de Defensa del Reino Unido afirmaron que el embargo ya se había terminado en julio de 1980, cuando han sido puestos en libertad, repuestos para aviones Hunter. Esto no convenció por completo los observadores militares británicos, porque sabían que Chile estaba buscando desesperadamente piezas, motores y fuselaje incluso Hunter en el mercado internacional hasta el comienzo de las hostilidades entre Gran Bretaña y Argentina. La inferencia más razonable es que las autoridades británicas no podría - o no - proporcionar este material. De todos modos, el Ministerio de Defensa británico negó que las aeronaves Hunter y Canberra entregado a Chile han sido donados o vendidos como resultado de los acuerdos durante la Guerra de las Malvinas, afirmando que los acuerdos respecto se había hecho mucho antes comienzan las hostilidades.


 Un Nimrod de la escuadrilla 51; la única evidencia de la participación de esta unidad en el conflicto de las misiones de espionaje electrónico, fue el hecho de la decoración de combate.

Al menos una docena de aviones Hunter fueron retirados de armas tácticas en la RAF Brawdy y transferidos a la Fuerza Aérea de Chile. Las primeras ocho fueron trasladados el 6 de abril de 1982 por la RAF Abingdon, donde se renovaron y sin uso antes de ser enviado por el camino de la RAF Brize Norton. Los dispositivos fuera de allí en dos lotes, uno el 24 de abril y otro el 22 de mayo en cargueros Boeing 747 Flying Tiger Airlines, que vienen a Chile con paradas en Puerto Rico.


 Boeing 707 de la Fuerza Aérea de Chile, que se encontró en Gran Bretaña varias veces en 1982 para obtener piezas de repuesto para Hunter y Canberra.

El 22 de noviembre, cuatro Hunter llegó a Abingdon, y luego enviado por vía aérea a Chile. La entrega de estos aviones permitió la reorganización del Grupo 9, que es la segunda escuadrilla de Hunter de la Fuerza Aérea de Chile y había sido cerrada en 1981 por falta de piezas de repuesto. Varios pilotos de la RAF fueron enviados a "entrenar" a los chilenos. Tres Canberra PR.Mk 9 fueron retirados del depósito de la MU 19 en la RAF St. Athan y se retiró antes de ser transferido a Wyton, donde seis pilotos y un número desconocido de expertos de tierras chilenas habían recibido formación. Los tres planos que dejan de Wyton el 15 de octubre 19827, pero no están seguros de si estaban acompañados por el Boeing 707 de la Fuerza Aérea de Chile, o uno de los dos C-130 de esa rama de las fuerzas armadas chilenas. De todos modos, estos tres aeronaves de gran tamaño hizo varias visitas a los aeropuertos británicos en 1982, incluyendo Lyneham, Luton y Wyton, presumiblemente, recogiendo piezas de repuesto y equipos.
El General Fernando Matthei, Jefe del Estado Mayor del Aire y miembro de la junta militar del Gobierno de Chile, visitó Gran Bretaña; también lo hizo el director de la Comisión Chilena de Energía Nuclear. Gran Bretaña envió a Chile una delegación comercial y siempre que el país cuarenta barras de uranio enriquecido para su uso en un proyecto de reactor nuclear.


 El Grupo Tigre F-5E 7 de la Fuerza Aérea de Chile mantiene ocupada la Argentina en su frontera occidental durante la Guerra de las Malvinas.

Por último, Gran Bretaña también dio a Chile sus bases en la Antártida., Oficialmente a cambio del derecho a utilizar de forma permanente el aeropuerto existente en las islas Diego Ramírez en territorio chileno, al sur de la Isla Grande de Tierra del Fuego.

Glosario

GMT Hora media de Greenwich (Greenwich Mean Time)
Buque HMS Royal Navy (Su / Buque de Su Majestad)
MU unidad de mantenimiento (Unidad de Mantenimiento)
Servicio aéreo especial SAS (Special Air Service).

FUENTE / Imágenes: Guerra aviones Nº 36
Edición: CAVOK

martes, 18 de octubre de 2016

Gabino Ruiz Díaz, un héroe todavía buscado por su madre

La conmovedora historia de una madre de Malvinas que aún busca a su hijo
A treinta y cuatro años de la guerra, es el amor lo que mantiene en pie a Elma Pelozo quien sigue buscando sin descanso el cuerpo de su hijo, Gabino Ruiz Díaz
Por Gaby Cociffi - Infobae
Directora Editorial de Infobae | gcociffi@infobae.com | @gabycociffi


Elma Pelozo, en su casa de Colonia Pando, Corrientes (Alejandro Carra – Gente)

"Si Dios me levanta en este lugar, mami, si ya no regreso, no llore por mí porque estoy luchando por la Patria".

La apretada letra de Gabino Ruiz Díaz, en el amarillento formulario de encotel –Empresa Nacional de Correos y Telégrafos–, que con franqueo pago había llegado desde las islas Malvinas, le anunció a su madre que debía esperar lo peor. "'Cambacito' sabe que no va a volver", se dijo Elma Pelozo (hoy 76), sentada en la cocina de su casita de adobe y chapa, en Colonia Pando, a 140 kilómetros de la ciudad de Corrientes.



"Siento orgullo, mami. Yo juré por nuestra bandera y tengo que cumplir. Si Jesús luchó por nosotros y nos liberó, yo lo haré por mi Patria", estiró las palabras para llenar el renglón con su caligrafía infantil.

En soledad Elma dejó escapar una lágrima, que rápidamente secó con el repasador. No quería que su familia la vea triste. Su Cambacito ("por negrito", aclara) estaba en Malvinas. Y era el orgullo de la humilde colonia donde cosechaban tabaco y sandías.

A su memoria regresaron todas las imágenes del día en que su hijo le dijo adiós y se fue a la guerra para siempre.

"La última vez que lo vi fue el 10 de marzo del '82. Se vino para la casa arriba de su tordillo negro para despedirse de los hermanos, hablar con su padre y darme un beso lleno de amor", recuerda y busca la única foto que Gabino se sacó en toda su vida. Gastada por los años, con los colores apagados por el paso del tiempo, allí se lo ve a Gabino, con solo diecinueve años, posando orgulloso en su uniforme del Regimiento de Infantería 12 de Mercedes, Corrientes, donde le tocó hacer el servicio militar. Serio y firme en su camisa blanca, el pantalón y el corbatín caquis, el birrete con el escudo nacional apenas ladeado hacia la derecha, luce con honor su vestimenta de soldado.

LA MUERTE DE UN VALIENTE



La única foto que se sacó en su vida Gabino Ruiz Díaz: tenía 19 años y lucía orgulloso su uniforme del Regimiento de Infantería 12 de Mercedes, Corrientes

Elma acaricia la foto de su hijo. "En ese entonces éramos una familia feliz", suspira. Treinta y cuatro años después, la familia ya no es la misma. Su marido, don Gabino, murió en 2011 luego de una penosa enfermedad que lo tuvo postrado durante una década. Pero ella encuentra otra explicación para el sufrimiento del único hombre que amó, que va mucho más allá de la medicina: "Empezó a apagarse el día en que le dijeron que su hijo estaba desaparecido en la guerra, que ya no volvería".

Los recuerdos -entre mates y pastelitos de queso y dulce caseros- se cuelan por todos los rincones de esta casa que, gracias al dinero que recibieron de la pensión por el hijo muerto, tiene cielorraso, machimbre, cerámicos y ladrillos.

Elma relee aquella carta y llora en silencio. "Yo lucharé por mi Patria", escribió Cambacito pocos días antes de morir en la cruenta batalla de Goose Green, el 29 de mayo de 1982. Llevaban tres días enfrentando al Segundo Batallón de Paracaidista británico cuando Gabino saltó de su trinchera y al grito de sapucay "les puso el pecho a los ingleses y salió a pelear a campo abierto, mientras nosotros nos quedábamos en el pozo", recuerda Ramón Alegre, compañero en el Regimiento 12.

LA VIDA DE CAMBACITO


El 27 de junio de 1962, con la escarcha aun cubriendo los campos y la ayuda de la partera Doña Miño, llegó al mundo el tercero de los ocho hermanos Ruiz Díaz. Cinco días más tarde, como marca la tradición en la provincia norteña, la comadrona regresó al ranchito de adobe llevando el agua bendita para que el niño "renunciara al demonio" y fuera bautizado. Su padre eligió el nombre sin un atisbo de duda: "Se llamará como yo, Gabino".

Gabino creció entre los cultivos de tabaco y sandías, esos que le permitían a la familia llenar la olla y tener pan en la mesa cada noche. Mientras trabajaba en la cosecha, terminó séptimo grado en la escuela Santa Rosa de Lima –hoy Escuela 216 Héroe de Malvinas Gabino Ruíz Díaz–, destacándose en Ciencias Naturales. Su maestra de cuarto grado, Carmen Itatí Nuñez, lo definía -según se lee en el viejo cuaderno- como un chico "muy despierto, que habla siempre de animales y es aplicado en la tarea".

Tuvo una infancia de pobreza y privaciones, pero con una familia que supo encontrar en las pequeñas cosas una gran felicidad. Vivían al día, con lo que el campo les daba, sabiendo que a su casa en las Navidades nunca llegaría Papá Noel, y que no valía la pena escribirle una carta a los Reyes Magos pidiéndoles el juguete soñado. "Eramos muy humildes, sabíamos que para nosotros no había regalos", explica su hermana Antonia. Pero un 6 de enero, don Gabino se dio un lujo que aún hoy sus hijos recuerdan con el corazón estrujado de dicha: les compró a cada uno de ellos una alcancía con forma de animal. "A Cambacito le tocó un dorado enorme, como de 40 centímetros de largo. Arriba de la aleta tenía la ranura para echar las monedas", rememora su madre.

El amor no le fue esquivo y, aunque nunca presentó una novia en familia, todos saben –"por boca de la nieta de don Tito"– que Gabino se había enamorado por primera vez de Elenita, que luego siguió Leonor, y más tarde cortejó a Vicenta. Fue a esta última, aseguran, a quien le contó sus ilusiones: "No voy a ser policía como mi papá. Cuando me den la baja en el servicio militar voy a cultivar tabaco y sandías". Elma no sabe si su hijo le pidió a aquella novia que lo esperara. "No lo creo, él tenía un corazón inquieto", resume con picardía.


MI HIJO SE FUE A LA GUERRA



Batalla de Pradera del Ganso (Ejército Argentino)

Fue en el tiempo de Pascuas de Resurrección cuando Gabino se despidió de su familia."Llegó cuando ya caía la tardecita y me dijo: 'Mañana me voy al Regimiento en un camión que lleva fruta'. Me acuerdo que tenía ese pulóver azul con botones de madera que le quedaba tan lindo… A la hora de la cena se sentó en la cabecera de la mesa, y todos nos sentamos rodeándolo para despedirlo. Fue como un cumpleaños. Comimos estofado de pollo y yo le herví unos fideos", recuerda Elma cada detalle con una precisión que conmueve.

"A la mañana siguiente ensilló el caballo muy tempranito y en silencio. Me vio en la cocina, callada y triste. Y vino y me abrazó", cuenta. Antes de partir habló a solas con su padre, a quien siempre había obedecido sin cuestionar una sola de sus palabras, y cargó un pequeño bolso con todas sus pertenencias: un pantalón de abrigo, la camisa de fondo blanco con estampado en colorado y negro que usaba para los bailes, su pulóver azul y las botas del uniforme recién lustradas.

"Lo vi irse por ese camino. La imagen se fue haciendo chiquita y él cada tanto se daba vuelta y saludaba con la mano", relata con angustia. En ese entonces Elma no sabía que su hijo se iba a la guerra. "Nadie del Regimiento llamó para decirme que se iban a las islas. Y tendrían que haberlo hecho… eran criaturas. Seguro ahora Galtieri está pagando en el infierno porque dejó morir a nuestros chicos y enlutó la Argentina", finaliza con la voz quebrada.

DIOS, EN VOS CONFIO



Elma en la escuela donde estudió su hijo y que hoy lleva el nombre Héroe de Malvinas Gabino Ruiz Díaz  (Alejandro Carra – Gente)

"La fuerza me la da Gabino y me la da Dios. En Dios encuentro consuelo", habla Elma con esa aceptación del destino que solo da la Fe. Católica de nacimiento, evangelista desde el año 66′ -cuando los pastores le enseñaron a "encontrar las palabras para poder hablar con Dios"-, siente que Jesús la salvó. Y agrega con devoción cristiana: "Sé que nuestro Señor está cuidando a mi hijito, pero la herida no cicatriza nunca, sigue sangrando, y todavía lo extraño".

Cuando Cambacito se fue a la guerra, ella rezó cada noche "pidiéndole al Padre celestial que lo proteja". Pero su hijo quedó en esa tierra de turba y niebla. ¿Acaso sintió que Dios no la había escuchado? "Dios es el arquitecto de nuestra vida, hija. Solo El comprende por qué decidió llamarlo a su lado. Nunca me enojé con Nuestro Señor, El siempre te está escuchando", responde sorprendida.

Y me lleva al patio delantero de su casita, donde su marido plantó un árbol florido que aún perdura. Lo señala, y cuenta: "Cuando Cambacito estaba en las Malvinas yo miraba este árbol y pensaba que Dios suele cortar la flor que más quiere para llevarla a su lado. Entonces, yo elegía una flor cada día y se la dedicaba a Dios, pensando que quizá así no llevaría a mi hijo. Pero nadie escapa a su destino, hija, nadie".


EL DIA DEL ADIOS


Don Gabino, Elma y los siete hijos que les quedaban, fueron llamados a la Municipalidad en 1984. Allí les anunciaron que Gabino estaba desaparecido, que ya no volvería

Los mates siguen de mano en mano mientras cae la tarde. Elma, entrañable y cariñosa, me abraza y casi susurrando me confiesa al oído: "Mi hijo murió en las Malvinas, pero vino a casa esa noche a despedirse". Relata que una mañana de mayo del 82′ se fue caminando por el baldío hacia la casa de su madre. Doña Lucía estaba angustiada y la recibió con una frase que sería premonitoria: "Tu hijo no va a volver". Ella la cortó con dureza: "¡Cállese mamá! No hable de eso que de usted no depende".

Esa noche se quedó a dormir en la cama que su hijo había usado desde los diez años, allí en la casa de la abuela. "Y sentí que Gabino vino, se acostó a mi lado y me besó. Sentí muy claramente la tibieza de su cuerpito", murmura. Era la madrugada del 29 de mayo de 1982, la misma fecha en la que su hijo cayó peleando en la batalla de Pradera del Ganso.

"Hoy sé que me visitó para despedirse. Yo sentí el calor de mi hijo que no quería irse sin decirme adiós", cuenta con lágrimas en los ojos.

Y un día la guerra terminó. Los soldados volvieron al Continente. Los llevaron en trenes y camiones a sus pueblos. Pero Cambacito no regresó. Desesperada, Elma llegó jadeando al Regimiento: "¿Dónde está mi hijo?", imploró. "El soldado Gabino Ruiz Díaz está desaparecido", informaron los oficiales a cargo. Elma se quebró: "¿Desaparecido? ¿Dónde? ¿Va a volver? ¿Alguien lo vio?". La única respuesta que obtuvo fue el silencio.

Mucho tiempo después de la guerra, tanto que ya no recuerda, le entregaron en la Municipalidad un sobre certificado con el remitente del Regimiento de Mercedes. En el mismo instante en que lo abrió, se desvanecieron todas sus esperanzas: "Esperé hasta el último instante que Gabino un día golpeara la puerta y regresara a casa. Figuraba como 'desaparecido' y eso me daba esperanzas. Pero en esa carta me vino la medallita de identificación. Tenía su nombre y su número de documento. Era una chapita de zinc, partida al medio, y estaba manchada de sangre seca. Ahí me di cuenta que Cambacito ya no volvería".

ESAS ISLAS LEJANAS


Elma, su hija Antonia y su nieta Noemó, profesora de Lengua y Literatura (Alejandro Carra – Gente)

Durante veinte años nadie volvió a hablar de Cambacito en la casa. Como si el silencio, el no nombrarlo, pudiera tapar el dolor de la ausencia. "Tenía algo atragantado en la garganta, se me hacía un nudo y se me atoraban las palabras", asegura. Fue entonces cuando pudo viajar a las Malvinas. En el cementerio de Darwin recorrió las 237 cruces blancas, sin derramar una sóla lágrima. "Allí sentí que estaba cumpliendo con lo que él me había pedido en sueños: no llorarlo en el lugar que sufrió y murió".

Se abrazó a la placa que había llevado, y en la que había grabado su nombre, y caminó entre las tumbas. Ninguna cruz tenía el nombre de su hijo. "¿Dónde tengo que poner este recordatorio?", se preguntó. "Esperaba sentir algo, una señal. Ahí, en la tercera fila, supe que debía apoyar el bronce. Fue algo interno, como si mi hijo me dijera: 'Estoy acá, mami'. Entonces me arrodillé, dejé la placa y le recé", recuerda.

A Elma le faltó en ese primer viaje a Malvinas, y aún le falta hoy, una tumba donde dejar una flor: el cuerpo de Gabino Ruíz Díaz, como el de otros 123 caídos, jamás fue reconocido. Su cruz reza simplemente: "Soldado argentino solo conocido por Dios".

A treinta y cuatro años de la guerra, Elma Pelozo se suma a los 360 familiares que desde 2012 luchan y bregan -junto al veterano Julio Aro, de la Fundación No Me Olvides de Mar del Plata y a esta periodista-, por la identificación de los soldados NN de Malvinas.

Hoy, los gobiernos de Argentina y el Reino Unido, con la cruz Roja Internacional como mediadora, han dado los pasos políticos y diplomáticos  necesarios para para que esta causa humanitaria finalmente pueda realizarse. Sin embargo, el tiempo pasa, y las madres de los caídos sufren: "Hemos esperado muchos años, ya no tenemos tanto tiempo, todas las mamás somos gente grande… Ojalá que el presidente Macri, que es papá, entienda la enorme angustia que significa irse de esta vida sin saber dónde está tu hijo. Saber dónde está el cuerpo de Cambacito, que tanto he buscado durante todos estos años, me traería una nueva paz", implora.


En el día de la madre, Elma festejará con sus hijos y sus nietos. En la mesa familiar, todos recordarán a Cambacito. Con una sonrisa asegura que este domingo, seguramente, algún veterano pasará a saludarla: "Todos ellos son un pedazo de mi vida", dice emocionada.

Y cuenta con entusiasmo que cuando la visitan la llaman "mamá", y ella los abraza como abrazaba a su Gabino. "Nunca te vas a olvidar de tu hijo, pero hubo nuevos hijos que me dio la vida".

lunes, 17 de octubre de 2016

Kelpers molestan azuzando maniobras

Los kelpers dicen que lanzarán misiles como “ejercicios de defensa”
El consejero Summers afirmó a PERFIL que se establecieron “prácticas regulares” porque “ya fuimos invadidos por Argentina”.

Andrés Todesca - Perfil



Británicos. Habrá ensayos balísticos entre el martes 19 y el viernes 28 de octubre próximos. Foto:cedoc

El anuncio que se conoció ayer sobre la realización de nuevos ejercicios militares por parte del Reino Unido en las islas Malvinas, “que incluye el lanzamiento de misiles”, provocó reacciones en la Argentina, y también entre los isleños. Las acciones de los militares británicos se extenderán entre este martes y el próximo 28 de octubre. En diálogo con PERFIL desde Puerto Argentino, el miembro del gobierno kelper Mike Summers minimizó las maniobras, a las que definió como “prácticas de rutina”, aunque señaló que se trata de “ejercicios de defensa” porque “ya fuimos invadidos por la Argentina”.

Según aseguraron fuentes de la Cancillería argentina a PERFIL, el gobierno ya contaba con la información sobre el despliegue militar desde el jueves pasado, lo que le permitió preparar la respuesta diplomática antes de la difusión del comunicado. La noticia fue recibida con cierta desazón en el ámbito diplomático: se trata de un nuevo traspié del gobierno de Macri en torno al tema Malvinas, luego de la polémica despertada por el acuerdo bilateral firmado con los británicos el pasado 13 de septiembre y con la ambición de “mejorar las relaciones”. Esto, sumado al veto de Susana Malcorra en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas –presuntamente efectuado por Londres, aunque sin confirmación–, supone una nueva traba en el intento por descongelar los vínculos diplomáticos en torno a la cuestión de la soberanía de Malvinas, que fueron enfriados durante los años del kirchnerismo.

Una semana atrás, el propio Summers le había transmitido a este medio la “esperanza” por parte de los kelpers por “desarrollar una política más segura” con el gobierno de Macri, a quien habían visto con “interés en construir una mejor relación con todo el mundo occidental”.

En marzo de 2015, el Reino Unido llevó a cabo ejercicios especiales y dispuso un aumento del presupuesto militar en las islas, lo que generó críticas de la entonces presidenta, Cristina Fernández. Las fuerzas armadas británicas, tras la guerra de 1982, instalaron una base militar y anualmente realizan maniobras de combate defensivo.

—Desde el gobierno argentino están preocupados por estos nuevos ejercicios que incluyen lanzamiento de misiles.

—No entiendo por qué deberían estar preocupados en la Argentina. Mi entendimiento sobre este tema es que se trata de maniobras de corto alcance que se vienen practicando desde hace varios años. Se trata de ejercicios de defensa, no tiene ningún propósito contra la Argentina.

—Pero si no es contra la Argentina, ¿entonces qué objetivos de defensa tienen?

—(Risas) Tenemos una capacidad de defensa en las islas Malvinas porque ya fuimos invadidos por la Argentina previamente. Debido a este antecedente, establecemos ejercicios de práctica regulares.

—¿Hacia dónde estarán dirigidos estos misiles “de práctica”?

—No tengo información específica al respecto. Pero se trata de un ejercicio de rutina que tiene lugar cada año. El lanzamiento de estos misiles ocurrirá muy cerca de Puerto Stanley (Puerto Argentino). Solamente viajarán un par de millas.

domingo, 16 de octubre de 2016

Reflexiones de los pilotos sobre la Operación Black Buck

Reflexiones sobre el bombardeo de la pista de Puerto Argentino



En esta entrevista de 15 minutos, el piloto Martin Withers y el Navigator Plotter Andy Marson discuten su papel en la primera Operación Black Buck y su amor de vuelo. Martin Withers fue el piloto de la primera operación Negro Buck lanzado desde la RAF Waddington. Andy Marson estuvo involucrado en las etapas de planificación y formó parte de la planificación de rutas para la operación. La película es uno de varios producidos por huevo eléctrico para Aviación Patrimonio Lincolnshire y destaca el papel de Lincolnshire, en herencia de la aviación de Gran Bretaña.

jueves, 13 de octubre de 2016

Reincorporan al VGM Gómez Centurión

El Gobierno repondrá a Juan José Gómez Centurión al frente de la Aduana
El funcionario suspendido por sospechas de corrupción volverá como director del organismo
Infobae

Será reincorporado como director de Aduana

Luego de que la semana pasada el juez federal Ariel Lijo se declarara incompetente para investigar el caso, Mauricio Macri firmará mañana el decreto para reponer a Juan José Gómez Centurión como director de Aduanas. Este había sido apartado del cargo tras una denuncia de corrupción impulsada por el Ministerio de Seguridad.

Así, el Presidente está cumpliendo con su palabra de que lo reincorporaría si la Justicia no encontraba pruebas en su contra.

Es tan inminente el regreso que Zabaljauregui, quien reemplazó a Centurión, ya guardó todo en cajas y suspendió todas las reuniones de mañana y pasado.

La denuncia contra Centurión la había originado Patricia Bullrich desde la cartera de Seguridad por una serie de grabaciones que alertaban sobre irregularidades con el comercio en Aduana. En los audios se escucharía a Gómez Centurión y a personas de su confianza indicándoles a empresarios cómo hacer medidas de contrabando para quedarse como recompensa con USD 5.000 por cada contenedor.

Desde un primer momento, el funcionario negó las acusaciones y dijo que formar parte de una "operación delictiva y mafiosa, con participación de gente que perteneció a los servicios de inteligencia".

"No tienen sustento, ninguna de las dos. Están hechas con grabaciones editadas, en la primera pericia que hicimos ya nos surgió que tienen un alto grado de edición, con voces insertadas. La Justicia rápidamente va a establecer el disparate de las pruebas presentadas", sentenció.

Asimismo, había anticipado: "Sabía que ir por las mafias iba a traer consecuencias. Voy a contestar en la Justicia. Después voy a volver a la Aduana para terminar con todas la mafias".

Quien siempre apoyó a Centurión fue Elisa Carrió, quien seguramente tomará este regreso como un triunfo. Cuando fue removido, la diputada lo recibió en su casa y lo definió como "un hombre honesto".


Elisa Carrió y Juan José Gómez Centurión

El juez Lijo fue claro en su dictamen al respecto: "El resultado de las medidas dispuestas no ha permitido un avance sobre su eventual responsabilidad en las maniobras denunciadas".

"Por lo tanto, en base a lo expuesto, teniendo en cuenta que las medidas probatorias dispuestas no han logrado vincular a Juan José Gómez Centurión a algún hecho delictivo de competencia federal y que, por el contrario, la acreditación de distintos puntos de la denuncia realizada ha permitido encuadrar las maniobras en delitos previstos en el Código Aduanero, es que corresponde que declare la incompetencia en razón de la materia y remita las presentes actuaciones a la Excelentísima Cámara Nacional de Apelaciones en lo Penal Económico de esta Ciudad a efectos de que sortee el Juzgado que deberá continuar interviniendo", concluyó.

martes, 11 de octubre de 2016

Georgias del Sur: La batalla de Grytviken (2/2)

La batalla de Grytviken - Cuando un francotirador solitario cambió el curso de la batalla contra un buque de guerra 

Por Martin K. A. Morgan - War History Online



A las 9:00 am del tiempo, finalmente se había aclarado lo suficiente para los 40 marines a bordo de Guerrico para transferir a Bahía Paraíso. Poco después de esto se hizo, más pequeño helicóptero de la nave - un Aérospatiale Alouette III - despegó para King Edward Point llevar teniente Guillermo Jorge Luna y seis de sus marines. El teniente Mills y sus infantes de marina reales eran plenamente conscientes de que las Malvinas había caído el día anterior y que eran, en consecuencia, esperando problemas de la fuerza argentina sigue ocupando Lieth. Haciendo gala de prudencia, que ocupaban las posiciones alrededor de Shackleton Casa que se habían preparado durante la semana anterior.

A continuación, a las 11:40 am, el Alouette llegó a un vuelo estacionario sobre el muelle en la estación de British Antarctic Survey. A medida que se hace girar en a la tierra, de 23 años de edad marina Robert Ashton gritó que tenía el helicóptero en su punto de mira. Estaba dispuesto a abrir fuego con su 7,62 L4A4 BREN ametralladora ligera pero marina John Stonestreet gritó "no disparen!" Ashton supone que la orden había venido de teniente Mills, por lo que mantuvo su fuego, mientras que el teniente Luna y sus hombres desembarcaron desde el helicóptero y rápidamente se dispersa entre los edificios en el punto. Unos minutos más tarde, se disparó un tiro por uno de los marines argentinos, a partir del compromiso.

Como los Royal Marines respondieron al fuego, teniente Luna comunicó por radio a la Bahía Paraiso informando que estaba en contacto con la oposición y solicitando el apoyo del equipo de mortero que estaba en pie. Apenas cinco minutos habían pasado desde la primera ola llegó cuando el equipo de mortero despegó a bordo del Alouette, y una fuerza de quince marines despegó en un helicóptero más grande de Aerospatiale SA-330 Puma para reforzar el equipo de Luna. Teniente Alejandro Villagra dirigió el Puma hacia la estación del British Antarctic Survey, pero debido a que la aeronave estaba equipada con patines, necesitaría una pieza plana de tierra a la tierra, por lo que no podría poner cerca del muelle donde el Alouette había aterrizado teniente Luna y sus hombres ocho minutos antes.


En su lugar, Villagra trajo la gran avión en la playa durante extraído en un enfoque para establecer abajo en el helipuerto de la estación. El Puma entró rápido y fue una frenada brusca con su nariz hacia arriba cuando Robert Ashton gritó, "¿Qué c *** ¿quieres que hagamos ahora?" En 11:48, cuando el helicóptero seguía siendo de unos 20 pies de la tierra , teniente Mills gritó "¡FUEGO!" de repente, el sonido de una docena de L1A1 fusiles automáticos, un par L7A2 GPMG, y un par de pistolas BREN se escucharon en Caleta Vago. Uno de los Royal Marines, incluso disparó un cohete de 66 mm en el helicóptero de un EE.UU. hizo Arma M72 Luz anti-tanque, pero se perdió. Robert Ashton no tenía una oportunidad por el piloto o el copiloto, por lo que dirigió su fuego en el motor de babor y el cubo del rotor. En cuestión de segundos, aproximadamente 500 balas de 7,62 mm habían golpeado el Puma, en gran medida dañarlo. Con la pulverización de fluido hidráulico en todo el avión, el teniente Villagra reaccionó rápidamente y dirigieron al sur a través de la cala hacia la meseta un poco más allá el cementerio de la estación de la caza de ballenas.



A pesar del hecho de que su sistema hidráulico estaba empezando a fallar, se las arregló para llegar al otro lado y poner el Puma de forma segura. Seis de los marines a bordo resultaron heridos por los disparos - dos tan en serio que murieron más tarde. Con el Puma abajo, era obvio que el teniente Luna que el rey Edward Point era en realidad una zona de aterrizaje "caliente" y que sería necesario fuego de apoyo con el fin de presionar a casa el asalto. De acuerdo con ello, se coloca una llamada por radio solicitando que Guerrico para mudarse de unirse a la batalla. El oficial al mando de la nave, el capitán Carlos Luís Alfonso reaccionado con rapidez, conduciendo Guerrico en la cala y prepara para iniciar el Royal Marines, pero tenía que operar a baja velocidad debido a la presencia de algas gruesas manchas cercanas al punto. Sin embargo, el capitán Alfonso se arrastró en su posición y su tripulación se preparó sus armas: pistolas de 20 mm montados en tanto a babor como a estribor de la nave, un montaje de 40 mm de doble justo detrás del puente, y el armamento principal de la nave, una torreta montada 100mm arma en la cubierta de proa. A las 11:55, el cañón de 20 mm de estribor abrió fuego en King Edward Point, pero sólo tuvo dos rondas antes de mal funcionamiento.

Un minuto más tarde, el 40 mm de doble montaje fuego abierto, pero no logró mucho mejor: el cañón izquierdo falló después de sólo cuatro tiros, y extractor del cañón derecho falló después de sólo cinco. A continuación, a las 11:59 de la mañana, cuando el barco fue de aproximadamente 550 m desde el punto, la Marina Real abrieron fuego. Fuego de ametralladora comenzó a golpear Guerrico, produciendo un sonido "ping" que podrían ser fácilmente oído en tierra. Las balas rompieron la ventana de estribor del puente y penetraron en la radio del barco cabaña. A medida que los artilleros en el gemelo de 40 mm estaban tratando de limpiar sus mermeladas, Marina Steve Parsons tuvo un tiro claro a ellos con su arma L4A4 BREN. Apuntó centro de masa en uno de los tripulantes y disparó una ráfaga de apertura, pero se quedó corto. Al ver el chapoteo de las rondas, Parsons elevó a su punto de mira, y disparó de nuevo con ráfagas cortas y controladas. Las balas de su BREN golpearon el montaje, hiriendo y matando a dos suboficial Patricio Guanca.



Al mismo tiempo, el cañón principal de 100 mm disparó una ronda, pero luego experimentó un fallo de su mecanismo de carga como resultado de los depósitos de sal acumulados que no había habido tiempo para limpiar después del cruce en bruto del buque a Georgia del Sur. Mientras la tripulación del arma luchado para conseguir el mecanismo de carga a correr de nuevo, uno de los Royal Marines dispararon otro cohete LAW que se subió la cremallera hacia la nave a 475 pies por segundo. Cuando golpeó, el cohete explotó y se ha atascado mecanismo de elevación de la torreta. A continuación, la Marina Real de Dave S. Combes hizo un disparo desde otra arma antitanque de la escuadra: el L14A1 84 mm Carl Gustav rifle sin retroceso. La cáscara rayada hacia su objetivo a 800 pies por segundo, se saltó una vez en la superficie del agua, rebotó en el casco del buque, y explotó con un ruido sordo.

Como Guerrico pasar por detrás de los edificios de la estación de British Antarctic Survey, el barco ya no estaba en el campo de fuego de la marina real. Con eso, el teniente Mills y sus hombres dejaron escapar un grito y una alegría para lo que acababan de hacer. En cuestión de segundos, habían disparado más de 1.000 rondas que infligieron bajas, y causaron graves daños a un buque de guerra, una vez intimidante. Pero su celebración fue prematura. Las balas comprimir a través de la hierba del mechón les recordó que aún había marines argentinos por debajo de la estación que eran perfectamente capaces de dirigir los disparos precisa hacia Shackleton House.


Todavía quedaba el pequeño detalle de la nave de guerra heridos que preocuparse también. Aguas poco profundas a ambos lados del estrecho canal que Guerrico utiliza para acercarse a rey Edward Point impide que el buque de maniobra, y esto significaba que el capitán Alfonso se ha comprometido de forma irreversible a entrar en la cala. No podía dar vuelta a la nave hasta avanzar a la amplia cuenca de inflexión en la costa de Grytviken, por lo que continuó adelante con un agujero abierto en su lado de estribor de la Carl Gustav golpeó. Allí, el barco fue llevado a una parada completa como partes de control de daños se pusieron a trabajar y los médicos comenzaron a tratar a los heridos. Desde una distancia de aproximadamente 750 metros, la Marina Real vistos inmóvil Guerrico y se preguntó si sería intentar escapar. Las cosas no habían ido bien para el capitán Alfonso en la primera ronda, pero era un oficial de la marina astuto-lo suficiente para saber que estaba atrapado, y que pasa Rey Edward Point de nuevo era su única salida. Un graduado de la clase de 1958, la Academia Naval de Argentina, que había servido previamente a bordo del crucero Belgrano, el dragaminas Chaco, y los destructores de Buenos Aires y Rosales, por lo que no era ni experiencia ni imprudente. Su decisión era un cálculo medido. Creyendo que es el mejor curso de acción, el capitán Alfonso despejó el puente y dio la orden de ejecutar el guante una vez más.

Los hombres en el punto observaban con cautela y Guerrico, cuando una columna de humo finalmente emitida desde su embudo después de unos pocos minutos, se dieron cuenta de la segunda ronda estaba a punto de comenzar. El sonido de las armas que se vuelve a cargar sacudió a través de la hierba mientras el barco se puso en pesan, pero mientras que la casi totalidad de los Royal Marines mismos preparaban, de 37 años de edad, Sargento Mayor de Comando Peter J. Leach abandonó su posición y se topó con Shackleton House. Una vez dentro, se subió las escaleras hasta el segundo piso y corrió por el pasillo hasta el final del edificio frente a Grytviken. Luego, utilizando la culata de su rifle, Leach rompió el cristal de una ventana de esquina y arrastró a una mesa en el medio de la habitación. En 1982, había estado en servicio durante diecinueve años y era un veterano de viajes de combate en Borneo, Irlanda del Norte, y Chipre. En los primeros tiempos de su carrera, que había servido como observador aéreo, un instructor de la fotografía aérea, y un pequeño operador de la embarcación. Pero, lo más importante, Leach era un francotirador cualificado. De hecho, informes, era capaz de poner un agujero en el centro de la frente de un hombre en 1.000m.

Leach estaba armado ese día con el arma adecuada para ese trabajo: el rifle L42A1. Una conversión del Lee-Enfield No. 4, Mc. 1 (T), el L42A1 fue la recámara para el cartucho de la OTAN 7.62x51m m y montado el 3,5-poder No. 32 ámbito de aplicación. Tumbado sobre la mesa en el segundo piso, el sargento mayor colocó el puesto de su punto de mira sobre el puente del buque que se aproxima. Para entonces, Guerrico se enfrenta una vez más el canal y cerrar en King Edward Point. Un momento más tarde, ya que los otros Royal Marines comenzaron machacando el barco por segunda vez, el sargento mayor Leach comenzó a disparar tiros cuidadosamente dirigidas a la embarcación. Dirigió sus primeras rondas en las cinco ventanas en la parte delantera del puente. En este punto, sólo el capitán Alfonso, el timonel, y el intendente tripulaban esa estación como el cristal comenzó a romperse. Los tres hombres se vieron obligados a agacharse detrás de las estructuras de la nave para evitar ser golpeado por la rápida sucesión de disparos precisos procedentes de fusil de francotirador de Leach.

Hubo una pausa en los disparos Royal Marine como Guerrico se colocó detrás de la cubierta de los edificios de la estación de British Antarctic Survey, pero no duró mucho tiempo. El sargento mayor Leach, que ya no tenía un tiro, aprovechó la oportunidad para mover a otra posición. Él estalló otra ventana, y luego reanudó la cocción - esta vez en las tres ventanas en el lado de babor del puente del buque. El sonido de cristales rotos se podía escuchar una vez más como Leach descargó fuego de los francotiradores más certero en la intendencia, el timonel, y el capitán Alfonso. Entonces Guerrico salió de detrás de los edificios de la estación del British Antarctic Survey y el resto de los Royal Marines abrió en marcha una vez más.

Se rastrillan el barco de proa a popa con otra andanada de fuego de armas automáticas, y Dave Combes cabo una segunda ronda de 84 mm a través de Carl Gustav. Esa ronda se estrelló contra Exocet lanzador de misiles anti-buque de Guerrico golpeándolo fuera de servicio. Durante los últimos momentos, cuando el barco se retiró fuera del rango de las armas pequeñas, sargento mayor Leach se trasladó a una tercera ventana en el segundo piso de la Casa Shackleton, y lanzó algunos tiros de despedida en Guerrico, ya que fue lesionado pasado Rey Edward Point. La nave había sobrevivido a aguantar el acoso, pero para entonces ya estaba lista a estribor, y parecía que un colador. Cuando se acercó el rey Eduardo Guerrico Cove, que era un buque de guerra bien armado y peligroso. Ni siquiera un cuarto de hora más tarde, la nave era poco más que una ruina flotante en desesperada necesidad de reparaciones.

Aunque el teniente Mills y sus infantes de marina reales habían conducido con éxito de un buque de guerra de gran alcance con sólo armas de infantería ligera, su situación era sin embargo tenue. Durante el enfrentamiento con Guerrico, el Alouette continuó para transportar marines adicionales argentinos a la zona cerca del cementerio de 1.100 m en toda la cala. Se podían escuchar gritos de forma esporádica e incluso se empiezan a ofrecer fuego de la ametralladora hacia Shackleton House. Además de eso, la fuerza de marines argentinos del teniente Luna aún sostenía en uno de los edificios de la estación Antarctic Survey. De hecho, fue uno de los hombres de Luna que hirieron Royal Marine Nigel Peters en los momentos finales del tiroteo con el barco. Peters había tomado dos rondas a través de la parte superior del brazo y se encontraba en estado crítico.

Los minutos pasaron parte de la tripulación de Guerrico trabajaron para reparar la suspensión del funcionamiento de sistema de alimentación automática de la pistola 100 mm. Resolvieron esa cuestión con la suficiente rapidez, pero la torreta se mantuvieron atascado en una posición como resultado del éxito del cohete M72 LAW. Capitán Alfonso estaba decidido a conseguir el barco de nuevo en la pelea y lo hizo mediante el uso de sus motores para apuntar la torreta inmóvil. A las 12:25 de la tarde, la pistola 100 mm comenzó a disparar en el King Edward Point. Como los proyectiles empezaron a caer, sargento mayor Leach surgió de Shackleton Casa gritando por fuego de cobertura, y corrió a teniente Mills para discutir el siguiente movimiento. Sabiendo que no podían aguantar mucho más contra la oposición argentina, y que la intervención médica de emergencia sólo se podrían ahorrar Peters, teniente Mills tomó la decisión de entregarse. Con eso, la batalla de Grytviken llegó a su fin. Mills y sus hombres fueron transportados a Río Grande, Argentina a bordo Bahía Paraíso y luego, eventualmente trasladados a Montevideo, Uruguay para la repatriación. Volvieron a Gran Bretaña el 20 de abril e informaron de que habían sido bien tratados por sus captores argentinas. Georgia del Sur fue capturado por las fuerzas U.K. el 25 de abril durante la Operación Paraquet, y la guerra era más de cincuenta días después de eso.

Hoy Grytviken es casi igual como lo hizo durante la guerra: la estación ballenera de edad es todavía allí y los restos de Puma de Alejandro Villagra todavía se sienta en el que hizo un aterrizaje forzoso en 1982, pero Shackleton casa fue derribada en 2001. A pesar de que, pasado casquillos de bala todavía se pueden encontrar en la hierba del mechón alrededor de donde una vez estuvo el edificio. Después de la batalla, Guerrico fue reparado rápidamente y volvió deber, pero algunos de los daños causados ​​por la Marina Real no pudo ser borrado.

Con agujeros de bala todavía cicatrices que, el barco permanece en servicio en la actualidad. ex capitán de Guerrico, Carlos Luis Alfonso, se retiró de la Armada Argentina como un vicealmirante y más tarde recordó que, "los eventos en Gryviken dieron a cada individuo la oportunidad de apreciar nuestra capacidad para hacer frente a la adversidad." Falleció en Buenos Aires de noviembre 1, 2014. Su antagonista de una sola vez, Peter James Leach, por el contrario, está vivo y bien y viviendo en Liverpool.

Fue galardonado con la Medalla de Servicio Distinguido por su papel en la batalla de Grytviken - una acción única de su tipo en el que un francotirador solitario cambió el curso de la batalla en un buque de guerra.

domingo, 9 de octubre de 2016

Georgias del Sur: La batalla de Grytviken (1/2)

La batalla de Grytviken - Cuando un francotirador solitario cambió el curso de la batalla en un buque de guerra

Por Martin K. A. Morgan - War History Online



En 1982, la Argentina y el Reino Unido se enfrentaron entre sí en el Atlántico Sur en una guerra que empujó brevemente el destino político de las Islas Malvinas en el punto de mira internacional. Este largo conflicto de 74 días es mejor recordado por su campaña de aire dramático, mar y tierra - para misiles Harriers, Exocet, buques de guerra que se hunden y el asalto final a tierra en el puerto de Stanley.

Lo que en gran medida se ha olvidado es que aunque un segundo teatro de operaciones era una parte importante de la Guerra de las Malvinas. Este teatro fue de 900 millas al este de Stanley en la isla de Georgia del Sur, y fue el escenario de una batalla que enfrentó a 22 infantes de marina reales contra una fuerza de tarea naval argentina. Esta batalla se libró en la antigua estación ballenera de Grytviken, y se destaca como un episodio único en la historia militar - una en la que un francotirador llevó en un barco de guerra.



Después de su descubrimiento por el comerciante británico Anthony de la Roche en 1675, Inglaterra en última instancia, afirmó Georgia del Sur como una avanzada de su vasto imperio oceánico en 1775. Durante las dos primeras décadas del siglo 20, seis estaciones de caza de ballenas se establecieron en la costa norte de Georgia del Sur en calas y bahías que proporcionan protección contra el clima antártico implacable que recorre la costa sur. La isla pronto se convirtió en el mayor centro de caza de ballenas en el mundo y es la población humana expandido dramáticamente.


Pero Argentina considera Georgia del Sur parte de su territorio de ultramar, negándose a reconocer la soberanía británica sobre la isla. En 1927 Buenos Aires comenzó afirmando oficialmente con el nombre de Isla de San Pedro y las Malvinas bajo el nombre de Islas Malvinas, pero sin confrontación directa sobre la materia surgió durante más de tres décadas. La cuestión de la propiedad comenzó a ser más y más de una controversia después de la actividad de la caza de ballenas en Georgia del Sur terminó una vez por todas en 1965. En 1982, seis estaciones balleneras de Georgia del Sur fueron desmoronamiento pueblos fantasmas que recordaban la era moderna de un momento en que el aceite de ballena era uno de los productos más valorados en el mundo.


Fue en este clima de metal oxidado y compitiendo reivindicaciones territoriales que una parte de salvamento argentino aterrizó en Georgia del Sur el 19 de marzo de 1982 en la antigua estación ballenera de Leith. Los trabajadores de la chatarra se han llevado a Georgia del Sur a bordo del buque Bahía Buen Suceso, un transporte naval argentina fletado por un hombre de negocios llamado Constantino Davidoff. Aunque Davidoff había obtenido permiso para el desguace de los edificios y el equipo en Leith, que requiere el permiso de la expedición a registrarse con las autoridades británicas en el puerto oficial de entrada en Georgia del Sur: el pueblo de Grytviken. Allí, el British Antarctic Survey mantuvo una modesta base de operaciones en el King Edward Point, cerca de las ruinas de otra de las estaciones balleneras abandonadas de la isla.

Esta instalación estaba bajo la dirección de un comandante de la base, que también funcionaba como Magistrado de la isla y, por lo tanto, designado por la corona para emitir permisos de desembarco a los buques que visitan. Pero cuando el Bahía Buen Suceso llegó a Georgia del Sur el 19 de marzo, se procedió directamente a Leith sin detenerse en Grytviken para el registro Una vez allí, un detalle de trabajo fue a tierra y comenzó a desmantelar la estación de la caza de ballenas -., Pero que no estaban solos. desprendimiento de la nave de cincuenta marines uniformados argentinos también se fue a tierra, levantó una bandera argentina, y comenzó un poco de práctica de tiro con sus rifles. Incluso dispararon uno de los renos de la isla, prepararon, e iniciaron filetes de la parrilla. El ruido de los disparos rápidamente atrajo la atención de un pequeño grupo de investigadores de la Estación de Investigación Antártica Británica de que la casualidad de que se movía suministros a Leith ese mismo día en la preparación para el próximo invierno. Informaron rápidamente el desembarco argentino en Puerto Leith al gobernador en Stanley en las Islas Malvinas, que luego transmite el informe a Londres. Dentro de diez y seis horas, el juez en Grytviken había recibido un mensaje de presentar al comandante argentino:

"Usted ha desembarcado en Leith ilegalmente sin obtener la autorización adecuada. Usted y su partido debe volver a bordo de la Bahía Buen Suceso de inmediato e informar al comandante de la base en Grytviken para obtener más instrucciones. Debe quitar la bandera argentina desde Leith. No se permite al personal militar a la tierra en Georgia del Sur. No hay armas de fuego deben ser tomadas en tierra ".



A pesar de que el capitán de Bahía Buen Suceso no en última instancia, tomar abajo la bandera argentina, no procedió a Grytviken como se indica, y los intrusos mantiene a su trabajo de rescate en Leith. Cuando el incumplimiento de la nave se informó a Londres, el gobierno británico presentó inmediatamente una protesta oficial ante el gobierno en Buenos Aires. Para la junta militar argentina dirigida por el general Leopoldo Galtieri, propiedad de Georgia del Sur fue igual en peso a la propiedad de las Islas Malvinas, por lo que las dos reivindicaciones pronto se fusionaron en una causa célebre imparable. En ese momento, la realidad interna de la Argentina estaba profundamente perturbado, y la disputa territorial con Inglaterra ofreció una oportunidad para distraer a la gente de su desesperación política y económica. Galtieri y la junta no perder el ritmo e inmediatamente comenzó la agitación en marcha un buen irredentismo pasada de moda.


El tono cada vez más estridente retórica de la Argentina era suficiente motivo de preocupación que Londres tomó la precaución de enviar una nave al sur de Georgia - el rompehielos HMS Endurance (A-171). El único buque de la Marina Real en el Atlántico Sur en el momento, Resistencia partió las Malvinas del 21 de marzo con un destacamento de veintidós Royal Marines a bordo. Estaban bajo el mando del teniente Keith Paul Mills, un oficial menor de edad de 22 años, con cuatro años de servicio y un período de servicio en Irlanda del Norte. Cuando el barco llegó a Georgia del Sur el 24 de marzo, se encontraron con que Bahía Buen Suceso ya no estaba allí - que había partido el 21 de marzo. Sin embargo, en su lugar había barco de exploración antártica de la Armada argentina Bahía Paraíso. Los Royal Marines coloca Puerto Leith bajo vigilancia encubierta tiempo suficiente para confirmar que los militares uniformados permanecieron en tierra allí. Con eso, Resistencia procedió a Grytviken y aterrizó teniente Mills y sus hombres en la estación de British Antarctic Survey. Como Endurance zarpó, la Marina Real se movió para el dormitorio de la estación de Shackleton House, e inmediatamente comenzó a preparar posiciones de combate en el matas de hierba en una estrecha meseta con vistas Rey Edward Point. También colocaron minas terrestres en la playa.

En los días que siguieron, como la confrontación se cernió sobre el Atlántico Sur, el entusiasmo del público argentino por algún tipo de movimiento agresivo llegó a un máximo histórico. El general Galtieri aprovechó la oportunidad ofrecida por esta ola de apoyo popular, y puso en marcha un plan para aprovechar tanto la Malvinas y Georgia del Sur. Este plan se puso en acción un par de días más tarde, durante las horas previas al amanecer del viernes 2 de abril de 1982, cuando una fuerza naval argentina llevó a cabo aterrizajes anfibios que captaron rápidamente la ciudad portuaria de Stanley. Esto marcó el comienzo de una ocupación argentina del archipiélago de las Malvinas que continuaría por los próximos diez semanas. Pero el plan de la Junta también pidió un ataque simultáneo en Georgia del Sur.

En apoyo de esto, la corbeta Guerrico Tipo A69 de construcción francesa se envía con un pelotón de marines argentinos se embarcó a bordo. A su llegada al Leith, Guerrico transferiría al pelotón marina a Bahía Paraíso para que pudieran ser transportados por helicópteros de ese barco a Grytviken, donde serían luego capturar la estación British Antarctic Survey, al mismo tiempo que el ataque a Stanley en las Islas Malvinas. Pero una tormenta viciosa ralentizó el paso de Guerrico y el barco no llegó a Georgia del Sur en el tiempo, en lugar de llegar en la tarde del 2 de abril después de las Malvinas ya habían sido capturados. El ataque fue, sin embargo, re-programado para el día siguiente - Sábado, 3 de abril de., 1982

viernes, 7 de octubre de 2016

Apuestan a que con el Brexit, España cogobernará Gibraltar

Margallo, sobre Gibraltar: “Pondré la bandera y mucho antes de lo que Picardo cree”
El ministro cree que las autoridades de Gibraltar negociarán a partir de marzo el acuerdo de cosoberanía
El País


José Manuel García-Margallo, durante la entrevista en 'La noche en 24h'. RTVE

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, se ha mostrado convencido este miércoles de que las autoridades de Gibraltar comenzarán, a partir de marzo del próximo año, a negociar el acuerdo de cosoberanía planteado por España una vez que se notifique la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

El jefe de la diplomacia española ha respondido a la rotunda negativa a negociar expresada por el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, durante la Cuarta Comisión de la Asamblea General de Naciones Unidas dedicada a temas de descolonización y en la que aseguró que España nunca pondría la mano en el Peñón. "¡De ninguna manera, José! —en referencia a García Margallo— Jamás pondrá la mano en el Peñón", dijo el gibraltareño.


Margallo, sobre Gibraltar: “Pondré la bandera y mucho antes de lo que Picardo cree” Gobierno y Junta discrepan sobre la actitud ante Gibraltar tras el ‘Brexit’

"La mano no, pondré la bandera y mucho antes de lo que Picardo cree", ha defendido García-Margallo en declaraciones a La noche en 24 Horas, de RTVE, donde ha subrayado que "está en el guion" que el primer ministro gibraltareño diga esto.

El titular de Exteriores ha vaticinado que esa "bandera" podrá colocarse en un plazo de cuatro años y ha enfatizado que a partir de marzo de 2017, cuando se notifique oficialmente la salida de Reino Unido de la UE y se abra el plazo de dos años para negociar las condiciones, todo "se precipitará y entenderán que cuanto antes se solucione, mejor". "Empezarán a ver que tenemos que buscar una fórmula", ha apostillado.

"La solución actual desaparece y hay que buscar una nueva", ha recalcado el jefe de la diplomacia española, quien ha subrayado que en el momento en que Reino Unido deje de ser miembro de la Unión Europea, "Gibraltar sale" de ella, a pesar de que los llanitos hayan rechazado esta opción en referéndum. "Verán que hay una salida —han estudiado hasta la solución de Groenlandia, según Margallo— y empezarán a ver una fórmula", ha insistido.

Beneficios de la cosoberanía

Por ello, cuando la salida del Reino Unido se haga efectiva, el conocido como Brexit, se verán ante la tesitura de elegir entre dos opciones: "británicos fuera de la Unión Europea o hispanobritánicos dentro de la UE". En esta tesitura, se ha mostrado convencido de que Gibraltar tendrá que aceptar la negociación propuesta por España para lograr la cosoberanía del Peñón, que permitiría que los Tratados de la UE siguieran aplicándose en el territorio, puesto que España seguirá siendo miembro de la UE.

La oferta de España permitiría a Gibraltar no solo seguir beneficiándose como hasta ahora de su acceso al mercado interior europeo, sino que plantea el desmantelamiento de la Verja que lo separa de La Línea de la Concepción y la potenciación de su puerto y aeropuerto. Asimismo, los gibraltareños podrían mantener la nacionalidad británica y acceder a la vez a la española, si así lo quisieran. También conservarían sus instituciones de autogobierno en un marco de amplia autonomía, mientras que España y Reino Unido asumirían conjuntamente las competencias en materia de defensa, relaciones exteriores, control de las fronteras exteriores, inmigración y asilo.

"Las oportunidades que se abren" para Gibraltar con estas condiciones "son inmensas", ha hecho hincapié el ministro, que también ha puesto en valor los beneficios que tendrían para los trabajadores españoles y para la zona del Campo de Gibraltar. En cualquier caso, ha subrayado que todos estos planteamientos son "perfectamente negociables".

García-Margallo, que ha indicado que serán los gibraltareños los que tendrán que convencerse de estos beneficios, ha reiterado que es un "escenario" que favorece a Gibraltar y ha señalado que España ha empezado a explicar ya esta propuesta a nivel internacional.

Algo que este jueves prevé hacer con la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y probablemente el día 17 de octubre con una visita al Campo de Gibraltar. "Era un no tema y está empezando a ser un tema", ha enfatizado.

jueves, 6 de octubre de 2016

Sea Harrier FRS.Mk 1



lunes, 3 de octubre de 2016

En 1993 UK advertía los kelpers que en cualquier momento los iban a entregar atados de pies y manos

Malvinas: "En 1993, un alto funcionario británico dijo a los isleños que una negociación podía suceder en el futuro"
El ex vice canciller Fernando Petrella afirma que hubo discusiones muy avanzadas con Londres pero que “nunca se tradujeron en negociación porque siempre existió, del lado argentino, la idea de conseguir de inmediato lo que en realidad debía ser el objetivo final”
Por Claudia Peiró - Infobae



En charla con Infobae, Petrella insiste en el hecho de que la resolución 2065 de Naciones Unidas no dice que la soberanía es nuestra sino que debe haber una salida negociada.

Es por ello que la intransigencia declarativa de ciertos políticos resulta inconducente y podría malograr la nueva oportunidad que, en su opinión, se abre en esta etapa. "No tenemos que alienarnos los apoyos de los principales aliados del Reino Unido", dice, como Estados Unidos, "que nos respalda para que negociemos con racionalidad", ni pedirle a "aquellos que no son aliados del Reino Unido, como China y Rusia por ejemplo, y que apoyan a la Argentina, que la apoyen en posiciones extremas".

En ese marco, recuerda que con los ingleses se había llegado a avanzar en propuestas como el condominio, ofrecido por ellos en la tercera presidencia de Juan Perón; una solución que éste había aceptado pero que su muerte impidió concretar. Después de la guerra, el momento de mayor acercamiento fue bajo la gestión de Carlos Menem. Fue por entonces que   un alto funcionario del Foreign Office dijo: "…podrá verse una discusión (de soberanía) en el futuro, pero no por la fuerza".

— ¿Por qué nunca se llegó a esa negociación con los ingleses por Malvinas?

— En diplomacia hay cuatro etapas para obtener un resultado en una negociación bilateral: primero el diálogo, después la conversación, después la discusión y finalmente la negociación, cuando lo que se discute pasa a ser formal. La Argentina, en los mejores momentos de la relación bilateral con el Reino Unido, llegó a discusiones muy de fondo sobre Malvinas. Pero en general esas discusiones nunca se tradujeron en negociación porque siempre existió, del lado argentino, la idea de conseguir de inmediato lo que en realidad debía ser el objetivo final, si es que se llega a él alguna vez.

— ¿A qué se llegó en esas discusiones?

— Durante el período 1965 – 1982, el Reino Unido y la Argentina discutieron el condominio, el retroarriendo y una solución a lo Hong Kong, es decir, un solo país, dos soberanías. Nada de eso se pudo concretar.

— ¿Qué implicaba el retroarriendo?

— Que el Reino Unido nos transfería la soberanía y la Argentina le alquilaba las islas por 99 años.

— Son nuestras pero las tienen ellos.

— Ellos las administran. Fueron soluciones que en su momento se ofrecieron y que la Argentina por distintos motivos no aceptó. Perón aceptó el condominio pero no se formalizó antes de su fallecimiento [1° de julio de 1974], y luego Isabelita no se animó…

— Perón hubiera podido contener la intransigencia de algunos…

— Lógico. Lo que Isabel invocó, tal vez con razón, fue que la violencia que había en la Argentina en ese momento… hay que acordarse de Montoneros, hay que acordarse de los enfrentamientos… O sea que todo esto se malogró. Y el gobierno dictatorial evidentemente tenía otra cosa en la cabeza porque tampoco aceptó la solución Hong Kong.

— ¿Cuando se propuso esa solución?

— Antes de la guerra. Todavía en el período en que la Argentina tenía YPF, tenía becas y vuelos por los cuales los malvineros venían a la Argentina como paso previo a ir a Inglaterra. Porque, recordemos que en esa época no eran ciudadanos británicos.

— Usted insiste en aclarar que la resolución de Naciones Unidas dice que debe haber negociación, no que las islas son nuestras. ¿Por qué es importante esa distinción?

— Cuando Inglaterra pone el territorio de Malvinas bajo el sistema de descolonización, como muchos otros territorios, la Argentina disputa eso y dice "las islas son nuestras". Y lo que Naciones Unidas reconoce es que es probable que no sean británicas, que hay una disputa, y dice: resuélvanla bilateralmente por medios pacíficos y teniendo en cuenta los intereses de los habitantes de las islas. Es decir, hace una excepción sobre el concepto de descolonización donde lo que se tenía en cuenta eran los deseos, los wishes, de los habitantes y en cambio dice los intereses.

—¿Qué pasó a partir de aquella primera resolución, en 1965?

— Empezó una negociación bilateral donde la Argentina más o menos pedía la devolución de las islas y los ingleses iban muy despacito. Sin embargo, los ingleses, en más de una ocasión, hablaron de que podía haber una devolución de las islas dentro de ciertas condiciones. Al principio, en el año 66, 67, hubo un episodio militar que desalentó mucho a los ingleses, que fue el famoso "Operativo Cóndor", en el que un grupo de jóvenes argentinos comete tres delitos de lesa humanidad: secuestro de un avión en vuelo, captura de la tripulación y secuestro de gente en tierra. Eso causó en los británicos un sentimiento de retroceso muy grande. Se superó con el tiempo, pero siempre está.

 Cuando se propone el condominio, tanto Firmenich, como el almirante Rojas, se opusieron
— ¿Por qué equipara la actitud de Mario Firmenich con la del almirante Isaac Rojas en este tema?

— Porque cuando se propone el condominio, tanto Firmenich, Montoneros, como el almirante Rojas, que era la derecha, se oponían, querían la devolución. Interpretaban que la resolución de Naciones Unidas era un aval a la soberanía argentina y no es así. Los países que nos apoyan lo hacen para que negociemos y esperan de todo corazón que usemos ese aval para negociar seriamente y no para hacer manifestaciones nacionalistas o para política interna.

— ¿Cómo evalúa el documento negociado por nuestra canciller, Susana Malcorra, con Alan Duncan, vicecanciller británico?

— Lo que está pasando actualmente no tiene precedentes. El presidente argentino se ha reunido primero con David Cameron, cuando varios presidentes argentinos tuvieron que trabajar años para encontrarse con el Premier británico, y bajo condición de no tratar el tema Malvinas. Ahora ha ocurrido algo distinto: Macri al verlo a Cameron le habló del tema y Cameron le dijo, bueno, nosotros tenemos otro criterio. La señora (Theresa) May le manda una carta muy cordial, que en un párrafo habla del deseo de asociar a la Argentina y al Reino Unido a grandes temas de la agenda internacional y en otro párrafo referido al Atlántico Sur, que hay que leer con mucha atención, dice: allí donde tenemos diferencias –es decir soberanía- tratémoslas con respeto mutuo y para beneficio de todos los involucrados –es decir, la Argentina también-. Después dice: esto incluye petróleo y comunicaciones, es decir una serie de cosas que son la posición británica. O sea, proponen incluso una agenda. Saben que el punto de vista argentino es distinto y saben también que, iniciando una conversación, discusión, sobre el Atlántico Sur, vamos a terminar en el tema soberanía de alguna manera. Vamos a terminar en un cambio de estatus de las islas, y eso es gradual. Por eso hay que sostener que la cláusula constitucional no es un cepo, es un objetivo al cual hay que ir llegando gradualmente, paso a paso, administrando este esquema de trabajo conjunto con los isleños y con el Reino Unido.

— Mientras lo escuchaba, pensé: ¿puede suceder que los ingleses deseen avanzar más de lo que dicen, o lo hayan deseado alguna vez, y no lo hacen por no ver del otro lado una contraparte que encare el tema con madurez, que no diga "les arrancamos las islas", que no sostenga un discurso patriotero que hasta juega en contra?

— Ha jugado en contra históricamente, porque la Argentina avanzó bastante: discutir soberanía, ejercicios compartidos, hablar sobre los recursos, etcétera. Pero nunca se pudo concretar realmente porque siempre estaba el temor del qué dirán acá. Creo que ahora hay un cambio de contexto internacional. Probablemente en la Argentina haya una nueva madurez. El Brexit implica que a lo mejor el Reino Unido está tratando de recrear sus viejas asociaciones para asegurarse alimentos y materias primas, recursos naturales. La Argentina fue históricamente eso. Y deben estar pensando, porque tienen la diplomacia más calificada del mundo, si el conflicto puede ayudar a unir y no a separar. Si nosotros lo vemos desde ese punto de vista y sabemos poner una pausa en nuestras aspiraciones finales, tal vez nos sirva de mucho y tal vez podamos compartir una cantidad de cosas en el Atlántico Sur para beneficio propio. Ahora, compartir implica tener presencia. Cuando se avanzó en materia de hidrocarburos y de pesca era porque en la Argentina YPF funcionaba bien, estaba (José) Estenssoro [titular de YPF durante la presidencia de Carlos Menem], se gastó en eso, teníamos presencia, y eso forzó al Reino Unido a los acuerdos que se hicieron. Porque nadie es santo, no hay santos en el escenario internacional. Es decir, hay que hacer la política y acompañarla de hechos, siempre compatibles con la buena relación y con el derecho internacional. Y creo que ahora el campo está abierto, hay nuevas posibilidades y ojalá las aprovechemos.

— Usted citó en un artículo a un alto funcionario inglés avisando a los habitantes de Malvinas que en algún momento habrá que hablar de la soberanía.

— Eso salió en el Penguin News. Creo que el Penguin News es de lectura obligatoria. Uno se entera de la vida social de las islas, de los autos que se venden, de cómo fue la pelea en el bar… El señor David Heathcoat Amory era mi contraparte, y se llegó a discutir el tema de la soberanía. Entonces era corriente en los encuentros argentino-británicos. O sea, no es que se excluye el tema; cuando nos sentamos a conversar eso es lo que está permanentemente y es usado por los británicos para conseguir pequeñas concesiones. En la medida en que esas concesiones nos acerquen al objetivo, nosotros las otorgamos. Acá no hay nada oculto ni nada novedoso. Y esa manifestación de Heathcoat Amory a los isleños [Penguin News, 3 de julio de 1993] diciéndoles que una discusión o conversación sobre soberanía es posible pero nunca por la fuerza, para nosotros fue muy importante. Cuando hablan de "fuerza", no se refieren otra invasión militar, sino a la confrontación, a una expresión indebida, a gritarles "colonialistas", "imperialistas".

sábado, 1 de octubre de 2016

Derechos argentinos reclamados en Ginebra

Argentina ante la ONU: "Las Islas Malvinas se encuentran ilegítimamente ocupadas por el Reino Unido"
La delegación nacional pidió por la reanudación de las negociaciones bilaterales, en línea con lo dispuesto por la Asamblea General. Fue en el cierre de la 33ª Sesión del Consejo de Derechos Humanos, en Ginebra
Por Darío Mizrahi - Infobae



Recinto del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra (AFP)


Tras varias semanas de cuestionamientos por la política de acercamiento a Reino Unido ensayada por el gobierno de Mauricio Macri, que incluyó una declaración conjunta sobre la explotación petrolera en Malvinas, Argentina ratificó ante la ONU que el reclamo histórico por la soberanía de las islas sigue vigente. Fue durante el cierre de la 33ª Sesión del Consejo de Derechos Humanos (CDH), en Ginebra.

Ya habían concluido las votaciones y la sesión entraba en el último tramo, las conclusiones y comentarios finales de las delegaciones. Entonces pidió la palabra la representante argentina, Victoria Gobbi. Su declaración se enmarcó en un proyecto que se había presentado sobre la autodeterminación de los pueblos, un argumento habitualmente utilizado por Reino Unido para defender su ocupación: son los isleños los que deben decidir si quieren ser independientes, ser parte de Argentina o del Reino Unido.

"La resolución 2.065 y subsiguientes de la Asamblea General sobre las Islas Malvinas —dijo—, así como también las resoluciones adoptadas sobre el mismo tema por el Comité Especial de Descolonización a la fecha, reconocen de modo expreso la existencia de una disputa de soberanía entre la República Argentina y el Reino Unido, reconociéndolos como la únicas partes en la disputa, y estableciendo que la única forma de resolverla es a través de la reanudación de negociaciones bilaterales, a fin de encontrar a la mayor brevedad posible, una solución justa, pacífica, y definitiva a la controversia".

"La libre determinación requiere para su ejercicio un sujeto activo. Eso es un pueblo sujeto a subyugación y explotación extranjera. De no existir dicho sujeto no hay derecho a la libre determinación. Las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, y los espacios marítimos circundantes, se encuentran ilegítimamente ocupados por el Reino Unido, que expulsó a la población local y la reemplazó por población propia. Este hecho otorga el derecho a la libre determinación inaplicable a la cuestión de las Islas Malvinas", concluyó Gobbi.

De esta manera, Argentina empieza a clarificar su estrategia respecto de un tema tan sensible para el país. Por un lado, buscar un acercamiento en materia de intercambio comercial y de cooperación económica y cultural. Pero por otro, seguir planteando la soberanía argentina sobre las Malvinas y la necesidad de avanzar en una negociación bilateral como la única alternativa viable para la resolución del conflicto.