La defensa de Puerto Argentino

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

2 de Abril

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Infantería de Marina ARA

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Ejército Argentino

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Royal Navy

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

domingo, 31 de mayo de 2015

Héroes del 29 de Mayo

Héroes del 29 de Mayo en la FAA 

Arte de Aldo Campos (c)

sábado, 30 de mayo de 2015

Cronología: El 28 en Goose Green

El 28 de Mayo en Goose Green

 

viernes, 29 de mayo de 2015

El 28 de Mayo en la FAA

Héroes del 28 de Mayo

Arte de Aldo Campos (c)
 

jueves, 28 de mayo de 2015

Biografía: Tom Lucero (FAA)


Con el Capitan Carballo (a la izquierda)

Tom Lucero
El A4acante


 
Capturado por la Royal Navy y apuntado... cuando se rindió mantenía en su mano si pistola de autodefensa.


miércoles, 27 de mayo de 2015

Recuperar la identidad de Malvinas en la ciudadanía

Recuperar identidades, la otra gran misión en las Islas Malvinas
Héroe corriente, filme que se presentó anoche en la UNS, plantea si el dolor puede transformarse en creatividad. Los enfoques del director y del protagonista, un excombatiente que lucha por reconocer a 123 compañeros. Ricardo Aure / haure@lanueva.com
La Nueva Provincia



   
Julio Aro y Miguel Monforte, ayer por la tarde, en el espacio que evoca a los bahienses caídos durante la guerra en las Islas Malvinas. (Fotos: Juan Corral-LaNueva.)

Por un futuro sin las agobiantes cargas del pasado y donde prime la convicción de que ningún conflicto vuelva a dirimirse por la violencia aboga Héroe corriente, el documental del marplatense Miguel Monforte que anoche se proyectó en el salón de actos del Rectorado de la Universidad Nacional del Sur.

El cineasta llegó a la ciudad junto a Julio Aro, excombatiente de Malvinas, quien asume el rol central del filme que produjo la Fundación No me Olvides, entidad no gubernamental que lidera Aro y que está compuesta por veteranos de esa guerra, madres y padres de caídos.

Héroe corriente conmueve con testimonios en primera persona e insta a reflexionar sobre los sentimientos contradictorios que el tema Malvinas sigue generando. También sobre el valor que las palabras patria, bandera o nación tienen en diferentes contextos de nuestro país, la legitimidad de un reclamo soberano contra la ilegitimidad del uso de la fuerza para intentar hacerlo valer, y la capacidad para transformar el dolor en creatividad.



¿Qué les quedará de Malvinas a las venideras generaciones?

Monforte advierte una evolutiva “malvinización” que, aunque por momentos politizada, deja atrás silencios y discriminaciones del primer periodo de la posguerra para empezar a reconocer y homenajear a los que volvieron y a los familiares de los que quedaron en las islas.

“La clave es no repetir esa historia. En esta recorrida por el país exhibiendo el documental noto miradas distintas. Más allá de lo impulsado desde el Estado hay maestros y profesores nuevos que van alivianando y limpiando la pesada mochila del ayer”, indicó el director.

Monforte tenía 14 años en 1982 y recuerda que en épocas de un gobierno militar que impuso “muchos condicionamientos y cargas emotivas sobre Malvinas, los que pensaron que no era una guerra justa no tuvieron posibilidades de expresarlo públicamente”.

Después de 33 años, el director sostiene que la violencia ya no debe ser el camino ante los diferendos y, tal como lo indica en la reflexión final de la película, cree que sin el diálogo franco y el encuentro cara a cara se corre el serio peligro de repetir equivocaciones.

***

Tres meses después de haber recibido una baja especial por ser sostén de familia de bajos recursos, Julio Aro era el mozo del Bar Pepe en su Mercedes natal. El 4 de abril de 1982 le notificaron su reincorporación al Regimiento 6 de Infantería de esa ciudad y una semana después emprendió la marcha hacia Río Gallegos. Destinado desde la mañana del 12 de abril en Puerto Argentino, vio morir de cerca a muchos mercedinos, de los cuales a algunos, como a los suboficiales Eusebio Aguilar y Néstor Ochoa, tuvo que darles sepultura en Puerto Argentino.

Tras la rendición, fue evacuado en el buque Bahía Paraíso. Río Gallegos-El Palomar-Mercedes y la posguerra.

“No había calma para mi ansiedad. No encontraba un lugar donde se podía escuchar lo que padecimos en la guerra. En el país, por miedo o por indiferencia, no se quería dimensionar lo sucedido en Malvinas. Y si bien pude completar mi carrera de técnico electromecánico en el Colegio Industrial de Mercedes, me puse a trabajar de viajante con mi hermano. Irme me hizo sentir mejor”.

Decidido a seguir Educación Física, Aro se radicó en Mar del Plata, donde se casó y tuvo a sus dos hijas. Trabajó y estudió. Dejó la carrera, la retomó en 2000 y se graduó en 2004.

En 2008, intensamente impulsado por una necesidad interior, pudo reunir el dinero y se pagó el pasaje a Malvinas. Fue solo, soportando “una mochila de mil kilos”, la que pudo ir vaciando al volver al campo de batalla, al hambre, al frío, a la desinformación y a las escenas de coraje.

“Después de 26 años logré reencontrar al Julio que había quedado en la guerra. Al arrodillarme frente a la enorme cruz del cementerio de Darwin sentí el compromiso de devolverle la identidad a los 123 argentinos que yacen bajo lápidas que sólo y fríamente dicen Soldado argentino solo conocido por Dios”.

Con la columna derecha, la cabeza más clara y sin rencores, Aro proyectó intercambios entre sus alumnos de Educación Física y chicos de Malvinas. Mantuvo contactos por correo electrónico pero en octubre de ese mismo 2008, previas gestiones de una periodista de “Clarín”, viajó a Londres para entrevistarse con Tony Davis, veterano inglés de varias guerras que perdió una pierna en las Islas.

“Comprobé cómo allá son asistidos los excombatientes y sus familiares mientras acá solamente los recordamos el 2 de abril. También surgió la idea de darle vida a una fundación y al recibir documentos que hacen posible identificar a los sepultados en Darwin, de vuelta en el país asumí mi misión más ambiciosa”.

Aro llegó hasta el Papa y la presidenta de la Nación. Logró, entre varios avances, el banco de ADN de los padres de los caídos y ahora le falta que esta tarea sea designada como humanitaria. Reconfortado con el sentido que ha tomado su vida, dice que aún faltan ablandar algunos corazones y pide no olvidar que hay madres y padres que hace 33 años esperan al hijo que se llevaron a la guerra.

martes, 26 de mayo de 2015

Sanidad militar: Sigue el síndrome post-traumático de Malvinas

Hoy continúa la jornada “Síndrome post guerra de Malvinas”
En al Auditorio del Centro Cultural se realizó ayer una jornada con familiares de excombatientes quienes, a través del dr. Rubén Lescano, se convirtieron en protagonistas de una charla, con soporte audiovisual e interactivo, direccionado al tratamiento del estrés post traumático.



El médico psiquiatra realizará hoy un nuevo encuentro en el mismo auditorio, desde las 9 de la mañana, con veteranos de guerra, con quienes se abundará en la consecuencia de un trauma, lo que fue definido por el profesional como “una situación inaceptable en la que no se quería estar”.

Durante el encuentro con los familiares y apoyado por videos y un estricto encuadre profesional respecto a lo que significa un trauma y sus eventuales consecuencias psicológicas, el profesional destacó que “ante un choque o impresión emocional muy intenso -por un hecho o acontecimiento negativo- se provoca en el subconsciente de una persona una huella duradera que no puede o tarda en superar”.

Luego de ello se conversó, con interactuación de los presentes sobre las maneras en que se presenta un trauma y la/s maneras de tratar, tanto profesional como de manera doméstica, en el intento de que la persona afectada pueda superar o minimizar las consecuencias de la situación que lo ha llevado a expresar los efectos traumáticos.

Cabe destacar que tanto el encuentro de ayer con los familiares, como el que se realizará hoy con los veteranos de guerra, fue organizado por la Unión de Excombatientes y el Centro de Veteranos de Malvinas, que presiden Roberto Barrientos y Juan Pérez, respectivamente, con el apoyo de SEROS.

Crónica

lunes, 25 de mayo de 2015

El Sea King 231 del COAN

La historia del "231": el primero en Malvinas



Con la conmemoración de la recuperación de las Islas Malvinas el 2 de Abril de 1982, siempre se recuerda la operación Rosario y todo el despliegue realizado por las fuerzas argentinas para recuperar las Islas; sin embargo muy pocos saben ó recuerdan que ése mismo día se llevó a cabo un helidesembarco que tuvo la particularidad de registrar la primera operación de un helicóptero argentino en las Malvinas. Para seguir conociendo muchas de las historias que aun deben ser contadas y a modo de reconocimiento de éste singular hecho, les dejo ésta historia.

La Operación Rosario, dentro de las distintas acciones militares que tenía previsto para la recuperación de las islas, incluía un helidesembarco desde el rompehielos Almirante Irizar de personal perteneciente a la Infantería de Marina y del Regimiento de Infantería RI25. El Irizar era por entonces junto al Bahía Paraíso, la única unidad naval con plataforma de aterrizaje y hangar para dos helicópteros medios. Por tal motivo se decidió utilizar ésta capacidad para realizar un movimiento de tropas que acompañaría el despliegue de las unidades anfibias. Debido a la reducida disponibilidad de los helicópteros Sea King, se decidió embarcar en el Irizar un solo ejemplar de éste modelo que seria acompañado por un SA330L Puma del Ejército. Los otros dos Sea King disponibles operarían desde el portaaviones 25 de Mayo. Una vez determinadas las responsabilidades de cada unidad, se determinó que éste helidesembarco tendría como función apoyar al Batallón de Infantería de Marina 2 (BIM2) en la toma del aeropuerto y el control de sus accesos a modo de permitir la operación de los Hércules y Fokker F-28 que integrarían el asalto aéreo (Aries 82) durante ése primer día de operaciones.





El 28 de Marzo zarpó desde la base naval de Puerto Belgrano la fuerza de tareas 40 (FT40) integrada por los transportes Isla de los Estados, Cabo San Antonio e Irizar junto con el grupo escolta con los destructores Hércules, Santísima Trinidad y las corbetas Drumond y Grandville. Al segundo día de navegación la situación climática desmejoró considerablemente generándose un temporal con vientos de hasta 85 km y oleaje que llegaba a superar los 10 metros. Esta situación provocó una considerable demora en la formación por cuanto el Irizar es un rompehielos y su casco no es apto para éstas condiciones del mar, sufriendo un problema similar el Cabo San Antonio, una unidad con un casco diseñado para operaciones de desembarco. Aunque a la tarde hubo una mejora transitoria, una nueva zona de baja presión se hizo presente desatando un nuevo temporal de mayor intensidad el cual llegó a registrar ráfagas de viento del orden de los 90 nudos (167 km/h) tal como reflejó el anemómetro del Irizar.

El viento sumado al enorme oleaje literalmente azotó a todas las unidades navales, pero en especial al Cabo San Antonio y al Irizar por las razones ya mencionadas. Ambas tripulaciones adoptaron todas las medidas necesarias para asegurar la enorme cantidad de vehículos y equipamiento que transportaban -buena parte en sus cubiertas- para que los mismos no sufrieran daños ante semejantes condiciones del mar. Aún así en el hangar del Irizar la situación se complicó. El Sea King dispone de 24 puntos de fijación que le permitieron mantenerse inmune a los constantes rolidos y cabeceos del Irizar, sin embargo el Puma por diseño, no dispone de tantos puntos de fijación y el permanente movimiento del barco ocasionó que uno de los tensores (una cadena de acero) se había cortado provocando el colapso del tren de aterrizaje, daños en las palas del rotor principal y rotura del tanque de combustible. Sin posibilidad alguna de reparación todo el peso de las misiones previstas recaería en el Sea King 2-H-231.



El 2 de Abril, a las 7:00 horas el Irizar se posicionó al Sur del Faro San Felipe y dio inicio a misión. El “231” embarcó infantes de marina y despegó desde la cubierta a las 7:27 hs. Tras unos 7 minutos de vuelo, aterrizó en la cabecera oeste del aeropuerto a las 7:34 hrs. convirtiéndose así en el primer helicóptero argentino en aterrizar en las Islas Malvinas. Al mando de la aeronave se encontraba el capitán de corbeta Barros secundado por el Teniente de Navío Iglesias. Tras desembarcar las tropas regresó al Irizar para volver a embarcar efectivos, realizando el segundo vuelo también al aeropuerto pero en ésta oportunidad por el Este. Aunque no ha podido ser confirmado, el “231” recibió fuego por parte de tropas inglesas pero sin alcanzarlo.

Ese especial día, el “231” realizaría nada menos que 18 vuelos entre el Irizar y la zona del aeropuerto, sumando 8 horas de vuelo y transportando 197 efectivos, 8 tambores de combustible JP1 y una evacuación médica. A la tripulación mencionada se alternó en los mandos del helicóptero el teniente de corbeta Macaroni y el teniente de fragata Bradeburgo. Al día siguiente existió una pausa en las operaciones ya que el Irizar se desplazó hacia la bahía Groussac pero el 3 de Abril se reiniciaron las operaciones de helidesembarco con 17 salidas transportando carga y 174 efectivos hacia Puerto Argentino. El 4 de Abril el “231” trasladó hasta Darwin a 15 efectivos del Ejército para luego regresar a las misiones de reaprovisionamiento trasladando desde el Irizar hasta el aeropuerto 182 tambores de combustible en 20 salidas.




El 5 de Abril el Irizar apoyado por la corbeta Guerrico realizó un helidesembarco con el “231” en Bahía Fox (Estrecho de San Carlos) desembarcando 15 miembros del Ejército. Al día siguiente el Irizar abandonó la zona con rumbo a Puerto Madryn donde arribó el 7 de Abril, desembarcando el “231” para dirigirse a su base natural de operaciones, la base Comandante Espora. De éste modo concluía la participación del “231” en la Operación Rosario, realizando en total 56 salidas que sumaron más de 20 horas de vuelo y transportando 401 efectivos y gran cantidad de carga.

Pero el “231” seguiría en acción. Entre el 17 y 25 de Abril estuvo embarcado en el portaaviones 25 de Mayo conjuntamente con el 2-H-234, regresando al mismo el 28 de Abril y participando en las misiones de rescate de los náufragos del crucero General Belgrano y el Aviso Sobral, para participar el 5 de Mayo en misiones antisubmarinas. COn posterioridad fue asignado a Viedma para realizar operaciones antisubmarinas diurnas y nocturnas armado con dos torpedos Mk44, mereciéndose destacarse la acción del 27 de Mayo, cuando el “231” en condiciones nocturnas obtuvo un contacto sonar que se mantuvo firme aunque luego se perdió, siendo posteriormente confirmada la detección. El 8 de Junio se embarcó nuevamente en el Almirante Irizar el cual se dirigió a las Malvinas como buque hospital. El 18 de Junio con el arribo del Irizar a Comodoro Rivadavia finaliza la actividad del “231”.



Con posterioridad al conflicto no existen muchos registros de la actividad del “231” el cual realiza su último vuelo el 22 de Agosto de 1986, registrando para entonces un total de 2.686 horas de vuelo. La aeronave es parcialmente canibalizada hasta que en el año 2007 y con buen criterio considerando su historia, el Comando de Aviación Naval ordena su entrega al Museo de Aviación Naval para su restauración, la cual insumió casi 2 años de trabajo siendo finalmente presentado al público el 16 de Mayo de 2009, luciendo los colores utilizados durante el conflicto.

De ahora en más cuando vean al “231” en el museo o en una foto, podrán tomar conciencia que están frente a una aeronave que hizo historia, y que su casi anónima participación en el conflicto por Malvinas fue en varios casos, determinante.

Interdefensa Militar

domingo, 24 de mayo de 2015

VGM putearon a Milani

Veteranos de Malvinas abuchearon a Milani
El jefe del Ejército fue duramente criticado cuando llegaba al Cabildo, en el marco de las celebraciones por la semana de mayo.
TN


ABUCHEO. Veteranos de Malvinas protestaron contra Milani.

Veteranos de Malvinas que acampan en Plaza de Mayo abuchearon al jefe del Ejército, César Milani, cuando el militar llegó al Cabildo, junto al ministro de Defensa, Agustín Rossi, para encabezar la tradicional ceremonia de cambio de guardia anual del Regimiento Patricios.

Los manifestantes fueron cercados por efectivos de las fuerzas de seguridad, que volvieron a actuar a la retirada de Milani, para evitar que se acercaran al auto que lo trasladaba.

El cambio anual de guardia se realiza durante la semana de mayo, en conmemoración del inicio de los acontecimientos que signaron la Revolución de Mayo de 1810.

sábado, 23 de mayo de 2015

Héroes del 23 de Mayo

Héroes del 23 de Mayo

Aldo Campos (c)

viernes, 22 de mayo de 2015

El casi derribo de un Boeing de la Varig brasileña

Alvo Inocente

Conflicto de Malvinas

Una interesante nota brasileña (traducida por mi) de un casi derribo de un Boeing brasileño en Abril de 1982...se imaginan las consecuencias mundiales y como hubiera cambiado el escenario táctico de haber sucedido esto?



Veinte segundos separaron a un Boeing 707 brasileño de un misil británico AIM-9L Sidewinder durante la Guerra de las Malvinas. La información es parte del libro Cien Días, por John Woodward, comandante de las fuerzas británicas durante la conflicto con tropas argentinas, publicado en el diario Daily Mail de Londres.
El 21 de abril de 1982, según el relato de los militares, un avión no identificado fue captado por el sistema de radar del portaaviones Hermes, que estaba en ruta hacia el archipiélago en el Atlántico Sur, recientemente ocupada por las fuerzas argentinas.Como el objeto volaba a larga distancia, un avión Sea Harrier recibió orden que despegara para interceptarlo. A medida que se aproximaba, el piloto informó que era un avión Boeing 707 sin armas de combate y dijo que el avión desconocido había cambiado su ruta al avistar al caza británico.




Sin embargo, cometió un peligroso error: identificó, por error, insignias de la Fuerza Aérea Argentina en el Boeing y confundió la aeronave brasilera (de Varig), en camino a Sudáfrica, con un avión de reconocimiento argentino. El error se fue percibido cuando el objetivo estaba a la vista de la caza. "Todo el curso de la guerra habría cambiado si esa tragedia ocurriese", admitió el capitán en el libro. Woodward relata el episodio con riqueza de detalles. Una foto tomada por el piloto dió a entender que el Boeing se había convertido en un avión de reconocimiento militar. Su misión, en una rápida evaluación del comandante,era verificar el tamaño y las rutas de la flota enemiga. "Era el ladrón", dijo en ese momento. "Pareció que este tipo de cosas podría continuar. Así que ordené el derribo del avión", relató.


En la mañana del 22 de abril, exactamente a las 11:34 am, otro avión fue detectado de nuevo por el radar de Hermes. Esta vez, más prevenido, el comandante envió una patrulla de combate para interceptar al 707, pero la misión fracasó y desapareció el avión. Al inicio de la noche, el supuesto enemigo volvió a aparecer y se situó en la línea de alcance de los misiles británicos. En ese momento, Woodward llegó a desconfiar de un engaño monumental, pero siguió manteniendo sus planes. "El ladrón nos ha visitado desde hace tres días. Es hora de quitarlo de la escena", decretó. Manteniendo la sentencia, un caza de combate Sea Harrier se aproximó al Boeing. Sin embargo, a 20 segundos de dispararle, el piloto ve un detalle nuevo. "El avión parece estar en línea directa de Durban (Sudáfrica) a Río de Janeiro", dice por la radio.



El comandante gritó de inmediato : "armas listas!" Enseguida ordenó la aproximación de un caza para realizar una identificación visual más cerca del enemigo. El error, entonces,es finalmente descubierto. El piloto británico informa que se trata de un avión brasilero con las luces de navegación y la cabina completamente iluminada y posicionado en ruta noroeste de Durban a Río de Janeiro. Esta conclusión, reveló otro misterio: las dos compañías que operan entre Brasil y Sudáfrica - Varig y South African Airlines (SAA) - acababa de realizar vuelos a Johannesburgo. "Si hubiéramos abatido aquel Boeing, Gran Bretaña seguramente habría perdido la soberanía sobre las Islas Malvinas (nombre que los británicos dan las Malvinas). ¿Qué otra opción tendría el gobierno de EE.UU, sino la de retirar su apoyo a Londres? "preguntó.

"La Fuerza de Tareas británica sería llamada a regresar, y las Falklands serían hoy las Malvinas y yo hubiera sido llevado a una corte marcial", imagina Woodward. Él admite que incluso la entonces primer ministro británico, Magaret Thatcher , fue informada sobre el episodio. El derribo de un avión de Brasil, según la evaluación realizada por el comandante en su libro, provocaría una "furia mundial" similar a lo ocurrido en 1983 con el ataque equivocado de la aviación soviética a un Boeing 747 de Corea del Sur. El incidente causó la muerte de 269 personas. En esa época, el entonces presidente de EE.UU,Ronald Reagan, exigió disculpas formales por parte de Moscú, pero la URSS afirmó que el avión no respondió a los intentos de comunicación emitida por cazas soviéticos y acusó a los EE.UU de usar al avión como cobertura para una misión espionaje.



Cinco años más tarde, al final de la guerra entre Irán e Irak, un buque de guerra estadounidenses estacionado en el Golfo Pérsico confundió un Airbus comercial iraní con un F14 y lo derribó, matando a las 290 personas a bordo. La Guerra de las Malvinas, que comenzó el 2 de abril de 1982 con el desembarco de las fuerzas argentinas en la isla y terminó en junio con la reconquista de las islas por los británicos, dejó un trágico saldo: 712 argentinos y 255 británicos muertos en combate. Durante el conflicto, un bombardero Vulcan invadió el espacio aéreo brasileño y fue interceptado por cazas F5E de la FAB. La Argentina exigió al gobierno brasileño la devolución de la aeronave después de la guerra, pero la petición fue denegada. El 11 de junio, tres días antes de que Buenos Aires asumiera una derrota humillante, el Vulcan decoló rumbo hacia la base británica de Ascensión, después de la promesa de Londres de no usarlo en los combates.

Fuente:
www.orkut.com

jueves, 21 de mayo de 2015

Parte del día 18 de Mayo

Parte del día 18 de Mayo de 1982

Fuente: Sapucay de Malvinas
Dos Harriers a gran altura pasan sobre Puerto Argentino fuera del alcance de nuestras armas


La situación en Puerto Argentino

Desde la madrugada, entre las 05:10 y 09:30 hs, las PAC estuvieron activas. Los radares argentinos registraban sus movimientos, aproximaciones y algunos sobrevuelos a gran altura que obligaba a alertar a el sistema defensivo en Puerto Argentino y Darwin. A las 10:25, dos Harrier GR.3 atacaron, siempre en altura, la zona de artillería antiaérea del aeropuerto (piezas de 35 mm). Repitieron el ataque a las 12:25 y 14:32, sobre la misma zona y, a las 17:07, sobre la península de Freycinet, a 1.200 m de un centro poblado; al mismo tiempo que se arrojaba Chaff desde un avión. Estos ataques, si bien mantenían en vilo a los defensores, no producían mayores daños. Parecía una réplica de nuestras tácticas Fénix que, a esta altura del conflicto, habían descubierto.

La situación en Darwin

Desde la BAM Cóndor, dos IA-58 Pucará realizaron reconocimiento ofensivo de rutina, entre las 08:00 y las 08:30 hs, con meteorología marginal, sin encontrar objetivos. Tripulación: A-516 Cap Jorge Benítez y A-581: Ten Néstor Brest.
Asimismo, el enemigo atacó con dos Harrier GR.3 (RAF), a la artillería antiaérea de la BAM Cóndor. Uno, procedente del noreste lanzó Chaff a la central Skyguard, mientras el otro lanzaba bombas BL-755 (Beluga), sobre la posición que había tenido el radar ELTA. Éste ya lo había detectado y dado alerta a las diferentes piezas de 20 mm, que lo recibieron con fuego cruzado. El avión largó dos contenedores de Belugas completos a tan poca altura, que quedaron intactas, sin explotar.

miércoles, 20 de mayo de 2015

Operación conjunta anglochilena código Mikado

Operación Mikado




Fotos : Los Royal Marines posan sonrientes junto a oficiales Carabineros -
Los RM durante la ronda de conferencia en la Embajada británica en Santiago de Chile -
El helicóptero Sea King cuyo restos son ocultados por una topadora frente a periodistas y testigos en Punta Arenas -
Gral. Matthei Cte. de la Fach


El Sea King británico fue detectado por radares continentales argentinos y por los radares de los destructores de la Armada Argentina.

Los británicos pensaban que luego del hundimiento del ARA Belgrano , la Armada Argentina se refugiaría en los puertos para no estar al alcance de los submarinos nucleares y los demás buques de guerra no presentar batalla el resto de la guerra . Pero no fue así , simplemente se refugiaron en aguas menos profundas para dificultar la persecución de los submarinos .
La Armada Argentina se hallaría el resto de la guerra patrullando Mar argentino y aguas territoriales con adyacencias al atlántico sur y a la frontera con Chile .

Tal y como temían éstos, el ZA-290 fue detectado por radares argentinos y el teniente Hutchings de los Royal Marines decidió cancelar la operación y dirigirse directamente a Chile.
Sin combustible, tomaría tierra en la playa de Agua Fresca, ya en territorio chileno.

El aparato fue abandonado y destruido por sus ocupantes, pero lo cierto es que éstos retornaron al Reino Unido por vuelo regular y sin ningún problema, lo que confirmaría la implicación chilena en el conflicto del lado británico (oficialmente, «se rindieron a las autoridades chilenas», pero en ningún momento se les trató como a prisioneros de guerra, sino como a combatientes aliados).
Los mismos se escudaron en la embajada británica aunque habían sido apresados por Carabineros , pero extrañamente en su viaje de retorno lo hicieron clandestinamente .

El general chileno Fernando Matthei confirmó en una entrevista concedida al Centro de Investigación y documentación de la Universidad Finis Terrae en 1999 , que durante toda la guerra existió una constante cooperación al más alto nivel con el Reino Unido.
Poco antes, Margaret Thatcher también lo haría público para defender a Pinochet durante su detención en el Reino Unido.
El Gral.Pinochet se mostró muy molesto por el incidente , pero solo fue al principio , ya que en el futuro utilizaría esa ayuda sin consultar a favor suyo . Al principio quiso castigar al Jefe de la FACH , pero luego Matthei le hizo entender que peligraba la seguridad nacional , además de que necesitaba un nexo para adquirir armamentos y repuestos para la desfasada fuerza aérea chilena .

El helicóptero de apoyo, otro Sea King con matrícula ZA-292, retornó al HMS Invincible.
La Operación Mikado fue cancelada y el Almirantazgo prosiguió con sus planes de reconquista bajo la amenaza de los Exocet.
En efecto, ese mismo día 18 el gobierno británico dio al almirante Woodward luz verde para un desembarco en la costa este del estrecho de San Carlos, que separa las dos islas Malvinas mayores. Una operación arriesgada que obligará a los buques a entrar en un estrecho rodeado de montes; el lugar perfecto para sufrir ataques a baja cota por parte de la aviación argentina.

El Gral.Matthei haría valer sus influencias como ex agregado aéreo en Gran Bretaña y en la posguerra los chilenos mejoraron sus sistemas de detección de alerta temprana , radares en sus aviones bombarderos , algunos nuevos aviones de patrulla , etc.
Por su parte la ACH haría lo mismo consiguiendo nuevos buques , algunos de ellos veteranos de Malvinas y que habían sido dañados severamente por la FAA y ARA en ataques aero-navales . Matthei estalló en ira cuando M.Thatcher dio a conocer al mundo la amistad entre las fuerzas británicas y chilenas , y mucho mas que Pinochet lo permitiera y no lo matuviera en secreto . Tal vez fue una devolución de traiciones mutuas ..."

La misión del Sea King británico

Hubo una misión preliminar británica de reconocimiento en Río Grande, el nombre clave de la Operación era "Ciruela Duff", fue lanzado desde el HMS Invincible en la noche del 17/18 de mayo, como preludio al ataque.

La operación consistió en el transporte de un pequeño equipo del SAS para el lado argentino en Tierra del Fuego en una simple aeronave de la Royal Navy , un Westland Sea King Mark IV, que luego marcharìa a la base aérea de Río Grande y procederìa a establecer un puesto de observación para recoger inteligencia de las defensas de la base.

La misión requerìa que el helicóptero Sea King viajara una distancia cerca de su rango de operación , por lo que esta sería una misión de un solo sentido. Por lo tanto, la misión de la tripulación consistía en dejar caer el equipo del SAS en la Argentina, en dirección a Chile , y la posterior eliminación de la aeronave con el hundimiento en aguas profundas .

El helicòptero, con una tripulación de tres hombres y ocho hombres del equipo SAS, despegó del Invencible a las 0015 horas el 18 de mayo.

Debido a un inesperado encuentro con una plataforma de perforación en un campo de gas costa afuera , se vio obligado a desviarse, añadiendo veinte minutos màs para el viaje . Como se acercaba a la costa argentina , después de cuatro horas la niebla obligó a volar con visibilidad a menos de una milla.

Cuando se acercaron a doce millas para el aterrizaje de el descargue previsto por el SAS, la visibilidad se redujo a tal punto que el piloto se vio obligado a aterrizar.

El piloto y el comandante de la patrulla de el SAS no estaban de acuerdo en su posición exacta , mientras que el comandante SAS también estaba seguro de que habían sido vistos por una patrulla argentina.

Pidió ser dejado caer en la frontera de Argentina y Chile .
Los pilotos se vieron obligados a volar con los instrumentos a través de condiciones meteorológicas instrumentales en un supuesto Chile neutral.

El equipo SAS fue dejado en la costa sur de "Bahía Inútil" donde iban a tratar de moverse a su puesto de observación a pie.

El fracaso de la operación de inserción

La tripulación del helicóptero voló a una playa cerca de Punta Arenas donde aterrizaron. Uno de los dos pilotos y el "Tripulante de Aire" desembarcaron en la playa. Hicieron agujeros en el helicóptero para permitir que se hunda una vez que se abandonara . El otro piloto intentò posarlo por encima del agua, pero no pudo hundirlo. Voló de regreso a la playa con el fin de adosarle más agujeros, pero fue cegado en sus gafas de visión nocturna por una luz "Low Fuel" que parpadeaba , y se estrelló en la playa.

La tripulación prendió fuego al helicóptero y detonò cargas explosivas antes de abandonar la escena. Se movieron a lo largo de varias noches a un punto de observación cerca de Punta Arenas, donde intentaron hacer contacto con los británicos de la Embajada . Fueron descubiertos antes , capturados por Carabineros mientras se movìan a través de la ciudad, y fueron entregados a las autoridades británicas.

Según fuentes argentinas, en la noche del 17/18 de mayo, el helicóptero fue localizado por el radar del destructor ARA Bouchard , que envió un mensaje a su gemelo ARA Piedrabuena patrullando en el norte, y luego a la base aèrea de Río Grande.
Los miembros de el 24o Regimiento de Infantería afirmó en 2007 que sacudió el helicóptero con fuego de armas cortas en medio de una espesa niebla al sur de Río Gallegos .
La misión de reconocimiento del SAS fue finalmente abortada.

Argentina a salvo de la penetración continental:


Abandono  

La falta de Inteligencia en el lugar significó que las fuerzas británicas no tenían una idea clara de cómo estaba defendido Río Grande, ni ninguna garantía que los Super Etendard o los misiles Exocet nisiquiera estaban allí cuando la operación se llevó a cabo. Las fuerzas británicas también no tenían ninguna información sobre cómo se organizaba la base, y no sabían donde se guardaban los misiles Exocet o incluso dónde estaban las barracas de los pilotos.

En ese momento, la Operación Mikado, que ya fue visto por miembros experimentados de el SAS que era una misión suicida , se considera que es imposible de lograr, debido a la pérdida del factor sorpresa y debido a la Inteligencia británica de descubrir que los argentinos disponìan de mucho mejor cobertura de radar de lo previsto inicialmente.

En consecuencia, el plan de asalto aerotransportado atrajo considerable hostilidad por parte de algunos miembros del SAS, que en última instancia condujo a un sargento a presentar su renuncia poco antes de que el equipo tenía previsto viajar a la Ascensión. El comandante de la escuadrilla es relevado y reemplazado por el regimiento de segundo al mando.

En última instancia, el gobierno de Thatcher reconoció que había una gran probabilidad de que la operación sería un fracaso.
Contrariamente a los rumores ningún plan fue ideado para infiltrarse el SAS en Argentina con la ayuda del submarino de la Royal Navy "HMS Onyx" (Según la versión británica).
La Armada Argentina afirma que el D-29 Bouchard había bombardeado un submarino y un número de botes inflables durante una patrulla a dos millas de Río Grande, en la posición 53 ° 43'38.04 "S 67 ° 42'0" W , en la noche del 16 de mayo de 1982.

El área de Río Grande era defendida por cuatro batallones de Infantería de Marina de la Armada Argentina, algunos de cuyos oficiales habían sido entrenados en el Reino Unido por los SBS años anteriores.

Evaluación 

Después de la guerra, los comandantes de la ARA admitieron que estaban esperando algún tipo de desembarco de las fuerzas SAS, pero que nunca esperarían que un Hércules apareciera en tierra directamente en sus pistas, a pesar de que se han seguido las fuerzas británicas, incluso en territorio chileno en caso de ataque.
El fracaso de la operación habría sido un desastre , y sería utilizado como propaganda en contra de las fuerzas británicas, y por el contrario habría un aumento de moral para la Argentina.

Por otro lado , en el ámbito político , Irlanda e Italia se oponen al bloqueo económico hacia a Argentina ese día y que estaba pactado para que durase una semana .


Fuente: Grupo de Facebook : Fotos de la Guerra de Malvinas

martes, 19 de mayo de 2015

Malvinas: El GA Parac 4 en Sapper Hill


Sapper Hill. El relato de un integrante del Grupo de Artillería Aerotransportado Nº 4. 

 

Hoy tan lejos en el tiempo y tan cerca en mi corazón, debo reconocer cuando fue mi bautismo de fuego, se que fue el 11 de junio, pero no se a que hora, creo que fue de noche, ya que al ser apuntador izquierdo, me costó encontrar la luz roja para ajustar la deriva de tiro, pero cuando el obús estuvo apuntado, esos segundos que pasan desde que la munición esta dentro del cañón hasta que dan la orden de fuego, son eternos, cuando yo bajara el percutor y la explosión me dijera con su bravo ruido que era artillero, mi vida cambiaría para siempre! 

Cuando el cabo Sánchez dijo fuego! y el proyectil salió, el nos dijo: - Siéntanse dichosos, ¡¡son artilleros!! Todos al unísono gritamos: - ¡Viva la patria! 

Fue un momento inolvidable, ¡único! fue algo hermoso, sentirme artillero y haberme recibido luchando por mi patria, hacia que fuera todo mas especial, pero lo importante, era e iba a ser por todo el resto de mi vida, artillero. 

Fueron días muy extensos, casi no había descanso, las piezas tiraban día y noche sobrecargando la cadencia de tiro recomendada para el obús Oto Melara, eso hacía que llegado el 13 de junio, empezaran a quedar algunas piezas fuera de servicio, se agotaba el material. 



En la bruma de los horarios recuerdo que en un momento, hubo una falsa orden de repliegue, en ese fallido, cuando estábamos reunidos una bomba enemiga cayó cerca de la reunión y hubo heridos, el cabo Aguirre y el soldado Hernandorena, pero en ese momento recibimos la orden de que debíamos volver a las piezas inmediatamente, cosa que hicimos, y seguimos tirando, y nos seguían tirando permanentemente, fue en esos momentos, que se agigantó la figura de un cabo fuera de lo común, el cabo Quiroga, fue el comienzo de un comportamiento extraordinario de alguien que fue más allá de su función, nos daba fuerza, verlo venir con los cilindros de mate cocido con lec
he endulzado en medio del bombardeo enemigo para darnos, a nosotros los de las piezas, ese liquido caliente que nos daba fuerzas. 

En la vorágine del combate, varias veces nos metimos en los refugios más cercanos a las piezas que estaban en funcionamiento. 

Cuando salimos del refugio, y fuimos a buscar la pieza que quedaba en pié, éramos el negro Moyano y yo de la sexta pieza, cuando nos acercamos a esa pieza el negro me dijo: - Walter, andáte, yo me quedo, vos salváte. 

Yo le dije que no, que nos quedábamos los dos, si estuvimos en la guerra juntos, o nos salvábamos los dos o moríamos juntos, pero nunca lo iba a dejar solo, así que fuimos a esa pieza, donde se contaban sólo 20 hombres más nosotros. 

Tuvimos la suerte, Dios mediante, que esa pieza estaba comandada por alguien que me enseñó todo lo que sabía sobre la guerra, era y es, el tipo que me dio el ejemplo que aún hoy me sirve para manejarme en la vida, me enseñó, de lealtad, de patriotismo, de eso que dijo Jesús alguna vez “no hay sacrificio más grande que dar la vida por un amigo” 

Ese señor, a mi criterio, un grande, un señor que debería tener el pecho lleno de medallas, fue, es y va a ser por siempre mi jefe, era el subteniente Gabino Suarez. 

Eramos solo 22, y en un minuto el subteniente Suarez organizó la resistencia, uno a apuntar otros a cargar municiones, otros a prepararlas y cada uno de nosotros con una función específica. 

Me es muy difícil recordar esos momentos y no emocionarme, porque nunca fui testigo de tanta valentía, tanta decisión, de decir, ¡por acá no pasaran!, aún hoy lo recuerdo al subteniente Suarez a los gritos al lado del cañón dándonos fuerzas, con su ejemplo, mientras nosotros hacíamos lo que debíamos hacer. 

En mi caso, en un momento iba a traer municiones del montón que estaba a un costado de la posición, cerca del camino, cuando llegábamos a la pieza, en medio del bombardeo inglés, que nos tiraban con todo lo que tenían, teníamos un hacha con el que abríamos los cajones y los tubos en donde venían los proyectiles, de última, los cajones los tirábamos contra una piedra y se despedazaban, también cuando algunos seguían trayendo munición, yo cargaba el obús, todos hacíamos de todo, y todo esto en medio del bombardeo inglés. 

Una de las cosas que mas orgullo me da, es que durante todo este período nadie se protegió en los refugios, seguíamos trayendo, preparando y cargando la pieza, en esos momentos el enemigo estaba muy cerca, mas o menos a 600 metros, por lo cual a las vainas debíamos sacarles seis de los siete sacos de pólvora para poder hacer puntería directa sobre las tropas enemigas, lo recuerdo al soldado Maidana trabajando sobre las espoletas de tiempo, a las órdenes de los suboficiales, estos proyectiles son los que hicieron un daño terrible a los británicos, y nosotros veíamos que hacíamos daño. 

No tengo ni idea si pasaron horas o minutos, pero fue muy intenso, era todo un movimiento, coordinado por el subteniente Suarez. recuerdo con mucho respeto al cabo 1º Dattoli, otro grande, dándonos fuerzas y cuidando a cada uno de los soldados. 

Había mucha actividad en esos metros cuadrados de la pieza, era una locura, teníamos que patear las vainas servidas para no chocarnos con ellas, ya que eran tantas que casi no había lugar para moverse, el ruido que hacia nuestro obús era hueco, y no había una explosión fuerte, pero cada uno de los proyectiles tenía un gran poder de destrucción, además iba con toda la bronca y las ganas de que no pasen, estábamos dispuestos a dejar la vida, pensando que no pasarían si quedaba uno de nosotros vivo y tuviera algo para tirar. 



A medida que tirábamos, y las municiones iban mermando, sabíamos que el final se acercaba, pero nunca nos iríamos mientras nos quedara algo para tirar. Sabíamos inconscientemente que era inútil, estaba perdiéndose la batalla, ya que con solamente mirar al frente veíamos que nos superaban por mucho en la cantidad de personal. 

Hay cosas que uno entiende con el tiempo, (o no le encuentra explicación), que era lo que hacía que estos 22 locos estuvieran en ese momento y en ese lugar combatiendo, en inferioridad absoluta, tirando, y con la convicción de no irse pasara lo que pasara, los detalles se van perdiendo con el tiempo, pero las sensaciones son las mismas, el olor a pólvora, los ruidos, los silencios momentáneos, muchas cosas que pasaron en esos momentos se asocian hoy con los olores, y cuando recuerdo esos momentos se viene a mi mente el olor a la pólvora cuando tirábamos. 

Sólo el que estuvo en ese lugar en esos momentos sabe cuán hombres eran todos, no se puede entender de otra manera, que un tipo como el petiso Heredia, que creo que pesaba menos que una caja de municiones, pudiera traerla, corriendo desde el lugar en donde estaban hasta la pieza, o ver a salas, abriendo las cajas contra las piedras, sin importarle que pasara, sólo pensábamos en tirarle y hacerlos mierda. 

Después de 24 años alguien me dijo que lo que hicimos esas últimas horas salvo a miles de hermanos de la muerte. 

Y llego el último proyectil, que no fue lanzado, porque por esperar unos minutos quedo trabado en el tubo del obús, y supimos, con tristeza y dolor, que eso era lo último que podíamos hacer. habíamos agotado las municiones. 

Aún hoy recuerdo la cara de mis hermanos, la resignación y la bronca nos llenaba el corazón de argentinos bien nacidos, y alguien dijo: - bueno, hicimos todo, ¡repleguemos! 

Esos 200 metros que había entre la pieza y el puesto comando fueron un infierno. Nos tiraron con todo, ninguno de nosotros pensábamos que saldríamos con vida de ese repliegue. pero salimos. En un momento quedamos cuerpo a tierra cara a cara con el negro Moyano, y después de mucho tiempo, nos reímos, y él me dijo algo así como: - “la puta, no nos vamos a morir ahora, ¿no? tenemos que ir a comer pizza a mi casa” 



También en esos momentos se escuchaban los gritos de los jefes, nos guiaron de a poco hasta el puesto comando, cuando llegamos ahí, el cabo 1º Dattoli contó a todos y faltaba uno. El loco, volvió al refugio a ver si estaba, esto en medio de un terrible bombardeo. Pero el soldado, que no recuerdo quien era, estaba con nosotros. Volvió con la bandera del grupo con él. Hoy esa bandera está en el museo del grupo de artillería, hoy el cabo 1º Dattoli está sin ser reconocido. 

Y tomamos la decisión de volver al pueblo. 

Los metros que recorrimos hasta el pueblo me sirvieron para entender que lo que habíamos hecho era inolvidable, y cuando miraba a mis jefes, los subtenientes Suarez y Pucheta, el sargento Squaglia, el cabo 1º Dattoli, el cabo Sánchez, esos que alguna vez puteé con ganas, eran unos gigantes, que jamás serían vencidos, porque nos dieron la mejor instrucción que un militar de carrera le podía dar a un conscripto, eso nos salvó, además estuvimos juntos hasta lo último, y eso no tiene precio, ese hecho nos hermanó para siempre, hoy están en mi mente, las lágrimas de muchos de ellos, la desazón de todos, el cansancio. 

El camino hacia el pueblo era una total desolación, nadie por ningún lado, el silencio era absoluto, se escuchaban los pasos nuestros al golpear los borceguíes en el asfalto mojado, sólo se veía humo en algunos lados, (luego me entere de que no fue así lo del silencio, ya que ellos destruyeron el lugar en donde estuvo el GA4 totalmente, así que el silencio solo es una sensación que yo tuve). 

Además de los suboficiales y oficiales, estábamos los conscriptos, mis hermanos de la clase 62 y 63, con algunos de ellos compartimos desde la incorporación en el distrito militar la plata hasta ese momento, con otros fueron los días de la guerra, pero ese camino recorrido fue algo que nos amalgamaría para siempre, ellos son distintos, son especiales, me doy cuenta cuando nos vemos en la actualidad, como dice Saint Exupery: “Sólo se ve con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos”, por eso la unión entre nosotros es invisible a los ojos, está en nuestros corazones. para mí fue un gran honor haber combatido junto a ellos. me siento honrado de haber formado parte de ese grupo. Fue un honor. 
Al llegar a la parte céntrica del pueblo, estaba el teniente coronel Quevedo parado sobre una pequeña altura de tierra mirando hacia el lado desde donde veníamos, solo nos vio cuando estábamos casi en frente de él, según su cara se sorprendió enormemente, el subteniente Suarez se abrazó a él y hablaron un rato. 



Luego vino todo lo que nosotros sabemos, la vuelta a casa. Y el silencio durante muchos años. 

Nunca terminaré de agradecer a todos y cada uno de los integrantes del Grupo de Artillería Aerotransportado 4, por haberme permitido luchar junto a ellos. 
 

Agradezco muy especialmente a mi querido jefe, Juan Gabino Suarez y a todos los que de una manera u otra me dieron una instrucción excelente. 

Señores, ¡fue un gran honor! 

¡VIVA LA PATRIA! 

“Combatimos con Honor y Volveremos" 


Oscar Walter Rubies
G.A. Aerot 4 - Bateria de Tiro “C” - 5º Pieza.
 

Fuente: HECHOS DE MALVINAS - Editado por Hernán Favier

lunes, 18 de mayo de 2015

Matemática y la guerra: Batalla de Malvinas, 1914

Batalla de Malvinas, diciembre de 1914 
Por Alberto Rojo - Publicado originalmente en Crítica Digital 
23.03.2010 

¿Cómo sabemos que la Tierra gira? El Sol podría moverse y salir cada mañana en una Tierra quieta. El cielo de la noche podría girar y la Tierra estar inmóvil. La pregunta es típica de un examen de física: ¿Cuál es la evidencia de que estamos parados en una Tierra que gira respecto de un eje invisible que va del Polo Norte al Polo Sur? ¿Qué experimento podríamos hacer para mostrarlo? 



Una respuesta sería tirar un projectil verticalmente y que suba muy alto. Si al volver al piso no cae en el mismo punto la Tierra gira. ¿Por qué muy alto? Porque si lo tiramos a alturas chicas (una pelota de básquet a unos pocos metros por ejemplo) el efecto de la rotación es muy pequeño. Para alturas chicas el movimiento del piso debajo de la pelota es equivalente a un movimiento uniforme, como si estuviéramos en el subte y, mientras se mueve a velocidad constante, tiráramos una moneda verticalmente. La moneda vuelve a la mano. Pero para proyectiles reales a velocidades grandes el efecto de la rotación de la Tierra es apreciable. Para ejemplificarlo, muchos libros introductorios de física refieren al enfrentamiento entre barcos ingleses y alemanes en la batalla de Malvinas, el 8 de diciembre de 1914, durante la Primera Guerra Mundial. Los ingleses ganaron la batalla, hundiendo al Scharnhorst y al Gneisenau a unos 80 km al sur de Puerto Argentino, luego de persecuciones que duraron alrededor de cuatro horas. Según la historia de los libros de física, los barcos ingleses podrían haber hundido a los alemanes en menos tiempo, pero las balas de cañón no daban en el blanco porque estaban ajustadas para corregir por la rotación de la Tierra en el hemisferio norte y desperdiciaron miles de balas antes de ajustar la dirección y dar en el blanco. 

Hagamos el cálculo estimativo de cuánto se desviaría una bala debido a la rotación terrestre. Como dije “estimativo” supongamos que tiramos una bala desde el Polo Norte hacia el sur, digamos en la dirección del meridiano de Greenwich. Al llegar al piso, debido a la rotación de la Tierra, la bala aterriza en un meridiano diferente, desviada hacia el oeste. La pregunta es, estimativamente, cuántos metros se desvió. El alcance de las balas (según el libro The Naval Battles of the First World War, de Geoffrey Bennett) es de unos doce kilómetros. Digamos diez. Un proyectil disparado a 45 grados (el ángulo de máximo alcance), tarda unos 20 segundos en llegar a 10 km. Debido a la rotación de la Tierra, en ese tiempo mi blanco se movió 15 metros hacia el este, de modo que, para pegarle, el cañón tiene que estar calibrado para apuntar 15 metros hacia la izquierda del blanco. La cosa cambia en el hemisferio sur ya que, si miro hacia el norte, el este está ahora hacia la derecha. Y si el cañón está calibrado para el hemisferio norte, le pifiaría al blanco por unos 30 metros. 

Ahora bien, en una situación de guerra uno tiene que pasar de estimativo a cuantitativamente preciso. Y ahí es donde la historia de la batalla de Malvinas y la rotación de la Tierra, por lo que estuve indagando, es apócrifa. Por un lado, la distancia al barco es variable, de modo que habría que corregir dependiendo de la distancia al barco. Por otro lado, la corrección depende de la latitud: el cálculo estimativo del polo da resultados distintos a distintas latitudes. Y finalmente, si bien la desviación por el efecto de la rotación de la Tierra es de unos 30 o 40 metros (dependiendo de la distancia al barco) al parecer esa distancia es aproximadamente el error natural de tiro. Según algunos informes posteriores, el efecto de la rotación de la Tierra se usó como excusa para desviar la atención ante la indagatoria de por qué los barcos ingleses tuvieron una efectividad tan pobre en sus disparos. En resumen, el efecto existe pero la historia no es tan clara. Lo que sí es claro es que los aviones actuales corrigen por el efecto de rotación de la Tierra. 
Otro efecto visible es el del movimiento de grandes masas de aire y de agua. En una Tierra quieta, el aire se calienta en el Ecuador y sube para luego enfriarse y bajar en los polos. Entonces, en un esquema simplificado, la circulación de vientos de una Tierra quieta es (en el hemisferio sur) de norte a sur en la altura y de sur a norte en la superficie. En una Tierra que gira, los vientos se desvían hacia el este hasta que a unos 60 grados de latitud se mueven casi de este a oeste. Entonces se crea una nueva circulación: vientos que suben a unos 60 grados de latitud, luego bajan a treinta grados y vuelven a subir en el Ecuador. 

Algo similar pasa con las corrientes marinas. Y así como la historia de los barcos de Malvinas es cuestionable, la historia de que el agua de la bañaera gira en sentido opuesto en cada hemisferio es un mito cuantitativo: el efecto existe pero es tan pequeño que está enmascarado por otras causas, por ejemplo, la inevitable inclinación de la canilla respecto del agujero. El agua de la bañadera gira en ambos sentidos en ambos hemisferios. 

Y el último efecto, el experimento “casero” que demuestra el giro de la Tierra, es el famoso péndulo de Foucault: imaginemos uno suspendido de un punto que está justo arriba del Polo Norte. Visto desde la Luna, el plano de oscilación del péndulo se mantiene inalterado. Pero visto desde la Tierra el plano completa un giro en 24 horas. El giro del plano de oscilación del péndulo es evidencia del giro de la Tierra. Claro que, como ya vimos, en el polo las cosas son más sencillas. En latitudes intermedias, el plano gira distintos ángulos en un día, y en el Ecuador no gira nada. 

domingo, 17 de mayo de 2015

Un diario desde las trincheras

Una historia escrita desde la trinchera
Carlos Campobassi tenía 19 años cuando lo convocaron para ir a la guerra; la mañana en que llegó a Puerto Argentino comenzó a tomar apuntes de cada momento vivido en las islas, día por día: dos meses entre el temor y las balas
Por Paula Urien  | LA NACION




Carlos Campobassi tenía 19 años cuando, apenas terminada la colimba, fue llamado bajo bandera para combatir en las Malvinas. Consciente de que la experiencia lo marcaría para toda la vida, plasmó en un diario personal sus vivencias durante la guerra. El resultado es un minucioso relato de la vida cotidiana en el campo de batalla, reflejado a través de los ojos de quien sólo unos pocos años atrás había salido de la adolescencia.

Así comienza su diario.

Viernes 2 de abril: era un día con mucho sol, pero en el aire había algo raro. Era una mañana distinta a otras. Cuando fui al supermercado me di cuenta de que algo estaba pasando. Los coches y camiones tenían banderitas, la gente estaba alegre, alborotada.

Una semana después, era llamado para combatir en las Malvinas.

Sábado 17: entramos por primera vez a Puerto Argentino. Aparecieron los primeros kelpers. Nos saludaron pero no les respondimos. Teníamos orden de no saludar ni hablar con ninguno de ellos. Espero que lleguemos pronto porque no doy más...

Carlos era el encargado de llevar la ametralladora, llamada Mag, que pesaba más de diez kilos. Después de unos ocho kilómetros, llegaron a Moody Brooke, ex cuartel de marines.

Armamos nuestras carpas en círculo... Nos costó un montón debido al fuerte viento...

Durante los primeros días, las actividades consistían en limpiar las armas, cavar trincheras, hacer guardias y leer "El Tony" en los ratos de ocio.

Lunes 19: los soldados hicieron su primera formación. El Capitán nos dijo que nos sintiéramos orgullosos ya que éramos la única división de Caballería Blindada Aerotransportada que había en las Malvinas y era un honor para nosotros actuar en ese teatro de operaciones para defender nuestra tierra.

Martes 20: el capitán nos comunicó que a 5 kilómetros habían encontrado balizas para helicópteros y un bote de goma y que, posiblemente, eran buzos tácticos ingleses en alguna operación comando. Nos recomendó que abramos principalmente los ojos a la noche.

Miércoles 22: todas las mañanas iban algunos chicos a trabajar en el depósito de provisiones.... Hoy nos tocó a nosotros. Yo recorría los pasillos y me rodeaban latas de gaseosa, paquetes de yerba, azúcar, jugos, galletitas, fideos. Cuántas cosas y sólo las podía disfrutar esa mañana. Pero lo que yo quería eran esos chocolates Aguila con los que volvían muchos de los míos y guardaban tan recelosamente en sus carpas, y los conseguí...

"Jamás nos llegaron las provisiones de los fondos de ayuda. Como se creía que iba a ser una guerra muy larga, la idea era guardalas, en caso de quedar incomunicados con el continente. Cuando terminó la guerra todo quedó en las Malvinas", explica Carlos, que en su diario hace referencia varias veces al poco alimento que recibían los soldados.

Sábado 24: esa tarde tomamos nuestras palas plegables a la cintura y nos dirigimos a cavar pozos de zorro en una de las laderas de Moody Brooke... A las dos horas ya teníamos el pozo por las rodillas...

Lunes 26: nos enteramos de que las Georgias habían sido tomadas y que el Santa Fe (un submarino) fue hundido. Qué sensación de bronca teníamos. Había mucha tensión en la isla. Los helicópteros iban y venían a cada rato. Durante el día nos enseñaron a disparar a los aviones o helicópteros enemigos.

"En realidad nos enseñaron a diferenciar entre los aviones y helicópteros ingleses de los argentinos. Lamentablemente hubo casos en que la artillería antiaviones nuestra bajó aviones argentinos. La logística era muy pobre. No teníamos la aparatología necesaria como para saber la diferencia. Además estaba la ansiedad y el miedo, que hacía que los soldados tiren a lo que venía".

Martes 27: alerta rojo era ataque aéreo enemigo y alerta azul, comando anfibio. El sargento ayudante nos reunió y nos dijo que ya no estaríamos tan tranquilos, que la Argentina había roto el diálogo con Inglaterra y que el suelo que pisábamos sería atacado en cualquier momento.

Miércoles 28: ¡recibí carta de mi papá!. Qué bien me hizo sentir. Tenía fecha del 24/4 y en el sobre había una de papá, mamá, María Inés y Gustavo. La leí emocionado. Decía que me manda saludos tanta gente que es imposible enumerar: mi abuela, mis tíos, gente del edificio, maestras de la escuela de mi mamá, del trabajo de papá, el "gordo" de la rotisería.

Jueves 29: el día fue horrible. La primera sección estaba en el hipódromo custodiando todos los depósitos de combustible ¡Qué tarea!

Viernes 30: Cuando fui a buscar cosas pude ver el lugar que ocupaba el general... y el equipo de música que tenía en su oficina. Los baños de la brigada eran con duchas de agua caliente...

Mayo. Sábado 1º: por primera vez los ingleses bombardean las posiciones argentinas.

Domingo 2: nos despertaron unos estruendos muy fuertes que venían de aeropuerto de las Malvinas. Empezamos a tomar conciencia de que estamos en una guerra.

Miércoles 5: esta noche fue brava. Debíamos tirarnos al suelo y vigilar que nadie se acercara, y si se acercaba, pedir la contraseña y, si no, disparar. Así fue toda la noche. El frío fue impresionante. Nunca pude mantenerme al suelo. Durante la noche hubo una serie de tiroteos de los cuales luego nos enteramos que había muerto un soldado y con nuestras propias armas... Mis borceguíes estaban helados pero gracias a que mantuve siempre mis pies en movimiento estos permanecieron calientes.

El frío era una constante, y trajo consecuencias. "Hubo muchos chicos que llegaron de las Malvinas con el famoso pie de trinchera. Esto sucede cuando no se cambian las medias o los zapatos por varios días y el pie permanece húmedo durante mucho tiempo. "Entonces se pone morado y se agrieta la piel. Se necesita un tratamiento rápido. De otra manera, hay que cortar la pierna".

Sábado 15: a la tarde, en medio de mi lectura, de pronto sentí un estruendo bárbaro en la parte de arriba. Parece que ya se dieron cuenta de que estábamos aquí. Si la bomba caía un poco más hacia aquí volábamos todos. Ya me daba cuenta por qué habían muerto esos chicos de la Fuerza Aérea en el aeropuerto cuando lo bombardearon. A uno de ellos una esquirla lo partió prácticamente por la mitad y al otro lo desfiguró.

UNA PAUSA DE AÑOS

El diario se interrumpe a principios de junio. Quizás porque fueron los acontecimientos más difíciles de digerir. Pero años después, Campobassi recuerda: "Continuaron los bombardeos, hasta que el 8 de junio el capitán nos comunicó que partiríamos en unas horas al frente de batalla, cerca de Monte Longdon. Nuestro refuerzo era como infantería ya que se sabía que los Panhard, nuestros tanques, eran demasiado pesados para el terreno malvinense.

"A la tardecita comenzamos a caminar hacia el frente. Eramos noventa, entre soldados, oficiales y suboficiales. El suelo estaba resbaladizo y algunos caían por el peso del armamento. Fue en ese momento en que el soldado tomo conciencia de su lamentable estado físico, producto del cansancio y la mala alimentación.

"Llegamos a nuestro objetivo en plena noche cerrada. A lo lejos se veían las luces de las bombas y de las balas que iban y venían como fuegos artificiales.

"Nuestro objetivo era resistir todo lo posible el avance de las columnas del ejército inglés hacia Puerto Argentino. Nos cubrimos del frío y del viento como pudimos, y, para colmo, por primera vez desde que llegamos a las islas, empezó a nevar.

"Al día siguiente nos turnamos los que teníamos Mag. Avanzamos cuerpo a tierra. Al rato comenzaron a verse movimientos de tropas inglesas unos kilómetros más adelante y recibimos la orden de disparar. No sabíamos a qué, pero disparamos. Eso fue lo peor, porque delató nuestra posición, y comenzó el infierno: nos empezaron a bombardear de todos lados. Nos cubrimos como pudimos. El calor de nuestras armas atraía a los misiles y a las bombas de ellos.

"A la tarde cesó un poco el bombardeo, pero lamentablemente nos enteramos de la muerte de tres miembros del escuadrón. Una bomba les había caído de lleno haciendo un cráter enorme y los mató al instante. "El avance inglés era muy rápido. A la media hora de dejar nuestras posiciones, vimos cómo el lugar era barrido por misiles, bombas, disparos de misiles y ametralladoras. Si no hubiéramos descendido, estaríamos todos muertos."

BATALLA FINAL Y RETIRADA

El recuerdo se hace incesante: "Al amanecer y con las primeras luces del día comenzó nuevamente el combate. Para nosotros fue el final. Ellos ya conocían nuestra posición y empezaron a bombardearnos con todo lo que tenían. Nosotros no nos quedamos atrás. Era un infierno de fuego, luces y balas. Llegó la orden de retroceder. Ya se nos acababan las municiones y la superioridad de ellos se hacía sentir. Todos corríamos ladera abajo. Sentía las balas zumbar por el casco y mis oídos. Vimos a un capitán llevar a un herido.

"Cuando llegamos a Puerto Argentino se veía a lo lejos los ecos de las últimas resistencias. Se acercaba el final.

"Todo era confusión e incertidumbre. Fuimos al aeropuerto y nos enteramos de que los ingleses estaban cerca de Puerto Argentino. Se preparaba la rendición de nuestras tropas.

"El 14 de junio por la mañana empezamos a ver las primeras banderas inglesas flameando nuevamente en las islas. Los kelpers salían a festejar. La tristeza y el cansancio nos embargaba. Ya nos habíamos rendido. Tanto esfuerzo en vano, pero estábamos vivos. No todos lo podríamos contar porque en nuestro escuadrón habían muerto tres más en la última retirada.

"Ahora estábamos ansiosos por volver al continente. Los ingleses nos alojaron en galpones del aeropuerto. Tuvimos que entregar todo el armamento. Nos trataron bien. Lo que más nos sorprendió fueron los uniformes de combate en comparación con los nuestros. Parecíamos mendigos. Estábamos negros (sucios) y hambrientos. "Como prisioneros de guerra, nos llevaron en el Canberra a Puerto Madryn. Nos ubicaron en camarotes de a cuatro soldados. Había cuatro cuchetas y un baño con ducha.No podíamos creerlo. Nos podíamos bañar, y con agua caliente. Dormimos mucho y nos bañamos 4 veces cada uno. Teníamos tres horarios para desayunar, almorzar y comer en un comedor enorme. Volvíamos a la civilización.

"El 18 de junio llegamos a Puerto Madryn. La gente nos gritaba héroes. Cuando llegamos a Buenos Aires nos trasladaron en un avión de línea al que le habían sacado los asientos para que entráramos más. Parecía que habíamos llegado en secreto y que nadie se tenía que enterar de nada.

"Permanecimos unos días en La Tablada, varados en el cuartel a la espera de que nos dejen volver a nuestras casas. Lo insólito es que nos pedían que devolvamos toda la ropa que nos habían dado antes de ir a las Malvinas: camperas que ya no abrigaban por la mugre que tenían, borceguíes que ya no daban más... Nos dijeron que el que no los entregara no tendría autorización para volver a su casa.

"Finalmente, nos hicieron formar frente al escuadrón y nos tomaron lista. A medida que nos nombraban y después de unas palabras muy emotivas del capitán, nos entregaron nuestro documento y partimos hacia la puerta principal del regimiento.

"Me tomé el colectivo a la casa de mis padres, en Tapiales. Nunca el viaje se me hizo tan largo. Todo había terminado. Estaba vivo." .